Marlins Park
AP Photo/Wilfredo LeeLa posibilidad de buscar un nombre comercial para el Marlins Park podría ayudar al posible éxito del 'Proyecto Wolverine' de los nuevos dueños de los Marlins, encabezados por Derek Jeter y Bruce Sherman.
MIAMI -- ¿Cómo podría este modelo de negocio que proponen los nuevos dueños de los Miami Marlins, con objetivos de asistencia e ingresos muy ambiciosos, producir resultados positivos a largo plazo?

¿Cómo puede ser exitoso el Proyecto Wolverine, después de que el equipo, bajo el control del dueño anterior, estuvo 14 temporadas consecutivas sin ir a los playoffs?

Las respuestas aparecen en la quinta y última parte de una serie publicada por el periodista Barry Jackson, del diario The Miami Herald, dedicada al documento confidencial que Derek Jeter le pasó en agosto a los potenciales inversionistas cuando estaba en pleno proceso de compraventa de la franquicia.

Desde el punto de vista competitivo, las esperanzas están puestas en el desarrollo que puedan alcanzar los prospectos obtenidos en los recientes canjes de Giancarlo Stanton, Dee Gordon y el dominicano Marcell Ozuna, así como otros jóvenes que se encuentran hoy en las Ligas Menores.

El zurdo Braxton Garrett, principal promesa del pitcheo en las fincas de los Marlins, regresa de una cirugía Tommy John y la gerencia tiene muchas esperanzas de que se recupere y muestre todo su talento.

Si Garrett y todos los prospectos de pitcheo adquiridos durante este invierno alcanzan su potencial, la rotación del 2020 podría ser muy buena y mayormente barata, encabezada por el quisqueyano José Ureña, quien no será agente libre hasta después del 2021.

También estaría su compatriota Jorge Guzman, quien, al decir del ejecutivo Gary Denbo, traído por Jeter a los Marlins desde los New York Yankees, no hay nadie en el béisbol que tenga una bola rápida como él.

Otro dominicano, Sandy Alcántara, es otro recién llegado en el canje por Ozuna con los Cardenales de San Luis y parece más listo para llegar pronto a las Mayores.

Y junto a Garrett y Dan Straily, si para esa fecha permanece en el equipo, ahí estarían los cinco abridores titulares.

Sin embargo, al decir de Denbo, vicepresidente del departamento de cazatalentos, hay ahora mismo ocho o nueve muchachos que podrían pelear un puesto en la rotación abridora.

El bullpen tiene varios brazos jóvenes y fuertes, incluido Kyle Barraclough, bajo control del equipo hasta el 2021 y potencial cerrador, aunque algunos cazatalentos creen que Guzmán podría acometer la tarea con calidad si es movido al bullpen.

Dentro de dos años, la alineación podría disponer en los jardines de Christian Yelich, bajo contrato hasta el 2022, el veloz dominicano Magneuris Sierra y tal vez Derek Dietrich (no elegible para la agencia libre hasta el 2021).

El cuadro interior se proyecta con el antesalista Brian Anderson, que ya debutó en las Mayores en el 2017, el campocorto J.T. Riddle, que dejó buena impresión el año pasado, el quisqueyano José Devers en la intermedia y Justin Bour, quien no será agente libre hasta el 2021, en la primera base.

También figura el inicialista Garrett Cooper, quien la pasada campaña remolcó 84 carreras en sus últimos 83 juegos en las Menores con la organización de los Yankees.

Y bajo ningún concepto deberían los Marlins de desprenderse del receptor J.T. Realmuto, bajo el control del equipo hasta el 2020.

Catchers de su calidad no se encuentran todos los días y para ese entones ya se habrá establecido en la élite de su posición.

Fuera del terreno

De acuerdo con el Proyecto Wolverine, los Marlins planean una nómina de 85 millones en 2020, que saltaría a 116 millones en el 2021.

Esto, basado en ambiciosas proyecciones de ingresos por patrocinio y taquilla, más la expectativa de que el acuerdo de televisión para las transmisiones locales pasen de 20 millones en el 2020 a 52 millones un año después.

La pregunta es si las proyecciones de ingresos de Jeter se materializarán y permitirán ese considerable salto de nómina.

Deben pasar varias cosas para que los números funcionen.

Es difícil ver que los ingresos por boletos suban de 30 millones en el 2017 a 37.5 millones en el 2018, 40.6 millones en el 2019 y 45.8 millones en el 2020.

Pero esto podría funcionar si Jeter puede convencer a los patrocinadores de invertir grandes sumas de dinero, lo que podría suceder si el equipo sorprende con una actuación sobre el terreno mejor de lo esperado en los próximos tres años.

También ayudaría la venta de los derechos de denominación, para darle otro nombre al Marlins Park.

El ex capitán de los Yankees necesita además hacer uso de todo su carisma para persuadir a FOX para que le dé a los Marlins una reforma en el actual contrato televisivo, el peor de todas las Grandes Ligas, antes de que expire en el 2020.

Y por último, el grupo de propietarios busca sumar a otros miembros, que aporten otros 200 millones en capital.

Entonces, volvemos a la palabra de orden: paciencia, paciencia y más paciencia.

Pero tiene que ser en dos direcciones. Los fanáticos deben ser pacientes para esperar el desarrollo de los prospectos y ver en varios años un equipo competitivo.

