Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Medias Rojas ganan su décimo título divisional
Getty Images
Lo único seguro hasta ahora en Grandes Ligas es que Medias Rojas de Boston y Indios de Cleveland ganaron sus divisiones en la Liga Americana y que 13 clubes ya están oficialmente eliminados de las posibilidades de alcanzar la postemporada.

Fuera de eso, hay muchos cabos sueltos entrando al penúltimo fin de semana del calendario regular de la campaña del 2018 en el béisbol mayor de Estados Unidos.

En uno de sus torneos menos competido de la historia, la Liga Americana ya tiene dos monarcas divisionales y otros tres potenciales invitados a los playoffs que arrancarán en la primera semana de octubre. Boston (104-49) y Cleveland (85-67) ganaron las divisiones Este y Central, respectivamente, por tercer año consecutivo, y Boston virtualmente garantizó terminar con el mejor récord de MLB y la ventaja de la casa para todas las series que disputen.

En el Oeste, los campeones Astros de Houston (95-57) superan por 3.5 juegos a los Atléticos de Oakland (92-61) y tienen el número mágico en dos para asegurar al menos un puesto comodín a la postemporada. Houston intenta conquistar banderines divisionales consecutivos por primera vez desde que se mudó de la Liga Nacional a la Liga Americana en el 2013. Los Astros ganaron tres años seguidos la Central del viejo circuito de 1997 a 1999.

Los Yankees de Nueva York (93-59) tienen ventaja de 1.5 juegos sobre Oakland en la batalla por el primer comodín y la ventaja de la casa para el juego de muerte súbita del miércoles 3 de octubre. En caso de que Nueva York y Oakland terminaran empatados en el primer comodín, con ambos clasificados, los Yankees serían locales en el choque de Wild Cards debido a su mejor récord intradivisional, que es el segundo criterio para desenredar empates.

Los sorprendentes Rays de Tampa Bay (85-67) y los Marineros de Seattle (84-58) han tenido buenos desempeños, pero están muy lejos (a 6.5 y 7.5 juegos de Oakland) con tan poco espacio (10 juegos) para maniobrar. En resumen: En el joven circuito es cuestión de tiempo para que Astros, Yankees y Atléticos se unan a Indios y Medias Rojas en el cuadro de postemporada.

En la Liga Nacional es todo lo contrario: Nada está decidido y nueve de 15 equipos siguen en la carrera por llegar a la tierra prometida.

Los que se encuentran en la situación más cómoda son los Bravos de Atlanta (85-68), que tienen ventaja de 6.5 juegos sobre los Filis de Filadelfia (78-74) en la División Este. Los Bravos, que tienen el número mágico en cuatro para atrapar su primer banderín divisional desde el 2013 y el segundo en 13 años, solamente necesitan ganar dos de tres a Filadelfia en el fin de semana, para coronarse.

En la División Central, Cachorros de Chicago (89-63), Cerveceros de Milwaukee (87-66) y Cardenales de San Luis (84-69) pelean el banderín al tiempo que dominan las dos plazas comodines del viejo circuito. Los Cachorros tienen el número mágico en ocho para conquistar la división, pero una cómoda ventaja de siete juegos sobre los Rockies de Colorado en el segundo Wild Card de la liga.

La misión de Milwaukee es acosar a los Cachorros y mantener la ventaja de la casa para el potencial encuentro de comodines. Cerveceros y Cardenales jugarán una serie decisiva entre ellos de lunes a miércoles de la próxima semana en e Busch Stadium, mientras que Cachorros y Cardenales cerrarán la vuelta regular con una serie de tres encuentros en el Wrigley Field.

Tras ser barridos en Dodger Stadium comenzando la semana, Colorado (82-70) se alejó a 2.5 juegos de los Dodgers de Los Angeles (85-68) en la recia batalla por el banderín de la División Oeste, en tanto que los Diamondbacks de Arizona se encuentran a seis de Los Angeles y a cinco de San Luis en el segundo comodín.

Los Dodgers, que tienen el número mágico en ocho para quedarse con su sexto banderín consecutivo, enfrentan a los Padres de San Diego en el fin de semana y luego visitarán a sus acérrimos enemigos Diamondbacks y Gigantes de San Francisco para concluir la temporada regular.

Colorado recibe a Arizona en el fin de semana y terminará la campaña jugando en Filadelfia y Washington, en tanto que los Diamondbacks cerrarán el año en San Diego.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Entrando al antepunúltimo fin de semana de la serie regular de Grandes Ligas, los cinco puestos a playoffs de la Liga Americana lucen estar prácticamente decididos, contrario a la Liga Nacional, donde hay batallas muy cerradas en todos menos uno, creando las condiciones apropiadas para que se produzcan empates en divisiones o puestos comodines.

En la Americana: Medias Rojas de Boston (101-46) ya clasificó a postemporada y tiene el número mágico en seis para ganar su tercer título consecutivo de la División Este; Indios de Cleveland (82-64) posee la mayor ventaja de un líder divisional (15.0 juegos) y tiene el número mágico en 3 para ganar el centro, mientras que los Astros de Houston (92-54) están muy cerca de garantizar u n puesto comodín y dominan por 3.5 juegos el sector oeste.

Los Yankees de Nueva York (90-56) y Atléticos de Oakland (89-58) batallan ferozmente la ventaja de casa para el partido de comodines, pero no están en real peligro de quedarse fuera de la postemporada. Los Marineros de Seattle (80-66) están a 8.5 juegos del segundo Wild Card.

Getty ImagesIndios de Cleveland (82-64) posee la mayor ventaja de un líder divisional (15.0 juegos) y tiene el número mágico en 3 para ganar el centro.
En la Liga Nacional: Lo único que luce casi decidido es la División Este, donde los Bravos de Atlanta (82-64) dominan por 7.5 juegos a los Filis de Filadelfia (74-71). En el centro, los Cachorros de Chicago superan apena por 1.5 juegos a los Cerveceros de Milwaukee (84-63) y por 4.5 a los Cardenales de San Luis (81-66). En el oeste, los Rockies de Colorado (81-65) van 1.5 arriba de los Dodgers de Los Angeles (80-67) y 4.5 por encima de los Diamondbacks de Arizona (77-70).

Milwaukee y San Luis ocupan las plazas de comodides del viejo circuito, pero Los Angeles, Arizona y Filadelfia están a uno, cuatro y seis juegos. Para poner las cosas más sabrosas, Dodgers y Cardenales juegan una serie de fin de semana, cuyos resultados impactarán las divisiones central y oeste y los comodines.

Con las diferentes modificaciones que ha sufrido el sistema de determinar el campeón de la temporada, la pelota estadounidense se ha visto en la necesidad de hacer variaciones a las reglas de resolver embotellamiento en la tabla de lugares a lo largo de sus más de 140 años de historia.

Al principio todo era muy básico. Entre 1876 y 1900, el equipo que más victorias acumulaba durante la temporada regular era declarado campeón de la Liga Nacional y del béisbol (recordando que las ocho series que se jugaron entre los campeones de la Liga Nacional y la Asociación Americana entre 1884 y 1892 fueron considerados eventos de exhibición).

No fue hasta la creación de la Serie Mundial en 1903, por un título máximo entre los campeones de la Nacional y la nueva Liga Americana (fundada en 1901), que nació oficialmente la postemporada de Grandes Ligas.

Hasta 1968, los dos mejores clubes de cada liga iban directo al clásico de otoño. En 1969 se crearon dos divisiones en cada liga y se agregaron las Series de Campeonato para decidir los dos finalistas. En 1994 emergió la figura del Wild Card (comodín) y se creó una tercera ronda en los playoffs, las Series Divisionales, y en 2012, cuando agregaron un segundo comodín, se estableció el formato actual de cuatro instancias.

