<
>

Torreira: "Lo de Arteta fue un golpe duro para el plantel"

play
"Cuando Arteta dio positivo de coronavirus, le había pedido viajar a Uruguay" (3:35)

Lucas Torreira contó cómo vive la cuarentena en Londres. (3:35)

En plena cuarentena y recuperación de su fractura de tobillo, el volante del Arsenal Lucas Torreira le contó a ESPN cómo vive estos días en Londres entre el coronavirus que padece su entrenador y los ejercicios que debe hacer en su hogar.

“Hace ocho días que no he salido a ningún lado, hace tres apenas pude salir unos minutos al patio de mi casa porque justo había buen clima, pero por lo general el clima no acompaña”.

“Es una situación a la que ninguno está preparado, si bien ya se venía hablando al club lo tomó por sorpresa. Cuando los resultados de (Mikel) Arteta dieron positivos fue un golpe duro para todos nosotros porque en seguida ya nos comunicaron que debíamos estar en cuarentena, ahora estamos tomando todas las precauciones, siguiendo los pasos del club, el club y el doctor están siempre en contacto con nosotros” comentó el mediocampista gunner.

Torreira cuenta en estos días con la compañía de su hermana, su cuñado y su sobrino: “Si hubiese estado solo hubiese sido más difícil, más allá de que siempre estuve en contacto con mi familia. Fue increíble porque el mismo día que a Arteta le dio positivo yo le había pedido permiso para viajar a Uruguay y él me lo había dado, yo iba a estar una semana en Uruguay, y cuando nos enteramos de la confirmación de coronavirus fue un golpe bastante duro para todos y sobre todo para mí que estaba con mucha ilusión de poder viajar a mi país”.

Apenas conocida la noticia de la presencia del coronavirus en el entrenador español, Torreira se puso en contacto: “Lo hice para mandarle todo el apoyo, Arteta enseguida se comunicó con todos diciendo que estaba bien y que no tomemos esta cuarentena como vacaciones, sino que aprovechemos el tiempo para trabajar desde nuestras casas”.

Ante la confirmación la Premier League inmediatamente suspendió sus partidos hasta por lo menos fines de abril. Torreira consideró acertada la decisión: “Ya la liga estaba tomando precauciones porque se veía que lo que estaba pasando en Italia, lo mejor que hicieron fue parar el fútbol”.

El fraybentino está recuperándose de la fractura de su tobillo derecho del 2 de marzo ante Portsmouth por la FA Cup: “Lo hablaba con mi padre, todo esto me agarra con el tema de la lesión, no puedo tener mucho movimiento con la pierna. Si bien hay cosas que hacía en el club y que acá en casa no las puedo hacer, con lo poquito que tengo trato de rebuscarla; seguir la recuperación y no perder el tiempo para mí es importante, desde el club ya me enviaron algunos videos para ir moviendo el pie, me gusta mucho hacer los ejercicios”.

Torreira, quien todavía está con la bota que le protege su tobillo, comentó que a veces vuelve a ver la jugada: “Fue bastante fuerte, la miro a veces cuando estoy con el celular, y la saqué bastante barata porque fue un golpe muy duro. Apenas yo sentí el golpe sabía que algo me había dañado porque ya me dolía muchísimo, incluso le pedía al doctor que me sacara el zapato porque me estaba apretando mucho. Pensé que iba a ser un poco más grave, sí hubo tres lesiones en el pie, pero lo más importante es que no tuve que operar”.

El no pasar por el quirófano fue un gran alivio para Lucas: “Se hablaba mucho por cómo estaba el pie, por lo que había salido en uno de los exámenes. A los cinco días fuimos a ver al especialista, él me vio y me dijo que por la manera que se habían distanciado los ligamentos no era necesario hacer una operación y yo saltando en una pata de alegría, había ido preparado con la mochila porque me habían dicho que si decidían operar ya me quedaba ahí y estaba realmente bastante asustado, esa noticia me dejó muy contento”.

El volante uruguayo tendrá entre ocho y diez semanas de recuperación; y mientras el coronavirus recorre el mundo entero, Torreira intentará ponerse a punto en su casa de Londres para que cuando el fútbol regrese, lo encuentre en el medio de un campo de juego corriendo a sus rivales.