Get ADOBE® FLASH® PLAYER
BBEN: Los posibles ganadores del Más Valioso en la Liga Americana
El más esperado y polémico de todos los premios que reparte la Asociación de Escritores de Béisbol de Estados Unidos (BBWAA, por sus siglas en inglés) es el de Jugador Más Valioso.

En primer lugar, porque no hay una definición clara de lo que significa ser "más valioso" y cada cual interpreta el término como mejor le parece.

¿Es más valioso el que mejores estadísticas individuales puso sobre la mesa?

¿O aquel cuya actuación fue clave en que su equipo avanzara a la postemporada?

¿Y qué culpa tiene alguien con los números más sobresalientes estar en un equipo malo, sin nadie que lo acompañe a tirar del carro?

Stanton Votto Goldschmidt JMV
AP PhotosGiancarlo Stanton de los Marlins, Joey Votto de los Rojos y Paul Goldschmidt de los Diamondbacks son los finalistas al premio de Jugador Más Valioso de la Liga Nacional.
Por lo pronto, sabemos que el JMV de la Liga Nacional está entre Giancarlo Stanton, de los Marlins de Miami, Paul Goldschmidt, de los Diamondbacks de Arizona, y el canadiense Joey Votto, de los Rojos de Cincinnati.

Judge Ramirez Altuve JMV
AP PhotosAaron Judge de los Yankees, José Ramírez de los Indios y José Altuve de los Astros son los finalistas al premio de Jugador Más Valioso de la Liga Americana en el 2017.
Y el de la Americana saldrá entre Aaron Judge, de los Yankees de Nueva York, el venezolano José Altuve, de los campeones Astros de Houston, y el dominicano José Ramírez, de los Indios de Cleveland.

Vale aclarar que lo hecho en la postemporada por Goldschmidt, Judge, Altuve y Ramírez no cuenta absolutamente para nada en la definición de los galardones, pues la votación de la BBWAA cerró antes de que comenzaran los playoffs.

Las únicas estadísticas que cuentan son las de la campaña regular y basados en eso, Stanton, Goldschmidt y Votto, por el viejo circuito, y Altuve, El Juez y Ramírez, por el joven, fueron los que más votos recibieron de los periodistas.

Dustin Bradford/Getty ImagesNolan Arenado y Charlie Blackmon fueron dejados fuera de los finalistas en la Liga Nacional.
La primera injusticia aflora ante la ausencia de Charlie Blackmon y/o Nolan Arenado, ambos de los Rockies de Colorado, piezas fundamentales en la primera visita de su equipo a la postemporada desde el 2009.

Tratemos de meternos en la cabeza de algunos colegas. Hay quienes ven como hándicap que Blackmon y Arenado jueguen la mitad de sus partidos en el Coors Field de Denver, a una milla sobre el nivel del mar, donde la pelota vuela más que en cualquier otro parque.

¿Y? Allí juegan ellos y los otros 23 compañeros de su equipo y no todos pusieron grandes guarismos. El mérito de lo que hicieron nadie puede escatimárselo sobre la base de un argumento geográfico.

Quizás, el hecho de pertenecer a un mismo equipo -- y pasa muchas veces -- haya conspirado en su contra, como si se robaran votos entre sí, pero de todos modos, el que no estén ellos y sí aparezca Votto es injusto.

Blackmon fue líder de los bateadores (.331) de la Nacional y encabezó todo el béisbol en hits (213), triples (14) y anotadas (137).

Además, despachó 37 cuadrangulares y remolcó 104 carreras.

En promedio, anotadas, hits, dobles, triples, jonrones, impulsadas y bases robadas, el jardinero central de los Rockies superó al primera base de Cincinnati, quien sólo tuvo más bases por bolas, promedio de embasamiento y WAR, esa sacrosanta estadística sabermétrica donde dos más dos no siempre es cuatro.

Señores sabermétricos que pretenden reinventar un deporte que nunca han jugado y que sólo ven a través de una computadora: búsquenme al primer fanático que diga ir al parque a ver al líder en WAR o de más alto OBP y les doy un premio.

Sólo en sus mentes pseudocientíficas, un jugador con menos average, imparables, extrabases de todo tipo, carreras anotadas y empujadas y almohadillas estafadas es mejor que uno que lo supera en cada uno de esos departamentos.

Las estadísticas del canadiense de los Rojos fueron incluso inferiores en casi todos los renglones que las de Arenado y del dominicano Marcell Ozuna, de los Marlins, quien no figura entre los finalistas tampoco.

Ozuna también logró mejores cifras que Goldschmidt en cuanto a jonrones, remolcadas y average, las tres ramas de la Triple Corona.

Giancarlo Stanton
Christian Petersen/Getty ImagesGiancarlo Stanton se convertiría en el primer jugador en la historia de la franquicia de los Marlins en ganar el premio de JMV.
Entonces, el JMV del viejo circuito lo debería ganar, ante la ausencia de Blackmon, el poderoso jardinero derecho de Miami, líder absoluto en vuelacercas (59) e impulsadas (132).