Desde entonces, los dos mejores equipos de cada liga que no ganaron sus divisiones, juegan un partido de muerte súbita para determinar el rival del conjunto con el mejor récord de liga en las Series Divisionales. La inclusión del segundo comodín también obligó a que se cambiaran algunas reglas en el sistema de definir empates de temporada regular.

EMPATES DE DOS EN DIVISIÓN O COMODINES

Un partido extra de desempate se juegan cuando dos equipos queden empatados con el mismo récord en una de las tres divisiones o el segundo puesto comodín de la liga. Estos partidos se jugarán el día posterior a la finalización de la temporada, en la casa del club que obtuvo la ventaja de local, que se determina usando una serie de criterios que citaremos más adelante.

Desde la implementación de la figura del comodín en 1994 hasta el final de la temporada del 2011, se implementó una regla diferente. Dos equipos empatados para una división no jugaron un desempate si sus récords eran mejores que todos los ganadores fuera de su división en su liga. Básicamente, si dos estaban empatados en la división y como sea estaban clasificados a los playoffs, se usaban varias consideraciones cuál era campeón divisional y cual era comodín. Punto y bolita.

Sin embargo, con la adopción de un segundo puesto de comodín y un juego entre comodines desde el 2012, el ganador de la división con el mejor récord de la liga enfrentaría una posible eliminación en el primer día de la postemporada, lo que obligó a variar las reglas.

Con las nuevas reglas de desempate, si dos equipos quedan empatados en la división, tendrán que jugar un partido extra incluso si ambos equipos ya se han clasificado para la postemporada. El equipo que pierde el juego de desempate ahora calificará para un puesto de comodín solo si su récord de temporada regular se encuentra entre los dos mejores récords de la liga que no ganaron una división. Esto quiere decir que empatar en la divisió no garantiza nada, más allá del juego de desempate.

Si ese equipo está empatado en el segundo puesto de comodín, entonces se jugará un segundo juego de desempate. Si el empate es en el primer comodín, no es necesario un juego extra, sino que ambos avanzan y la ventaja de la casa se determina con los criterios de desempate establecidos. Tampoco se necesita un juego extra para definir el mejor récord de la liga entre dos ganadores de división que terminen con la misma foja.

Para determinar cuál equipo tendrá la ventaja de la casa en un partido extra, tanto para desempatar una división y el segundo comodín y la ventaja de la casa como mejor récord de la liga son:

El equipo con ventaja en la serie particular, el equipo con el mejor récord global en juegos intradivisionales, el equipo con el mejor récord global en juegos intraligas, el equipo con el mejor récord en los últimos 81 juegos de la temporada, ignorando los partidos interligas, el equipo con el mejor récord en los últimos 82 partidos de la temporada (siempre que el juego agregado no esté entre los equipos empatados), se extiende hacia atrás hasta que se rompe el empate (los juegos de interliga se omiten e ignoran en este proceso).

JUEGOS DE DESEMPATE

En la historia de Grandes Ligas, en 14 ocasiones se ha necesitado jugar un partido (10 ocurrencias) o una miniserie (cuatro ocurrencias) para resolver empates de de serie regular. El fenómeno se repitió cuatro veces entre el 2007 y el 2013, pero no fue necesario en las cuatro temporadas anteriores.

En 1946, Dodgers y Cardenales debieron chocar en una serie al mejor de tres juegos para decidir el campeón de la Liga Nacional. San Luis ganó en dos choques y avanzó a la Serie Mundial, donde venció a los Boston Red Sox.

En 1948, Cleveland derrotó a Boston en un juego extra para definir el monarca de la Liga Americana y siguió inspirado para vencer a los Bravos de Boston en el clásico de otoño. En 1951, cuando Dodgers y Gigantes de Nueva York empataron en la cima del viejo circuito, se juegó una serie de tres encuentros, que terminó con el famoso jonrón de tres carreras del 3B Bobby Thomson al derecho Ralph Branca en la novena entrada para dejar a los Dodgers en el terreno en el Polo Grounds de Manhattan.

El campeón de la Nacional también se decidió en mini series después de la serie regular en 1959 (Dodgers venció a Milwaukee) y 1962 (Gigantes superó otra vez a Dodgers).

Boston y Nueva York quedaron empatados en la División Este de la Americana con 99-63 en 1978 y se tuvo que jugar un partido extra, que ganaron los Yankees 5-4 en el Fenway Park. Dos años después, Houston y Dodgers empataron en el oeste de la Nacional con 92-70 y en el juego de muerte súbita, los Astros superaron a los Dodgers en Dodger Stadium. En 1995, los Marineros ganaron a Anaheim en un encuentro por desempatar el oeste de la Americana.

Hubo desempates por el puesto comodín en 1998 (Cachorros sobre Gigantes), 1999 (New York Mets sobre Cincinnati Reds), 2007 (Colorado sobre San Diego Padres) y 2013 (Tampa Bay Rays ganó a Texas Rangers), en tanto que la División Central de la Americana necesitó un día extra en 2008 (Medias Blancas de Chicago derrotó a Mellizos de Minnesota) y 2009 (Minnesota doblegó a Tigres de Detroit).

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- En su segundo viaje a la Serie Mundial, los Astros de Houston pusieron la primera estrella de Grandes Ligas al estado de Texas.

El jardinero George Springer bateó jonrón y doble para guiar a los Astros a una victoria 5-1 sobre los Dodgers de Los Ángeles en el séptimo y decisivo choque del clásico de otoño del 2017, ante 54,000 fanáticos el miércoles en el Dodger Stadium.

Los Astros vapulearon por segunda ocasión en seis días al derecho japonés Yu Darvish, al que anotaron cinco carreras en 1.2 entradas. En dos apariciones, Darvish fue atacado con nueve hits, permitió nueve carreras, no ponchó a nadie y retiró 10 bateadores, en las dos peores salidas de su carrera desde que llegó a las Ligas Mayores de Estados Unidos en el 2012.

Springer, quien bateó .379 (29-11) con cinco jonrones, tres dobles, siete impulsadas y ocho anotadas, recibió el trofeo Willie Mays como Jugador Más Valioso. El bateador abridor de los Astros impuso marcas de anotadas y extrabases y empató el de jonrones con Reggie Jackson (1977) y Chase Utley (2009).

''Es increíble. Es indescifrable'', dijo Springer. ''Cuando uno llega a los entrenamientos siempre hay un pensamiento de lo que puedes hacer, pero una temporada de más de 162 juegos es demasiado larga. Muchas cosas tienen que ocurrir bien para alcanzar esto'', agregó.

En el tercer juego decisivo por el campeonato entre dos equipos que ganaron al menos 100 partidos durante la temporada regular, Houston se convirtió en el visitante #21 que gana el séptimo choque de 39 ocurrencias que ha tenido la Serie Mundial.

Astros Campeón Serie Mundial trofeo
Kevork Djansezian/Getty Images

En ruta a su campeonato histórico, los Astros eliminaron, en orden, a los Medias Rojas de Boston, Yankees de Nueva York y Dodgers, que se combinan para 41 títulos de la Serie Mundial. Entre Rangers (6) y Astros (5) se combinan para 11 partidos del clásico en Texas, mientras que incluyendo 27 de los Dodgers, el estado de California ha sido anfitrión de 68 encuentros del evento.

Houston, que fue barrido en cuatro partidos por los Medias Blancas de Chicago en su debut en la final de las ligas mayores en el 2005, atrapó el primer campeonato de sus 56 años de existencia y alargó a tres décadas la espera de los Dodgers. El otro equipo del estado de la estrella solitaria, los Rangers de Texas, fracasó en 2010 (ante Gigantes de San Francisco) y 2011 (ante Cardenales de San Luis) en sus primeras apariciones en la Serie Mundial.

Ahora Rockies de Colorado, Cerveceros de Milwaukee, Padres de San Diego, Marineros de Seattle, Rays de Tampa Bay, Naciomnales de Washington y Rangers son los equipos que nunca han ganado la Serie Mundial. Seattle y Washington nunca han jugado en una.

