HOUSTON -- Si el gran Pedro Martínez admitió que los Yankees de Nueva York eran sus papás, entonces los Yankees deberían confirmar que el zurdo Dallas Keuchel es el suyo.

Keuchel, el único lanzador que ha ganado sus primeras cuatro salidas de postemporada, extendió su gran dominio sobre los Yankees lanzando siete ceros con 10 ponches el viernes en el Minute Maid Park para que los Astros de Houston se anotaran un apretado triunfo 2-1 en el arranque de la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

Keuchel ha logrado al menos seis ceros en cada una de sus dos aperturas de playoffs contra los Yankees y tiene 17 ponches en 13 episodios. En la ocasión anterior, ''La Barba'' dejó sin carreras en seis actos y abanicó a siete bateadores de los Mulos del Bronx en un triunfo de Houston 3-0 en el juego de los comodines de la Liga Americana del 2015.

En ambos encuentros, el rival de Keuchel fue el derecho japonés Masahiro Tanaka, quien permitió dos carreras en cinco y seis entradas, respectivamente. El nipón es el primer abridor de Nueva York con seis o más entradas de dos o menos carreras y cuatro o menos en un juego de playoffs desde AJ Burnett en el segundo partido de la Serie de Campeonato del 2009 contra los Angelinos de Los Ángeles.

Dallas Keuchel
Tony Gutiérrez/AP Photo

Incluyendo serie regular y playoffs, el zurdo de Houston tiene marca de 5-2, efectividad de 1.09 (7 CL en 57.2 IL), ocho salidas de calidad, 62 ponches, dos juegos completos y apenas ocho boletos contra Nueva York.

La efectividad de Keuchel es la más baja de la historia contra los Yankees para lanzadores con al menos 50 entradas en su contra. Siguen en la lista el derecho Eddie Watt (1.29), el zurdo Stan Baumgartner (1.40) y el relevista derecho Dan Quisemberry (1.48).

''Tiene movimiento al final del lanzamiento en ambos lados del plato. Pienso que tuvimos mejores turnos contra él en la segunda vez que la alineación lo enfrentó, pero el out en el plato con el tiro perfecto de González nos afectó'', dijo Joe Girardi, el manager de los Yankees.

''Pero eso es lo que es él. Él es muy buen lanzador'', dijo Girardi sobre Keuchel sin llegar a declararlo el papá de los Yankees.

El 24 de septiembre del 2004, después de una segunda salida consecutiva donde fue bateado libremente por los Yankees, el lanzador de los Medias Rojas de Boston Pedro Martínez dijo que Nueva York era su ''daddy''. Desde entonces, cada vez que el fiero tirador quisqueyano lanzaba contra los Yankees en Nueva York, los aficionados cantaban en las gradas ''Who's your daddy? (''¿Quién es tu papá?'').

El derecho miembro del Salón dela Fama de Cooperstown había dominado a Nueva York por la mayor parte de su carrera y de hecho, se retiró con marca de 11-11 y efectividad de 3.20 y la mayor cantidad de entradas (216.2) y ponches (261) contra un rival en las ligas mayores.

Cuando Keuchel abanicó al receptor dominicano Gary Sánchez abriendo la sexta entrada se convirtió en el segundo lanzador con partidos consecutivos de postemporada con al menos siete ponches contra los Yankees. El otro: Martínez en 2003-2004. Keuchel es el cuarto pitcher con siete ceros y 10 ponches en un juego de playoffs contra los rayados. El último: Martínez, en la Serie de Campeonato de 1999.

''No tengo explicación para eso. Pienso que solo se trata de ejecución de los lanzamientos'', dijo Keuchel sobre su desempeño de por vida ante los Yankees. ''Los Yankees son históricos y como todas las franquicias históricas, provocan que cuando los va a enfrentar, estás listo desde que te levantas. Eso es lo que ellos provocan'', agregó.