Stanton se convertiría en el primer jugador en la historia de la franquicia en ganar el premio, aunque podría recibirlo con otro uniforme, pues cada vez son más fuertes los rumores de canje que lo envuelven.

Aaron Judge
Elsa/Getty ImagesAaron Judge encabezó la LA en HR (52, récord para debutantes), anotadas (128), BB (127), y además fue segundo en la liga en impulsadas (112), en slugging (.627), en promedio de embasamiento (.422) y en OPS (1.049).
En la Americana, la extraordinaria campaña de Judge debería darle de golpe los premios de Novato del Año y Jugador Más Valioso.

¿Cómo podrían los votantes de la Asociación de Escritores de Béisbol de América ignorar a alguien que encabezó el joven circuito en jonrones (52, récord para debutantes), carreras anotadas (128) y bases por bolas (127)?

Que además, fue segundo en la liga en impulsadas (112), en slugging (.627), en promedio de embasamiento (.422) y en OPS (1.049).

Para complacer también a los amantes de las estadísticas sabermétricas, El Juez tuvo el mayor WAR (8.8) del joven circuito y sí, fue líder en ponches (208), departamento que en el 2014 encabezó Mike Trout cuando ganó el primero de sus dos JMV.

El Juez tuvo posiblemente el debut más impresionante de cualquier pelotero en la historia y merece convertirse en el tercer jugador en archivar ambos galardones de MVP y Novato del Año, algo que anteriormente consiguieron Fred Lynn, de los Medias Rojas de Boston en 1975, y el japonés Ichiro Suzuki, con los Marineros de Seattle, en el 2001.

En los últimos 40 años, sólo tres jugadores de los Yankees han ganado el premio de JMV: Thurman Munson en 1976, Don Mattingly en 1985 y Alex Rodríguez, quien lo consiguió dos veces, en el 2005 y 2007.

El joven de 25 años fue la pieza fundamental en el renacer de una franquicia en pleno proceso de reconstrucción y que pocos esperaban ver en los playoffs tan pronto como esta campaña.

Judge tiene en Altuve a su rival más directo, con un pie y una pulgada menos de estatura que el de Nueva York, pero que crece hasta el infinito cuando entra a la caja de bateo.

Ganó su tercera corona de bateo (.346) y segunda en fila, además de conseguir su cuarta campaña consecutiva con más de 200 imparables, aunque con cifras inferiores a Judge en la mayoría de los otros departamentos.

El venezolano fue el alma de los Astros, echándose sobre sus hombros el peso del equipo, sobre todo durante la ausencia por lesión del puertorriqueño Carlos Correa, mientras que Ramírez, si bien fue fundamental para la Tribu, tiene números inferiores a Judge y Altuve y está de más en esta pelea.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Habemus quinto juego.

Luis Severino se reivindicó después de su corta salida en el juego de comodines y Joe Girardi no cometió esta vez errores de principiante.

Los Yankees de Nueva York vencieron 7-3 a los Indios de Cleveland y forzaron un quinto y decisivo juego el miércoles, en el Progressive Field.

Severino, con apenas un tercio de actuación ante Mellizos de Minnesota en el partido entre wildcards, se creció esta vez en el choque en que la suerte de su equipo dependía totalmente de él y tiró siete sólidas entradas, a ritmo de nueve ponches y un solo boleto.

Con un bullpen sobrecargado de trabajo, esta vez Girardi confió al máximo en su abridor, quien realizó 113 lanzamientos, varios de ellos sobre 100 millas por hora en el último inning que trabajó, a diferencia del viernes, cuando le quitó demasiado temprano la pelota a CC Sabathia. Primer error subsanado.

Luis Severino celebra ponche ante Indios
AP Photo/Kathy Willens

En el octavo mandó a la loma al también dominicano Dellin Betances, de gran faena hasta ahora en los playoffs, pero derrotado el viernes al exigirle más trabajo del que puede hacer.

Esta vez Betances se presentó descontrolado y tras caminar a los dos primeros bateadores que enfrentó, Girardi le aplicó temprano la alzadora. Segundo error subsanado.

Tommy Kanhle realizó un relevo sensacional, al ponchar a cinco de los seis bateadores que enfrentó y cortar de golpe la amenazade los Indios.

Importante la labor de Kahnle, más allá de sus dos innings en blanco, pues permitió a Girardi no tener que apelar a David Robertson y al cerrador cubano Aroldis Chapman, quienes han trabajado de manera combinada diez episodios en lo que va de postemporada.

Y aunque subsanó sus errores, Girardi sabe que esta serie debió haberse acabado ya, sorpresivamente a favor de sus muchachos.