Y de la misma manera, Jeter y compañía tienen que ser pacientes si las proyecciones no se dan como ellos esperan, porque los seguidores del equipo difícilmente soportarían una nueva decepción.
Etiquetas:

MLB, Baseball, Miami Marlins

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Jeter
AP Photo/Seth Wenig, FileJeter ha estado organizando desayunos para tratar de encontrar más socios y su grupo ha enviado por correo electrónico a empresarios adinerados un nuevo documento, llamado "Proyecto Cítrico", en el que les pide que inviertan en la franquicia.
MIAMI - Un inversionista que fue invitado a unirse al grupo de Derek Jeter y Bruce Sherman para comprar a los Marlins de Miami cree que la manera en que los nuevos dueños están manejando las cosas está condenada al fracaso.

Así lo asegura el diario The Miami Herald en la cuarta entrega de cinco partes sobre el Proyecto Wolverine, el plan que Jeter presentó a los potenciales inversionistas en agosto pasado.

La fuente, que requirió el anonimato, dijo que Jeter cometió un error al deshacerse de peloteros populares, incluido el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en el 2017, Giancarlo Stanton, lo cual ha enfurecido a muchos fanáticos del equipo y al mismo tiempo creer que podría aumentar la asistencia en 4,000 por juego en el 2018 y en 3,000 más en el 2019 con un equipo desmantelado.

"Esto es entretenimiento. No puede suceder. Los fanáticos vienen a ver a los jugadores con los que se identifican, no a los peloteros de Triple A", dijo el potencial inversionista. "La venta de entradas colapsará aún más en virtud de este plan. Nadie en su grupo realmente miró esto, lo cual muestra falta de perspicacia para los negocios".

En su opinión, para Jeter había una alternativa interesante a la reducción inmediata de la nómina: comenzar el 2018 con la mayor parte de la lista del 2017, pero aclararle a los fanáticos y posibles patrocinadores que los ingresos por asistencia deben aumentar significativa e inmediatamente para que el modelo fuese sostenible.

Los propietarios podrían haber esperado a recortar la nómina antes de la fecha límite de cambios en julio si esas dos fuentes potenciales de ingresos no aumentaban para el próximo verano, aunque no hay indicios de que haya considerado seriamente este enfoque.

Otra persona invitada por Jeter a unirse a su grupo dijo que no podía entender el por qué de una estrategia impopular que dañaría seriamente su capacidad de aumentar la asistencia y el dinero de patrocinio, sobre todo cuando el equipo está en buena posición financiera para el 2018 porque cada franquicia recibirá un pago único de $50 millones por la venta de la compañía de medios digitales BAMTech de la MLB a Disney.

Eso se suma a los $110 millones que los Marlins esperan recibir del béisbol por los contratos de televisión nacional y la distribución de ganancias compartidas de las Grandes Ligas.

Una de las fuentes reveló que los Marlins tienen cuatro opciones si los ingresos caen muy por debajo de las proyecciones:

  1. Mantener la nómina más allá de los números modestos proyectados para 2019 (81 millones) y 2020 (85 millones).
  2. Hacer que Bruce Sherman cubra las pérdidas en los próximos años, tal como lo hizo Jeffrey Loria en múltiples ocasiones. Sherman, la persona de control del grupo, ha invertido 350 millones, según un documento diferente entregado a MLB y compartido con The Miami Herald.
  3. Pedirle a los socios minoritarios que cubran las pérdidas en los próximos años, a pesar de que les han dicho verbalmente (no por escrito) que no se les pediría que lo hagan.
  4. Convencer a nuevos inversionistas a sumarse al grupo. De acuerdo con el Herald, Jeter ha estado organizando desayunos para tratar de encontrar más socios y su grupo ha enviado por correo electrónico a empresarios adinerados un nuevo documento, llamado "Proyecto Cítrico", en el que les pide, casi les implora, que inviertan en la franquicia, con el compromiso de mantener una disciplina de nómina de los jugadores para preservar y mejorar la flexibilidad financiera y enfocarse en fortalecer sustancialmente el sistema de granjas en las Menores.

Esta cuarta parte de la serie sobre el Proyecto Wolverine ofrece un panorama oscuro sobre el futuro de los Marlins, pero adelanta para su quinto y final capítulo la manera en que el plan de Jeter puede resultar exitoso.

Sólo queda esperar.
Etiquetas:

MLB, Baseball, Miami Marlins

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Dee Gordon
Rob Foldy/Getty ImagesDesde que se convirtió en jugador titular en el 2014 con Los Angeles Dodgers y sus siguientes tres campañas en Miami, Gordon ha sumado 669 hits en 530 juegos, con 212 estafas.
Comenzó la limpieza de los Marlins de Miami en la era Jeter y no precisamente por Giancarlo Stanton.

Los Marlins enviaron al segunda base Dee Gordon a los Marineros de Seattle en una operación que incluye también dinero para firmas internacionales.

Ello ampliaría hasta tres millones 557 mil dólares la capacidad financiera del equipo de Seattle para tratar de conseguir al codiciado agente libre japonés Shohei Ohtani.

A cambio, Miami recibirá al lanzador derecho Nick Neidert y al jugador de cuadro dominicano Chris Torres, considerados los prospectos dos y siete de la organización de los Marineros.

Neidert, de 20 años, tiene récord de 18-11 y efectividad de 2.87 en tres campañas en las Menores, con 214 ponches en 254 episodios como abridor.

