<
>

Un análisis de las franquicias NBA rumbo al Play-In

LeBron James se perdió 26 de los últimos 28 partidos de los Lakers. Pero ya está listo para competir en el Play-In. Adam Pantozzi/NBAE via Getty Images

Concluida la jornada del domingo en la NBA, el play-in está a pocas horas de comenzar. ¿Qué debemos esperar de cada serie de playoffs? Sin más preámbulo, avancemos cruce a cruce.

LAS LLAVES DEL PLAY-IN QUEDARON DEFINIDAS

CONFERENCIA ESTE (Martes 18 de mayo)

Charlotte Hornets (10°) en Indiana Pacers (9°)

Washington Wizards (8°) en Boston Celtics (7°)

CONFERENCIA OESTE (Miércoles 19 de mayo)

San Antonio Spurs (10°) en Memphis Grizzlies (9°)

Golden State Warriors (8°) en Los Angeles Lakers (7°)

LO QUE TENEMOS QUE SABER DE CADA CRUCE

Charlotte Hornets vs. Indiana Pacers

Hay un duelo que vamos a tener que seguir de cerca aquí: Lamelo Ball, candidato a Rookie del Año, y Terry Rozier frente a Malcolm Brogdon. La baja de Caris Levert de último momento, por protocolos COVID, distorsiona el escenario y pone a Charlotte un paso adelante en este cruce perimetral. Si bien fue ganando ritmo en los últimos juegos, hay que considerar que Ball ha estado fuera gran parte de la temporada por una fractura de muñeca y eso se vio en sus lanzamientos (17-55). La frescura con la que contará Charlotte y su juego dinámico de pases y velocidad (5° en la NBA en asistencias por encuentro con 26.8) tendrá un desafío adicional enorme para James Borrego: la falta de experiencia en postemporada. De hecho, los Hornets buscarán volver a unos playoffs por primera vez desde 2015-16, temporada en la que fueron eliminados en primera ronda. Salvo los ex Celtics Gordon Hayward, quien estuvo mucho tiempo fuera de acción por una lesión en el pie, y Rozier, la hoja de los Hornets en playoffs está en blanco.

Quizás los Pacers tengan ventaja, en primer lugar, por un jugador que en la pintura puede marcar diferencias importantes: Domantas Sabonis. Sabonis, junto a Russell Westbrook, el hombre triple-doble de la NBA, fue el único en promediar en mayo 20 puntos y 10 asistencias por aparición. Sin embargo, sus problemas defensivos serán un punto a tener en cuenta para Indiana. Nate Bjorkgren, coach de los Pacers, tendrá que lidiar con la lesión del centro Myles Turner, quien padece un problema en la planta del pie y aún no tiene una fecha de retorno estimada. Recordemos que los Pacers sufrieron la baja por temporada completa de T.J. Warren solo una semana después del comienzo de la Liga y que Levert, que se retiró del juego ante los Raptors de cierre de temporada regular por una migraña, y se reincorporó al roster en marzo tras ser diagnosticado con un carcinoma de células renales en enero, será baja también por protocolo sanitario.

Señala Second Spectrum que los Pacers son el tercer equipo que más ha utilizado defensas zonales en la NBA. Claro, los Hornets, rival del play-in, son los primeros en este apartado. ¿Quién llega mejor a este duelo? Muy parejo. Los Hornets pueden contar con algo más de versatilidad y sorpresa, pero han perdido siete de los últimos diez encuentros rumbo al play-in. Y eso es un dato que no podemos dejar pasar.