Uno que debe estar preocupado es Terry Francona, el manager de Cleveland, pues ahora toda la presión la tiene el equipo que salió como amplio favorito y que de pronto dejó crecer a un grupo de muchachos inspirados que pueden terminar enterrando a la Tribu.

La mejor prueba de esa peligrosa inspiración fue la capacidad de los Yankees de aprovechar los errores del contrario.

Una pifia del antesalista colombiano Giovanny Urshela fue el detonante de un racimo de cuatro que hizo saltar del montículo a Trevor Bauer, el verdugo de Nueva York en el choque inicial de la serie.

Es cierto que las cuatro carreras se anotan como sucias, pero tras el que debió ser el tercer out, los Yankees castigaron duro a Bauer para redondear la cosecha con un doblete de Aaron Judge, el Juez que aplicó la ley beisbolera de que ''después del error, viene el palo''.

Fueron en total cuatro las marfiladas de la defensa de Cleveland y casi todas costaron carreras. De hecho, seis de las siete anotaciones de los Mulos fueron inmerecidas.

Para el miércoles ya se anunciaron los abridores, Sabathia por los visitantes y Corey Kluber por los anfitriones.

La lógica indica que la balanza debería inclinarse para los Indios, pues no todos los días Kluber recibe la paliza que le dieron los Yankees el viernes pasado.

Pero no siempre el béisbol entiende de lógica y nadie puede quitarle hoy a los fanáticos de los Yankees el derecho a soñar en grande.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El cubano Aroldis Chapman puso fin a la polémica con su manager Joe Girardi de la mejor manera posible.

Luego de darle Like a un comentario en Instagram de alguien que pedía que la gerencia de los Yankees de Nueva York no renovaran el contrato de Girardi después de las barrabasadas que costaron el triunfo en el segundo juego de la serie divisional contra los Indios de Cleveland, Chapman salió a lanzar llamas desde el octavo episodio, para asegurar el triunfo 1-0 y dejar atrás la tormenta que creó dentro del clubhouse.

Para momentos como estos fue que los Yankees le dieron un contrato de 86 millones al cubano, convirtiéndolo en el relevista mejor pagado de la historia.

Cinco outs, cuatro de ellos por la vía del ponche, con envíos de hasta 104 millas por hora, terminaron por congelar a los bateadores de los Indios, a quienes ya Masahiro Tanaka había enfriado por espacio de siete episodios.

Ahora Chapman lleva en la postemporada 4.2 innings en blanco, con nueve abanicados de los 14 bateadores que ha retirado.

Luego de una racha fatal, en que incluso era abucheado en cada salida y hasta perdió temporalmente en puesto de cerrador, el zurdo lleva 14 apariciones seguidas inmaculadas, con 26 ponches en 16.2 tramos y no permite carreras desde el 25 de agosto.

El japonés Tanaka también reivindicó de cierta forma a Girardi, al justificar la decisión del dirigente de reservarlo para el tercer partido de la serie.

La explicación que dio en su momento el timonel de los Yankees se basó en el rendimiento del nipón en casa, muuuucho mejor que en la carretera.

Ahora, contando su última salida en la campaña regular, Tanaka lleva 14 episodios en blanco en el Yankee Stadium, con seis imparables permitidos y 22 ponches propinados, con un solo boleto.

Los Yankees están vivos y buscarán ahora empatar la serie de la mano del joven dominicano Luis Severino, su mejor lanzador en la temporada regular y en busca de redención, luego de su estrepitosa caída en el juego de comodines ante los Minnesota Twins.

Severino apenas sacó un out en ese partido y permitió tres limpias y cuatro hits, dos de ellos jonrones, aunque su equipo logró remontar para llevarse el triunfo.

En la trinchera opuesta estará el derecho Trevor Bauer, verdugo de Nueva York en el primer choque de esta serie.

Bauer pintó de blanco a sus rivales en 6.2 episodios, con ocho ponches, y no fue hasta el sexto que permitió el primero de los dos únicos hit que aceptó en su actuación.

Sin embargo, lo hará esta vez con tres días de descanso solamente y además, lo hará fuera de casa, donde sus resultados no han sido iguales que en el Progressive Field de Cleveland.

En casa tuvo récord de 10-4 y efectividad de 3.93, mientras que en la carretera lanzó para 7-5 y promedio de limpias de 4.54.

No obstante, el reporte meteorológico señala mucha lluvia para el noreste del país este lunes, por lo que la probabilidad de que se suspenda el partido es grande.

Eso beneficiaría a Bauer....y a Chapman, que ya ha visto una sobrecarga de trabajo, similar a la que sufrió el pasado año a manos de Joe Maddon y estuvo a punto de costarle la Serie Mundial a los Cachorros de Chicago.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Por eso el béisbol es el deporte más grande y bello del mundo.

Porque el juego no se acaba hasta que se acaba y un equipo puede sacarle al rival un partido del congelador, como hicieron los Indios de Cleveland ante los Yankees de Nueva York en el segundo partido de la serie divisional.