''Este es un triunfo histórico, para nuestra ciudad, para nuestro estado, para nuestra generación'', dijo el torpedero puertorriqueño Carlos Correa, quien pegó dos jonrones y empujó cinco carreras en su debut en la Serie Mundial.

''No tengo palabras para describir lo que siento, después de tanto tiempo buscando esto'', dijo el veterano jardinero y bateador designado Carlos Beltrán, quien finalmente ganó un anillo en su vigésima temporada en las Grandes Ligas.

Los Astros perdieron más de 107 partidos en el 2012 (su última temporada en la Liga Nacional) y 2013 (la primera en la Liga Americana) e incluso jugaron 22 juegos por debajo de .500 en el 2014, el año previo a la contratación de A.J. Hinch como manager.

Desde entonces siempre jugaron por encima de .500 hasta llegar al momento supremo de levantar el trofeo del comisionado.

George Springer (Astros, J7 Serie Mundial)
Sean M. Haffey/Getty ImagesGeorge Springer celebra con sus compañeros al llegar al dugout luego de pegar jonrón en la segunda entrada ante Yu Darvish.

''Creo que lo primero que viene a la mente es que este juego es sobre jugadores. Los jugadores son los que hacen que todo funcione. Y como su dirigente, mi trabajo es sacarles el máximo provecho. Mi trabajo es empujarlos cuando necesitan que los empujen, abrazarlos cuando sea necesario abrazarlos, creer en ellos siempre y establecer una cultura en la que crean en sí mismos y prioricen ganar'', dijo Hinch, un antiguo receptor sustituto que jugó siete años en las Ligas Mayores.

''Obviamente, en este deporte hay un lado individual y hay un lado colectivo. Y a medida que crecen juntos como grupo y tienen un sistema de creencias común, y reciben apoyo, es increíble lo que pueden hacer'', dijo Hinch.

''Pero los jugadores son realmente los que hacen que el deporte camine. Y cuanto más pueda sacar de ellos, más podrá lograr que confíen en usted, crean en usted como líder, mejor será como manager'', apuntó.

Pese a que ganó 101 partidos y conquistó la División Oeste de la Liga Americana con amplia ventaja de 21 partidos, Houston no era el favorito en la Serie Mundial. Los Ángeles, que lideró las Ligas Mayores con 104 victorias y superó al segundo mejor de la División Oeste de la Liga Nacional por 11 juegos, fue señalado como el principal favorito para conquistar su primer cetro desde 1988 desde que abrieron los campos de entrenamientos en febrero.

Los Dodgers, que han ganado cinco títulos divisionales consecutivos por primera vez en su historia, comenzaron la temporada del 2017 liderando las ligas mayores en nómina salarial por cuarto año al hilo, pagando más de $225 millones de dólares a sus jugadores, más de $100 millones más que el gasto de los Astros ($122 millones) y más de $25 millones más que los Tigres de Detroit ($199.7 millones), que desplazaron a los New York Yankees ($195 millones) del segundo puesto.

De todos modos, Los Ángeles redujo significativamente su nómina salarial, que rondó los $300 millones hace dos años, un récord de todos los tiempos. Para Houston, hubo un aumento significativo en relación a su presupuesto de $95 millones del 2016.

Houston y Los Ángeles anotaron la misma cantidad de carreras en la serie (34), pero los Astros, que tuvieron la mejor ofensiva del béisbol en la temporada, empataron el récord de jonrones en la postemporada (27, también los Gigantes del 2002) y establecieron uno de Serie Mundial (15).

''Nos quedamos cortos'', dijo Dave Roberts, el manager de los Dodgers. ''Pero no tenemos porqué bajar la cabeza. Solamente un equipo podía ganar esto y ellos tienen un gran equipo de béisbol'', agregó.

DENTRO DE LA SERIE MUNDIAL

Pelota en noviembre: El séptimo juego del 2017 fue el undécimo choque de la Serie Mundial que se juega en noviembre en 113 años de historia. También hubo pelota en el undécimo mes del año en el 2001 (juegos #5, #6 y #7), 2009 (juegos #4, #5 y #6), 2010 (juego #5), 2015 (juego #5) y 2016 (juegos #6 y #7).

Asistencia: A los siete partidos de la Serie Mundial en Dodger Stadium y Minute Maid Park asistieron 346,702 aficionados, la mayor cantidad desde el 2003, cuando los Yankees y los Marlins de Miami atrajeron 364,932 en seis encuentros.

En el séptimo partido en Los Ángeles un aficionado compró dos boletas en $117,000 dólares, dijo el sitio de reventa Stubhub.

El Señor Ponche: El novato Coddy Bellinger se ponchó tres veces el miércoles y terminó la Serie Mundial con 17 ponches, la marca de todos los tiempos. Bellinger se ponchó cuatro veces más que el puertorriqueño Javy Báez, de los Cachorros de Chicago, el año pasado.

Bellinger, además, estableció un récord de ponches (29) para toda la postemporada. El jardinero Aaron Judge, de los Yankees, pasó al segundo lugar con sus 27 ponchetes durante los playoffs de este año en la Liga Americana.

Brazo de goma: El derecho Brandon Morrow salió en rescate de Yu Darvish en la segunda entrada para convertirse en el segundo pitcher de la historia que lanza en los siete juegos de una Serie Mundial. Darold Knowles, de Atléticos de Oakland, lo hizo en 1973.

Pero además, Morrow lanzó en 14 de los 15 juegos de los Dodgers en la postemporada, nuevo récord para la franquicia angelina y un empate del récord de Grandes Ligas que tenía Paul Assenmacher, de los Indios de Cleveland, desde 1997.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


HOUSTON -- Los Astros de Houston vencieron 13-12 en 10 entradas a Dodgers de Los Ángeles en el quinto juego de la Serie Mundial para tomar ventaja 3-2 y colocarse a un triunfo del primer título en la historia de la franquicia.

Houston mejoró su marca en casa a 8-1 en la postemporada, empatando el récord de más triunfos como local durante una postemporada con Angelinos de Los Ángeles, que también lograron 8-1 en el Angel Stadium en el 2002, cuando ganaron su único título de Grandes Ligas.

Dicho de esa manera se ve muy fácil y no le hace justicia a uno de los encuentros más dramáticos, locos y volátiles de la historia del clásico de otoño. Uno que convocó 43,300 personas al Minuted Maid Park y que tuvo una duración de cinco horas y 17 minutos, el segundo más largo de todos los tiempos, solamente detrás del juego #3 del 2005 en este mismo escenario, cuando los Medias Blancas de Chicago y los Astros jugaron 14 entradas en 5 horas y 41 minutos.

"Justo cuando pensaba que el juego 2 era mi favorito de todos los tiempos, pienso que el juego 5 lo excedió por mucho. Es difícil poner en palabras todos los virajes y las emociones de este partido", dijo AJ Hinch, el manager de los Astros. Bueno, que tal si en lugar de palabras, lo ponemos en números.

PRIMERO VAMOS CON LOS COMBINADOS: Es la segunda vez en la historia que los dos equipos anotan 12 o más carreras en un partido de Serie Mundial. En el cuarto choque de la serie de 1993, los Azulejos de Toronto vencieron 15-14 a los Philadephia Phillies. Ese fue, además, el último juego en donde se anotaron más de 25 carreras globalmente.

Cada equipo bateó ocho extrabases el domingo, algo que nunca había ocurrido en la Serie Mundial y que solo pasó una vez anteriormente en la postemporada: En el juego 1 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional del 2003, los Cachorros de Chicago conectaron nueve extrabases y los Marlins de Miami pegaron ocho.

Los Astros y los Dodgers se han combinado para pegar 22 cuadrangulares, nuevo récord de Serie Mundial. La marca anterior era de 21 en el 2002, cuando se enfrentaron los Angelinos y los Gigantes de San Francisco. Con los palos del clásico de otoño, el total de la postemporada llegó a 101, superando los 100 que se pegaron en el 2004.

