<
>

Toronto hace historia con su Final de la NBA... y todo Canadá lo disfruta

play
NBA Finales: ¿Cuáles son las claves de la serie? (1:34)

La defensa del pick and roll de los Raptors, la defensa que planteará Toronto y la disponibilidad de Kevin Durant, entre los argumentos para valorar. (1:34)

TORONTO – Las Finales NBA ya están aquí, igual que los Golden State Warriors. Pero esta vez será una serie diferente a las anteriores cuatro…

Por vez primera, una ciudad extranjera se presenta a la competencia por el campeonato del mejor basquetbol del mundo. Y Toronto así lo vive, goza y sobre todo recibe la única final de los deportes profesionales principales en Norteamérica.

Sí, Toronto ya tuvo la Serie Mundial, en la que los Toronto Blue Jays estuvieron en 1992 y 1993, cuando fueron campeones; también los Maple Leafs del hockey ya sintieron la pasión de la pugna por el título, que fue hace 52 años, en 1967, y hasta su joven equipo de la Major League Soccer vibró con el cetro de futbol de Primera División en el 2017, aunque estuvo en el partido por la Copa también un año antes.

“Aquí en este momento sólo existen los Raptors”, dijo Loui Anthony, un taxista de Toronto de origen puertorriqueño. “Para eso armaron este equipo y la ciudad se les ha entregado como hace tiempo no se había visto”.

Desde el aeropuerto hasta el principal cuadro de una ciudad que apenas hace cuatro año se cimbró con los Juegos Panamericanos y que antes vivió de cerca los Juegos Olímpicos de Montreal 1976, toda la región está invadida por las Finales NBA. Cientos de canadienses locales y de otras regiones del país diambulan con fervor explícito hacia los Raptors, que esperan convertirse en el primer equipo extranjero que logra el título del mejor basquetbol del mundo.

Se espera que alrededor de cinco mil aficionados, que fueron incapaces de conseguir boleto para ingresar a la arena, se congreguen en el Jurassic Park de la Ciudad para ver el partido en pantalla gigante.

También 33 de los más grandes cines de una prestigiada cadena en la ciudad permitirán el acceso gratuito para observar los encuentros de toda la serie. Igual sucederá en al menos otras 10 ciudades de Canadá, de acuerdo a diversos reportes de medios locales.

“Este es el sueño de la liga desde que permitió en 1995 la llegada de los Raptors a la NBA”, comentó un ejecutivo de empresa patrocinadora, que prefirió guardar el anonimato. “La liga quisiera que los Raptors no sólo llegaran, sino que se coronarán para seguir creciendo en afición en este país y en el extranjero en general”.

Así ha sido durante los últimos años con el éxito de los Raptors, que se han convertido en un tradicional protagonista en la Conferencia del Este rumbo a la postemporada, pero que había sido incapaz de llegar a los cuatro juegos del fin de temporada.

En la actualidad, hay 11 basquetbolistas canadienses que compiten en la NBA, mientras que escuelas desde el nivel preparatoria y universitario cada vez juegan en mayor nivel, como el caso de R.J. Barrett, uno de los principales prospectos colegiales del próximo draft; además de los clubes desde niños, que quizá en un futuro podrían hacer una mayor presencia en esta liga.

“El basquetbol es enorme en este país”, dijo el jugador de los Raptors, Kyle Lowry, el miércoles en el Día de Medios de las Finales. “Nos han apoyado en los buenos y malos tiempos. Ahora mismo, todos estamos viviendo un gran momento. Estamos contentos de que hemos podido responder a nuestros seguidores”.

Los Raptors son un equipo que en poco tiempo, desde el nacimiento de la franquicia, comenzó a despertar el interés de los aficionados en todas partes del mundo, a pesar de que en principio los resultados no eran tan buenos.

En este momento, los nombres de aquellos Raptors de los viejos tiempos que ganaban muy pocos partidos, a pesar de tener nombres legendarios como el de “Air“ Vince Carter, son sólo un recuerdo nostálgico.

“Esta ciudad ama a los ganadores”, dijo el entrenador de los Raptors, Nick Nurse, en conferencia de prensa. “Eso se puede sentir en el aire”.

Los hoteles, restaurantes y bares del centro de la ciudad, donde está situada la Scotiabank Arena de los Raptors, han reportado lleno completo hasta las altas horas de la madrugada durante los partidos de postemporada, según los noticieros locales.

El ausentismo en escuelas y trabajo se anticipa con facilidad, cuando la serie se traslade a la casa de los Warriors y los partidos sean en horario de madrugada en la Costa Este.

“Nuestro aficionados han sido grandiosos desde que llegué aquí, desde el primer día”, dijo el guardia de los Raptors Norman Powell. “Los verdaderos fans han estado parados por horas en el Jurassic Park bajo la lluvia, viento o cualquier cosa, cantando y apoyando sin rendirse”.

“Uno puede sentir esa vibra alrededor de toda la ciudad y de todo Ontario, donde antes sólo volteaban a ver el hockey y en ocasiones el beisbol“, añadió. “Es muy especial para nosotros. Es motivante saber que podemos hacer historia”.