Luego de ver cómo los Yankees masacraban a su astro Corey Kluber con seis carreras en dos innings y dos tercios, la tribu remontó una desventaja de 8-3, forzó cuatro entradas extras, más allá de la novena, para imponerse 9-8 y poner la serie en punto de mate.

Sin quitarle mérito a los Indios, que nunca se rindieron a pesar del golpe psicológico que pudo representar la paliza que recibió Kluber, el juego, en gran medida, lo perdió Nueva York y principalmente su manager Joe Girardi.

En primer lugar, por quitarle la pelota demasiado temprano a su abridor CC Sabathia y apelar antes de tiempo a un bullpen sometido a un trabajo intenso en los dos primeros partidos de la postemporada.

Francisco Lindor pega grand slam ante Yankees
AP Photo/Phil Long

El veterano zurdo, quien tenía récord de 8-0 cada vez que lanzaba después de una derrota de los Yankees, había mostrado solidez en su actuación y sólo tenía 77 pitcheos después de cinco innings y un tercio.

Con ventaja de 8-3 en la pizarra, Girardi entró en pánico y sacó a Sabathia con un out y un corredor en la inicial.

El remedio no pudo ser peor. Chad Green, de gran relevo en el juego de comodines ante los Mellizos de Minnesota, llenó las bases y permitió grand slam de Francisco Lindor que puso el marcador 8-7.

Pero antes de eso, lo imperdonable fue no apelar a la tecnología y reclamar un supuesto pelotazo a Lonnie Chisenhall, que fue el que llenó las bases antes del cuadrangular de Lindor, a pesar de que el cátcher Gary Sánchez le pedía a gritos que solicitara la revisión del video.

Luego, volvió a estirar en exceso el trabajo de David Robertson, que el martes había trabajado 3.1 capítulos y ahora tuvo que laborar por 1.2 episodios.

¿Resultado? Robertson parece haber sentido el lógico cansancio por tanta faena y toleró jonrón de Jay Bruce en el octavo que igualó las acciones y forzó el extrainnings.

Para rematar, en el final de la decimotercera entrada, con la potencial carrera de la victoria en segunda y la primera almohada desocupada, optó por lanzarle al brasileño Yan Gomes, quien le decidió el encuentro con cañonazo sobre la raya de tercera base que dejó a los Yankees tendidos sobre el terreno del Progressive Field de Cleveland.

Es una jugada que forma parte del ABC del béisbol. Girardi debió ordenar el boleto intencional para Gomes, para crear la posibilidad de una doble matanza salvadora.

En el cierre del décimo, con hombre en segunda y el propio brasileño al bate, Girardi lo envió gratis a primera, mientras Aroldis Chapman dominaba cómodo al debutante dominicano Erik González para el tercer out del inning.

Entonces, ¿por qué no hacerlo de nuevo tres episodios más tarde? Eso le costó el triunfo.

A las torpezas de Girardi súmenle el error del venezolano Ronald Torreyes, enviado a correr de emergente en segunda por Todd Frazier, quien había llegado a la intermedia sin outs por un error de González en la alta del undécimo.

Gomes disparó un misil a segunda y sorprendió a Torreyes que se había separado demasiado de la base, cortando de golpe la amenaza de los Yankees.

La decisión inicial del umpire Brian O'Nora fue declarar safe al venezolano en una jugada cerradísima en la intermedia, pero a diferencia de Girardi, el manager de los Indios, Terry Francona, sí apeló al video y los árbitros revirtieron la sentencia inicial.

Después de semejante cúmulo de despropósitos, los Yankees parecen encaminados a sufrir una barrida, aunque las acciones se trasladan ahora a Nueva York.

Pero después de perder un partido que estaba prácticamente en la nevera es un golpe demasiado fuerte de asimilar y tener una recuperación milagrosa.

No ante esta tribu que parece predestinada a cosas muy grandes en el 2017.ç

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Ahora, con el periódico de ayer debajo del brazo, Terry Francona luce como un genio.

Contra la más elemental lógica, el manager de los Indios de Cleveland le entregó la pelota a Trevor Bauer para el primer juego de la serie divisional contra los Yankees de Nueva York, en lugar de apelar a su principal as, Corey Kluber, por aquello de que "quien da primero, da dos veces".

En 99 de 100 oportunidades, cualquier director comenzaría una serie corta con su mejor hombre, en lugar de reservarlo para el Juego 2.

Pero de todos modos, la jugada le salió a Francona a pedir de boca y Bauer lanzó uno de los mejores partidos de su carrera, al mantener a los Yankees sin hits por 5.1 innings, para llevar a los Indios a un tranquilo triunfo de 4-0.

Sólo Aaron Hicks, con doblete en el sexto, y el dominicano Starlin Castro, con sencillo en el séptimo, pudieron descifrar los envíos del serpentinero.