"Pienso que la serie completa ha sido una montaña rusa de emociones", dijo Dave Roberts, el manager de los Dodgers.

SEGUIMOS CON PODEROSOS ASTROS: Houston tiene 25 jonrones en la postemporada, la tercera mayor cifra para un club. Los Gigantes pegaron 27 en el 2002 y los Rays de Tampa Bay 26 en el 2008. Los 13 jonrones de los Astros en la Serie Mundial representan la mayor cifra para un equipo de la Liga Americana y solamente es inferior a los 14 que tuvo San Francisco en el 2002.

Houston bateó cinco jonrones el domingo, empatando el récord de los Atléticos de Oakland en el juego 3 de 1989. Pero los Astros batearon cuatro en el juego 2 y se convierten en el primer equipo con dos juegos de cuatro jonrones en un mismo clásico.

LOS DODGERS TAMBIÉN HICIERON LO SUYO: Los Dodgers tienen 22 jonrones en la postemporada, el séptimo mayor total de un club en la historia.

Los lanzadores de Los Ángeles no pudieron mantener ventajas de 4-0 y 7-3. La del domingo fue su primera derrota en que lideraba al menos por cuatro carreras en un momento (tenía 65-0 en esa situación en la temporada) y entró al juego con una racha de 113 victorias (serie regular y playoffs) en partidos en donde llegaron a tener ventaja de cuatro carreras.

"Hicimos lo que pudimos, pero nos quedamos cortos, pero ahora vamos a tener un vuelo feliz, descansar y estar listos para ganar el juego seis y luego el siete. No tenemos otra opción", dijo Puig.

AHORA CON LOS INDIVIDUALES: El gran intermedista venezolano José Altuve bateó de 5-3 con jonrón, doble, cuatro carreras impulsadas y tres anotadas. Para Altuve fue su segundo jonrón de la Serie Mundial y el séptimo de la postemporada. Los únicos peloteros con más jonrones que Altuve en una postemporada son Carlos Beltrán (2004) , Barry Bonds (2002) y Nelson Cruz (2011) con ocho.

Con 26 hits en la postemporada, Altuve tiene la quinta mayor cifra de un jugador de la Liga Americana.

El cubano Yuli Gurriel, el puertorriqueño Carlos Correa y los norteamericanos George Springer y Alex Bregman también sacaron bolas del parque para darle a los Astros un quinteto de dos o más jonrones en la Serie Mundial, algo que no había ocurrido anteriormente.

Los 22 hits de Gurriel lo empatan con Derek Jeter (1996), de los Yankees de Nueva York, en el segundo lugar entre los jugadores novatos en una postemporada.

Correa llegó a 14 carreras impulsadas, empatando el récord de todos los tiempos para un pelotero de Houston en la postemporada, con Lance Berkman (2005) y Carlos Beltrán (2004). En dos postemporadas, Correa suma 18 remolques, la segunda mejor cifra del club, detrás de las 26 de Berkman.

"Pienso que es una locura y ser parte de todo esto es una bendición. Estos juegos me dan duro. A veces siento como que me van a dar un ataque al corazón", dijo Correa.

Cuando el receptor de Houston, Brian McCann bateó jonrón en el octavo, empató dos récords: 100 jonrones en esta postemporada (también en 2004) y 21 en la Serie Mundial (2002). En la próxima entrada el jardinerdo cubano de Los Angeles, Yasiel Puig, quebró ambos con jonrón por el jardín izquierdo, el #101 de los playoffs y el #22 del clásico de otoño.

Los Dodgers anotaron tres carreras en la primera entrada contra el zurdo Dallas Keuchel, quien salió del juego con 3.2 innings, la salida más corta de su carrera en playoffs.

El relevista Brandon Morrow, lanzando por quinto juego consecutivo (Mike Montgomery y Aroldis Chapman lanzaron en cinco de los siete del año pasado) permitió cuatro hits y cuatro carreras sin sacar un out. Las 12 apariciones de Morrow representan una marca para un lanzador de los Dodgers y en sentido general solo van detrás de las 14 que tuvo Paul Assenmacher con los Indios de Cleveland en 1997.

Clayton Kershaw, el mejor lanzador del béisbol de estos tiempos, fue castigado con seis carreras limpias en 4.2 entradas y permitió su octavo jonrón de la actual postemporada, récord de todos los tiempos.

El cerrador de los Dodgers, el curazoleño Kenley Jansen, quien fue premiado el domingo como Relevista del Año de la Liga Nacional, desperdició el salvamento en el juego #2 y perdió el #5, permitiendo dos jonrones y tres carreras en 5.2 entradas.

En la temporada regular, Jansen permitió cinco jonrones y 10 carreras en 68.1 entradas.

"No es tiempo de entrar en pánico. Vamos a Los Ángeles, vamos a ganar el juego seis y a provocar un séptimo juego", dijo Jansen.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


HOUSTON -- Luego de cuatro partidos, la Serie Mundial de Grandes Ligas entre los Dodgers de Los Ángeles y los Astros de Houston se redujo a un 3-2, comenzando el domingo en Minute Maid Park y continuando el martes en el Dodger Stadium.

Los Ángeles anotó cinco carreras en la novena entrada para derrotar 6-2 a Houston, el sábado, en el juego 4 y empatar 2-2 la gran final de las ligas mayores.

''Nos gusta nuestra posición en la serie'', dijo Dave Roberts, el manager de los Dodgers. ''Vamos a disfrutar el triunfo de esta noche. Fue un juego muy peleado. Pero prometo que estaremos listos para buscar otra victoria mañana'', agregó Roberts.

El zurdo Clayton Kershaw, quien es considerado ampliamente como el mejor lanzador del planeta en estos tiempos, tendrá la magnífica oportunidad de acercar a los Dodgers a su primera corona desde 1988, cuando abra el domingo contra el también zurdo y estelar Dallas Keuchel y los Astros, que están buscando el primer campeonato de su historia.

Clayton Kershaw en práctica Serie Mundial
AP Photo/David J. PhillipClayton Kershaw tuvo el descanso normal para volver a la loma en el primer juego de la Serie Mundial, tras lanzar el último de la serie de campeonato ante Cachorros.

''Bueno, sí, quiero decir que creo que todos quieren ser ese tipo para enderezar el barco, supongo. Entonces a veces recaerá sobre mí, seguro'', dijo Kershaw sobre la gran responsabilidad que tendrá en el juego del domingo.

En su carrera, Kershaw posee estadísticas de videojuegos: 144-64 (.692), efectividad de 2.36 y 2,120 ponches y 507 bases por bolas en 1,935.0 entradas. Posee tres premios Cy Young (ha quedado entre los primeros cinco en la votación por seis años seguidos y en 2017 es uno de los favoritos a ganar) con cinco lideratos de efectividad, cuatro de WHIP y tres de victorias, blanqueadas y ponches.

Entrando a la Serie Mundial, Kershaw había sido un buen lanzador de postemporada en las primeras seis entradas de sus salidas (3.01 de efectividad y un promedio de bateo de .199 permitido a la oposición en 95.2 IL) y uno exageradamente malo en el episodio siete (25.50 de efectividad en seis entradas).

En sentido general, el mejor lanzador del planeta en la actualidad tenía números de humano común y corriente en la postemporada: Marca de 6-7 y efectividad de 4.40 en 21 juegos y 4.34 en 17 aperturas. Pero esa tendencia cambió en los playoffs del 2017, alcanzando el punto más alto en su debut de Serie Mundial, cuando Kershaw pareció exactamente lo que es.

El zurdo lanzó siete entradas de una carrera, dos hits, 11 ponches y ninguna base por bolas en el triunfo de los Dodgers 3-1 el martes en Dodger Stadium. Los Astros no agotaron un soo turno con corridor en posición anotadora, apenas batearon fuerte dos pelotas (de acuerdo a ''Inside Edge'') y promediaron 3.6 pitcheos por aparición contra el abridor de Los Angeles.

