<
>

Fanáticos dominicanos muestran enojo por la no elección de sus peloteros a Cooperstown

play
Nadie fue elegido para el Salón de la Fama de Cooperstown en 2021 (2:39)

La Asociación de Escritores de Béisbol de América en la tarde de este martes, apuntando que ninguno de los participantes alcanzó el 75% de los votos para obtener tal distinción. (2:39)

Los votantes de la Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA) decidieron que ninguno de los miembros de la boleta de votación del 2021 debía entrar al Salón de la Fama de Cooperstown. Entre el grupo se encontraban tres dominicanos, lo que provocó la ira de fanáticos, quienes tomaron las redes sociales de ESPN Dominicana para ventilar su frustración con el proceso de votación

Por novena ocasión en la historia (primera desde 2013) nadie fue seleccionado para entrar al Salón de la Fama de Cooperstown como miembro de la Clase 2021. El lanzador Curt Schilling fue quien más cerca quedó de entrar al obtener el 71.1% de los votos necesarios (el mínimo es 75 por ciento) para alcanzar la inmortalidad.

Dentro de la boleta de 2021, tres peloteros dominicanos se encontraban en la boleta para las votaciones, pero uno de ellos no regresará para el 2022.

Ante dicha situación, los usuarios dominicanos de redes sociales utilizaron las publicaciones de ESPN República Dominicana (@ESPN_DO) para expresar lo que sienten, algunos utilizando palabras que no pueden mencionarse.

El usuario “jhonnygarcia1104” dijo en un comentario en Instagram “pero los que utilizaron esteroides cuando no estaban prohibidos deben de ser elegidos porque no se considera ilegal”, lo cual inició un debate entre quienes estaban en contra o a favor de dicho pensamiento. Otro usuario dijo en la misma publicación “me lo sospeché desde un principio. Mientras estén todos esos viejos ahí no se va avanzar”, para referirse a los votantes de la BBWAA. “freddy_peluqueria_boutique” indicó: “a eso le llamó el salón de la mediocridad”, al expresar su frustración.

Otros usuarios señalaron que se trataba de una injusticia debido a que quienes votan alejan a quienes miran el béisbol por sus “cuestionables” decisiones, así como que solamente “votan por quienes les caen bien”.

En una segunda publicación, otros usuarios destacaron que Sammy Sosa debería pedir que lo saquen de la boleta, ya que lo están irrespetando con las votaciones que se están dando anualmente.

Aramis Ramírez, solamente obtuvo un voto para el Salón de la Fama en su primer año dentro de la boleta, equivalente a un uno por ciento, por lo que no volverá para la próxima boleta, al no obtener el porcentaje necesario para mantenerse dentro de la misma. A pesar de una carrera de 18 temporadas en la que disputó 2194 partidos, disparó 2303 hits (386 de ellos fueron cuadrangulares) y tuvo un promedio de bateo de por vida (AVG) fue de .283, con 1417 carreras remolcadas, los votantes no lo entendieron como merecedor de los honores que supone pertenecer a Cooperstown.

Sammy Sosa, quien alcanzó importantes récords dentro de los bateadores latinos a lo largo, no pudo entrar en su noveno intento al Salón de la Fama, al alcanzar solo el 17 por ciento de los votos. 2022 será su último año de elegibilidad a través de la boleta de votaciones hacia Cooperstown. Sosa jugó 2354 partidos durante su carrera de 18 temporadas en las Grandes Ligas. Disparó 2408 imparables, de los cuales 609 fueron cuadrangulares, remolcó 1667 carreras y anotó en 1475 ocasiones. Sosa es acusado de uso de sustancias para mejorar el rendimiento, lo que hasta el momento se ha convertido en una sombra para sus aspiraciones a la inmortalidad.

Manny Ramírez fue quien más votos obtuvo entre los dominicanos, llegando a 28.2 por ciento. Manny es uno de los 27 bateadores de la historia que han logrado superar la barrera de 500 cuadrangulares, al alcanzar 555 en su carrera, sumado a 1831 carreras impulsadas y 1544 anotadas, mientras tuvo un promedio de bateo de .312. El próximo año será su número seis en la boleta. Se recuerda que Ramírez fue suspendido en dos ocasiones por uso de sustancias para mejorar el rendimiento.