Trevor Bauer
Ken Blaze/USA TODAY SportsLa jugada del manager de los Indios de poner a Trevor Bauer por encima de Corey Kluber para el Juego 1 de la SDLA le salió a la perfección y ahora Francona puede usar a su candidato al Cy Young para buscar poner la serie 2-0 antes de irse a Nueva York.
Después de 98 pitcheos y 6.2 episodios, le dejó el encuentro en las manos a Andrew Miller y el cerrador Cody Allen, con dos innings y un tercio en blanco, con un solo imparable permitido.

Entre el abridor y los dos apagafuegos propinaron 14 ponches, siete de ellos repartidos entre Aaron Judge, Gary Sánchez y Didi Gregorius, quienes se fueron de 12-0 de manera combinada.

Bauer no lanzaba desde el 29 de septiembre, mientras que Kluber trabajó por última vez un día después.

Francona optó por seguir el turno de aperturas para que el primero no se fuera de paso por descanso excesivo y el segundo no trabajara con poco tiempo de receso.

Con sus días normales, Bauer tiró una joya y ahora Cleveland, con ventaja de 1-0 en la serie, tiene a su mejor hombre descansado para tratar de poner la balanza 2-0 antes de que las acciones se trasladen al Yankee Stadium.

Lujo que se pueden dar los Indios y muy pocos equipos, no así los Yankees, cuyas esperanzas residen en que sus abridores puedan andar por buen camino al menos cinco episodios para poder poner a funcionar el bullpen, su arma más poderosa.

Dentro de la derrota, el manager Joe Girardi tuvo un rayo de esperanza, cuando el dominicano Dellin Betances ponchó a los tres bateadores que enfrentó en el octavo.

Es cierto que en la situación que entró a lanzar tenía poca presión y ninguna ventaja que preservar, pero ver el dominio y control sobre sus envíos es una buena señal de que Girardi puede contar nuevamente con él, luego de que atravesara un mal momento en los finales del calendario regular.

De esta manera, Betances se une de nuevo a David Robertson, Chad Green, Tommy Kahnle y Aroldis Chapman en la línea de fusileros de lujo.

El problema es que todos ellos tengan la oportunidad de salir a hacer su trabajo aunque sea con una mínima ventaja que defender y sus compañeros a la ofensiva sean capaces de producir carreras.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Cada año, antes de comenzar la temporada beisbolera de Grandes Ligas, escogemos una decena de jugadores que por diferentes razones vale la pena seguir durante la campaña.

A menos de una semana de cumplirse el calendario regular, es la hora de la calificación final para los escogidos del 2017.

1.- Bryce Harper (A)

Bryce Harper
Rich Schultz/Getty Images
Cuando Giancarlo Stanton se convirtió en el 2015 en el primer pelotero con un contrato superior a los 300 millones de dólares se comenzó de inmediato a especular quién podría ser el que rompiera la barrera de los 400 millones.

El año pasado se llegó a mencionar incluso que Bryce Harper podría firmar, cuando llegara a la agencia libre, por más de 500 millones, sin escala en los 400.

Independientemente de que la cifra suena a locura, la pregunta era entonces ¿por cuál Harper algún equipo va a desembolsar 500 millones de dólares?

¿Por el que fue Novato del Año de la Liga Nacional en el 2012 y Jugador Más Valioso en el 2015?

¿O por el Harper que vimos en el 2016, cuyos números cayeron estrepitosamente en casi todos los indicadores ofensivos y lo convirtieron de un jugador excepcional a uno promedio?

Pues Harper regresó en su mejor versión este año, aunque una tremenda lesión a mediados de agosto descarriló una temporada en que llevaba paso para ser el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional, con average de .326, 29 jonrones y 87 impulsadas.

Recién acaba de reincorporarse al equipo, con la esperanza de ser factor para los Nacionales en la postemporada.

2.- Andrew Benintendi (A)

Rich Gagnon/Getty Images
Llegó con el aval de ser el prospecto número uno de todo el béisbol, para defender el jardín izquierdo de los Boston Red Sox en su primera temporada completa en las Mayores, luego de una breve estancia en Grandes Ligas en el 2016, donde dejó muy buena impresión.

Si Aaron Judge no hubiera explotado a la ofensiva de la manera descomunalmente única en que lo hizo, Benintendi sería quizás el más sólido candidato al premio de Novato del Año en el joven circuito, pues ha sido, a pesar de sus 22 años y su corta experiencia, una de las piezas claves en la alineación de Boston en la era post David Ortiz.

3.- Gary Sánchez (A)

Gary Sanchez
Adam Hunger/Getty Images
Luego de su espléndido debut en el 2016, cuando se reveló como el secreto mejor guardado hasta entonces por los Yankees, el cátcher dominicano tuvo un arranque lento, hasta que fue tomando su paso, en ocasiones avasallador.