Kershaw, quien venía de tirar seis innings de una carrera en el partido que otorgó el pase a los Dodgers a su primer clásico de otoño desde 1988, tiene foja de 3-0, efectividad de 2.96 y 27 ponches y cinco boletos en 24.1 entradas esta postemporada.

El domingo, contra Keuchel y los Astros locales, Los Angeles necesita la mejor versión del futuro miembro del Salón de la Fama de Cooperstown en el Minute Maid Park.

''No lo sé. Creo que cada vez que salgas, no vas a tener tu mejor repertorio. Creo que la mayoría de las veces va a haber algo que no funciona de la manera que quieres. Es por eso que pasas los cuatro días intermedios trabajando para la próxima salida'', dijo Kershaw.

''Te preparas, te preparas mentalmente, visualizas lo que vas a poder hacer, y en ese quinto día no estás pensando, solo estás compitiendo. Estás tratando de decir, no tienes que mostrarlo, 'pero soy mejor que ese bateador, lo dominaré con cada lanzamiento sin importar lo que pase'. Intenta vivir el momento tanto como puedas con cada lanzamiento, sin preocuparte por lo que sucedió después de que el pasado haya sucedido. ¿Tiene sentido? Más o menos'', agregó.

El nativo de Dallas, ciudad vecina y mayor rival deportiva de Houston, tiene efectividad de 2.25 y 64 ponches en 60.0 entradas en nueve aperturas (incluyendo la Serie Mundial) contra los Astros en su carrera. En el Minute Maid Park tiene 1-1, 3-19 y 33 ponches en 31.0 innings en cinco salidas. En sus últimas dos apariciones contra Houston, Kershaw tiene 21 ponches, 0 boleto y dos carreras permitidas en 15 episodios.

''Aparte de enfrentar nuevamente al mismo equipo en un parque de la Liga Americana e intentar descubrir qué cambiar, qué no cambiar, cómo cambiar enfoques, cosas así, aparte de eso, la mentalidad es casi la misma'', dijo el as de Los Ángeles.

''Será un quinto juego divertido'', dijo Keuchel, quien cargó con la derrota en el duelo contra Kershaw el martes. ''Basado en que los enfrenté hace apenas cinco días, veremos qué clase de ajustes ellos han contra mí y que clase de ajustes hago yo contra ellos'', agregó Keuchel, quien tiene marca de 2-2, efectividad de 3.00, 28 ponches y seis boletos en 24.0 entradas en sus cuatro salidas de la actual postemporada .

De las 44 veces que la Serie Mundial ha estado empatada 2-2 después de cuatro partidos, el ganador del quinto choque ha terminado celebrando la obtención de la corona en 29, para un 65%. Los Dodgers solamente han ganado tres (1955, 1965 y 1981) de las nueve ediciones de la Serie Mundial en que estuvieron 2-2 tras cuatro juegos.

Esta es la cuarta vez (y primera en la gran final) que los Astros se encuentran 2-2 en un playoff al mejor de siete juegos. En la Serie de Campeonato de 1986 contra los Mets de Nueva York perdieron el quinto juego y la serie en seis, en el 2005 contra los Cardenales de San Luis ganaron el juego #5 pero perdieron la serie en siete y en la Serie de Campeonato de este año perdieron el quinto, pero vencieron a los Yankees de Nueva York en siete cotejos.

''El juego de eliminación o sin eliminación, no debería cambiar tu forma de pensar. Obviamente, agrega presión si se trata de un juego de eliminación. Pero no debería cambiar ninguna forma de pensar, seguro que no'', dijo Kershaw.

Los Dodgers ganaron 104 partidos y lideraron su división durante 113 días, pero entre la última semana de agosto y las primeras dos de septiembre, perdieron 16 de 18 encuentros, su primer real mal momento de todo el año. Del 26 de agosto al 20 de septiembre, Los Ángeles tuvo marca de 5-20.

''Creo que sí, aprendí que, obviamente, podíamos recuperarnos durante el tramo que pasamos. Pero creo que incluso en este nivel micro, tenemos una gran capacidad para reenfocarnos. Y los últimos dos juegos nos quedamos cortos'', dijo Roberts.

''Creo que estamos preparados, tenemos la razón, y la confianza sigue ahí. Sabemos que somos un buen equipo de béisbol, y tenemos que salir y probarlo, así que sí'', agregó el capataz.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


HOUSTON -- Hasta el viernes, Yu Darvish había sido todo lo que los Dodgers de Los Ángeles esperaban del lanzador cuando fue adquirido en el mercado de cambios de la temporada regular, pero un estrepitoso colapso del japonés fue factor principal en la derrota de los campeones de la Liga Nacional en el tercer juego de la Serie Mundial.

Los Astros de Houston anotaron cuatro carreras contra Darvish en la segunda entrada para derrotar 5-3 a los Dodgers ante 43,282 aficionados en el Minute Maid Park. Fue la segunda victoria consecutiva de Houston, que ahora dominan 2-1 la gran final de las Ligas Mayores.

''Con Yu, creo que solo consiguió fallar un swing. El comando de bola rápida no estaba allí, y el slider no funcionó. Realmente no tuvo el agarre y no podía tener ningún tipo de ritmo. Así que cuando te encuentras perdiendo 4-0 después de cinco outs, tienes que ir al bullpen para darnos la oportunidad de permanecer en ese juego'', dijo Dave Roberts, el manager de los Dodgers.

''Ellos tuvieron buenos swings, obviamente teniendo buenos turnos al bate contra él. Pero el comando de la bola rápida y su pitcheo rompiente no estuvieron aquí esta noche'', dijo Roberts.

Los Astros anotaron cuatro carreras contra Darvish en el segundo inning. El cubano Yuli Gurriel bateó jonrón por el jardín izquierdo abriendo el episodio, el jardinero venezolano Marwin González y el receptor Brian McCann agregaron sencillos productivos y el antesalista Alex Bregman impulsó la última con elevado de sacrificio.

''Estar abajo 4-0 después del segundo inning no es lo ideal, pero mañana es otro día. Estamos confiados. Debemos ganar tres antes de perder'', dijo el puertorriqueño Kike Hernández. ''No hemos bateado con corredores en posición anotadora. Fácilmente podemos salir de eso en el próximo juego'', agregó.

Gurriel agregó un doble en el séptimo y con 18 imparables impuso una nueva marca de todos los tiempos en una postemporada para un pelotero nacido en Cuba. Gurriel batea .340 (55-18) con seis dobles, un triple y un jonrón en los playoffs. Es líder de dobles y segundo en hits, uno menos que Altuve.

Después del jonrón, la televisión mostró a Gurriel halando sus párpados para darle a sus ojos la apariencia general de los asiáticos. El cubano dijo que no tenía intención de burlarse del lanzador de los Dodgers, pero Darvish dijo que el gesto fue irrespetuoso, aunque no lo consideraba algo importante.

''Ayer comentaba que no había tenido mucha suerte con el lanzador Darvish a través de los años y la acción fue que dije que ojalá que me viera como ellos para que me tirara un pitcheo cómodo. En ningún momento fue un gesto de ofensa, al contrario, siempre he tenido mucho respeto'', dijo Gurriel, quien juega su primera temporada completa en Estados Unidos.

''Cometió un error. Debemos aprender de nuestros errores. Nadie es perfecto'', dijo Darvish, quien tenía cosas más importantes por las cuales preocuparse el viernes en Houston.

Para Darvish (1.2 IL, 6 H, 4 CL, 1 BB, 0K) fue la salida más corta de su carrera de seis años en Grandes Ligas. El derecho se convirtió en el segundo lanzador abridor de la historia (junto a Larry Christenson, de Filis de Filadelfia, en la Serie Mundial de 1980 contra Reales de Kansas City) con cuatro extrabases permitidos en menos de dos entradas. Es la primera vez en 136 salidas en las ligas mayores que Darvish no logró un ponche en un juego.