''El equipo actual se suponía que estaba en una transición y no estaba supuesto a estar aquí, pero están porque son buenos y ellos son los Yankees'', dijo Keuchel, el tercer lanzador de Houston con doble dígitos de ponches en un encuentro de playoffs. Los otros fueron Nolan Ryan (12 en el juego 5 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional de 1986 contra los Mets de Nueva York) y Mike Scott (14 en el juego 1 de la serie de 1986).

Los primeros nueve outs de Keuchel fueron cinco ponches y cuatro rodados. En la quinta entrada parecía que los Yankees finalmente se sacudían del hechizo, cuando Greg Bird bateó sencillo y Matt Holliday se embasó por un inusual error del intermedista José Altuve. Después de dos outs, Aaron Judge metió una soberbia línea de hit al jardín izquierdo, donde el venezolano Marwin González se lució con tremendo disparo al plato para poner out a Bird, su segunda asistencia esta postemporada.

''Todo comienza con su preparación, él es muy meticuloso en eso. Y esta noche parecía que como que tenía una motivación extra'', dijo AJ. Hinch, el capataz de los Astros.

Los Astros habían anotado sus carreras del encuentro en la cuarta entrada. Altuve, el líder de hits de la Liga Americana en las últimas cuatro temporadas, bateó el primero de sus tres imparables de la noche, robó segunda y anotó por hit del torpedero puertorriqueño Carlos Correa, quien fue impulsado por hit del inicialista cubano Yuli Gurriel.

Altuve tiene cuatro juegos de tres hits en su carrera en postemporada, el récord de los Astros. Gurriel se unió a Chris Burke (2005) como los únicos peloteros de la franquicia con al menos un imparable en sus primeros cinco cotejos de playoffs.

Nueva York descontó en la novena entrada contra el cerrador Ken Giles con jonrón de Bird después de dos outs.

''Este es el tipo de victorias que muestran que tan completo es nuestro equipo'', dijo Correa. ''Gran pitcheo, buena defensa, bateo oportuno y todos esos detalles que ayudan a los equipos a llegar lejos. No solamente podemos batear, sino también hacer otras cosas menos llamativas'', agregó.

El sábado, el dominicano Luis Severino enfrentará al estelar Justin Verlander en el juego 2. En las 47 ediciones anteriores de la Serie de Campeonato de la Liga Americana, el equipo que ganó el primer partido terminó llegando a la Serie Mundial en 30 ocasiones, un 64% de efectividad.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


NUEVA YORK -- En uno de los partidos más largos del año, los Yankees de Nueva York mantuvieron uno de los dominios más impresionantes de un equipo sobre otro en la historia reciente de los playoffs de Grandes Ligas.

Los Yankees, que perdían 3-0 antes de agotar su primer turno, pegaron tres cuadrangulares y su gran bullpen mostró la casta para vencer 8-4 a los Mellizos de Minnesota, el martes ante 49,280 aficionados en Yankee Stadium, en el partido de comodines de la Liga Americana.

Con su décimo triunfo consecutivo en playoffs ante los Mellizos desde el 6 de octubre del 2004, Nueva York avanzó a las Series Divisionales contra los Indios de Cleveland desde el jueves en Progressive Field. Ahora los Yankees tienen marca de 13-2 contra Minnesota, al que ya había derrotado en las cuatro series que habían jugado anteriormente.

Los rayados vencieron a los gemelos 3-1 en 2003 y 2004 y por barrida 3-0 en 2009 y 2010. Nueva York, el equipo más experimentado de playoffs con 53 apariciones, también tiene una racha vigente de 10 triunfos contra los Rangers de Texas.

Minnesota ha perdido 13 juegos consecutivos de playoffs desde que ganó el séptimo partido de la Serie Mundial de 1991, empatando la racha más larga de todos los tiempos con los Medias Rojas de Boston (1986-1995).

Didi Gregorius
AP Photo

''No sabía nada de ese asunto histórico, pero lo que sé es que nosotros salimos al terreno a dar el cien por ciento, ya sea contra Cleveland o Minnesota'', dijo el receptor dominicano Gary Sánchez, quien bateó de 4-2, con un doble y una carrera anotada. ''Contra cualquier equipo que venga, nosotros salimos a ganar''.

