<
>

Arturo Vidal se siente valorado y asegura que es feliz en Barcelona

play
¿Quién es el mejor jugador del planeta según Arturo Vidal? (0:43)

El chileno del Barcelona eligió entre todos los compañeros que tuvo y los rivales que enfrentó. (Fuente: IG/@rodelindoroman) (0:43)

BARCELONA -- Arturo Vidal rompió su silencio horas antes de cumplir los 33 años con una entrevista concedida a través de Instagram Live en la que aseguró sentirse “muy feliz en Barcelona”, insinuando su intención de cumplir la temporada de contrato que tiene en el Barça, y afirmó que físicamente “me encuentro mejor que nunca”.

“Tengo muy buenos amigos en el vestuario; me llevo bien con todos, especialmente con Leo, Luis (Suárez), Jordi (Alba), Geri (Piqué)… Soy feliz en la ciudad, mis hijos también y a mi madre la veo feliz” constató el mediocampista chileno, quien convino que se encuentra “mejor que nunca”, recordando que llegó al Barça “tras mi segunda operación de rodilla, no en las mejores condiciones y ahora estoy muy bien”.

“Me sacrifico y entreno muy fuerte para aprovechar los momentos clave; creo que la gente me tiene cariño en Barcelona porque me dejo el corazón en la cancha… Me lo dicen por la calle” proclamó Vidal, quien mantiene especial recuerdo de estrenarse en un Clásico marcando al Real Madrid. “Tuve la suerte de marcar en el primero que jugaba” reveló, insinuando con su tono que abandonar el Barça este mismo verano no es una idea que ronde por su cabeza.

“En toda mi carrera nunca tuve tanto tiempo para prepararme. Hicimos un plan al máximo para alargar mi carrera lo máximo que se pueda. Me siento preparado para lo que viene, tanto la Champions como LaLiga” explicó Arturo, quien dejó claro la importancia de este fin de curso. “Estamos primeros en LaLiga y en la Champions nos falta el partido de vuelta, tenemos muchas opciones de pasar. Son dos meses que tenemos que dar el máximo”.

“Nos vienen dos meses muy duros en los que te juegas todo el año. Estamos todos mentalizados porque si no te preparas se te van las alegrías” constató sobre la preparación del equipo tras regresar del confinamiento, aseverando que no fue fácil acostumbrarse a la nueva realidad: “Fue muy raro comenzar a entrenar los jugadores por separado, en distintos campos de la ciudad deportiva, pero teníamos tantas ganas de pisar el césped y de tocar balón que lo disfrutamos como un niño pequeño. Ahora con diez compañeros ya es un poco más normal. Fueron dos meses muy duros en casa, ¡pateaba todo lo que veía!”.

Preguntado por Messi, Vidal fue concluyente: “Verle cada día entrenar es un lujo. Leo es de otro planeta y eso le da más mérito a las dos Copas América que ganamos con Chile frente a Argentina” y se refirió a unas declaraciones de

Chiellini en las que su antiguo compañero habló de su supuesta afición por la bebida. “Soy un ser humano, como todos. Y cuando me he equivocado, lo he pagado y me he levantado” afirmó, recordando que “tenía permiso para salir” y anunciando que habló con su ex compañero de la Juventus. “La gente se queda con lo peor que dijo Chiellini, y no veo bien decir esas cosas, pero también dijo que era un campeón. Me llamó y me explicó”.

El jugador chileno se refirió a cómo transcurrió su periodo de confinamiento, descubriendo que siempre “trataba de entrar dos veces al día. Me levantaba a las ocho, entrenaba dos o tres horas, miraba una serie y almorzaba. Los Vikingos me la he visto dos veces, ya no hay películas para ver. Me he visto todo. Tras el almuerzo descansaba, hablaba con mi familia y después venía el segundo entrenamiento. Lo último cena, película y a descansar” especificó, admitiendo que lo peor fue mantenerse separado de los suyos.

“La cuarentena ha sido difícil por tanto tiempo estar encerrado, estuve mucho tiempo sin ver a mis hijos, que los tengo a dos kilómetros de mi cada para cuidarlos. Tratamos de seguir las reglas como se tenía que hacer. Tuvimos que adecuar todo para pasar el día a día, la pandemia es muy peligrosa, estuvo difícil. No estamos al cien por cien, tenemos que quedarnos en casa hasta nueva orden” sentenció.