<
>

Antes de la "Giorgian-manía": otros uruguayos que triunfaron en Brasil

Desde que se asentó primero en Cruzeiro y luego brilló en Flamengo con su técnica y su capacidad ofensiva, Giorgian De Arrascaeta se convirtió en un estandarte uruguayo en tierras norteñas. Sin embargo, antes que el nacido en Nuevo Berlín, hubo varios compatriotas que también brillaron en Brasil. Los repasamos a continuación.

PABLO FORLÁN

El “Boniato” Forlán tuvo una destacada trayectoria en la que cosechó numerosos títulos. Además de su recordado pasaje por el Peñarol de los 60, el lateral fue figura en el fútbol de Brasil, donde jugó en Sao Paulo y Cruzeiro. En el equipo paulista estuvo entre 1970 y 1976 y allí se quedó con tres campeonatos Paulistas; mientras que cerró su etapa en Brasil en Cruzeiro, levantando el campeonato Mineiro.

PEDRO ROCHA

Una de las mayores leyendas de Peñarol también fue ídolo de Sao Paulo. Pedro Virgilio Rocha llegó al tricolor paulista luego del Mundial de 1970 y se quedó hasta 1977. Al salteño le costó en los primeros tiempos, pero terminó convirtiéndose en la figura principal de aquel equipo. Fue el primer extranjero en ser máximo goleador de Brasil, bicampeón estadual y de su mano, el equipo llegó por primera vez a ganar el Brasileirao y a ser finalista de la Copa Libertadores. Con más de 370 partidos y encima de 100 tantos para el club, Rocha dejó un enorme legado, antes de irse a Coritiba, Palmeiras y Bangú, donde su trascendencia fue menor.

DARÍO PEREYRA

Once años en el Sao Paulo, más de 450 partidos y dos títulos del Brasileirao. Darío Pereyra tuvo en el tricolor paulista al club de su vida. Tras un gran pasaje por Nacional, Sao Paulo lo adquirió en 1977 y se fue recién en 1988. Llegó como mediocentro y tuvo un comienzo difícil, con muchas lesiones. Pero cuando lo ubicaron en la zaga, Pereyra comenzó a marcar su historia como ídolo tricolor a lo largo de la década del 80. También jugó en Flamengo y Palmeiras antes de dejar el país norteño.

RODOLFO RODRÍGUEZ

El legendario arquero de Nacional también escribió sus páginas de gloria en Brasil. En 1984, Santos desembolsó una buena cifra para llevarse al guardameta y ese mismo año obtuvo el campeonato Paulista. Rodríguez jugó allí hasta 1988 y es recordado como uno de los grandes goleros de la historia del equipo santista. Luego de un pasaje por Portugal, regresó a Brasil para jugar en Portuguesa y Bahía, donde fue bicampeón bahiano.

HUGO DE LEÓN

El último capitán tricolor en levantar la Copa Libertadores también se dio el gusto de conseguir ese trofeo con un equipo brasileño. En 1983, Gremio fue campeón continental venciendo a Peñarol en la final con De León como valuarte en la defensa. Además, levantó la Copa Intercontinental ese año. Con el equipo gaúcho también fue campeón del Brasileirao en 1981.

RUBEN PAZ

El talentoso zurdo jugó en Internacional de Porto Alegre entre 1982 y 1986, disputando casi 250 partidos con el colorado, y marcando más de 60 goles. En Porto Alegre, Paz logró tres campeonatos Gaúchos consecutivos y fue nombrado como mejor jugador de Brasil en 1985. Desde este equipo, el exPeñarol dio el salto a Europa, más precisamente, al Racing Matra de París.

DIEGO LUGANO

“La Tota” también conquistó el corazón del tricolor paulista. En ese equipo, a Lugano no le pudo ir mejor: consiguió el campeonato Paulista, el Brasileirao, la Copa Libertadores y el Mundial de Clubes. Por su pasaje entre 2003 y 2006 y la relevancia de los títulos obtenidos, Lugano se convirtió en héroe del club, al que volvió en 2016 para retirarse al año siguiente. Su legado e importancia fue tal que hoy en día sigue trabajando el Sao Paulo como director de relaciones institucionales.

SEBASTIÁN ABREU

El “Loco” pasó por varios equipos del fútbol de Brasil. El primero fue Gremio en 1998, pero en uno dejó su marca más fuerte: Botafogo. El minuano llegó al equipo carioca en 2010 y se quedó hasta 2012 en un conjunto del que se fue como segundo mayor goleador extranjero de la historia del club, con 63 tantos. Con el fogao levantó el campeonato Carioca, la Taça Guanabara y la Taça Rio en 2010, y repitió esta última competición en 2012. Más adelante en su carrera, también pasó por Figueirense, Bangú y Rio Branco.