El primer choque de la postemporada tardó 3 horas y 51minutos. Pasaron casi dos horas antes de que terminara la tercera entrada. Los abridores, los dominicanos Ervin Santana y Luis Severino, permitieron siete carreras y solamente sacaron siete outs en un duelo que generó muchas expectativas.

Antes del encuentro, el comisionado Rob Manfred se mostró optimista de que el sindicato de peloteros aceptará modificar algunas reglas para acelerar los partidos de béisbol, después que la duración promedio aumentó en el 2017 por cuatro minutos y medio hasta 3 horas, 5 minutos y 11 segundos, un nuevo récord.

''Este fue un demonio de partido, particularmente en el inicio'', dijo el manager de los Mellizos, el miembro del Salón de la Fama, Paul Molitor.

''Hubo muchas cosas que transpirar en las primeras entradas. Estoy seguro que el comisionado Manfred disfrutó el ritmo del partido'', agregó el capataz.

Los Mellizos hicieron a media lo que se recomienda a un visitante en una casa hostil contra un rival difícil: Pegar primero y no dejar de pegar. Lamentablemente, olvidaron la parte de no dejarse golpear.

El intermedista Brian Dozier bateó jonrón al quinto lanzamiento de Severino, una recta a 99 millas por hora, y el jardinero puertorriqueño Eddie Rosario agregó otro de dos carreras para poner a Minnesota arriba 3-0 antes de que una gran cantidad de aficionados de los Yankees entrara al majestuoso edificio del Bronx.

Luis Severino
Kathy Willens/AP Photo

Severino fue sacado del encuentro con apenas un out, empatando la marca de aparición más corta para un abridor de los Yankees en postemporada, pero el relevista Chad Green logró poner el orden con ponches seguidos a Byron Buxton y Jason Castro con dos corredores en circulación.

''No estaba nervioso, pero la adrenalina estaba fluyendo rápido. Cuando el equipo gana, es más fácil voltear la página y enfocarme en mi próxima salida'', dijo Severino, quien tuvo una campaña extraordinaria, pero permitió tres carreras en tres entradas en su única salida del año contra los Mellizos.

''No le presté atención a eso. Me preparé para el partido como cualquier otro. Yo no le presto mucha atención a los números porque cualquier cosa puede pasar. Esto es un solo juego, no es una serie, y cualquier cosa puede pasar'', dijo Severino.

Arrancar abajo por tres carreras, no amilanó a los Yankees, que reaccionaron de imediato contra Santana. En el cierre de la primera entrada el curazoleño Didi Gregorius, quien bateó 25 cuadrangulares durante la temporada --récord de la franquicia para un torpedero--, descargó jonrón con Brett Gardner y Aaron Judge en los senderos para empatar las acciones.

''Bien, pienso que se mostró un gran carácter por la forma en que peleamos y respondimos en la primera entrada. Eso fue enorme para nosotros'', dijo Joe Girardi, el manager de Nueva York.

''Uno trata de hacer las pequeñas cosas y a veces tiene la oportunidad de hacer algunas un poco más grande, pero no se puede tratar de perder la perspectiva. Tenemos varios muchachos que pueden sacar la pelota y dar los batazos grandes'', dijo Gregorius.

Gardner bateó un jonrón solitario contra Santana en el segundo inning para que Nueva York tomara el control de las acciones por primera vez en la noche. Los Mellizos empataron 4-4 en el tercero y Santana fue sustituido por el novato puertorriqueño José Berríos en el cierre del episodio.

El pronosticado duelo entre Severino y Santana no fue exactamente lo esperado. En la historia de partidos decisivos de postemporada es la primera vez que los lanzadores abridores no pasaron de la segunda entrada.

''No es excusa, pero a mí me afectó la duración del primer inning, que duró casi media hora. Me monté en la bicicleta para calentar el cuerpo y no me funcionó. Mis pitcheos estaban bien, pero quedándose altos'', dijo Santana.