Washington Wizards vs. Boston Celtics

Los 184 triple-dobles de Russell Westbrook ponen a esta serie en un foco centralizado en su figura. Pero también, por el lado de los Wizards, tenemos que considerar el aporte electrizante de Bradley Beal en el apartado anotador. Tan es así que se trata, con 31.3 puntos de promedio, del segundo máximo anotador de la liga en esta temporada y del primer Wizard en la historia en promediar 30 puntos o más en múltiples campañas. Los Wizards, quienes estaban destinados en los análisis previos a navegar en las aguas de la intrascendencia, se ganaron una chance grande de ingresar a los playoffs merced a un esfuerzo sobresaliente en el último tramo de temporada. Será un premio gordo de conseguirlo, dado que no juegan postemporada desde 2017-18. Scott Brooks sabe que todas las fichas están apostadas a estos dos números. El problema es que los Boston Celtics también lo saben y emplearán el máximo de sus posibilidades para anular estos caminos que lucen tan obvios como recurrentes.

Para Washington, es una prueba de fuego a todo nada.

Los Celtics, a priori, lucen favoritos para este cruce. Pero el baldazo de agua helada que significó la baja de Jaylen Brown por lo que queda de temporada reprogramó el GPS de Brad Stevens y compañía, que parecía, previo a ese infortunio, recuperar mieles de éxito en los playoffs. Sin embargo, sería equivocado pensar que la temporada de Boston fue buena porque estuvo bastante lejos del ideal: la irregularidad fue un punto determinante de este recorrido. Y todos nos preguntamos, a ciencia cierta, si hay algún salvavidas de ilusión para aferrarse de cara a lo que viene.

Quizás la esperanza, el soplido de aliento para lo que viene, sea Jayson Tatum. Su talento en crecimiento exponencial, sumado a la experiencia, defensa y confianza de Marcus Smart, pueden hacer de Boston un equipo mejor que Washington para sumergirse de un chapuzón en lo que puede ser su séptima aparición consecutiva en postemporada. La incógnita sigue siendo Kemba Walker: ¿puede de una vez por todas ser el jugador que todos esperábamos que fuera en playoffs? ¿Stevens puede desde el banco despertar una química grupal que permita dar un paso al frente más allá de los lamentos recurrentes por las constantes salidas hacia la enfermería?

Boston, hoy, no es garantía de nada. Quizás un triunfo frente a Washington sirva para ganar algo de crédito a futuro. O quizás sea solo una última exhalación rumbo a una triste y solitaria despedida.


San Antonio Spurs vs. Memphis Grizzlies

Los Spurs nunca se perdieron dos postemporadas de manera consecutiva. Y los Grizzlies, viejos conocidos de San Antonio en playoffs, intentarán sumergirlos en la desazón una vez más. La baja de Derrick White -fuera desde el pasado 26 de abril- en San Antonio empujó al equipo de Gregg Popovich a perder 10 de los últimos 12 encuentros, en el mismo año que vimos a LaMarcus Aldridge primero con el jersey de Brooklyn Nets y luego listo para irse a pescar en su nueva vida de jugador retirado. Los Spurs son un equipo atípico para la era del ritmo y los arqueros adiestrados: el equipo texano está 29° en triples convertidos y 23° en porcentaje desde detrás del arco. Quizás sirva ver algunos videos de Stephen Curry en la temporada baja.

Memphis, que buscará su primera aparición en postemporada tras su último paso en 2016-17, comparte un punto común con San Antonio: son equipos largos, de mucha rotación y profundidad, con segundas unidades activas que acostumbran a convertirse en protagonistas al final de cada noche. Los Grizzlies parecen llegar más enteros a este cruce: con un JA Morant en plano de ascensión estelar, y un Jonas Valanciunas que encontró la madurez adecuada en el momento justo, Memphis buscará confirmar las expectativas generadas.

Los Spurs ganaron en el inicio de la temporada ante los Grizzlies, pero luego perdieron los dos juegos restantes a fines de enero y principios de febrero. Será un choque con muchísimas opciones de ver a jugadores de reparto ser Factor X. Siempre con DeMar DeRozan como ícono a seguir en San Antonio, ilusiona el duelo de bases: Dejounte Murray contra Morant. Con un pie en el presente y otro en el futuro, dos equipos con intenciones similares abrirán fuego el miércoles.


