<
>

Lo mejor del fin de semana: Regresos de Marlins y Cardinals y debut de Cole contra Boston

play
Cardinals cerca de regresar. ¿Necesita MLB una burbuja? (3:36)

Enrique Rojas y Marly Rivera dialogan sobre lo más reciente en MLB: (3:36)

Los regresos de Miami Marlins (a casa) y St. Louis Cardinals (al terreno) y el debut de Gerrit Cole contra el mayor enemigo de su patrón son algunas de las notas más destacadas en el calendario del cuarto fin de semana de la recortada temporada de Grandes Ligas del 2020.

En su primera presentación oficial en 11 meses en el Marlins Park, Miami (8-4) recibirá a los Atlanta Braves (11-9) para defender su primer lugar en la División Este de la Liga Nacional y mejorar sus probabilidades de avanzar a los playoffs por primera vez en 17 años.

Debido a un brote de coronavirus que maduró mientras estaban en Filadelfia en el primer fin de semana de la temporada (del 24 al 26 de julio), los Marlins perdieron a 18 de sus 30 jugadores, pospusieron sus primeros ocho encuentros en casa y fueron forzados a jugar series seguidas en Baltimore, Nueva York y Buffalo antes de jugar en La Pequeña Habana.

Pese a que cambiaron tanto el roster que el manager Don Mattingly dijo que nunca había visto anteriormente a algunos de sus peloteros, los Marlins ganaron seis de nueve encuentros (incluyendo los primeros cinco) en condiciones extraordinariamente adversas.

Los Marlins, que terminaron la temporada pasada con siete compromisos en la ruta, no juegan en casa desde que recibieron a los Washington Nationals el domingo 22 de septiembre del 2019.

El equipo de Derek Jeter y compañía entra al fin de semana con ventaja de un juego sobre Atlanta en la batalla por el tope de su división. Miami tiene dos campeonatos mundiales (1997 y 2003), pero nunca ha conquistado la división y no avanza a la postemporada desde que se quedó con una plaza comodín en el 2003.

Atlanta, el campeón divisional en los últimos dos años, jugará la serie de fin de semana sin su mejor jugador, el jardinero venezolano Ronald Acuña Jr., quien está lidiando con una muñeca inflamada y será reevaluado por los doctores el próximo lunes.

Los Cardinals, que no han jugado desde el 29 de julio, también por un brote de coronavirus-- que afectó a 17 de sus miembros, incluyendo 10 jugadores--, tienen programado regresar al campo el sábado para una doble cartelera contra los Chicago White Sox en el Guaranteed Rate Field.

Los Cardinals, además, planean jugar doble juegos el lunes y el miércoles contra los Chicago Cubs en el Wrigley Field.

St. Louis, el vigente campeón de la División Central de la Liga Nacional, solo ha disputado cinco choque en el año y para completar un programa de 60 encuentros estaría forzado a jugar los últimos 55 en 44 días, algo extraordinario, incluso en una temporada especial en medio de una pandemia.

Los Cubs, que recibirán a los Milwaukee Brewers por los próximos tres días, entran al fin de semana con marca de 13-3, la mejor de todo el béisbol. Otros choques llamativos son las series interligas de los rivales regionales Los Angeles Dodgers y Los Angeles Angels, Washington y Baltimore y Oakland Athletics y San Francisco Giants.

El fin de semana también marcará el debut, de Cole contra los Boston Red Sox con un uniforme de los New York Yankees. Cole (3-0, 3.22) viene de ponchar a 10 de los Tampa Bay Rays en 4.2 innings en una salida sin decisión el sábado en el Tropicana Field para extender a 26 su racha de aperturas en la serie regular sin caer derrotado.

Durante esa racha, el derecho tiene marca de 19-0, efectividad de 1.97 y 252 ponches en 169.0 entradas con Houston Astros y Yankees. En cinco salidas en su carrera contra los Red Sox, Cole posee foja de 2-1, efectividad de 3.60 y 31 ponches en 30.0 entradas.

El asunto es que cuando los Yankees comprometieron $324 millones de dólares por nueve temporadas a Cole en la agencia libre el pasado invierno, alguien--posiblemente un aficionado-- incluyó en letras muy pequeñas en su contrato que nada que haya hecho en el pasado contra Boston o lo que haga en lo adelante contra todos los otros equipos de la División Este de la Liga Americana importará mucho si no domina a los Red Sox.

Básicamente, de eso se trata la mayor rivalidad del béisbol. En una temporada en que las dos bestias del este se encuentran separadas en el standing por las 220 millas que hay entre sus sedes, lo más llamativo del segundo asalto del año entre los eternos rivales es la introducción de Cole en el pleito.

Nueva York (12-6) ocupa el primer lugar del Este, con un juego de ventaja sobre Tampa Bay (12-8), que viene de anotar 42 carreras en una barrida de cuatro juegos en Fenway Park contra Boston (6-13), que ocupa el sótano del sector.

Los Yankees ganaron por barrida en Boston en la primera serie del año entre ellos para extender a seis su seguidilla de triunfos ante los Red Sox.

El viernes, en Yankee Stadium, Cole saldrá a intentar poner sal sobre la herida del gran rival y, de paso, tratar de unirse a Carl Hubbell, Roy Face, Jake Arrieta, Roger Clemens y Rube Marquard como los únicos lanzadores con 20 victorias consecutivas en la historia de Grandes Ligas.