''De todas maneras, tuvimos una gran temporada. Para las bajas expectativas y haber perdido 103 juegos el año pasado, pienso que no tenemos nada porque lamentarnos'', agregó Santana.

Ervin Santana
Frank Franklin II/AP Photo

Con el partido igualado en la tercera entrada, Berríos permitió doblete a Sánchez y sencillo remolcador al jardinero Aaron Hicks. En el cuarto, Gardner pegó sencillo después de un out y Judge, quien lideró la liga con 52 jonrones, récord de todos los tiempos para un novato, mandó un lanzamiento de Berríos a las tribunas del jardín izquierdo para ampliar la ventaja del local.

El bullpen de los Yankees, que durante la temporada superó los 600 ponches y limitó a la oposición a un promedio de .204, cifras récords para la franquicia, detuvo a los Mellizos en una carrera por 8.2 entradas, incluyendo ceros en los últimos seis episodios. Los 13 ponches del relevo estableció un récord para los Yankees y empató la marca de playoffs en Grandes Ligas.

David Robertson trabajó 3.1 entradas en blanco con cinco ponches para anotarse la victoria, mientras que Tommy Kahnle estuvo perfecto por 2.1 innings. El par de derechos llegó procedente de los Medias Blancas de Chicago en medio de la temporada. El zurdo Aroldis Chapman ponchó tres en el noveno para cerrar el encuentro.

''Nuestro bullpen fue maravilloso esta noche. Las entradas que nos dio Robertson, la forma en que salvamos algunas carreras. Fue notable lo que hicieron'', dijo Girardi.

Robertson, quien fue miembro del último equipo de los Yankees que ganó la Serie Mundial (2009), dijo que nadie en el bullpen pensó que sería una noche difícil para el relevo cuando Severino fue sacado con un out en el juego.

''Para ser honesto, no pensé eso ni cuando empatamos el juego. Yo sabía que que iba a lanzar en algún punto y que trataría de lanzar un par de entradas y poner algunos ceros'', dijo el relevista.

''Nosotros sabemos que como miembros de un bullpen, podemos salir a lanzar en cualquier momento'', dijo.

El bullpen de Minnesota permitió cuatro carreras en seis entradas contra los Yankees, que pusieron su marca de postemporada en 224-155. Los Mellizos tienen 25 victorias y 40 derrotas en este escenario.

''Para este equipo vendrán muchos tiempos mejores. Lo del 2017 fue solamentela semilla del futuro'', dijo el antesalista dominicano Miguel Sano, quien no estuvo disponible para el encuentro del martes por una lesión en la pierna izquierda.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


David Ortiz comienza el martes su última estadía en el Bronx, un lugar, que por muchas razones, ocupa un lugar muy especial en la carrera del toletero dominicano de los Medias Rojas de Boston. El jueves, en su último partido en Yankee Stadium, Ortiz será honrado por sus enconados rivales.

Los Yankees de Nueva York anunciaron desde enero que tendrían una ceremonia de reconocimiento para Ortiz, quien anunció su retiro en noviembre pasado, pero no fue hasta hace dos semanas que revelaron que la misma tendría lugar el jueves, antes del último juego de la serie. En cierta forma, los rayados estarán devolviendo el favor a los Medias Rojas, que homenajearon a Mariano Rivera y Derek Jeter en Fenway Park en sus despedidas, en los últimos dos años.

Los Yankees son el gran enemigo de los Medias Rojas y uno de los clubes más castigados por Ortiz, quien dejará las Grandes Ligas al final de esta temporada como el bateador designado más productivo de la historia. Por otro lado, Nueva York es el hogar de la mayor comunidad dominicana en el extranjero.

"Siempre es un placer jugar en New York, que para mí y todos mis compatriotas es un lugar muy especial. Tengo gran respeto por la organización de los Yankees", dijo Ortiz a ESPN Digital en la víspera de la última serie del año entre las grandes bestias de la División Este de la Liga Americana.

