<
>

Barcelona se va a EU con todo y sus descartes

play
¡Los elogios de Infantino para Messi! (0:45)

El crack argentino recibió de parte del presidente de la FIFA solo palabras de admiración. (0:45)

BARCELONA -- El FC Barcelona iniciará este martes la gira de pretemporada por Estados Unidos y, pendiente de un milagro en forma de algún acuerdo supersónico, en la convocatoria de Ernesto Valverde estarán integrados los jugadores que no entran en sus planes de cara al curso oficial.

André Gomes, Aleix Vidal, Douglas y Marlon son los cuatro casos más urgentes de solventar por la secretaría técnica que encabeza Eric Abidal, que mantiene sobre la mesa los nombres de Digne, Munir, Alcácer, Samper y hasta Cillessen como otras posibles salidas en cuanto a los jugadores que ya están en plena pretemporada y cuya permanencia en la plantilla no está asegurada totalmente.

Si por Douglas existen negociaciones avanzadas para concretar su cesión al Sivasspor de Turquía, pendiente solo de acordar la parte proporcional de cada club en el salario del futbolista, el anunciado interés del Olympique de Lyon por Marlon desapareció tal como antes ocurriera con el West Ham y encontrar un destino para el central brasileño, ya descartado por Valverde en el verano de 2017, deberá retrasarse algunos días… Por más que no sea el asunto de mayor preocupación en el Camp Nou.

André Gomes es quien más ocupa. El portugués tiene pretendientes, sí… Pero todos chocan con un imponderable: su salario. El Barça, para no perder dinero con su venta, exige 20 millones de euros de traspaso y todos los clubs que se han interesado por él se frenan al conocer los 4 millones de sueldo que mantiene en el Camp Nou y no está, de momento, dispuesto a rebajar.

Contando con un contrato de 5 temporadas alcanzaría un total de 20 millones, que sumados a los otros 20 en concepto de traspaso suman un total de 40 que enfrían a todos los representantes que han contactado con el Barcelona. Ocurrió con el Arsenal y mantiene en espera al Valencia, destino del agrado del jugador pero que apuesta por una cesión, tan poco deseada desde el punto de vista azulgrana como más posible a medida que pasan los días.

Aleix Vidal no tiene tampoco encaminada su marcha del club. El Sevilla, admitido por su director deportivo Joaquín Caparrós, está interesado en él… Pero no alcanza los 10 millones de euros que solicita el Barça por la venta y por más que el propio jugador trató con los dirigentes del club andaluz de forma directa, la situación se mantiene encallada.

El Villarreal apunta como otra opción, estando el Submarino Amarillo dispuesto a acercarse a las pretensiones azulgranas, más allá de los 6 millones ofertados por el Sevilla y esperando a una decisión tanto del Barça como del propio futbolista.

De momento, sin embargo, ambos están dispuestos a seguir bajo las órdenes de un entrenador que ya les ha dejado claro que no deben estar en el club cuando

empiece la temporada oficial. Y que forman parte de un problema que a medida que pasan los días incomoda tanto a Valverde como a la secretaría técnica.