Torres, de 19, es un defensor del campocorto y la intermedia, cuya principal característica es su capacidad para robar bases.

En 62 intentos, ha estafado 46 almohadillas desde que debutó en las menores en el 2015.

Además, llega en el intercambio el también serpentinero derecho Robert Dugger, de 22 años, que en dos campañas como profesional ha alternado en los roles de abridor y relevista, con balance de 8-7, efectividad de 3.22 y cuatro rescates en 43 encuentros.

La movida no debe sorprender. Gordon estaba en vitrina junto con Stanton e incluso algunas de las combinaciones de canje por el poderoso toletero incluían al veloz segunda base en el mismo paquete.

De esta manera, los Marlins se ahorran al menos 37 millones del contrato de Gordon y adquieren dos valiosos prospectos que le permitirán reconstruir la granja, objetivo de Jeter para arrancar casi de cero a crear una cultura ganadora a mediano y largo plazos.

De momento, la noticia del canje parecía un sinsentido para los Marineros, que tienen en Robinson Canó a uno de los mejores defensores de la intermedia -- y el más caro de todos.

Adicionalmente, tienen al también quisqueyano Jean Segura como campocorto titular y son esas precisamente las dos posiciones que ha desempeñado el recién llegado desde su debut en Grandes Ligas en el 2011.

Ambos dominicanos están bajo contrato hasta el 2022, pero desde Seattle llegó la noticia de que los planes con Gordon son para usarlo como jardinero central, una posición que defendió por 13 partidos con los Tigres del Licey en la liga invernal de República Dominicana en la temporada del 2013-2014.

El nuevo jugador de los Marineros es un primer bate atípico, pues carece de paciencia en el plato y negocia pocos boletos.

Pero es una máquina de batear hits y robar bases. Desde que se convirtió en jugador titular en el 2014 con Dodgers de Los Angeles y sus siguientes tres campañas en Miami, Gordon ha sumado 669 cohetes en 530 juegos, con 212 estafas.

Sólo Billy Hamilton, de los Rojos de Cincinnati (230) ha robado más bases que Gordon en estos cuatro años en todas las Mayores.

Autor de uno de los jonrones más dramáticos en la historia de los Marlins, aquel del primer juego después de la muerte de José Fernández, Gordon era uno de los jugadores más populares de la franquicia miamense.

Su partida ha sido tomada con dolor por la fanaticada y muchos ya acusan a Jeter de ser "más de lo mismo", en referencia al dueño anterior, el odiado Jeffrey Loria.

Pero hay que entender que los nuevos dueños compraron un barco hundido y para sacarlo a flote hay que tomar, como anunció Jeter en su presentación a la prensa, "medidas impopulares".

Tiempo al tiempo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Giancarlo Stanton: 'Estoy agradecido con todos los que me rodean'
Derek Jeter ya lo había advertido en su primera rueda de prensa en Marlins Park, hace dos meses: "Tendremos que tomar algunas decisiones impopulares".

Y todo el mundo entendió que quizás la más impopular de todas sería la de salir del toletero Giancarlo Stanton, por la pesada carga financiera que implican los $295 millones de dólares que aún se le deben de su megacontrato.

Empezó entonces a sonar el teléfono en la oficina de los Marlins de Miami con preguntas y propuestas por el poderoso bateador, quien tiene en su convenio una cláusula que le permite bloquear canjes.

Comenzó así una novela que cada día hay algún nuevo capítulo, aunque su trama no acaba de despegar y tiene frenadas las contrataciones de los principales bateadores disponibles en la agencia libre, como J.D. Martínez y Eric Hosmer.

Giancarlo Stanton -- Miami Marlins
Jasen Vinlove/USA TODAY SportsEl culebrón de Giancarlo Stanton en el Sur de la Florida tiene un nuevo episodio que podría acelerar el final de la novela, aunque el mismo podría no ser necesariamente el que todos esperan.
Ahora, el culebrón de Stanton tiene un nuevo episodio que podría acelerar el final de la novela, aunque el mismo podría no ser necesariamente el que todos esperan.

La gerencia le ha advertido al toletero que de no aceptar ningún cambio, amparado en su cláusula de no canje, el equipo se vería obligado a deshacerse entonces de otros peloteros clave, en aras de bajar la nómina salarial, con lo que Stanton quedaría como una estrella solitaria en medio de un desierto.

Para facilitarle las cosas a Stanton en la aceptación de un cambio a otro equipo, la gerencia, según asegura el diario St. Louis Post-Dispatch, podría permitirle a las novenas interesadas en el pelotero una ventana de negociación exclusiva para hablar directamente con él, en un esfuerzo por cortejarlo y convencerlo de la conveniencia de ir a tal o más cual conjunto.

Llámese desmantelamiento, al estilo del dueño original del equipo, Wayne Huizenga, o "ajustes del mercado", nombre metafórico que le dio el propietario anterior, Jeffrey Loria, cada vez que desmembró al conjunto.

Pero esto es lo que se viene si Stanton decide quedarse en Miami.

Así, además de Dee Gordon y el venezolano Martín Prado, colocados en vitrina desde hace semanas, podrían irse el dominicano Marcell Ozuna y Christian Yelich.

Ozuna está proyectado para ganar 10.9 millones en el arbitraje y Yelich siete millones bajo su actual contrato.

