<
>

Deportes en EE.UU. pararían hasta por 8 semanas por nueva recomendación

play
Sebastián Christensen: 'Era la única decisión posible, suspender la temporada' (1:34)

Para Sebastián Christensen, después de que Rudy Gobert fue diagnosticado con el coronavirus, la NBA no le quedó más opción que suspender la temporada de manera indefinida. (1:34)

Las temporadas deportivas que ya fueron pospuestas en Estados Unidos podrían estar en pausa durante un mayor tiempo de lo previsto, después de que autoridades federales recomendaron el domingo cancelar todos los eventos con más de 50 personas por ocho semanas más.

Es el doble del tiempo de 30 días durante el que la NBA, NHL y MLS habían decidido parar actividades esta semana en respuesta a la pandemia de coronavirus que ya tuvo un gran impacto en las finanzas de Estados Unidos y que ha dejado al menos 64 muertos en el país.

Las Grandes Ligas también habían impuesto una suspensión de actividades de casi 30 días, después de cancelar el resto de la pretemporada y posponer dos semanas el inicio de la campaña regular. El inicio de la temporada estaba programado para el 26 de marzo.

Pero las nuevas recomendaciones de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) parecieron sugerir el domingo que todos los deportes fueran cancelados hasta mayo, o más tiempo.

“Los CDC, de acuerdo con los lineamientos para grandes eventos y reuniones masivas, recomiendan que, en las próximas ocho semanas, organizadores cancelen o pospongan eventos presenciales de más de 50 personas en Estados Unidos”, informó el organismo. “Eventos de cualquier tamaño pueden seguir si se adhieren a estas recomendaciones para proteger a las comunidades más vulnerables, con el correcto lavado de manos y distanciamiento social”.

Las ocho semanas exceden lo que sería el resto de la temporada regular de la NBA y la NHL, además de que interfieren con cerca del 25% de la temporada del béisbol de las Grandes Ligas --cerca de 40 juegos por equipo. También pondrían en duda la realización de otros grandes eventos deportivos según lo planeado, como el Derby de Kentucky en mayo.

La NBA ya se estaba preparando para jugar sin aficionados en las arenas, lo que hubiera comenzado al final de la semana pasada de no ser por el positivo del jugador del Utah Jazz, Rudy Gobert, por el padecimiento COVUD-19. Su compañero de equipo Donovan Mitchell y el jugador de los Detroit Pistons, Christian Wood, han dado positivo también.

El diagnóstico de Gobert fue suficiente para que la liga determinara la suspensión de los partidos.

“Me he estado sintiendo mejor cada día”, dijo Gobert mediante un video difundido el domingo. “Desearía haber tomado esto más en serio”.

Más tarde, una persona enterada del asunto dijo que la NBA ha enviado a los equipos un memorándum en que señala que los jugadores pueden salir de las ciudades donde juega su equipo durante la posposición si así lo desean. Sería otro indicio de que el parón no concluirá pronto.

El memo añade que las prácticas formales seguirán suspendidas por tiempo indefinido. La persona habló con The Associated Press a condición de permanecer anónima, porque el documento no se ha divulgado al público.

La NBA ya les ha pedido a los equipos que tengan disponibilidad en sus arenas hasta finales de julio, una señal de que la liga se está preparando para extender la temporada el tiempo que sea necesario. Esta decisión se tomó días antes de que los CDC emitieran su recomendación.

La temporada regular de la NBA debía terminar el 15 de abril y la Final comenzaría el 4 de junio, con lo que la campaña completa concluiría antes del 21 de junio.

En una buena proporción de la gente, el nuevo coronavirus provoca apenas síntomas leves, como fiebre y tos. Para algunos, en especial los ancianos y las personas con otros problemas de salud, el COVID-19 puede incluir un cuadro más severo, incluyendo neumonía.

La gran mayoría de la gente se recupera de esta enfermedad. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, las personas con una forma moderada del padecimiento se recuperan en un par de semanas.

Aquellos individuos con síntomas más severos pueden demorar de tres a seis semanas en alcanzar un pleno restablecimiento.