<
>

Golazo de Gio exorciza el #FueraPiojo; ¿Chivas? Irrespeta el Clásico

play
VIDEO: ¡Pura felicidad en el vestuario americanista! (0:09)

Guillermo Ochoa no dudo en demostrar su sentir luego de vencer a las Chivas en la cancha del Azteca. (0:09)

LOS ÁNGELES -- Torpezas arbitrales, actos rescatistas de Guillermo Ochoa, y esa golondrina sin verano que guarda Giovani dos Santos para dar señales de vida una vez por año, sentencian a muerte el #FueraPiojo y desnudan la pobreza espiritual de Chivas.

América gana 1-0, obra de Giovani. Una joya. De esas que guarda en caja fuerte y saca una por año para justificar su contrato, Y luego, de año sabático.

Fernando Hernández y el VAR fueron un matrimonio perfecto para ejercer la perversidad. Le escamotean a Chivas un clarísimo penalti por falta sobre Uriel Antuna. Y después compensan anulando un gol al América por arrimones entre el 'Pocho' Ponce y Henry Martín.

Arturo Brizio mete las manos al fuego por sus silbantes y sus varistas. Sin embargo, éstos se coluden para desmentirlo. Malos y sospechosos. Hacen del error una forma promiscua de trabajar.

El Clásico Nacional prometía más. Se fue desvaneciendo. Chivas por momentos tuvo el control, pero entre el penalti que no marcan en esa falta sobre Antuna, y el vuelo redentor de Memo Ochoa, les esfumaron las pocas ilusiones o las escuálidas convicciones genuinas de querer ganar este Clásico.

América pasó de águila a camaleón en el pizarrón de Miguel Herrera. Administró el gol de Giovani, con el retorno determinante de Sebastián Córdova, quien nunca encontró respuesta solidaria en un errático Nico Benedetti.

Y mientras América gana el primero de sus tres duelos ante los acérrimos, se prepara para, en plena serenidad y armonía, en un remanso para el #ÓdiameMás, velar y celar armas de cara a los juegos ante Cruz Azul y Pumas.

Quede claro: América no fue por más, porque el adversario le exigió tan poco en determinados momentos, que los escasos estertores del Guadalajara, desde esa tumba miserable del 1-0, los fue sobrellevando sin sufrimientos, sin que nadie percibiera incluso la salida de Emanuel Aguilera por lesión.

Lo de Chivas es lamentable. El orden insinuado en otros partidos, le fue interrumpido implacablemente por el América, pero, por momentos, los jugadores rojiblancos le faltaron al respeto al Clásico, y ese irrespeto se magnificó cuando en un acto de desesperación, Víctor Manuel Vucetich saca de la lista de desaparecidos del 911 a La Chofis López, para que ahora se despareciera en la cancha.

¿Y dónde está J.J. Macías? Cada vez más lejos de Europa y más cerca de regresar a León. Es cierto, sólo un pase recibió en condiciones de gol. El resto, por accidente, por negligencia, por error, pero los balones parecían ir al contrario y no a él. ¿Será que ya se generó de nuevo un mal ambiente en el vestidor?

Y en la cancha del Estadio Azteca, entonces, se dio la alianza perfecta. Una aleación o alienación de los dos equipos. América sabía lo que quería y fue por ello, hasta el grado de espabilar a Giovani, mientras que en el Guadalajara, nunca se enteraron que era un Clásico Nacional. Insisto, a este grupo de jugadores, de vivir Jorge Vergara, los bautizaría como los #NiñosCaguengues2.0.

Por otro lado, aunque la incompetencia del arbitraje y del VAR nos reservan en cada partido una peculiar sorpresa o una nueva forma de delinquir, en el penalti sobre Antuna, el VAR guarda silencio, y en el gol anulado al América, el VAR vio esa falta sobre Ponce con los ojos corruptos de la compensación. Para lavar un error, cometen otro. La estulticia peca dos veces.

Lo rescatable del juego tiene más el perfil de una chiripada, de un accidente que de una promesa o de una garantía. Y es el gol de Giovani dos Santos, que, reitero, puede ser su primera y última aparición gloriosa en todo el 2020.

Con gratas, aunque escasas intervenciones, Gio se come la cereza del pastel del Clásico. Recibe en el área, controla y orienta hacia el centro con la derecha, mientras Jesús Molina pasa de larga con la gracia de un resbalón del cine mudo. Dos Santos ya había manufacturado mentalmente el gol. Un zurdazo brutal y con dron incluido, para colocar el balón en el ángulo derecho de Raúl Gudiño.

Así, mientras América disfruta de paz, en Chivas deberán encarar cuestionamientos. Volvió a faltar compromiso de algunos, al grado que habrá que esperar si van a hacer erupción nuevos videos con esos tamarindazos con vodka de algunos, u otros en su afición por el palenque de gallos, y hasta los miembros VIP del Calatrava.

Fue sin duda el estreno en exclusiva de la nueva cinta rojiblanca: #NiñosCaguengues2.0.