Los recortes vendrán por algún lado, pues además, se necesita dinero para mejorar un cuerpo de pitcheo que da ganas de llorar.

Entonces, la pregunta que se hacen muchos fanáticos en el sur de la Florida es ¿cómo pretenden Jeter y compañía atraer al público al Marlins Park si se desmantela el núcleo del equipo?

Porque de alguna manera, la gente la entendió la necesidad de deshacerse de Stanton y aceptó la idea.

Pero ver partir de golpe a Ozuna, Yelich, Gordon y quién sabe quiénes más es un golpe demasiado fuerte para una afición que ya ha sufrido demasiadas decepciones.

La gerencia insiste en que no se trata de un ultimátum a Stanton, sino una advertencia de lo que implicaría quedarse con los Marlins para encabezar una reconstrucción lenta y potencialmente agonizante.

Ante esta perspectiva, la solución final de este asunto podría llegar no más allá de la reunión invernal que sostendrán los dueños de equipos en Orlando entre el 10 y el 14 de diciembre.

Lo que está por verse es cuál de los dos finales escogen los guionistas para acabar la novela.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Han pasado cuatro semanas desde que terminó la Serie Mundial y los Yankees de Nueva York siguen sin manager.

Muchos nombres se mencionan en una ensalada mixta de posibilidades, pero en concreto, poco o nada ha salido a la luz.

Uno de los candidatos es el ex antesalista Aaron Boone, quien se desempeña como analista en ESPN.

Boone fue el autor de uno de los batazos más icónicos en la historia de la emblemática franquicia neoyorquina, aquel que dejó a los archirrivales Medias Rojas de Boston tendidos en el terreno en el undécimo inning del séptimo juego de la serie de campeonato de la Liga Americana del 2003 y envió a los Yankees a la Serie Mundial.

Muchos analistas coinciden en que es el ex jugador la persona más calificada para encabezar a este equipo joven, en plena reconstrucción, a pesar de que no tiene experiencia previa como director.

Pero su edad relativamente joven (44), su conocimiento del juego y su capacidad comunicativa y de análisis suman a su favor.

Otro de los nombres que emergió fue el del puertorriqueño Carlos Beltran, quien anunció su retiro después de ganar el clásico de octubre con los Astros de Houston, para poner fin de manera gloriosa a una gran carrera de 20 temporadas.

Beltrán manifestó su interés en manejar a los Mulos de Manhattan y desde allá respondieron que su aspiración era legítima y no se descartaba.

Y en medio de la espera por el nombramiento del próximo manager de los Yankees, se nos antoja un ejercicio de señalar ex jugadores, retirados en años recientes y que podrían cumplir como pilotos en franquicias en reconstrucción, como se encuentran los Yankees.

1. Paul Konerko, Medias Blancas de Chicago

 Paul Konerko
AP Photo/Paul Sancya
El primer nombre que viene a la mente es el de Paul Konerko, el defensor de la primera base de los Medias Blancas por 16 campañas.

En su última temporada, en el 2014, llegó a incluso mencionarse la posibilidad de que tuviera un papel de manager-jugador, esa figura ya desaparecida que tuvo a Pete Rose como su último exponente.

Konerko, de 41 años de edad actual, fue el capitán del equipo y su cara por casi dos décadas, por lo que podría resultar el manager ideal para una franquicia que no acaba de encontrar su rumbo.

2. Chipper Jones, Bravos de Atlanta

Jones
Benny Sieu/USA TODAY Sports
Próximo a entrar al Salón de la Fama de Cooperstown, Chipper Jones ha sido la figura más emblemática de los Bravos en los últimos 25 años.

Jones, de 45 años de edad, no ha conocido otra franquicia distinta a la de Atlanta, que lo escogió en el número uno de la primera ronda del reclutamiento amateur de 1990.

Sigue vinculado a los Bravos como asesor de la gerencia y es el tipo de modelo que todos dentro de la organización quieren imitar.

3. Jeff Conine, Marlins de Miami

Jeff Conine
Joel Auerbach/Getty Images
Reconocido con el sobrenombre de 'Míster Marlin', Conine fue uno de los jugadores fundadores de la franquicia en 1993 y el único que ha formado parte de los dos equipos campeones de las Series Mundiales de 1997 y 2003.

Respetado por los jugadores a lo largo de los años, habría sido posiblemente el dirigente ideal, pero los nuevos dueños encabezados por Derek Jeter y Bruce Sherman llegaron con la cuchilla bajita y cortaron a Conine y otras figuras emblemáticas dentro de la organización, con lo que murió de golpe esa probabilidad a futuro.

4. Jimmy Rollins, Filis de Filadelfia

Jimmy Rollins
AP Photo/Charlie Neibergall
Capitán del equipo campeón de la Serie Mundial del 2008, Jimmy Rollins defendió el campocorto de los Filis por 15 años, en una época en que brillaron otros peloteros como Chase Utley, Ryan Howard y Pat Burrell.

Pero Rollins sobresalió por encima del resto por su liderazgo e inteligencia para defender la llave del cuadro.

Lo hemos visto como analista de televisión y sus conocimientos puede transmitirlos a la pandilla de jovencitos que están tratando de devolverle a Filadelfia el brillo de la época de Rollins.