Darvish tenía marca de 2-0 y efectividad de 1.59 en la postemporada (y 6-3 desde que llegó a los Dodgers desde los Rangers de Texas el 31 de julio) y había permitido tres carreras limpias en sus últimas cinco aperturas y 30.2 entradas combinadas, entre serie regular y playoffs.

El estelar zurdo Clayton Kershaw laboró siete entradas de una carrera y 11 ponches en el primer partido de la Serie Mundial del 2017. Los próximos dos abridores (Rich Hill y Darvish) se combinaron para 5.2 entradas, forzando al bullpen a trabajar 14 .1 entradas.

Maeda vino en recaste de Darvish, la primera vez que un lanzador japonés sustituye a un compatriota en un partido de Serie Mundial, y estuvo maravilloso durante 2.2 entradas. El derecho permitió un hit, otorgó un boleto y ponchó a dos bateadores. 28 de sus 42 lanzamientos fueron en la zona de strike.

El zurdo Tony Watson facilitó la quinta carrera de los Astros con un disparo malo a la primera base en el quinto, pero Brandon Morrow, Tony Cingrani y Ross Stripling no dejaron anotar a los locales. Stripling entró a lanzar con las bases llenas y dos outs en el séptimo, y aunque Springer le conectó bien por el jardín central, el batazo fue atrapado por Chris Taylor.

''Mañana todo el mundo está disponible, excepto Maeda'', dijo Roberts.

Los Dodgers, que ganaron 104 partidos y lideraron su división por 113 días durante la temporada regular y tuvieron 7-1 en las primeras dos rondas de los playoffs, están por debajo de otro equipo por primera vez desde el 27 de abril, cuando pusieron su marca en 11-12 tras un triunfo contra sus rivales los Gigantes de San Francisco.

Para el cuarto partido, el sábado a las 8:20 pm ET, el zurdo Alex Wood enfrentará al derecho Charlie Morton.

Yu Darvish
Tom Pennington/Getty Images

Wood ganó 16 partidos y tuvo efectividad de 2.72 en 27 juegos (25 salidas) en la temporada regular, pero permitió cuatro hits y tres carreras contra los Cachorros de Chicago en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, en su primera salida de postemporada. Morton (1-1, 6.23 en la postemporada) viene de lanzar cinco entradas de dos hits y cinco ponches en la blanqueada 5-0 contra los Yankees de Nueva York en el séptimo y decisivo choque de la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

El conjunto en ventaja 2-1 ha sido campeón en un 65% (57 de 88) de las veces que la Serie Mundial estuvo así después de tres juegos. Sin embargo, solamente en una de las últimas cuatro ocurrencias, el club en ventaja logró completar el trabajo y fueron los Kansas City del 2015. Los Cardenales de San Luis del 2013, Reales del 2014 y Indios de Cleveland del año pasado, disfrutaron de una ventaja 2-1 antes de ceder el playoff.

''Creo que tenemos que salir y lanzar bien desde el inicio. Obviamente esta multitud está en esto, muy educada, muy entusiasta. Ese equipo tiene confianza aquí. Y depende de nosotros, depende de Alex salir y establecer el ritmo, obtener una primera entrada rápida y elevarnos'', dijo Roberts.

''Los bates deben cobrar vida, seguir teniendo corredores en las bases, obtener el gran hit, pero, sinceramente, no creo que lo veamos como presión, solo salir y jugar un buen juego limpio'', agregó Roberts.

Los Dodgers atacaron consistentemente, pero sin poder ligarle al abridor Lance McCullers Jr, quien se anotó el triunfo con 5.1 entradas de tres carreras, y lucieron desinflados contra el relevista Brad Peacock, quien trabajó las últimas 3.2 entradas para anotarse el primer salvamento tan largo desde que Madison Bumgarner laboró cinco episodios en el séptimo encuentro de la Serie Mundial del 2014.

En la segunda entrada, los Dodgers dejaron un corredor varado en segunda base con dos outs. En el tercero llenaron las bases con tres boletos seguidos, pero Corey Seager bateó para doblematanza y Justin Turner falló con rodado al campocorto y se tuvieron que conformar con una carrera. En el cuarto, Yasiel Puig fue puesto out intentando convertir en doble un sencillo. En el quinto Joc Pederson abrió con doble y no pasó de tercera base.

En el sexto, Houston ganaba 5-1 y McCullers estaba en control. Pero Seager bateó doble y Turner sencillo para colocar corredores en posición anotadora sin out. Después que McCullers ponchó a Cody Bellinger con tres lanzamientos, el manager AJ Hinch trajo a Peacock, quien dominó a Puig con rodado que impulsó a Seager y luego lanzó picheo salvaje que permitió anotar a Turner para cerrar la pizarra 5-3.

Pero Peadcock solamente permitió que un corredor pisara la primera base en las siguientes tres entradas para cerrar el choque magistralmente.

''Este equipo tiene ofensiva para regresar, lo hizo todo el año. No hay razón para que ahora no se puea hacer'', dijo el veterano inicialista mexicano Adrian Gonzalez, quien acompaña al club mientras se recupera de una lesión en la espalda.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Por un día más, los Astros de Houston necesitan que Justin Verlander se ponga la capa de héroe.

Verlander (4-0 en la postemporada) enfrentará al zurdo Rich Hill (0-0 en dos salidas) en el segundo partido de la Serie Mundial del 2017, el miércoles en Dodger Stadium.

Los Dodgers de Los Ángeles derrotaron 3-1 a Houston en el juego 1 el martes con siete maravillosas entradas del estelar Clayton Kershaw y jonrones de Chris Taylor y Justin Turner en el primer partido de Clásico de Otoño en las colinas de Chavez Ravine desde 1988.

Justin Verlander (Astros J6 SCLA)
AP Photo/David J. Phillip

Desde que fue adquirido por los Astros de los Tigres de Detroit el 31 de agosto, Verlander tiene foja de 9-0, efectividad de 1.23, 67 ponches y 11 bases por bolas, incluyendo serie regular y playoffs, por mucho la mejor actuación de cualquier lanzador en Grandes Ligas en ese tramo.

Con los Astros abajo 2-3 en la Serie de Campeonato de la Liga Americana, Verlander lanzó siete entradas en blanco para convertirse en el primer lanzador del equipo con cuatro victorias en una postemporada en un triunfo 7-1 sobre los Yankees de Nueva York en el Minute Maid Park. En la salida anterior, lanzó juego completo de una carrera, 13 ponches y 124 lanzamientos.

En la final contra los Yankees, Verlander tuvo marca de 2-0, efectividad 0.56 y 21 ponches en 16.0 entradas para ser electo el Jugador Más Valioso. Contra los Medias Rojas de Boston y los Yankees en la postemporada: 4-0, 1.46 y 24 ponches en 24.2 entradas. En su carrera en postemporada: 11-5, 3.00 con 136 ponches en 123.0 entradas. En su carrera en partidos de eliminación de postemporada: 4-1, 1.21 y 41 ponches en cinco salidas.

El miércoles recibirá la pelota para tratar de darle a los Astros su primer triunfo de Serie Mundial de todos los tiempos.

''Creo que en cualquier organización, la oportunidad de ganar su primer campeonato es algo especial. Pero realmente con lo que está sucediendo en Houston ahora específicamente, creo que lo hace aún más especial'', dijo Verlander.

''Quiero decir, recibiendo esta oportunidad, si tenemos éxito, dejas un legado y una marca en las personas que no serán olvidadas. Entonces significaría mucho para mí, y sé mucho de muchas personas que realmente podrían usar esto para animar el momento'', agregó.

El manager de los Astros, A.J. Hinch, había escuchado fábulas alrededor de la capacidad competitiva de Verlander, quien ha ganado los premios Novato del Año, Cy Young y Jugador Más Valioso en su carrera de 13 temporadas.