"Nueva York no es una ciudad cualquiera para los dominicanos. Tenemos como tres millones de compatriotas en esta ciudad", dijo Ortiz. Sobre los reconocimientos que ha recibido este año, incluyendo el que tienen preparado los Yankees, agregó: "Eso no es normal. Las cosas pasan, pero no de la noche a la mañana. Uno se lo gana".

Ortiz, un 10 veces Todos Estrellas y uno de cuatro paloteros que han pegado 600 dobles y 500 jonrones en las ligas mayores, batea .307 con 53 jonrones, 75 dobles y 171 carreras impulsadas en 1,043 turnos contra los Yankees. Eso incluye .308 con 52 jonrones y 162 impulsadas en 222 partidos desde que se unió a los Medias Rojas en el 2003. Ted Williams (62) es el único jugador de Boston con más cuadrangulares de por vida contra Nueva York.

Algunos de los principales "highlights" de la carrera de "Big Papi", quien tiene 31 jonrones, 31 dobles y 67 impulsadas en el Bronx (16 H4, 19 H2 y 35 impulsadas en el viejo Yankee Stadium y 15 H4, 12 H2 y 32 impulsadas en el nuevo Yankee Stadium), ocurrieron contra los Yankees, comenzando en el inolvidable otoño del 2004, cuando Boston logró el primer regreso de un 0-3 en una serie de playoffs de siete juegos para ganar ocho choques consecutivos y su primer campeonato en 86 años.

En la final de liga de esa temporada, la segunda de Ortiz con Boston, los Yankees ganaron los primeros tres partidos y estaban al frente 4-3 en la novena entrada del juego 4, a tres outs de avanzar a la Serie Mundial, a expensas de su odiado rival, que no ganaba desde 1918.

Pero los Medias Rojas empataron 4-4 en su última oportunidad en Fenway Park y en el inning 12, Manny Ramírez bateó sencillo contra el relevista Paul Quantrill y Ortiz siguió a su compatriota con un cuadrangular de dos carreras que mantuvo con vida a Boston en la serie.

David Ortiz
AP Photo/Kathy WillensDavid Ortiz le ha conectado 53 cuadrangulares a los Yankees en su carrera, la tercera mayor cantidad ante un equipo en particular.
En el quinto juego, Yankees y Medias Rojas estuvieron empatados 4-4 hasta la entrada 14, cuando Ortiz pegó un sencillo contra el mexicano Esteban Loaiza para dejar a los Mulos tirados en el campo por segundo día consecutivo.

De regreso a Nueva York, Boston también ganó el juego 6 y en el séptimo y decisivo, "Big Papi" despachó un cuadrangular de dos carreras en la primera entrada para marcar el tono de una paliza 10-3 que mandó a los Medias Rojas a la Serie Mundial. Ortiz fue el Jugador Más Valioso (MVP) de la final del joven circuito y siguió encendido en la Serie Mundial, donde Ramírez fue el MVP, ayudando a Boston a barrer a los Cardenales de San Luis para conseguir el anhelado título que esperó por cerca de un siglo.

"Mi carrera ha estado llena de momentos emocionantes, pero lo que pasó en el 2004 en la Serie de Campeonato es lo máximo. Eso rompió el hielo", dijo Ortiz, quien también ganó la Serie Mundial en 2007 y 2013 y fue el Jugador Más Valioso del último clásico de otoño de los Medias Rojas.

Durante la serie en Nueva York, es muy probable que Boston asegure el banderín de la División Este, ya sea con un triunfo ante los Yankees o una derrota de los Azulejos de Toronto Blue Jays ante los Orioles de Baltimore Orioles. Será el tercer banderín y la octava aparición en playoffs para los Medias Rojas en la era Ortiz.

A los 40 años de edad y en su última temporada como pelotero activo, Ortiz ha conseguido un desempeño con ribetes históricos y es uno de los buenos candidatos que tiene la amplia lista de candidatos al premio Jugador Más Valioso de la Liga Americana. Un galardón que nunca ha sido otorgado a un jugador que se desempeñe mayormente como bateador designado durante la temporada.

