<
>

Los 10 festejos menos recomendados por el coronavirus

Getty Images

Vuelve el fútbol tras la suspensión por el COVID-19. Los jugadores de la liga alemana serán los primeros en saltar a la cancha el próximo sábado. A su alrededor verán cambios: no habrá un tumulto de hinchas en su llegada al estadio y las gradas lucirán vacías. ¿Pero qué pasará dentro del campo de juego? Por lo pronto, debido a los protocolos de sanidad, abrazarse y besarse, entre otras cosas, no está permitido. Y habrá que mantener también el distanciamiento social. Entonces, ¿qué sucederá con los festejos de gol? ¿Con las celebraciones épicas del triunfo en el último minuto? ¿Podrán los jugadores controlar sus impulsos?

Estos son 10 festejos conocidos que estarían entre los menos recomendados por los especialistas de la salud.

1. Alessandro Florenzi en un Roma-Cagliari:

El gol de Florenzi aquel septiembre de 2014 por la Serie A es recordado por su festejo. Un festejo que ilustra un tierno capítulo del Olímpico de Roma. El jugador italiano marcó el 2-0 de su equipo, corrió hacia las tribunas y subió por las escaleras hasta donde estaba su abuela. La abrazó y celebró el gol con ella. La nonna Aurora se emocionó hasta las lágrimas. La tarjeta amarilla valió la pena.

2. Kun Agüero con Manchester City ante QPR:

El delantero argentino convirtió el gol del título de Manchester City en la épica Premier League de 2011/2012, cuando los Ciudadanos le arrebataron el título al Manchester United y se coronaron después de 44 años. Tras estar en desventaja 1-2 ante QPR, Dzeko marcó en el 92 para el empate y Agüero en el 94 para el triunfo. El Kun revoleó la camiseta y se perdió en una carrera loca hasta que Balotelli lo derribó y todos se le fueron encima.

3. Messi y la final de la Champions en 2009:

El estadio Olímpico de Roma fue testigo de otro hecho que quedó grabado en la memoria de los hinchas: uno de los mejores goles de cabeza de Lionel Messi que liquidó la final de Barcelona 2-0 ante Manchester United en la Liga de Campeones. Xavi tiró un centro perfecto y Messi (1,70m) se elevó entre Rio Ferdinand (1,91m) y John O'Shea (también 1,91m) para un cabezazo a contrapierna que se clavó por encima de Edwin van der Sar (1,97m). Cuando Messi aterrizó, se le salió el botín derecho y el impulso del crack azulgrana fue recogerlo y besarlo.

4. El beso entre Maradona y Caniggia:

El beso del alma. El beso superclásico. El primer beso. El polémico beso. El beso. Al beso entre Maradona y Caniggia un 14 de julio de 1996 lo bautizaron de muchas maneras. Fue un beso que tuvo lugar durante la goleada 4-1 de Boca ante River en La Bombonera. Basualdo abrió el marcador en el final del primer tiempo y tanto el Pájaro como el Diez festejaron en un costado de la cancha con el famoso beso.

5. Los bailes de Colombia:

El Mundial de Brasil 2014 fue un gran torneo para la Selección Colombia. Los dirigidos por José Pékerman lograron clasificar a esa Copa del Mundo después de 16 años de ausencia y no solo brillaron en la fase de grupos sino que llegaron hasta cuartos de final. Esa selección cafetera se caracterizó por su buen juego así como también por su alegría. Una alegría que se vio reflejada en los festejos con bailes grupales después de cada gol.

6. Aubameyang y Reus en la Bundesliga 2015:

Con Klopp DT del Borussia Dortmund, y Aubameyang y Reus como su dupla de delanteros, los negriamarillos golearon 3-0 a Schalke 04 por la Bundesliga en un derby que quedó marcado por el original festejo de Aubameyang. El delantero convirtió el gol, agarró unas máscaras que estaban al lado del arco, corrió hasta el banderín del tiro de esquina y se disfrazó de Batman. Después le dio la máscara de Robin a Reus. Ambos se fundieron en un abrazo hasta que llegó todo el equipo a celebrar con los superhéroes.

7. El interminable abrazo entre Rodríguez y Romero:

Argentina y Holanda definieron al finalista del Mundial 2014 en los penales. Maxi Rodríguez marcó el gol del triunfo. Pateó a las manos del arquero, pero pateó con tanta fuerza que la pelota terminó en el fondo de la red. Mientras los jugadores argentinos corrían desde la mitad de cancha hacia donde estaba él, Rodríguez se abrazó con el arquero Romero, el héroe de la definición al atajar los penales de Vlaar y Sneijder.

8. Sergi Roberto en el 6-1 de Barça al PSG:

Nadie apostaba por Barcelona tras la derrota 4-0 ante PSG en la ida de octavos de final de la Champions en 2017. Era un marcador casi definitivo. Pero Barcelona logró la épica. A pesar de llegar al minuto 88 con un triunfo parcial de 3-1 que no le alcanzaba para nada, logró convertir tres goles en los minutos 88, 91 y 95 para el 6-1 final que sí le permitió pasar a la siguiente instancia. El gol en el 95 fue de Sergi Roberto y desató la locura y la euforia entre todos los jugadores y el cuerpo técnico.

9. Fabio Grosso e Italia campeón del mundo:

Grosso metió los dos goles más importantes de Italia en el Mundial que ganaron en 2006. Uno fue el quinto penal ante Francia en la final. Y el otro fue el de la foto: el gol en tiempo extra (119 minutos) contra Alemania que les permitió llegar a esa final. Tras un tiro de esquina rápido, Pirlo recibió en la medialuna de afuera del área y filtró un pase mágico para Grosso. Grosso la empalmó de una y convirtió un golazo. Tras el gol, Grosso corrió con lágrimas en la cara sin poder creer lo que estaba sucediendo hasta que Zambrotta lo derribó y Gianluigi Buffon lo abrazó en un recuerdo inolvidable.

10. Cristiano Ronaldo con Portugal:

CR7 suele festejar los goles en solitario. Corre hacia el banderín, salta y lanza un grito de guerra. Pero hay también excepciones, como cuando juega con Portugal. En septiembre de 2019, la selección lusa goleó 5-1 a Lituania en un partido de clasificación para la próxima Eurocopa. Cristiano convirtió un póker de goles. Los primeros cuatro tantos fueron suyos y los abrazos no tardaron en llegar.