<
>

La complicada relación de Koke con la Selección Española

play
Alcácer anota doblete para sellar victoria de España (1:07)

Un contundente 4-0 ante Islas Feroe da la victoria a la Roja, en las eliminatorias de la Euro 2020. (1:07)

En el Atlético de Madrid nadie duda: Para “El Cholo” Simeone, su equipo son el capitán Koke y diez más. No importa las muchas variantes que pueda tener en el medio sector, más aun este año tras las llegadas de Marcos Llorente y Héctor Herrera; Koke es indiscutible.

Para eso es el capitán, el canterano más influyente, el hombre que debe correr con el testigo de Gabi, pero también con el de Fernando Torres. Es uno de los varios one club men con los que cuenta Simeone en su plantilla, su soldado más fiel.

Por eso sorprende la falta de oportunidades que está teniendo en la Selección Española.

La última vez que Koke acudió a una cita con La Roja fue en octubre pasado, cuando Luis Enrique recién comenzaba su andadura al frente de la nave nacional. Koke era el eslabón con el proceso anterior, el hombre que manejó los hilos en el mediocampo junto a Sergio Busquets en el decepcionante Mundial de Rusia. En dicha cita, Koke fue titular en los dos partidos más importantes, donde las pruebas no valían, ante Portugal en el debut y ante Rusia, en octavos, el día de la eliminación. Entonces, nada hacía presagiar el ostracismo al que se ha visto sometido en el último año.

Desde el Mundial, Koke se perdió la primera convocataoria, para los partidos ante Inglaterra y Croacia en la UEFA Nations League, luego volvió para el amistoso ante Gales de octubre, en el cual entró como cambio en la segunda parte, y la debacle vivida en Wembley ante Inglaterra tres días después, y a partir de entonces, dejó de contar.

Casi un año sin una sola llamada de selección a un hombre que, a sus 27 años, es el capitán del segundo mejor equipo de España en la actualidad --y el líder de la Liga en estos momentos--, que tiene a cuestas más de 400 partidos con su club, y está a seis de cumplir el medio centenar de internacionalidades.

Está claro que el actual equipo de trabajo que dirige la Selección no cuenta con el colchonero. Ni Luis Enrique en su momento ni Robert Moreno ahora, parecen tener al madrileño entre sus planes, pues el talento del mediocampo con el que cuenta España en estos momentos parece ser rebosante.

A Busquets, ancla inamovible del equipo desde 2010, se le suman jugadores de todos los niveles, edades y perfiles. Thiago Alcántara, Dani Parejo, Saúl Ñíguez, Dani Ceballos, Rodri Hernández, e incluso Fabián, que se ha hecho con un puesto en el equipo senior tras su triunfal paso por el Europeo Sub-21 de este verano. Con tantas opciones, puede parecer hasta normal que Koke haya dejado de contar, pero siguen sorprendiendo la falta de motivos para ello.

En ningún momento el rojiblanco ha dejado de contar para Simeone, ni se ha visto relegado a la suplencia en algún momento puntual en su club a causa de la competencia interna. Esto es algo de lo que, por ejemplo, no pueden alardear Dani Ceballos, Rodri, Fabián, y tal vez ni siquiera el propio Saúl, compañero y escudero de Koke en el Atlético de Madrid.

Por eso el capitán colchonero no puede estar pasando por un buen momento, pues es difícil de entender el por qué de su falta de continuidad en el equipo nacional.

Obviamente, la progresión del estilo del equipo ha tenido que perjudicar a Koke, pues el seleccionador no parece pensar que su juego case con lo que requiere La Roja en estos momentos. Pero siendo Koke un elemento tan dinámico y polivalente, sorprende que ni siquiera sea tenido en cuenta para formar parte del grupo en caso de alguna eventualidad.

A Koke no le queda ahora más que agachar la cabeza y hacer lo que mejor sabe hacer: trabajar. Su puesto en el Atlético de Madrid más ilusionante de los últimos tiempos está asegurado y si brilla en su club será difícil acallar el clamor popular que sin duda pedirá su vuelta a la selección de cara a la Euro 2020.