Su dupla con Judge le garantiza al equipo una dupla ofensiva de terror, al estilo Ruth-Gehrig o Mantle-Maris.

Sin embargo, lo que enseñó en la defensa apunta que más temprano que tarde cambiará de posición a otra menos exigente que la receptoría, donde exhibe demasiadas deficiencias, imperdonables para quien aspira a conducir el pitcheo de un conjunto con grandes aspiraciones.

4.- Greg Bird (F)

Greg Bird
Kim Klement/USA TODAY Sports
El primera base Greg Bird estuvo ausente por todo el 2016 debido a una lesión que sufrió en los entrenamientos primaverales del pasado año.

En su breve estancia de 46 juegos en las Mayores en el 2015 se ganó las rayas del famoso uniforme, sobre todo, por la oportunidad con que conectó varios de sus 11 cuadrangulares.

Pero luego de un entrenamiento de primavera excepcional, su arranque fue decepcionante y transitó por toda la temporada cargando una bolsa de distintas lesiones, que limitaron su tiempo de acción a menos de 50 partidos, con números miserables.

5.- Pablo Sandoval (F) ¿Existe F-?

Pablo Sandoval Gigantes
AP Photo/Michael Owen Baker
Sólo un milagro le permitiría al venezolano Pablo Sandoval convencer al mundo de que le queda algo de gasolina en su tanque de béisbol.

El Kung Fu Panda tiene méritos para ser considerado el peor pelotero del 2017 en todo el béisbol, dada la relación entre estadísticas y salario.

6.- Eric Thames (B)

Rick Wood/Milwaukee Journal Sentinel via USA Today Network
Los Milwaukee Brewers le dieron a Eric Thames una segunda oportunidad para demostrar si de verdad era capaz de batear el pitcheo de las Grandes Ligas y el jugador la supo aprovechar.

Luego de paso fugaz e intrascendente por las Mayores (2011 y 2012), Thames se fue a jugar en las últimas tres campañas a la liga profesional coreana, donde despachó 124 cuadrangulares y remolcó 379 carreras en 388 partidos.

De vuelta al mejor béisbol del mundo, ya suma 31 bambinazos, aunque con muy baja proporción de impulsadas, apenas 62.

Pero demostró que sí puede batear esta pelota, aunque no llegue a ser una superestrella.

7.- Yuli Gurriel (A)

Photo by Mark Goldman/Icon Sportswire
El pelotero cubano más codiciado por los cazatalentos en los últimos diez años pasó muy bien su verdadera prueba de fuego en el 2017.

Tras desertar de la selección cubana que participó en la Serie del Caribe del 2016 en Santo Domingo, Gurriel firmó con los Houston Astros y el pasado año tuvo una probadita de Grandes Ligas, con 130 turnos al bate en 36 partidos.

Muchas dudas despertaba el cubano, sobre todo por su edad, 32 años al arrancar la contienda y 33 al finalizar, además de enfrentar el reto de un cambio de posición, desde la antesala a la primera base, y la transición de Japón a las Mayores, difícil para la mayoría de quienes han brillado en el béisbol nipón.

Al consumir 130 turnos, ni uno más, quedó justo en el límite para poder ser considerado en el 2017 al premio de Novato del Año, pero le pasa lo mismo que a Benintendi: El Juez de Nueva York los condenó a ver los toros desde la barrera.

Pero muy buena calificación sacó, con su average de .296, sus 18 jonrones y 40 dobletes y 72 impulsadas.

8.- Kris Bryant (C)

Kris Bryant
Daniel Bartel/Icon Sportswire
El antesalista de los Chicago Cubs tuvo en el 2017 un retroceso en su carrera, luego de haber sido el mejor pelotero amateur del país en el 2013, el más sobresaliente de todas las ligas menores en el 2014, Novato del Año en la Liga Nacional en el 2015 y Jugador Más Valioso en el 2016, además de ganar la Serie Mundial y participar en los Juegos de las Estrellas en cada una de sus dos campañas en las Mayores.

Ojo: Aunque en la mayoría de los departamentos sus números disminuyeron en comparación con el 2016, no se considerarían malos para la mayoría de los mortales, pero no es el mismo grado de exigencia para alguien cuyo límite de posibilidades parece ser el cielo.

9.- Mike Trout (B+)

Matt Brown/Getty Images
El mejor jugador de las Grandes Ligas en los últimos cinco años tiene un promedio de embasamiento de .446 e intenta convertirse en el primer bateador de la Liga Americana con un OBP de .450 desde que lo hiciera en el 2002 el dominicano Manny Ramírez.

Pero los promedios son engañosos y no reflejan en su totalidad la labor de un jugador.

Trout ha sido brillante en su tiempo de juego, pero ha estado limitado por lesiones a 110 partidos solamente, por lo que sus globales en los principales indicadores ofensivos bajaron irremediablemente, con la excepción de los jonrones, que ya anda por 31 y necesita uno más para alcanzar los 200 en su carrera.