5. Barry Larkin, Rojos de Cincinnati

Barry Larkin
Steven Ryan for ESPN
Campocorto de los Rojos en las 19 temporadas que jugó en Grandes Ligas y miembro del Salón de la Fama, Barry Larkin es una de las figuras más respetadas y carismáticas dentro de la organización de Cincinnati.

Aunque ha manifestado interés en dirigir algún día, su única experiencia al frente de un equipo se limita al III Clásico Mundial de Béisbol, cuando condujo a la escuadra de Brasil, que dejó muy buena impresión, más allá de los resultados.

Profundo conocedor del juego, reafirmó su capacidad de análisis cuando trabajó como comentarista de la cadena ESPN.

Estuvo a un paso de dirigir a los Rays de Tampa Bay, pero la gerencia se decidió a última hora por Kevin Cash, su actual manager.

Suena como el ideal para liderar a este Cincinnati en reconstrucción que sueña con volver a ser algún día la Gran Maquinaria Roja.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


MIAMI - Aunque no es agente libre, Giancarlo Stanton es la pieza más codiciada en este invierno.

El poderoso jardinero derecho de los Marlins de Miami, líder en jonrones y carreras impulsadas de todas las Grandes Ligas en el 2017, es un fardo demasiado pesado para los nuevos dueños del equipo, que quieren deshacerse de él para quitarse de encima los 295 millones de dólares que tienen hipotecado el futuro financiero de la franquicia.

Desde que tomó control de las operaciones de los Marlins, el exastro de los Yankees, Derek Jeter, advirtió que en un principio serían necesarias decisiones impopulares en aras de crear una cultura ganadora a largo plazo.

Y quizás la más impopular de todas sería salir de Stanton para sanear las finanzas.

El Jugador Más Valioso de la Liga Nacional podría recibir el premio con un uniforme distinto a principios de la próxima temporada, algo que solamente ha ocurrido dos veces.

Eddie Collins fue el MVP de la Liga Americana en 1914 con los Atléticos de Filadelfia y en el invierno fue canjeado a los Medias Blancas de Chicago.

Lo mismo ocurrió con Alex Rodriguez, el Más Valioso del joven circuito en el 2003 con los Rangers de Texas y cambiado a los Yankees después de la temporada.

Stanton tiene el mayor contrato en la historia de cualquier deporte en cuanto a cantidad de dinero, 325 millones de dólares, por obra y gracia del dueño anterior, Jeffrey Loria, quien lo estructuró de una manera muy inteligente, cuando quizás no había pensado en vender a los Marlins.

Pero lo vendió y le dejó de herencia a Jeter y compañía el 91 por ciento de la deuda, a pagarse en las próximas diez campañas.

Stanton fue colocado en el mercado e inmediatamente comenzó a sonar el teléfono para preguntar por él.

¿Quién puede pagar por él?

El problema es que son pocas las franquicias con la capacidad de pagar los 295 millones que se le adeudan al toletero y los Marlins no están buscando compartir parte de la deuda.

Miami quiere alguien que se lo lleve completo, aunque en esto de los negocios no es una palabra demasiado absoluta.

Basta con que aparezca alguien con una oferta jugosísima (en cuanto a jugadores para intercambiar, de esas irrechazables), para que las conversaciones tomen un rumbo diferente.

Pero por ahora, los equipos más mencionados son los Gigantes de San Francisco, Dodgers de Los Ángeles, los Filis de Filadelfia y los Cardenales de San Luis.

Ahora bien, si una franquicia acepta tragarse la totalidad del contrato, no creo que los Marlins estén en condiciones de pedir mucho en el canje.

Olvídense, como he escuchado en peñas deportivas, que los Gigantes cedan a Madison Bumgarner o los Dodgers a alguna de sus estrellas de la lomita.

Con dejar a Miami libre de deuda ya es un paso importante, aunque obviamente se incluirán piezas menos valiosas en la transacción.

Giancarlo tiene una cláusula que le permite bloquear cualquier intento de canje y de hecho, ya dijo que a los Medias Rojas de Boston no le gustaría ir.

Como mismo dijo que no quiere ser parte de un equipo en reconstrucción -refiriéndose a los Marlins- pues ya ha visto este proceso varias veces.

El jugador siente que ya llegó la hora de ganar, algo que de inmediato no parece que vaya a suceder en Miami.

Si no desea vivir otro proceso reconstructivo, eso descarta automáticamente a los Filis, que viven exactamente este momento, aunque con muy buenas perspectivas.

También fuentes cercanas al pelotero habían mencionado un posible bloqueo a los Cardenales, que ya habrían hecho una oferta completa, con un paquete de prospectos de los más valiosos de su organización.

Sus preferencias se sitúan en la costa oeste, específicamente en California, donde nació y creció.

Giancarlo Stanton -- Marlins All-Star Game
Joe Cavaretta/South Florida Sun-Sentinel via AP¿Cuál será el destino de Stanton? ¿Se queda o se va?

¿Dodgers o Gigantes?

Irse a San Francisco sería un error garrafal, pues los Gigantes hoy son un equipo peor que los Marlins, necesitado también de una reedificación, con un sistema de ligas menores pobrísimo y sin proyecciones de desarrollo a corto plazo.

Podrían rearmarse a golpe de billete, pero está difícil que lo hagan si se gastan 295 millones en un solo jugador, así que allí Stanton se encontrará con una situación similar a la que pretende dejar aquí.

Encima de eso, allá deberá pagar más impuestos, pues las tasas de California son mucho más elevadas que en la Florida.

