<
>

Los Lakers evitaron que Scottie Pippen fuera campeón sin Michael Jordan

play
En una exigente serie, Los Angeles vencieron a Portland en la final de conferencia en el 2000 (2:05)

Coach Morales explica las claves por las que Lakers ganaron el 7mo juego de la Finales del Oeste del 2000 ante Trailblazers. (2:05)

“El único equipo que no nos temía eran los Portland Trail Blazers. Sin duda, el oponente más fuerte que enfrentamos”.

Con esta declaración, el expívot Shaquille O’Neal sorprendió recientemente al ser cuestionado sobre qué equipo a principios de la pasada década puso en peligro la dinastía de Los Angeles Lakers. Y argumentos no le sobran.

Ambos conjuntos se vieron las caras en las finales de la Conferencia Oeste en la temporada 1999-2000. Aparte de contar con el estelar ala-pívot Rasheed Wallace, el veterano centro Arvydas Sabonis, el delantero Steve Smith y el escolta Bonzi Wells, esos Blazers también habían adquirido al alero Scottie Pippen procedente de los Houston Rockets.

Y si a ese roster le sumamos al base Damon Stuodamire, Portland era un equipo completo en todas las posiciones. Tenían las herramientas necesarias para dominar esa y las siguientes campañas.

Sin embargo, de frente estaban Shaq y Kobe Bryant, que no es cualquier cosa. Pero, de no ocurrir ese fatídico desenlace final en el séptimo partido de esa serie, la narrativa de la NBA hubiese sido muy distinta. Tanto para Pippen, como para Los Ángeles.

Pippen vs. Phil

“Si solo hubiéramos anotado uno de esos tiros… definitivamente el asunto pudo haber sido distinto”, destacó Wallace en entrevista en The Jump, de ESPN.

Wallace, cuatro veces seleccionado al Juego de Estrellas, se refiere a cuando los Blazers visitaron el 4 de junio del 2000 a los Lakers en el séptimo compromiso de la final de la Conferencia Oeste.

Pero antes, remontémonos un momento al quinto partido de dicha serie.

Los Lakers, dirigidos por Phil Jackson y con otros dos exintegrantes de los campeones Bulls (Ron Harper y John Salley), tenían en jaque 3-1 a los Blazers. Entonces, Phil hizo unas polémicas declaraciones que para nada agradaron a su antiguo expupilo.

“Scottie no debería jugar en el quinto partido por el codazo intencional que le dio a Salley. Solamente lo multaron por $10 mil. No estoy de acuerdo con eso y no debería jugar”, aseguró Jackson, que ganó seis anillos junto a Pippen con los Bulls en los noventa.

¿Pippen vs. Jackson? Esa nadie la vio venir.

El punto es que Scottie respondió en ese quinto partido a domicilio con 22 puntos, seis rebotes, seis robos de balón y cuatro bloqueos. Los Blazers se mantuvieron con vida e incluso derrotaron a los Lakers en el sexto compromiso para extender la Final del Oeste a siete encuentros.

En el decisivo duelo, escenificado en el Staples Center, los Blazers iban encaminados a asegurar el pase a la Final con una ventaja de 71-55 a final del tercer periodo. Entonces sucedió lo inexplicable. El equipo se combinó para 1-13 en tiros de campo, sin poder anotar en prácticamente en siete minutos, y los Lakers remontaron.

Con Sabonis fuera por seis faltas (el arbitraje en esta serie fue bastante cuestionable), y restando 44 segundos del cuarto parcial con Los Ángeles ganando 83-79, Kobe y Shaq protagonizaron el famoso puente aéreo que hizo que el pabellón estallara en locura total. Un momento para la historia que sentenció la serie.

“Fue nuestro primer año juntos. Al final del partido, nuestra química falló. De haber conocido un poco más a mis compañeros, hubiese sido mejor líder. Uno de mis grandes reproches es no haber vencido a aquellos Lakers”, manifestó Pippen a ESPN.

Pippen, quien militó cuatro temporadas con los Blazers, registró 15.1 puntos, 9 rebotes, 3.7 asistencias y 2.6 robos en 41 minutos por cotejo en la final de conferencia.

play
1:55

¿Kobe Bryant, Shaquille O'Neal o Phil Jackson?

Carlos "Coach" Morales analiza quién fue la pieza más importante en la primera dinastía de los Lakers.

Pudo haber jugado para los Lakers

Pero lo que mucha gente no sabe, es que Pippen pudo llegar a los Lakers previo a unirse a Portland.

Tras una campaña de incertidumbre en Houston debido a sus constantes roces con Charles Barkley, Scottie fue puesto en el mercado de cambios.

Según reportes de la época, su primera opción siempre fueron los Lakers. Allí se podía reunir con su antiguo entrenador, Jackson. Incluso, se llegó a decir que el quinteto angelino estaba dispuesto a canjear a Glen Rice, Robert Horry y Travis Knight, a cambio de Pippen. Al final la transacción no se dio.

Los New Jersey Nets y Milwaukee Bucks también hicieron ofertas, pero Pippen terminó recalando en Portland.

Vamos a jugar a la fantasía.

¿Se imaginan a Pippen ganando tres campeonatos con los Lakers? Estaríamos hablando entonces de nueve anillos, tres más que MJ.

En 2017, la NBA colocó a Pippen entre los 50 mejores jugadores de la historia. ¿En qué lugar se posicionaría de haber pertenecido a esos Lakers?

Por otro lado, ¿Y si los Blazers eliminaba a Los Ángeles? A Portland le esperaba una dura serie contra los Indiana Pacers, pero de seguro entraban como favoritos. ¿Cómo cambiaría la narrativa del dúo Kobe y Shaq? ¿Seguirían siendo considerados como los mejores de la época?

La realidad, queridos amigos, es esta: Ni Pippen pudo ganar sin Jordan y viceversa.

Además, Kobe y Shaq siguen siendo la dupla más dominante que jamás hayamos visto en el Siglo XXI. Y entre sus logros, está el provocar que Pippen nunca pudiese sacarse de encima la etiqueta de Robin.