10.- Yasiel Puig (B)

Yasiel Puig
Thearon W. Henderson/Getty Images
Desde su debut en el 2013, el cubano ha tenido el potencial para ser el mejor pelotero de las Grandes Ligas, aunque lo haya desperdiciado miserablemente por sus acciones dentro y fuera del terreno.

En el invierno, el Caballo Loco mostró una mayor madurez, con un alto grado de compromiso con la comunidad, tanto de Los Angeles, donde juega, como en Miami, donde vive, a través de su fundación Wild Horse.

Finalmente, esa madurez se trasladó al terreno y sus números mejoraron considerablemente, aunque todavía no llegan a ser extraordinarios.

Sus espectaculares jugadas en el jardín derecho aparecen casi a diario en los titulares, mientras aporta alegría y buena vibra en un clubhouse donde hace dos años su presencia era considerada tóxica.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Aaron Judge
Photo by Elsa/Getty ImagesAdemás de sus 50 jonrones, Aaron Judge es segundo en la LA en impulsadas (108), en slugging (.620), en promedio de embasamiento (.418), en OPS (1.038) y en WAR (7.3).
La extraordinaria campaña de Aaron Judge, el jardinero derecho de los Yankees de Nueva York, debería darle de golpe no sólo el premio de Novato del Año de la Liga Americana, sino también el de Jugador Más Valioso.

¿Cómo podrían los votantes de la Asociación de Escritores de Béisbol de América ignorar a alguien que encabeza el joven circuito en jonrones (50), carreras anotadas (124) y bases por bolas (120)?

Que además, es segundo en la liga en impulsadas (108), en slugging (.620), en promedio de embasamiento (.418), en OPS (1.038) y en WAR (7.3), para complacer también a los amantes de las estadísticas sabermétricas.

Y sí, va también de primero en ponches, con 203, departamento que en el 2014 encabezó Mike Trout cuando ganó el primero de sus dos JMV.

El Juez ha tenido posiblemente el debut más impresionante de cualquier pelotero en la historia y merece convertirse en el tercer jugador en archivar ambos galardones de MVP y Novato del Año, algo que anteriormente consiguieron Fred Lynn, de los Medias Rojas de Boston en 1975, y el japonés Ichiro Suzuki, con los Marineros de Seattle, en el 2001.

"Batear 50 jonrones y cargar con el equipo hasta los playoffs... honestamente todos sabemos que estamos en la postemporada gracias a él. Eso lo hace el Más Valioso", opinó el veterano lanzador CC Sabathia de su compañero.

En los últimos 40 años, sólo tres jugadores de los Yankees han ganado el premio de JMV: Thurman Munson en 1976, Don Mattingly en 1985 y Alex Rodríguez, quien lo consiguió dos veces, en el 2005 y 2007.

El joven de 25 años ha sido la pieza fundamental en el renacer de una franquicia en pleno proceso de reconstrucción y que pocos esperaban ver en los playoffs tan pronto como esta campaña.

Obviamente, no será cosa de coser y cantar. Judge tiene rivales y muy serios, con méritos de sobra también para ser tomados en cuenta.

AP Photo/Chris SzagolaJosé Altuve tiene en el bolsillo su tercera corona de bateo de la Liga Americana y segunda consecutiva en su carrera.
Uno de ellos es el pequeño venezolano José Altuve, de los Astros de Houston, con un pie y una pulgada menos de estatura que el gigante de Nueva York, pero que crece hasta el infinito cuando entra a la caja de bateo.

Altuve necesita un solo hit para completar su cuarta temporada consecutiva con 200 o más imparables y lidera las Grandes Ligas en promedio, con 348.

El venezolano tiene en el bolsillo su tercera corona de bateo y segunda consecutiva en su carrera.

Además, encabeza la liga en WAR (victorias sobre reemplazo) con 8.2 y va segundo en anotadas (107) y en bases robadas (32) y tercero en OBP (.414) y OPS (slugging más OBP), con .968.

A pesar de su diminuto tamaño, ha despachado 24 bambinazos, igualando su tope del 2016 y ha remolcado 81 carreras.

Ha sido el alma de los Astros, echándose sobre sus hombros el peso del equipo, sobre todo durante la ausencia por lesión de Carlos Correa.

Jose Ramirez
Frank Jansky/Icon SportswireJosé Ramírez es líder absoluto en las Mayores en total de bases recorridas, con 329, gracias a sus 86 extrabases (51 dobles, primero en ambos circuitos, seis triples, 29 cuadrangulares y 93 sencillos).
Otro de baja estatura, pero inmenso con el madero ha sido José Ramírez, antesalista y segunda base de los Indios de Cleveland, hombre imprescindible en aquella racha histórica de 22 victorias seguidas, nueva marca para la Liga Americana.