''Es bastante notable. Me dijeron cuando llegó que él se hace más fuerte, tanto por él como por los otros jugadores, durante todo el juego, y todos hablan de eso. Y luego, cuando ves que sucede en el escenario más grande y en algunos de los momentos más importantes en algunos de nuestros juegos más importantes, te conviertes en un creyente'', dijo Hinch.

''Y es parte de ADN, él es un terminador mentalmente, tanto como lo es físicamente. Él se prepara a sí mismo. Él estudia. De nuevo, eso no lo ayuda físicamente a terminar, pero le da una ventaja mental en cada juego que lanza'', agregó el capataz.

Cuando los Tigres solicitaron permiso a Verlander, quien tenía poder de veto, para explorar el mercado en un probable cambio, se reportó que el lanzador había mostrado cierta preferencia por los Dodgers. La novia del jugador es la actriz y modelo Kate Upton y cuando la pareja adquirió una casa en Los Angeles, donde está la meca del cine norteamericano, la prensa hizo los cálculos.

''Realmente para mí, todo mi tiempo en Detroit estuve realmente concentrado en estar en Detroit. Y sé que suena cliché, pero pensé que estaba perjudicando a esa organización si permitía que mi mente divagara y pensara en otras organizaciones que quisiera visitar. Es por eso que cuando se trataba de una decisión de último minuto, tenía que hacer muchos deberes y mucha información para intentar descifrar, porque no me había permitido pensar mucho en ello'', dijo Verlander.

''Los Ángeles es fantástica y genial, pero no me había puesto a pensar en organizaciones específicas que preferiría sobre otras'', agregó.

DENTRO DE LA SERIE MUNDIAL

¡Calor, calor, calor!: Cuando George Springer recibió el primer lanzamiento de Clayton Kershaw el martes en Dodger Stadium, la temperatura era de 103 grados F (40 celsius), el récord de calor para un partido de Serie Mundial y postemporada, desde que MLB comenzó a llevar los registros en 1975.

Una hora antes del playball, en el terreno de juego se llegó a registrar hasta 120 grados.

Cuando el curazoleño Kenley Jansen retiró el último bateador, la temperatura había bajado a 90 grados en el sur de California.

Asistencia: Al primer partido de la Serie Mundial del 2017 asistieron 54,207 fanáticos, una gran cantidad tomando en cuenta que la oficina del comisionado tomó varias secciones del Dodger Stadium para poder alojar la gran cantidad de periodistas acreditados para el evento.

En todos sus partidos de Serie Mundial desde que llegaron a Los Ángeles, los Dodgers siempre han metido al menos 55 mil fanáticos. En su primer clásico en Los Ángeles (dos años después de mudarse de Brooklyn, Nueva York) los Dodgers jugaban en el Memorial Coliseum, que tenía casi el doble de la capacidad del Dodger Stadium, y los números fueron grotescos.

En esa Serie Mundial de 1959 contra los Medias Blancas de Chicago, los Dodgers vendieron 92,394 boletas en el juego #1, 92,650 en el segundo y 92,706 para el tercero para un total de 463,103 en la estadía de tres días.

Blanco y negro: Mientras los Dodgers tienen 8-1 en la postemporada, incluyendo un perfecto 4-0 en casa, los Astros perdieron por quinta ocasión en seis juegos en la ruta. Houston, sin embargo, ha gando los seis encuentros que ha disputado en su casa en los playoffs.

Los Astros han perdido sus cinco apariciones en la Serie Mundial. Cayeron en los cuatro de su debut, contra los Medias Blancas, en el 2005. Los Dodgers tienen 19 apariciones en la Serie Mundial y han ganado seis títulos, incluyendo cinco desde que se mudaron a Los Ángeles en 1958.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Los Nacionales de Washington y los Dodgers de Los Angeles son los únicos clubes que ya compraron boletos a los playoffs de las Grandes Ligas, programados para arrancar la primera semana de octubre.

Ocho puestos, incluyendo cinco banderines divisionales, y las ventajas de casa para las eliminatorias siguen en juego, faltando un poco más de dos semanas para el final de la serie regular más larga de los deportes profesionales.

Washington (88-56) aseguró su segundo título consecutivo y el cuarto en seis años en la División Este, aprovechando la pobre competencia de un sector que no tiene ningún otro club con marca positiva.

Nacionales
Amber Searls/USA TODAY SportsLos Nacionales fueron los primeros en ganar su división en la temporada 2017.
Los Angeles (93-52) garantizó al menos uno de los puestos comodines, tiene ventaja de 10 juegos en la División Oeste, que busca ganar por quinto año seguido -- lo que extendería el récord de la franquicia -- y lidera por cinco juegos la puja con los Nacionales por la mejor marca de la liga y la ventaja de casa para todas las rondas de postemporada.

Chase Utley
AP Photo/Jeff ChiuLos Dodgers van camino a conquistar su quinto banderín consecutivo en la División Oeste de la Liga Nacional, record para la franquicia.
Los Cachorros de Chicago (78-66), actuales campeones de las ligas mayores, dominan la División Central por apenas dos juegos sobre los Cardenales de San Luis (76-68) y 2.5 por encima de los Cerveceros de Milwaukee (76-69). El número mágico de los Cachorros para repetir banderín divisional es de 17, el más abierto de todo el béisbol.

AP Photo/Laurence KestersonLos Cachorros comandan la Central LN, pero seguidos muy de cerca por Cerveceros y Cardenales.
Los Diamondbacks de Arizona (83-62) y los Rockies de Colorado (80-65) cuentan con ventajas cómodas para quedarse con las plazas de comodines en el viejo circuito, especialmente el conjunto de Phoenix, que cuenta con 6.5 juegos de ventaja dentro de la zona de clasificación. Colorado supera por 3.5 juegos a San Luis en el segundo Wild Card.

Desde que debutaron en las ligas mayores, en 1998, los Diamondbacks han ganado cinco banderines divisionales (1999, 2001, 2002, 2007 y 2011), pero nunca abanzaron como comodines. Los Rockies, que nacieron en 1993, nunca han ganado un banderín divisional y las tres veces que accesaron a los playoffs (1995, 2007 y 2009) fue por una plaza de comodín.

En la Liga Americana, los Indios de Cleveland han ganado 20 partidos consecutivos para alejarse a 16.5 juegos de los Reales de Kansas City (72-72) y reducir a cinco el número mágico que le separa del segundo título divisional consecutivo y el noveno de su historia. Cleveland ganó 94 partidos el año pasado, cuando avanzó a su primera Serie Mundial desde 1995.

Cody Allen #37 and Francisco Lindor #12 of the Cleveland Indians
Jim McIsaac/Getty ImagesLos Indios quieren asegurar el banderín de la Central LA y buscar lo que se les escapó en el 2016 en la Serie Mundial.
Más importante aún, Cleveland (89-56) ha sacado ventaja de juego y medio sobre los Astros de Houston (87-57) en la pugna por el mejor récord de la liga. Los Astros dominan la División Oeste con 14 juegos por encima de los Angelinos de Los Angeles, tienen el número mágico en cinco para conseguir su primer título desde el 2001, pero tienen marca de 17-21 en agosto y septiembre, tras dominar cómodamente el circuito por los primeros cuatro meses.

Cleveland y Houston están a horas de asegurar su presencia en la postemporada, algo que no ocurre desde el 2001, cuando ambos fueron campeones en las divisiones del centro de ambas ligas. Los Astros se mudaron del centro de la Liga Nacional al oeste de la Liga Americana después de la temporada del 2012.

Los Medias Rojas de Boston (82-62) y Yankees de Nueva York (78-66) están separados por cuatro juegos en la División Este, con los del Bronx disfrutando una holgada ventaja de cinco encuentros dentro de la zona de clasificación Wild Card. Los Yankees tienen tres partidos sobre Mellizos de Minnesota en el primer comodín y un 98% de probabilidades de llegar a los playoffs.

