<
>

Bayern y el futbol alemán solo tienen una Supercopa en su historia; Kahn y Beckenbauer la demeritaron

play
Bayern y Sevilla, listos para que suene la campana (0:25)

La graciosa caricatura que representa el gran encuentro por la Supercopa de la UEFA. (0:25)

Un equipo alemán ha ganado la Supercopa continental y fue precisamente el Bayern en 2013, cuando se impuso al Chelsea en los penaltis

La Supercopa de Europa, que el Bayern disputará contra el Sevilla en Budapest, es una competición que suele tener mal sabor para los clubes germanos, a lo que se agrega que en Alemania el título se valora poco más que una victoria en un partido de pretemporada.

Solo un equipo alemán ha ganado la Supercopa continental y fue precisamente el Bayern en 2013, cuando se impuso al Chelsea en los penaltis. En aquella ocasión, además, al título se le dio más valor porque fue una nueva edición de los duelos entre Pep Guardiola y José Mourinho.

De resto, el Bayern ha dejado escapar en tres ocasiones el título. En 1975 ante el Dynamo de Kiev, en 1976 ante el Anderlecht y en 2001 ante el Liverpool.

A esa última derrota, por 3-2, reaccionó el entonces meta, y hoy directivo, Oliver Kahn diciendo que lo ocurrido no debía preocupar a nadie. "Se trata solo de la Supercopa", afirmó inmediatamente después del partido.

A Kahn, a quien las derrotas podían convertir en una fiera, perder contra el Liverpool en 2001 pareció no afectarle para nada.

Entre los otros equipos alemanes que han disputado la Supercopa de Europa está el Dortmund, que la jugó a partido doble contra el Barcelona en 1997. En la ida en el Camp Nou optó por jugar con un equipo lleno de suplentes, de cara a la siguiente jornada en la Bundesliga.

Raimund Hinko, un cronista que ha seguido al Bayern durante décadas y que tiene una columna habitual en la revista "Sport Bild" dedicada a la actualidad del club, ha calificado el duelo contra el Sevilla de "superfluo" y ha lamentado que el equipo bávaro no pueda concentrarse en el siguiente partido de la Bundesliga contra el Hoffenheim.

"¿Qué valor puede tener un partido contra el Sevilla, que ha ganado una competición que Franz Beckenbauer llamaba el torneo de los perdedores?", se pregunta Hinko.

En realidad, era la Copa de la UEFA el torneo al que Beckenbauer en sus tiempos de jugador llamaba torneo de perdedores, con clara intención de provocar al Borussia Mönchengladbach. La Liga Europa es la competición que ha sucedido tanto a la Copa de la UEFA como a la Recopa.

A Hinko le parece todavía más superflua la Supercopa alemana que el Bayern jugará contra el Dortmund, que, como dice él, a diferencia del Sevilla no ganó nada la temporada anterior.

Lo de Hinko no es un caso aislado, sino una sensación general en medio de una temporada que va a tener pocas pausas y en la que los jugadores se verán amenazados por una recarga de partidos.

El hecho de que la Supercopa se juegue en Budapest, ciudad considerada como zona de riesgo en medio de la pandemia del coronavirus, hace que aumente en Alemania el desinterés por el torneo.

El propio entrenador del Bayern, Hansi Flick, ha dicho que el viaje a Budapest es "algo difícil de entender".

El primer ministro bávaro, Markus Söder, ha advertido repetidamente a los aficionados del Bayern del peligro que representa viajar en estos momentos a Budapest, lo que ha calificado de "insensato".

Este martes, después de que 800 aficionados devolvieran sus entradas para el partido, Söder reiteró su advertencia y declaró fuera de vigor para quienes viajen una excepción que libera de la obligación de guardar cuarentena a personas que estén menos de 48 horas en una zona de riesgo.

Pese a todo, el Bayern querrá sin duda sumar un título más a su palmarés tras el triplete de la temporada pasada.

Hinko recomienda a Flick desde su columna jugar las dos Supercopas con suplentes pensando en el resto de la temporada y en que la plantilla es algo corta, al menos de momento, a la espera de que se concreten algunos posibles fichajes.

El partido, a diferencia de lo ocurrido con la final de la Liga de Campeones, no será transmitido en Alemania por televisión abierta, sino por canal de pago.