La Maquinita de batear de Cleveland es líder absoluto en las Mayores en total de bases recorridas, con 329, gracias a sus 86 extrabases (51 dobles, primero en ambos circuitos, seis triples, 29 cuadrangulares y 93 sencillos).

Ramírez es tercero en slugging (.583), cuarto en average (.317), anotadas (101), WAR (6.5) y OPS (.953).

Mike Trout
EPA/PAUL BUCKMike Trout tiene buenos números en slugging (.623), OBP (.444) y OPS (1.068) en la Liga Americana.
No descarten a Mike Trout, ganador del premio en el 2016 y quien ejerce una fascinación a veces inexplicable sobre muchos miembros de la BBWAA.

Los números del jardinero de Angelinos de Los Angeles no se comparan con los de Judge, Altuve o Ramírez, en cuanto a aporte al equipo se refieren.

Pero en los engañosos promedios, va delante en slugging (.623), OBP (.444) y OPS (1.068).

Lo siento, señor Trout, pero una cosa son los promedios y otra las cifras concretas.

Jose Abreu
Quinn Harris/Icon SportswireJosé Abreu nadie lo menciona entre los candidatos, así que este año no debería figurar entre los favoritos al JMV, a pesar de tener mejores números que Mike Trout
José Abreu, de los Medias Blancas de Chicago, tiene más hits (182 por 119), más dobles (41 por 25), anotadas (182 por 119), impulsadas (100 por 67), triples (seis por tres) y jonrones (31 por 30) que Trout y nadie lo menciona entre los candidatos, así que este año no debería figurar entre los favoritos.

¿Y Corey Kluber y Chris Sale? Bien, gracias. Para ellos queda la disputa por el Cy Young.

Por muy buenas temporadas que hayan tenido ambos, nunca he sido partidario de darle el JMV a un pitcher, que trabaja unos 33 juegos en el año, equivalentes al 20 por ciento de todo el calendario.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Sí, ya sé que Charlie Sheen no es el mejor modelo a seguir, pero nadie ha llevado a los Indios de Cleveland más cerca de ganar una Serie Mundial que él, aunque haya sido en la ficción.

¿Cómo? ¿Qué no ha visto usted la película Major League, de 1989, en la que Rick ''Wild Thing'' Vaughn lanzaba más duro que Aroldis Chapman y Pedro Cerrano bateaba jonrones más largos que Giancarlo Stanton y el Juez (Aaron Judge)?

Una de las mejores cintas sobre béisbol, Major League --y luego Major League II y Major League III: Back to the Minors-- narra la historia de una pandilla de malos jugadores contratados por los Indios, cuya dueña quería que el equipo quedara en último lugar para mudarlo a Miami, ciudad que para entonces no tenía franquicia de Grandes Ligas (Los Marlins nacieron en 1993). ''Wild Thing'' (Sheen), Cerrano (Dennis Haysbert), Willie Mays Hayes (Wesley Snipes), Jake Taylor (Tom Berenguer) y Roger Dorn (Corbin Bernsen) son la base de aquellos Indios que en la época en que se filmó la película llevaban 35 años sin ir a postemporadas.

Charlie Sheen y Tom Berenger en Major League
Janet Macoska/Michael Ochs Archives/Getty ImagesCharlie Sheen y Tom Berenger aparecieron en la película 'Major League' en 1989, en la que Rick ''Wild Thing'' Vaughn (Sheen) lanzaba más duro que el cubano Aroldis Chapman.

De buenas a primeras, Cleveland volvió a estar en el mapa beisbolero gracias a la cinta dirigida por David Ward mientras en la vida real, la franquicia sufría con 29 campañas negativas de 35 posibles desde que perdió la Serie Mundial de 1954 ante los Gigantes de Nueva York.

Hasta entonces, los Indios eran el hazmerreír de la Liga Americana, que desde la película y sus dos secuelas hasta la fecha, ha asistido a otros tres clásicos de octubre, aunque sin ganar ninguno de ellos.

Cleveland ganó las Series Mundiales de 1920 y 1948, pero en sus siguientes cuatro visitas octubre (1954, 1995, 1997 y 2016) ha salido siempre por la puerta estrecha.

Algo tienen que hacer ahora, desde lo humano hasta lo divino, para tratar de romper esa racha.

El año pasado, le negaron a Sheen, un tipo de conducta escandalosa, el honor de lanzar la primera pelota en el choque inaugural de la Serie Mundial ante los Cachorros de Chicago.

Si la tribu llega a la máxima instancia de la postemporada en el 2017 también, déjenlo que lo haga esta vez e inviten a la ceremonia además a Haysbert, a Berenguer, a Bernsen y a Snipes, pues a fin de cuentas, todo es parte de un show antes de que empiece el juego.

No vaya a ser que le caiga al equipo la maldición de Jobú, la deidad africana que veneraba Cerrano, un santero que huyó de Cuba buscando libertad religiosa, según cuenta la película.