"No todos tenemos la oportunidad de tener una buena temporada en el año de retiro. La gente me ha hablado mucho de eso y aunque no había reparado mucho, creo que la temporada va de acuerdo a tu preparación y el respaldo. Tenemos muchos jugadores que están poniendo números escandalosos y eso me quita presión", dijo Ortiz, quien encabeza la Liga Americana en dobles (48), slugging (.632) y OPS (1,039); es segundo en bateo (.321), OBP (.406) y carreras impulsadas (124), y octavo en jonrones (37).

En una carrera de muchos candidatos, Ortiz tiene de favorito a su compañero de equipo Mookie Betts.

"¿Ahora mismo? El jardinero derecho de nosotros está fuera de liga. A Ese muchachito le saco su comida aparte. Mookie está teniendo una temporada increíble", dijo Ortiz.

"Hanley [Ramírez] está teniendo una temporada de ensueño, si vamos a Baltimore, mi hermanito [Manny] Machado está teniendo una temporada única, en Toronto Edwin [Encarnación] está teniendo gran temporada, entre otros", dijo. "Hay muchos jugadores ahora mismo que tu diría ´wao´, va estar reñida esa pelea. Pero vuelvo y repito, el jardinero derecho de nosotros no ha parado desde el primer día hasta hoy", agregó.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


NUEVA YORK -- Yankees de Nueva York aprovechará el último partido de la temporada contra su odiado rival Medias Rojas de Boston para homenajear al toletero dominicano David Ortiz, uno de sus mayores verdugos de todos los tiempos.

Para completar el surrealismo del acto, se espera una noche gris y fría en el Bronx, cuando los recién coronados campeones de la División Este de la Liga Americana salten al campo contra los Yankees locales. El zurdo Henry Owens abrirá por Boston y CC Sabathia por los locales.

"David Ortiz se merece todos los homenajes que le hagan. Ha sido un extraordinario bateador y un gran dominicano en Grandes Ligas", dijo el sensacional novato dominicano de Nueva York, Gary Sánchez. "Esta es la noche de Big Papi, aunque queremos ganar el juego", agregó.

Se espera que participe en la ceremonia el gran relevista panameño Mariano Rivera, una de las figuras más brillantes en la historia reciente de los Yankees y un gran amigo de Ortiz. Boston homenajeó a Rivera y al torpedero Derek Jeter en Fenway Park durante sus tours de retiro.

Ortiz, quien se marchará de las ligas mayores al final de esta temporada, ha pegado 53 jonrones de serie regular contra los Yankees, 52 desde que se unió a los Medias Rojas en el 2003. Los Yankees han preparado una ceremonia antes del choque del jueves para honrar a un hombre, que entre otras cosas, fue el artífice del regreso histórico de Boston en la Serie de Campeonato de la Liga Americana del 2004.

"Creo que todo el mundo del béisbol, incluyendo los Yankees, me han entregado más amor del que podría esperar un jugador. Me siento sumamente honrado", dijo Ortiz, quien compite por el premio de Jugador Más Valioso en su vigésima y última temporada en Grandes Ligas.

Ortiz batea .316 con 48 dobles, 37 jonrones y 124 carreras impulsadas para ayudar a que Boston avanzara a postemporada por séptima vez y atrapara su tercer título divisional desde el 2003. Boston, que no había ganado un título de Serie Mundial desde 1918, tiene tres en la era Ortiz. Nueva York, el equipo más ganador de la historia, solamente ha ganado una vez en esos 14 años.

"Es increíble, uno se pregunta porque se retira", dijo Joe Girardi, el manager de Nueva York. "Me gustaría pensar que se arrepentirá, pero voy a aconsejarle que se vaya", agregó Girardi medio en serio, medio en broma.

"Todos vamos a extrañar a Big Papi, pero creo que nosotros estaremos felices de no tener que enfrentarlo más", dijo el relevista dominicano de los Yankees, Dellin Betances.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.