<
>

Cantidad no es calidad

play
¿Quién es ''el rostro'' de la vergüenza? (4:20)

Ricardo Puig y David Faitelson analizan por qué fracasó la Selección Mexicana Sub 20 en el Mundial de la categoría. (4:20)

Por increíble que parezca, el tropiezo de la Selección Mexicana Sub-20 en Polonia tiene a muchos en México escandalizados.

Cómo nos gusta exagerar; y más aún, culpar al directivo de cualquier cosa mala de nuestro futbol.

Y que quede claro que no pretendo defender aquí la toma de decisiones de los de pantalón larga. Esas suelen ser indefendibles.

Pero sí quiero ir más allá de la simple mentada de madre hacia ellos por lo sucedido en el último torneo con límite de edad.

Lo primero que pienso es, ¿pues qué esperaban? ¿Qué argumentos reales había para pensar en que se podía tener un “gran” torneo?

No me digan que con Diego Lainez o José Juan Macías estábamos para echar tiros. Ninguno de los dos, ni del resto de jugadores, tiene la culpa de la sobre valoración que hacemos de ellos en los medios y que, casi siempre, se cree la gente.

Tampoco ninguno de los dos tiene hoy condiciones de superdotados. Como no las ha tenido prácticamente ningún jugador en la historia de México con la salvedad de Hugo Sánchez y, para no ser un amargado, Rafa Márquez.

Cantidad no es calidad. Hoy, y desde hace tiempo, nos desgarramos pidiendo menos extranjeros y más espacios para los “jóvenes mexicanos con condiciones”.

¿A alguien le consta que los tenemos? Yo creo que, si hubiera más Jonathan González o Rodríguez, más Rodolfos Pizarros o Hirvings Lozanos o Erick Gutiérrez o Diegos Lainez; o antes más Jiménez, Reyes, Ochoas o Morenos jugarían todos.

Ninguno de los mencionados son cracks y con ninguno ha cambiado la realidad de nuestro futbol. Y no, no se me olvidan Vela o Giovani. Esa generación campeona del mundo Sub 17 en 2005. ¿Cuántos de esos se consolidaron en el futbol profesional? No llegan ni a diez jugadores. Igual o peor es el balance con el equipo que logró lo mismo en 2011.

Volvamos entonces a la repartición de culpas que para muchos apuntan a la cantidad de extranjeros en México. ¿Saben cuántos extranjeros hay por ejemplo en Inglaterra?

La Liga de moda porque sus equipos jugaron y juegan esta semana las dos finales europeas estaría, según la opinión de varios en México, ‘invadida’.

En el partido del miércoles en Bakú, entre los 22 jugadores de Chelsea y Arsenal que iniciaron el partido por la final de la UEFA Europa League, había ¡sólo 1 inglés!

Si Tottenham y Liverpool logran tener equipos completos para el sábado, entre los dos partidos y 44 futbolistas titulares, ¡apenas 7 serían ingleses!

Y esto no afecta el rendimiento de las selecciones inglesas (tercero en 2016 en el Sub 19, campeones en 2017, tercero en el último Sub 21 y semifinalistas en el Mundial de Rusia) porque tienen muy buenos jugadores.

No se trata de buscar excusas. Y no pasa por abrir más espacios a jóvenes mexicanos. Porque no hay que buscar cantidad sino calidad. México no tiene hoy los buenos jugadores que hacen falta para jugar más allá de un quinto partido o ganar un Mundial Sub 20.

Lo que no sé es si logrará tenerlos