<
>

En Nueva York no hay tiempo para descansar: Yankees trabajan en la campaña 2020

play
José Altuve es el Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Americana (0:51)

Se convirtió en el segundo venezolano que gana el premio en el joven circuito. (0:51)

NUEVA YORK – Los New York Yankees se quedaron cortos una vez más de la única meta aceptable para los 27 veces campeones, la Serie Mundial, y todo a manos nuevamente de quienes han sido sus verdugos en tres de las últimas cinco postemporadas, los Houston Astros.

Será la primera vez desde los años 1910 en la que los Yankees pasarán una década completa sin clasificar al Clásico de Otoño. Fue la cuarta vez consecutiva que los Yankees quedaron eliminados en la etapa de la Serie de Campeonato de la Liga Americana desde la última vez que ganaron la Serie Mundial en 2009, tras haber perdido sólo dos series en 13 presentaciones antes de este período (1980 y 2004).

No obstante, a pesar de ser eliminados por segunda vez de forma consecutiva en la Serie de Campeonato por los Astros (2017 y 2019), además de haber caído en el partido por el comodín de la Liga Americana en 2015, los Yankees afirman estar a la misma altura de Houston.

“Siento que estamos al mismo nivel. Desafortunadamente, el béisbol puede ser un poco cruel para el equipo que se va a casa”, dijo el dirigente Aaron Boone tras la derrota el sábado. “Creo que este año fuimos un mejor equipo que el año pasado. Y trabajaremos muy duro en el invierno en todos los aspectos, y continuaremos tratando de ayudar a nuestros muchachos en la temporada muerta para ayudarlos a mejorar su juego individualmente. Siento que hemos avanzado mucho en esa área”.

“Pero el trabajo nunca termina”, agregó el dirigente, el primero en llevar a los Yankees a dos temporadas de 100 victorias o más en sus primeros dos años a cargo. “Y continuaremos intentándolo, y supongo que tendremos que cerrar esa brecha o ponernos en una posición para superar ese obstáculo. Sé que todo el mundo en el camerino cree que lo haremos y tendremos muchas cicatrices cuando finalmente lleguemos a la cima de esa montaña”.

Ni haber tenido una temporada de 103 victorias, ganando el banderín del Este de la Liga Americana por primera vez desde 2012, ni prevalecer sobre un número de lesiones sin precedentes, ni abrir la postemporada con una impresionante barrida de los Minnesota Twins, significó nada para los Yankees cuando se despidieron de los playoffs con un jonrón de José Altuve contra el cerrador Aroldis Chapman.

“Fue un fracaso”, declaró categóricamente un abatido Aaron Judge al resumir la campaña 2019. “En los entrenamientos de primavera, hablamos sobre ganar la división y ponernos en una buena posición en la postemporada para ganar la Serie Mundial. Nos quedamos cortos. No importa cuántos juegos ganamos en la temporada regular o qué más logramos, esta temporada es un fracaso”.

Fue un final abrupto para los Yankees, quienes tenían amplias expectativas de un 28vo anillo de campeonato después de que su mantra de “Next Man Up” (que venga el siguiente) los ayudara a superar una temporada repleta de lesiones. Creían firmemente que tenían un mejor equipo que la edición de 2017 que perdió ante los Astros, y del que fue eliminado en la Serie Divisional el año pasado por los Boston Red Sox.

“Así es el béisbol”, dijo Brett Gardner, el último recordatorio del pasado glorioso de los Yankees, habiendo ganado un anillo en 2009. “Luchamos tanto como pudimos durante todo el año. Definitivamente no pensamos que las cosas terminarían así. Nos quedamos cortos”.

“Será algo que nos tomará un tiempo superarlo”, agregó el jardinero de 36 años, quien pudo haber vestido el uniforme a rayas por última vez. “Es posible que algunos de nosotros nunca lo superemos. Pero hay que ganar en octubre. Los últimos tres años hemos sido un buen equipo. Pero en esta época del año, tienes que vencer a grandes equipos para seguir adelante, y nos quedamos cortos”.

Los Yankees les dieron crédito a los Astros por haber hecho el trabajo necesario para superarlos en la Serie de Campeonato, pero no estuvieron dispuestos a conceder que existiese una diferencia muy grande en el nivel de talento de ambos equipos.

“No capitalizamos en las oportunidades que tuvimos”, destacó Judge. “Teníamos que jugar mejor pelota; defensivamente, ofensivamente. Tuvimos muchas fallas defensivas, y cuando le das outs adicionales a un equipo como ese, van a producir carreras. A lo largo de toda la serie, dejamos muchos hombres en base y desperdiciamos muchas oportunidades. Houston aprovechó las suyas; con un gran jonrón o un gran imparable. Esa fue la diferencia en la serie”.

“Fue muy difícil. Nunca esperé tener una serie como esa”, dijo el toletero Edwin Encarnación, quien bateó para .056 (de 18-1) con 11 ponches. “Nos dolió esa derrota, y me dolió mucho más a mí, porque sabemos que tenemos un equipo que puede ganar la Serie Mundial, y perder la forma en que perdimos, y que me haya ido tan mal como fue, es algo que me va a doler por mucho tiempo”.

Con corredores en posición anotadora, los Yankees batearon para .171 (de 35-6), con un solo cuadrangular (en la novena entrada del sexto partido) con apenas 9 carreras remolcadas. Aunque los Astros fallaron también con corredores en posición anotadora, sí lograron conectar tres cuadrangulares y remolcar 13 carreras en dichas situaciones.

Los Yankees anotaron siete carreras en el primer partido, pero se combinaron para anotar 14 carreras en los últimos cinco juegos de la serie, ponchándose en 64 ocasiones.

Esa fue en definitiva la distinción principal entre ambos equipos. Aunque los Astros eran considerados el equipo con los mejores abridores, no fue el pitcheo, sino las fallas ofensivas en los momentos clave las que enviaron a los Yankees a empacar sus maletas de vuelta al Bronx.

“Hay que darles crédito. Se merecen el crédito y creo que se les debe seguir dando crédito mientras sigan avanzando. No les quitamos nada”, dijo el veterano lanzador J.A. Happ. “Pero si nos preguntan a nosotros, sentíamos que íbamos a ganar esta serie y seguir adelante. Sentíamos que íbamos a vencerlos a todos los equipos, que podíamos y debíamos ganarles a todos. Y creo que así es como debemos sentirnos. Esperábamos ganar seis juegos más de los que ganamos”.