<
>

Clippers enfrentan adversidad por primera vez como superequipo

play
Paul George revela la razón por la que quería ir a Los Angeles (7:01)

En esta producción de Mike Farrell, Ramona Shelburne ayuda a contar la historia que marcó la unión de "PG13" a los Clippers. (7:01)

Ser un superequipo puede ser difícil.

Es una lección que se transmitió desde el Miami Heat 2010-11 a Los Angeles Lakers 2012-13 a los Cleveland Cavaliers 2014-15, y que los LA Clippers aprenden esta temporada.

Su récord de 30-13 antes del partido del martes en casa de los Dallas Mavericks es muy bueno. Ya han derrotado a los Lakers, líderes de la conferencia, dos veces. La mayoría de las casas de apuestas deportivas tienen actualmente a los Clippers como co-favoritos, si no los favoritos, para ganar el título. Si miras el récord y las probabilidades de Las Vegas, pensarías que ha sido una travesía suave.

Pero no es así.

En ocasiones, durante el último mes, los jugadores expresaron su frustración por la falta de cohesión, el entrenador Doc Rivers mostró molestia por el esfuerzo menguante, y las lesiones siguen limitando la química.

Más que nada, toda la franquicia ha gemido un poco a medida que se acostumbra y vive con el concepto de gestión de carga.

No es solo Kawhi Leonard quedando fuera en juegos consecutivos para controlar el estrés en su rodilla. Es un cambio en la mentalidad organizacional, sacrificar las metas a corto plazo con miras hacia la meta final.

El objetivo inmediato era el objetivo final de los Clippers en la temporada pasada, un grupo menos talentoso pero fajón que no podía darse el lujo de desperdiciar una posesión. Esta temporada hay un aparato en sitio para sacrificar juegos completos.

No hay duda de que este nuevo orden mundial contribuyó a la frustración que sintió Montrezl Harrell recientemente. Con los Clippers en un tramo entrecortado después de su victoria de Navidad sobre los Lakers, el hombre grande del equipo se desbordó después de una derrota de 26 puntos ante los Grizzlies de Memphis el 4 de enero.

"No somos un gran equipo ... Acabamos de unirnos este año para jugar juntos", se quejó Harrell. "Tenemos dos jugadores que no han sido parte de este equipo. Tenemos un jugador que ganó un campeonato de la NBA con otro equipo el año pasado".

Lo completó con: "O nos despertamos y nos damos cuenta ahora mismo o simplemente vamos a tener una temporada de altibajos durante todo el año".

Unos días después, Lou Williams, quien junto con Harrell lideró a los Clippers en 2018-19, estuvo de acuerdo con la expresión.

"Sí, no hemos ganado nada, así que esa es la verdad", dijo Williams. "Los grandes equipos tienen campeonatos. No tenemos uno, así que estoy de acuerdo con eso".

Las discusiones subyacentes sobre las diferencias de mentalidad entre la temporada pasada y esta temporada incluso afectan a Rivers. Un día después de la queja de Harrell, el entrenador típicamente imperturbable reaccionó ante la idea de que el equipo de la temporada pasada era de alguna manera mejor porque daba la apariencia de jugar más duro.

"Lo que sé sobre el año pasado es que fuimos el octavo sembrado, clasificados número 19 en defensa y perdimos en la primera ronda. Simplemente rechazaré que ese haya sido un gran año", comentó Rivers. "Hicimos mucho, fue divertido, hicimos algunas cosas buenas, pero no fue lo suficientemente bueno. Y, para mí, odio usar eso como punto de referencia. Eso es lo que sigo diciendo a nuestros muchachos. Es frustrante para mí. Como, todos lo mencionan, pero no es un punto de referencia. Eso es para una organización perdedora”.

Un problema ha sido el tiempo en cancha .

Paul George y Leonard han jugado solo 18 juegos juntos, 461 minutos en total. Lo que probablemente califica como la mejor alineación del equipo: Leonard, George, Williams, Harrell y Patrick Beverley, ha jugado 46 minutos. Esa unidad ha sido una bestia defensiva, permitiendo 81 puntos por cada 100 posesiones, pero apenas se ha visto.

Y con lesiones a otros jugadores en la rotación como Landry Shamet, Maurice Harkless y Beverley, los Clippers han tenido su lista completa disponible para un solo juego esta temporada: el Día de Navidad contra los Lakers.

Las alineaciones estilo sillas musicales solo magnifican el hecho de que ni Leonard ni George son particularmente abiertos con voz alta. Son talentos fenomenales que muestran liderazgo a través de su juego, pero no son conocidos por unir voces y personajes en el vestuario.

No ayuda que los Lakers tengan una química tremenda entre los nuevos compañeros Anthony Davis y LeBron James. Su grupo, que solo tiene un puñado de jugadores que regresan, ha sido un modelo de esfuerzo nocturno con una defensa implacable.

Los Lakers tienen un mejor registro y parece que se están divirtiendo más en el mismo edificio.

La semana pasada, Leonard pareció reconocer los dolores de crecimiento de sus compañeros de equipo y ofreció algunos comentarios alentadores.

"No tengas prisa por ganar estos juegos", dijo Leonard. "Disfruta cada momento de esto. Disfruta el proceso. Úsalo como una herramienta de aprendizaje cuando bajemos a las trincheras ... Simplemente no podemos tener prisa. Ser paciente. Es difícil ganar un campeonato. La presión no está ni siquiera en nosotros ahora".

Traducción: Dejen que la gestión de carga haga su trabajo, caballeros.