Golden State Warriors vs Los Angeles Lakers

Este duelo de Finales de Conferencia Oeste... perdón, suena increíble que estemos hablando de play-in en un cruce Warriors vs. Lakers. La falta de costumbre. LeBron James, quien ha tenido una temporada signada por su lesión de tobillo, es el gran temor de toda la NBA que viste púrpura y amarillo. Esquivar a LeBron ha sido el objetivo de varios en el último día de temporada, incluso con algunas actuaciones vergonzantes de equipos que en un momento del año parecieron serios. Allá con ellos. Stephen Curry, por su parte, ha ocultado todos los defectos de su equipo con actuaciones maravillosas: no solo se erigió en el máximo anotador de la 2020-21, sino que a su rango y movimiento de fantasía, le agregó un liderazgo brutal para empujar a un equipo que empezó llorando la baja de Klay Thompson a la ilusión neta de playoffs. Y por qué no algo más.

En serie regular, los Lakers tuvieron una ventaja de 2-1 ante los Warriors en los partidos entre sí, incluyendo dos triunfos en los últimos dos encuentros con un margen de 28.5 puntos de diferencia. Y sin Anthony Davis en la rotación. El problema de Golden State es claramente la falta de profundidad. El quinteto inicial que encontró Steve Kerr con Curry, Kent Bazemore, Andrew Wiggins, Draymond Green y Kevon Looney, se encuentra casi en soledad. Quitemos al mexicano Juan Toscano de esta consideración, porque ha hecho una gran campaña, pero las bajas de Kelly Oubre Jr., James Wiseman (sumado a su falta de desarrollo para un prospecto número 2), Eric Paschall y Damion Lee son más que preocupantes.

play
2:09

Se fue una temporada regular de NBA muy atípica, que volvió a recobrar cierta importancia

Sebastián Martínez-Christensen nos expone las cosas buenas que nos dejó la extraña temporada regular de la NBA que acaba de terminar.

La ilusión de Wiggins como tercera arma es un punto favorable para los Warriors. Procedente de Minnesota Timberwolves, finalmente parece haber encontrado un lugar importante en la Liga. Sobre todo con un crecimiento defensivo muy por encima de lo esperado. Seguramente buscará consolidar la expectativa con un cruce mano a mano contra LeBron, el último de los desafíos para cualquier estrella NBA. ¿Otro punto favorable para los Warriors? La polifuncionalidad, defensa e inteligencia de Green. Mucho de lo que pasa con Curry se desprende de la generosidad de este talento.

En temporada regular, los Lakers encontraron los caminos para limitar a Curry a 23 puntos por juego, su tercera peor marca contra cualquier equipo en la NBA a los que haya enfrentado al menos dos partidos. Pero claro, aquel equipo de Golden State no se parece en nada con el de ahora: desde el 10 de abril, nos recuerda ESPN Stats, los Warriors están 15-5 (mejor récord del Oeste en ese tramo) y Steph promedia 37.2 puntos por aparición (cinco más que Bradley Beal).

Cuesta mucho, por el lado de Lakers, analizarlos, porque en el último tramo de temporada, la plaga de lesiones afectó a LeBron y Davis. Y los Lakers, sin ellos, no tienen nada que ver con los campeones de la burbuja de Orlando. Son una cosa totalmente distinta. El foco, entonces, estará puesto en la salud de ambos: si están bien, tengan cuidado con este séptimo sembrado, porque luce como uno de los más peligrosos de la historia para los contendientes.

Dicho esto, consideremos que este será el sembrado más bajo de playoffs en la historia de LeBron. Nunca, en sus 14 apariciones anteriores, había llegado a una postemporada debajo del cuarto puesto. Los Lakers, de todos modos, llegan bien al cruce: tienen una racha de cinco victorias en fila, con 24.5 puntos, 50% en TC, siete asistencias, cuatro rebotes y 1.5 robos de promedio de James en los últimos dos juegos. Vale recordar que el genio de Akron se perdió 26 de los pasados 28 partidos de su equipo por su esguince severo de tobillo.

Curry contra LeBron, LeBron contra Curry. La mesa, una vez más, está servida.