La verdadera lucha del joven circuito es la que tiene Minnesota con Angelinos, Reales y los Rangers de Texas por el segundo comodín. Los Mellizos tienen ventaja de dos juegos sobre Anaheim y tres por encima de Reales y Vigilantes.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El inicialista mexicano Adrián 'El Titán' González está más cerca de recuperarse de un disco herniado en la espalda y regresar a un terreno de Grandes Ligas por primera vez desde el 11 de junio, lo que además de una buena noticia, también significaría un dolor de cabeza para el manager del mejor equipo de béisbol este verano. Pero incluso los invencibles Dodgers Los Ángeles necesitan una figura líder para tratar de ganarlo todo por primera vez en 29 años.

González bateó de 4-2 en dos partidos en Oklahoma City (AAA) en el fin de semana, en la continuación de un programa de rehabilitación que arrancó con un juego simulado y seguirá con prácticas de bateo y partidos en clase A. Si el jugador de 35 años no muestra molestias, entonces podría reportarse al club grande en algún momento en las próximas dos semanas.

Es difícil encontrar alguna debilidad en un conjunto que lidera las ligas mayores con 79 triunfos en 101 partidos, que ha ganado 44 de sus últimos 51, exhibe el mayor diferencial de carreras (+204) y sus lanzadores poseen la mejor efectividad (3.15) de todo el juego.

El juvenil Cody Bellinger, quien ha jugado en primera base desde que González quedó inactivo por segunda vez en la campaña, camina solo en la carrera por el Novato del Año y es candidato al Jugador Más Valioso, tras pegar 32 jonrones en los primeros 91 partidos de su carrera. El jardín izquierdo, donde debutó Bellinger el 25 de abril, luce bien resguardado con varias opciones.

Pero incluso en ese panorama casi perfecto, es necesario un jugador como "El Titán" González, un veterano de 14 temporadas que nunca había visitado la lista de lesionados hasta este año, que tiene cuatro Guantes de Oro, promedia 27 jonrones y 102 carreras impulsadas por cada 162 partidos desde su debut y, más importante que todo lo anterior, una figura que puede trazar el camino para el resto de sus compañeros.

González bateaba .259 con un jonrón y 23 carreras impulsadas, evidentemente jugando a mediana capacidad, cuando fue a la lista de lesionados de 60 días con una hernia en dos discos intervertebrales. Una molestia en el codo derecho le quebró, en mayo, una racha de 1,774 partidos sin ingresar a la lista de incapacitados, la mayor entre los peloteros activos.

Los Angeles adquirió al poderoso inicialista de origen mexicano desde los Medias Rojas de Boston en agosto del 2012. González aún tiene pendiente un año más en el acuerdo de siete temporadas y $154 millones de dólares que firmó con Boston.

Adrian Gonzalez
Cal Sport Media/AP ImagesCon el retorno de Adrián González los Dodgers se harán más fuertes.
Para los Dodgers, González no es cualquier pelotero. Además de lo que puede hacer en el campo cuando está saludable-- batea .289 con 309 cuadrangulares, 426 dobles, 1,169 impulsadas y 977 anotadas en 14 años y 12 temporadas completas-- "El Titán" es la cara mexicana de la organización de ligas mayores más popular en la mayor minoría de la ciudad. Cerca de un 15% de la población angelina-- casi dos millones de personas-- tiene ascendencia mexicana, de acuerdo a un informe de hace dos años del Migration Policy Institute.

Por otro lado, la cómoda posición de los Dodgers en la table de posiciones facilita a la directiva y al manager Dave Roberts darle a González todo el espacio y las oportunidades que necesita para ponerse en forma y demostrar si está en condiciones de hacer mejor al equipo. Los Angeles está cerca de conquistar su quinto título divisional consecutivo, pero el plan maestro es alcanzar, y ganar, su primera Serie Mundial desde 1988.

Reinstalar al veterano en la primera base y mover a Bellinger al jardín izquierdo obligará a Los Angeles a sacar a alguien del roster de postemporada y reducir la cuota de juego de algunos de sus jardineros, pero eso es algo rutinario en equipos que buscan ganarlo todo.

Por ahora, González seguirá trabajando en su recuperación, pero su regreso cada día está más cerca. Y aunque usted no lo crea, incluso los extraordinarios Dodgers necesitan un veterano como "El Titán".

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


BRISTOL -- Con la adquisición del abridor derecho japonés Yu Darvish y los relevistas zurdos Tony Watson y Tonu Cingrani en los minutos finales de la fecha tope de cambios de Grandes Ligas, el lunes, los Dodgers de Los Ángeles se colocaron más cerca de jugar en su primera Serie Mundial desde 1988.

Los Ángeles, que lidera las ligas mayores en triunfos (74), diferencial de carreras (185) y promedio de carreras limpias permitidas (3.09), atendió sus áreas más sensibles para la postemporada que se avecina. Los Dodgers dominan la División Oeste de la Liga Nacional por 14 juegos sobre Diamondbacks de Arizona y 1.5 por encima de Rockies de Colorado.

Los Ángeles mandó los ligas menores Willie Calhoun, Brandon Davisy AJ Alexy a los Rangers de Texas por Darvish, un derecho de 30 años con marca de 52-39 y efectividad de 3.42 en 122 aperturas en Grandes Ligas. Por Cingrani, Los Ángeles cedió al jardinero Scott Van Slyke y el receptor Hendrik Clementina a los Rojos de Cincinnati, mientras que por Watson envió a los prospectos dominicanos Oneil Cruz y Angel Germán a los Piratas de Pittsburgh.

Yu Darvish en dugout de los Rangers mirando
AP Photo/Tony Gutiérrez
Mientras Watson y Cingrani se unirán al venezolano Luis Avilán para aumentar las opciones de tiradores zurdos al final de los encuentros, la adquisición principal de los Dodgers es Darvish.

Desde que se unió a los Rangers, Darvish acudió a cuatro Juegos de Estrellas --incluyendo en 2017-- y lideró la Liga Americana con 11.0 ponches por cada nueve entradas y promedio de bateo (.218) permitido a los rivales. Los números de este año (6-9, 4.01) no lucen impresionantes, pero hay que destacar que eran decentes antes de permitir 24 carreras limpias en 30.0 entradas en sus últimas tres aperturas.

Darvish, quien será agente libre luego de la temporada, tiene efectividad de 3.42 en 782.2 entradas en las ligas mayores, pese a lanzar la mayor parte del tiempo en el Globe Life Park, uno de los estadios más favorables a la ofensiva del béisbol. Ahora llamará su casa el Dodger Stadium, uno de los campos preferidos de los lanzadores.

Lanzando en la ruta, Darvish tiene efectividad de 2.42 en 10 salidas este año y 3.21 en 57 aperturas en su carrera. En la rotación de los Dodgers, que lidera el béisbol con efectividad de 3.25, se unirá a los zurdos Clayton Kershaw (quien está fuera de acción con una molestia en la espalda), Álex Wood, Rich Hill, Hyun-Jin Ryu y el derecho Kenta Maeda.

Antes de adquirir a Darvish, los Dodgers ya tenían un ritmo de ganar 100 partidos por séptima vez en la historia de la franquicia --y primera desde que ganaron 102 en 1974--, conquistar su quinto título divisional consecutivo y en buena posición para reclamar su primer título de Serie Mundial desde que vencieron a los Atléticos de Oakland hace 29 años.

Las casas de apuestas de Las Vegas respondieron inmediatamente a los movimientos que hicieron los equipos contendores en las últimas horas de la fecha tope de cambios. Tras adquirir a Darvish, las probabilidades de los Dodgers mejoraron de 5-2 a 9-4 para ganar la Serie Mundial, mientras que la de los Cachorros de Chicago, que agregaron al lanzador abridor José Quintana, el relevista Justin Wilson y el receptor Álex Ávila, pasó de 6-1 a 7-1.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO