<
>

Virgil Van Dijk vale su peso en oro

play
van Dijk y Heung-Min Son, las claves para la final (2:55)

Alex Pareja, y los jugadores clave en la final (2:55)

MADRID -- “Lo primero que deben hacer los aficionados (del Liverpool) es olvidarse del precio”, dijo Jürgen Klopp después de que el equipo Red anunciara la contratación de Virgil Van Dijk en enero de 2018.

Liverpool pagó nada menos que 85 millones de euros al Southampton por su fichaje, una cifra récord para un central. Las críticas al esfuerzo económico del Liverpool llegaron desde todos los sectores. Desde la afición, por un gasto desmedido, y hasta técnicos rivales, ante un mercado cada vez más inflado.

En pocos meses, Van Dijk le dio la razón al entrenador.

Liverpool disputará el sábado ante el Tottenahm su segunda final de Champions League consecutiva y en gran parte se lo debe al zaguero.

Van Dijk aporta una solidez defensiva que Liverpool no había visto en años y es la principal razón por la que visitar Anfield es una pesadilla para los rivales.

Liverpool firmó una temporada de récord en la Premier, tan solo opacada por el Manchester City, particularmente en defensa. Recibió 22 goles en 38 partidos, la menor cantidad en su historia, solo diez de ellos en casa, y dejó la portería a cero en 21 ocasiones.

Ayuda estar arropado por un portero de la talla de Alisson Becker, una magnífica pareja en la central en Joel Matip y dos laterales de alto calibre como Trent Alexander-Arnold y Andrew Robertson, claro está, pero su labor ha sido fundamental. Tanto, que su gran temporada le valió ser elegido como el mejor jugador de la Permier League por la Asociación de Futbolistas Profesionales; dicho reconocimiento no recaía en un defensa desde John Terry en 2005.

Y es que Van Dijk es la fuerza dominante en todos los aspectos del juego defensivo.

Su estatura, 1.93 m, lo convierten en un recurso invaluable en las jugadas a balón parado. De acuerdo con las estadísticas del Liverpool, suma 170 duelos aéreos ganados con el mejor porcentaje en la Premier (76%). Además, ha completado la mayor cantidad de despejes en todas las competiciones que ha participado, 240 en total.

Tiene fuerza física, pero además, una técnica soberbia para frenar a los rivales. Van Dijk fue el único defensa que acabó la fase de grupos de la Champions League sin haber permitido un solo regate rival. Por si eso fuera poco, es rápido, tiene precisión al pase y gol.

El ‘defensa total’ del futuro

Coincidentemente, el defensa dio una de sus mejores actuaciones de la campaña en la victoria por 2-1 ante el Tottenahm de marzo pasado, frustrando los intentos de los Spurs por marcar el tanto del empate hasta el último minuto.

“Eso muestra porqué Liveprool pagó más de 70 millones de libras (por él)”, acabó por reconocer el entrenador del Tottenham Mauricio Pochettino.

Con solo 27 años, está en el mejor momento de su carrera y no son pocos los equipos europeos que le siguen los pasos. Juventus y Real Madrid entre ellos. De proclamarse campeón este sábado, esos 85 millones de euros que hace año y medio ‘reventaron’ el mercado sonarán a ganga.