<
>

Coach Monty Williams asegura que los Suns tendrán confianza para vencer a Bucks en el juego de eliminación en Finales de la NBA

play
Booker: 'Yo nunca debería ser comparado con Kobe Bryant' (0:52)

A Devin Booker no le gusta que lo comparen con Kobe Bryant (0:52)

MILWAUKEE -- Antes de que los Phoenix Suns siquiera llegaran a Milwaukee para el duelo más grande sus vidas, el Juego 6 de las Finales de la NBA, su coach, Monty Williams, podría percibir que había desaparecido la resaca de su equipo tras la dura derrota en el quinto encuentro ante los Milwaukee Bucks.

“Cuando llegamos al avión, los jugadores tenían la misma mirada y en las reuniones matutinas, estaban hablando, desayunado. Fue muy agradable”, aseguró Williams el lunes, en la sesión con la prensa previa al Juego 6 de este martes (9 p.m. ET).

“Esta clase de derrotas son duras, pero si vas a hacer algo grande, debes sobreponerte a esa clase de golpes”, agregó.

Ser el mejor equipo en gira en la liga durante la temporada regular no se ha reflejado en las Finales de la NBA para los Suns, que perdieron los dos primeros juegos en el Fiserv Forum de Milwaukee.

De cualquier forma, en los Juegos 3 y 4, los Suns jugaban con la ventaja en la serie, luego de irse arriba 2-0. Las circunstancias son muy distintas ahora, pues Phoenix está obligado a ganar para extender su temporada y tener oportunidad de ganar el campeonato en el Juego 7 en el recién rebautizado Footprint Center.

“En todos estos Playoffs, este es nuestro primer juego de eliminación, así que es real. No miro hacia atrás”, señaló Chris Paul. “Debemos salir, estar listos para jugar y ganar o regresar a casa”.

El Juego 5 fue una decepción para los Suns, desde el desperdicio de una ventaja de 16 puntos en el primer periodo hasta una costosa pérdida de balón de Devin Booker con menos de 20 segundos por jugar, cuando Phoenix perdía por un punto y tenía oportunidad de irse arriba en el marcador.

Sin embargo, no hay nada que los Suns puedan hacer sobre esa derrota o las dos que la precedieron. El reto es ganar un partido para mantenerse con vida.

“Definitivamente es emocionante”, aseguró Paul. “Es algo que el coach y todos han dicho: si fueras al inicio de la temporada y dijeras que teníamos posibilidad de estar donde estamos ahora, ¿la tomarías? Abosultamente, absolutamente, y tenemos oportunidad de determinar el resultado.

“No es que el juego vaya a ser simulado o alguien más vaya a jugar. Tenemos posibilidad de ganar. Controlamos nuestro propio destino y eso es lo emocionante”, agregó.

En los formatos 2-2-1-1-1 de las Finales, los equipos que se han ido abajo 3-2 en la serie tienen marca de 4-21 (4-22 incluida la temporada burbuja de 2020, la cual no involucró viajes entre juegos). Al considerar la historia, actualmente los Bucks son amplios favoritos.

Aun así, Booker dijo que lo que los Suns intentan lograr no tiene nada que ver con los Cleveland Cavaliers de 2016, los Washington Bullets de 1978 o de 1969 y los Boston Celtics de 1962, equipos que vencieron a las probabilidades en este punto.

“Es difícil comparar y contrastar lo que LeBron James hizo en las Finales en el año que fuera. Tenemos un grupo que somos nosotros y así lo mantenemos”, exclamó Booker. “Ahora mismo intentamos resolver nuestra situación, cómo vamos a salir a la duela y jugar. Sabemos que es posible con este grupo y lo que hemos aprendido la mayor parte de la temporada”.

Los Suns pudieron generar algo de ritmo al final del Juego 5 al usar un rally de 12-3 en un lapso de tres minutos para cortar la ventaja de los Bucks a un punto en el minuto final, algo que Williams afirma que sus jugadores han mantenido en su actitud para el juego de vida o muerte del martes.

“Vi mucha resiliencia y una actitud de no dejarse vencer. Poder recortar la ventaja a un punto es lo que se quedó en mi mente y le da a nuestro staff y al equipo mucha confianza de cara al Juego 6”, insistió Williams.

Es la primera vez que los Suns han estado abajo en Playoffs desde que estuvieron en desventaja de 2-1 ante Los Angeles Lakers en la primera ronda. Desde entonces han ganado nueve en fila, racha que los catapultó al campeonato de la Conferencia Oeste.