<
>

'Nos Ponemos las Pilas': La burbuja de la Champions y la nueva normalidad dentro de ella

play
¡Fanatismo puro! Así recibieron al Barça de Messi en Lisboa (0:27)

Lionel y compañia llegaron al hotel en Portugal donde enfrentarán a Bayern Munich por un pasaje a las semifinales de la Champions League y los hinchas culés aguardaron por ellos en la puerta. (Fuente: FC Barcelona) (0:27)

La Champions League está a full disputándose en la burbuja portuguesa para definir el título del torneo de clubes más importante del planeta en el año más extraordinario para nuestra generación. Y quizás la humanidad entera en el último siglo.

Pero años atrás, el término burbuja dentro del fútbol tenía un significado diferente al actual: existía únicamente para aquellos que veíamos que en algún momento iba a a explotar ese paraíso futbolístico en el cual muchos clubes gastaron fortunas durante años sin preocuparse por lo que ingresaba a sus finanzas. Eso era la burbuja en el fútbol no hace mucho tiempo.

En cambio, la burbuja actual parece que vino para quedarse un rato largo y que se convertirá en una costumbre. Sobre esta burbuja, precisamente, Fernando Palomo y Martín Ainstein mantuvieron una charla en la última edición del podcast ‘Nos Ponemos las Pilas’.

“Cuando hablamos de aquella burbuja de hace poco más de una década, entendíamos que se podía pinchar, pero con ésta burbuja lo que queremos es precisamente lo contrario: que no se pinche”, arrancó diciendo Martín Ainstein desde Lisboa. “Aquella era algo irreal , algo ficticio, artificial, mientras que en esta nueva versión, intentamos covertir lo artificial en una nueva normalidad”, continuó explicando.

De todas maneras, esta nueva burbuja que hoy protege al fútbol, no va a durar para siempre, sostiene Ainstein, quien agrega que “habrá que ver que se hace en el futuro porque esta solución de hoy no va a durar para siempre. Lamentablemente hay signos de que la pandemia va a durar mucho más de lo imaginado y eso nos obligará a vivir en otras condiciones, con una mirada diferente, con más paciencia, flexibilidad y aprendiendo este nuevo ritmo que nos propone la realidad que estamos padeciendo a nivel mundial”.

Estar trabajando dentro de la burbuja, resulta para Ainstein una experiencia al menos rara. “Te diría que parece que estás entrando a un estadio abandonado y no porque esté vacío, porque aunque no haya gente en las gradas, la UEFA siempre ha dispuesto muchísima gente trabajando en seguridad, logística, prensa, cámaras, etcétera. Aquí me ha pasado de entrar al estadio,trasladarme hasta una cabina de prensa y cruzarme literalmente con apenas un par de personas nada más”.

“El ingreso al estadio no implica solamente contar con la credencial correspondiente, hay que completar una especie de declaración jurada de que estás sano. Pero cuando muestras tu credencial, hay una persona que scanea la credencial y si da rojo, no entrás porque la declaración de sanidad que hiciste previamente no fue aprobada todavía por la UEFA. Y si tenés el verde, no vas a una zona de prensa, sino sino que te trasladas a tu lugar por un camino determinado en el que se evita que tengas contacto con alguien más. Entonces tienes la sensación de entrar a un estadio vacío en donde parece que no va a pasar nada”.

En lo que significa vivir una experiencia completamente diferente a la que estábamos acostumbrados anteriormente, Martín Ainstein destaca que falta la pasión de la gente que llenaba esos estadios y le daba vida a los mismos. “Me encontré con hinchas dispersos”, reconoce antes de remarcar que “es muy raro estar allí porque no hay clima de fútbol, no se calienta la ciudad. Y como el 80% de la gente que vide en Lisboa está de vacaciones, la ciudad luce vacía también”.

Finalmente, Martín Ainstein informó que “este concepto de burbuja también se aplica para los transportes, para los hoteles en donde están los equipos en lo que no hay otra gente hospedada que no sean ellos. Todo es absolutamente hermético y a la prensa la han puesto lo más alejada de los jugadores dentro del estadio y me parece que está bien, porque hay que salvaguardar lo que queda, lo que tenemos”.

“Vamos a tener el fútbol porque nos hace bien a todos como sociedad, pero es un fútbol diferente en el que ha quedado lo esencial pero al que le falta todo el contorno, todo aquello que le ponía magia al espectáculo, que lo convertía en un evento cultural y social. El fútbol volvió, pero para que todo lo que lo redeaba regrese, va a pasar tiempo”, finalizó.


Escucha en ‘Nos Ponemos las Pilas’ la charla entre Fernando Palomo y Martín Ainstein sobre la nueva normalidad de La Champions en la burbuja