Entonces, el único destino lógico, donde el dinero corre a raudales para pagarle a él y a otras estrellas, donde la posibilidad de ganar es real y latente, es Los Angeles, en cuyo vecindario Panorama City bateó Stanton sus primeras pelotas.

Los Dodgers tienen la capacidad de absorber todo el pacto y además son una fábrica de prospectos, con seis de ellos entre los mejores 100 de todo el béisbol.

¿Y si no se va?

Alrededor de las negociaciones para un posible canje hay una gran nebulosa y ni siquiera Jeter u otros miembros de la directiva se han sentado a hablar con Stanton, tal como lo dejó saber el excampocorto de los Yankees en un reciente encuentro con los medios en Miami.

En una aparición esta semana en un show de televisión, el pelotero expresó que su deseo primario sería permanecer en Miami, única organización para la que ha jugado desde que fue escogido en la segunda ronda del reclutamiento del 2008.

¿Qué tal si Stanton decide aplicar en su totalidad su cláusula de no cambio y opta por echar por tierra cualquier negociación?

A fin de cuentas, su dinero está garantizado y el tiempo está a su favor.

En el 2020 tiene la opción de salirse del contrato y declararse agente libre.

Ya para entonces habrá cobrado 107 de los 325 millones y si la salud lo acompaña y su rendimiento se mantiene parecido al nivel que mostró en el 2017, no le será muy difícil conseguir un nuevo pacto por otros 300 millones, de acuerdo con las proyecciones del mercado.

Si Stanton decide quedarse en Miami al menos tres años más, entonces serán otros los que hagan sus maletas rumbo a nuevos destinos, porque de alguna manera habrá que arreglar lo que dejó Loria.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Giancarlo Stanton se convirtió en el primer jugador de los Marlins de Miami en ganar el premio de Jugador Más Valioso de la Liga Nacional, aunque posiblemente reciba el galardón con otro uniforme.

El poderoso jardinero derecho de los peces, en medio de fuertes negociaciones de canje, se impuso en una cerradísima votación a Joey Votto, primera base de los Rojos de Cincinnati, por apenas dos puntos de diferencia.

José Altuve tras disparar jonrón J7 SCLA
AP Photo/David J. Phillip

Stanton obtuvo diez votos de primer lugar, diez de segundo y cinco de tercero, para totalizar 302 puntos, mientras que Votto quedó con 300, gracias a diez sufragios de primer lugar, nueve de segundo y cuatro de tercero.

Paul Goldschmidt, el único de los tres finalistas que estuvo en la postemporada, quedó en tercer puesto con 239 unidades.

Stanton, en su primera temporada saludable desde el 2011, encabezó las Grandes Ligas en jonrones (59) y carreras impulsadas (132).

Sus 59 bambinazos son la mayor cifra conseguida por toletero alguno desde que Barry Bonds impuso el récord absoluto de 73 vuelacercas para una temporada en el 2001.

La última vez que un jugador de un equipo perdedor se llevó el MVP fue Alex Rodríguez en el 2003, cuando jugaba para los Rangers de Texas. El último ganador del premio en un equipo perdedor de la Liga Nacional fue Andre Dawson en 1987 con los Cachorros de Chicago.

Donde se esperaba una lucha más cerrada era en la Liga Americana entre el venezolano José Altuve, de los Astros de Houston, y el novato Aaron Judge, de los Yankees de Nueva York.

Sin embargo, el pequeño intermedista de los Astros recibió 27 votos de primer lugar y tres de segundo, para totalizar 405 puntos y dejar bien atrás al Juez, quien sumó 279. José Ramírez, de los Indios de Cleveland, quedó tercero con 237.

Giancarlo Stanton
AP Photo/Lynne Sladky

La consistencia mostrada durante todo el año por Altuve, líder de los bateadores (.346) y en hits (204) inclinó la balanza a su favor, pues aunque Judge encabezó el joven circuito en cuadrangulares (52), anotadas (128) y boletos (127), tuvo un profundo slump en el mes de agosto que lastimó sus números globales.

Lo único sorprendente en esta votación fue la diferencia entre los dos primeros. Eran tan parejos los argumentos a favor de uno y otro, que hubo quienes se aventuraron a pronosticar la posibilidad de un empate y la concesión de un premio compartido por ambos peloteros.

Altuve es el segundo jugador de los Astros en llevarse el premio, después que lo hiciera Jeff Bagwell en 1994.

El galardón es la guinda sobre el pastel para una temporada de ensueño del pequeño venezolano, campeón en la Serie Mundial.

Desde que comenzó la era de los comodines, sólo Altuve, Kris Bryant y Buster Posey se han llevado el MVP y el anillo de campeones en el mismo año.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El más esperado y polémico de todos los premios que reparte la Asociación de Escritores de Béisbol de Estados Unidos (BBWAA, por sus siglas en inglés) es el de Jugador Más Valioso.

En primer lugar, porque no hay una definición clara de lo que significa ser "más valioso" y cada cual interpreta el término como mejor le parece.

¿Es más valioso el que mejores estadísticas individuales puso sobre la mesa?

¿O aquel cuya actuación fue clave en que su equipo avanzara a la postemporada?

¿Y qué culpa tiene alguien con los números más sobresalientes estar en un equipo malo, sin nadie que lo acompañe a tirar del carro?

Stanton Votto Goldschmidt JMV
AP PhotosGiancarlo Stanton de los Marlins, Joey Votto de los Rojos y Paul Goldschmidt de los Diamondbacks son los finalistas al premio de Jugador Más Valioso de la Liga Nacional.
Por lo pronto, sabemos que el JMV de la Liga Nacional está entre Giancarlo Stanton, de los Marlins de Miami, Paul Goldschmidt, de los Diamondbacks de Arizona, y el canadiense Joey Votto, de los Rojos de Cincinnati.

Judge Ramirez Altuve JMV
AP PhotosAaron Judge de los Yankees, José Ramírez de los Indios y José Altuve de los Astros son los finalistas al premio de Jugador Más Valioso de la Liga Americana en el 2017.
Y el de la Americana saldrá entre Aaron Judge, de los Yankees de Nueva York, el venezolano José Altuve, de los campeones Astros de Houston, y el dominicano José Ramírez, de los Indios de Cleveland.

Vale aclarar que lo hecho en la postemporada por Goldschmidt, Judge, Altuve y Ramírez no cuenta absolutamente para nada en la definición de los galardones, pues la votación de la BBWAA cerró antes de que comenzaran los playoffs.

Las únicas estadísticas que cuentan son las de la campaña regular y basados en eso, Stanton, Goldschmidt y Votto, por el viejo circuito, y Altuve, El Juez y Ramírez, por el joven, fueron los que más votos recibieron de los periodistas.

Dustin Bradford/Getty ImagesNolan Arenado y Charlie Blackmon fueron dejados fuera de los finalistas en la Liga Nacional.
La primera injusticia aflora ante la ausencia de Charlie Blackmon y/o Nolan Arenado, ambos de los Rockies de Colorado, piezas fundamentales en la primera visita de su equipo a la postemporada desde el 2009.

Tratemos de meternos en la cabeza de algunos colegas. Hay quienes ven como hándicap que Blackmon y Arenado jueguen la mitad de sus partidos en el Coors Field de Denver, a una milla sobre el nivel del mar, donde la pelota vuela más que en cualquier otro parque.

¿Y? Allí juegan ellos y los otros 23 compañeros de su equipo y no todos pusieron grandes guarismos. El mérito de lo que hicieron nadie puede escatimárselo sobre la base de un argumento geográfico.

Quizás, el hecho de pertenecer a un mismo equipo -- y pasa muchas veces -- haya conspirado en su contra, como si se robaran votos entre sí, pero de todos modos, el que no estén ellos y sí aparezca Votto es injusto.

Blackmon fue líder de los bateadores (.331) de la Nacional y encabezó todo el béisbol en hits (213), triples (14) y anotadas (137).

Además, despachó 37 cuadrangulares y remolcó 104 carreras.

En promedio, anotadas, hits, dobles, triples, jonrones, impulsadas y bases robadas, el jardinero central de los Rockies superó al primera base de Cincinnati, quien sólo tuvo más bases por bolas, promedio de embasamiento y WAR, esa sacrosanta estadística sabermétrica donde dos más dos no siempre es cuatro.

Señores sabermétricos que pretenden reinventar un deporte que nunca han jugado y que sólo ven a través de una computadora: búsquenme al primer fanático que diga ir al parque a ver al líder en WAR o de más alto OBP y les doy un premio.

Sólo en sus mentes pseudocientíficas, un jugador con menos average, imparables, extrabases de todo tipo, carreras anotadas y empujadas y almohadillas estafadas es mejor que uno que lo supera en cada uno de esos departamentos.

Las estadísticas del canadiense de los Rojos fueron incluso inferiores en casi todos los renglones que las de Arenado y del dominicano Marcell Ozuna, de los Marlins, quien no figura entre los finalistas tampoco.

Ozuna también logró mejores cifras que Goldschmidt en cuanto a jonrones, remolcadas y average, las tres ramas de la Triple Corona.

Giancarlo Stanton
Christian Petersen/Getty ImagesGiancarlo Stanton se convertiría en el primer jugador en la historia de la franquicia de los Marlins en ganar el premio de JMV.
Entonces, el JMV del viejo circuito lo debería ganar, ante la ausencia de Blackmon, el poderoso jardinero derecho de Miami, líder absoluto en vuelacercas (59) e impulsadas (132).

Stanton se convertiría en el primer jugador en la historia de la franquicia en ganar el premio, aunque podría recibirlo con otro uniforme, pues cada vez son más fuertes los rumores de canje que lo envuelven.

Aaron Judge
Elsa/Getty ImagesAaron Judge encabezó la LA en HR (52, récord para debutantes), anotadas (128), BB (127), y además fue segundo en la liga en impulsadas (112), en slugging (.627), en promedio de embasamiento (.422) y en OPS (1.049).
En la Americana, la extraordinaria campaña de Judge debería darle de golpe los premios de Novato del Año y Jugador Más Valioso.

¿Cómo podrían los votantes de la Asociación de Escritores de Béisbol de América ignorar a alguien que encabezó el joven circuito en jonrones (52, récord para debutantes), carreras anotadas (128) y bases por bolas (127)?

Que además, fue segundo en la liga en impulsadas (112), en slugging (.627), en promedio de embasamiento (.422) y en OPS (1.049).

Para complacer también a los amantes de las estadísticas sabermétricas, El Juez tuvo el mayor WAR (8.8) del joven circuito y sí, fue líder en ponches (208), departamento que en el 2014 encabezó Mike Trout cuando ganó el primero de sus dos JMV.

El Juez tuvo posiblemente el debut más impresionante de cualquier pelotero en la historia y merece convertirse en el tercer jugador en archivar ambos galardones de MVP y Novato del Año, algo que anteriormente consiguieron Fred Lynn, de los Medias Rojas de Boston en 1975, y el japonés Ichiro Suzuki, con los Marineros de Seattle, en el 2001.

En los últimos 40 años, sólo tres jugadores de los Yankees han ganado el premio de JMV: Thurman Munson en 1976, Don Mattingly en 1985 y Alex Rodríguez, quien lo consiguió dos veces, en el 2005 y 2007.

El joven de 25 años fue la pieza fundamental en el renacer de una franquicia en pleno proceso de reconstrucción y que pocos esperaban ver en los playoffs tan pronto como esta campaña.

Judge tiene en Altuve a su rival más directo, con un pie y una pulgada menos de estatura que el de Nueva York, pero que crece hasta el infinito cuando entra a la caja de bateo.

Ganó su tercera corona de bateo (.346) y segunda en fila, además de conseguir su cuarta campaña consecutiva con más de 200 imparables, aunque con cifras inferiores a Judge en la mayoría de los otros departamentos.

El venezolano fue el alma de los Astros, echándose sobre sus hombros el peso del equipo, sobre todo durante la ausencia por lesión del puertorriqueño Carlos Correa, mientras que Ramírez, si bien fue fundamental para la Tribu, tiene números inferiores a Judge y Altuve y está de más en esta pelea.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


MIAMI -- ''Si Giancarlo Stanton llega a 60 jonrones, no hay quien le quite el MVP''.

Ese era el comentario generalizado en el Marlins Park el jueves, luego de que el toletero despachara sus cuadrangulares 58 y 59 de la temporada y quedara a un paso de incluirse en la exclusiva lista que integran Babe Ruth, Roger Maris, Sammy Sosa, Mark McGwire y Barry Bonds como los únicos en la historia con 60 o más bambinazos en una campaña.

Solamente Ruth, en 1927, y Maris, en 1961, consiguieron semejante cantidad, antes de la generación de los esteroides, entiéndase Bonds, McGwire y Sosa.

¿Qué diferencia hace un jonrón más para que Stanton sea considerado el Jugador Más Valioso en la Liga Nacional?

Esa fascinación inexplicable de los humanos por los números cerrados no puede restarle méritos a la labor del jugador de los Marlins de Miami, quien además de encabezar todo el béisbol en vuelacercas, va de co-líder en carreras impulsadas (129), empatado con Nolan Arenado. Además, es puntero en promedio de slugging, con .636.

Giancarlo Stanton -- Miami Marlins
Rob Carr/Getty ImagesSi Giancarlo Stanton sigue desforrando pelotas y logra convertirse en el primer bateador con 60 cuadrangulares desde el 2001, podría ser también el primer pelotero de la franquicia miamense en llevarse el codiciado galardón de JMV.

Aun cuando no lo logre, Stanton ha sido protagonista de la mejor historia individual del 2017 en su liga y negarle el premio sería una injusticia.

Nadie busca con esto restarle brillo al trabajo realizado por Paul Goldschmidt y J.D. Martínez, de los Diamondbacks de Arizona, o porArenado y Charlie Blackmon, de los Rockies de Colorado, los otros nombres que se mencionan cuando se habla del MVP del viejo circuito.

Todos han tenido campañas sobresalientes, como la ha tenido el dominicano Marcell Ozuna, también de los Marlins, con números muy parecidos a los cuatro anteriormente mencionados.

Pero lo de Stanton, más que sobresaliente, ha sido extraordinario, aunque algunos esgriman como argumento en su contra el hecho de que Miami no avanzó a la postemporada y terminó por octava campaña seguida con récord negativo.

El béisbol es un deporte colectivo. ¿Qué culpa tiene un jugador que el resto de sus compañeros no tire de la carreta con la misma fuerza que él?

Stanton hizo su trabajo, pero de él no depende que el cuerpo de pitcheo de los peces haya sido un desastre mayúsculo, que el bullpen haya desperdiciado 25 oportunidades de salvamentos, que de haberse concretado podían haber cambiado la suerte del equipo.

El que el equipo del candidato no haya avanzado a los playoffs no debería influir en la decisión de los votantes de la Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA), a menos que se establezca como criterio unificado.

Porque mientras el argumento se usa para algunos casos, se ignora en otros y sobran los casos de Jugadores Más Valiosos cuyos equipos no han clasificado a la fiesta de octubre.

No busquen muy lejos. Mike Trout fue el ganador del premio en la Liga Americana en el 2016 y Angelinos de Los Ángeles terminaron en el penúltimo lugar de la división del Oeste, con récord perdedor de 74-88.

En el 2003, cuando Alex Rodríguez ganó el primero de los tres premios de su carrera, los Texas Rangers tampoco fueron a ningún lado.

Barry Bonds se llevó el galardón en siete ocasiones, tres con los Pittsburgh Pirates y cuatro con los Gigantes de San Francisco.

En tres de ellas, sus equipos tampoco avanzaron, incluido el 2001, el año en que impuso el récord vigente de 73 cuadrangulares.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.