<
>

Pedri: La arriesgada apuesta del Barcelona que se hizo realidad

play
A Pedri hay que dejarlo crecer y darle confianza (1:30)

Rodrigo Fáez le pide al barcelonismo que le tenga paciencia a su nueva joya. (1:30)

BARCELONA -- "Cuando llegué, cuando comenzó la pretemporada, el objetivo era hacerme con un puesto en la plantilla y convencer al entrenador... Pero no pensaba que tuviera tantas oportunidades y tan de prisa. No sabía que iba a tener tantos minutos".

Quien habla así responde por Pedro González ‘Pedri’, la última perla del futbol español reclutada a tiempo por el Barcelona cuando empezaba a despuntar en Las Palmas, siendo un niño de apenas 16 años que maravillaba a propios y extraños.

"Siempre es un riesgo y siempre que se afronta un fichaje de este tipo estás expuesto al fracaso. ¿Que lo teníamos muy claro con Pedri? Por supuesto... pero eso no ofrece ninguna seguridad", explicó a ESPN Deportes una fuente del club azulgrana, donde se entiende que el jugador "hoy por hoy" ha superado las expectativas creadas... Pero se le quiere mantener en la medida de lo posible alejado del plano mediático.

Los elogios y la confianza que ha puesto en él Ronald Koeman provocan satisfacción en los despachos del Camp Nou, confirmando que la apuesta fue totalmente válida y que el precio que puede acabar pagando el Barça por Pedri, hasta 25 millones de dólares, será una ganga si cumple las esperanzas puestas en él.

DE LA DUDA A LA EXPLOSIÓN

El no ascenso del Barça B a Segunda División, eliminado en la final del Playoff de ascenso por el Sabadell, significó un duro contratiempo en el club azulgrana en los planes previstos para Pedri. El plan inicial era que formase parte de la segunda plantilla, en la categoría de plata, y fuera fogueándose con el primer equipo, sin prisa, atendiendo a que el contrato firmado con Las Palmas establecía que no podía jugar en la 2ª División B.

De esta manera, cuando comenzó la pretemporada se estudió una posible cesión... Que en apenas una semana de trabajo descartó en primera persona Koeman. El holandés, acostumbrado a trabajar con jóvenes promesas y darles oporunidades sin atender a su edad, quedó tan prendado de la seriedad como de la calidad de Pedri y solventó, de acuerdo con los técnicos del club, quedárselo en la primera plantilla.

La competencia era dura. Pero su entrega lo superó de una manera indiscutible. Habiendo jugado el Barça los primeros nueve partidos de la temporada (seis de Liga y tres de Champions), Pedri ha participado en todos, acumulando cuatro titularidades, completando el duelo de Turín frente a la Juventus y formando parte de los elegidos, también, en el Clásico frente al Real Madrid.

No solo ha pasado por delante de Riqui Puig o Carles Aleñá, sino que a estas alturas es ya considerado entre los futbolitas clave en los esquemas de Koeman y, junto a Ansu Fati, personaliza un futuro que ya es presente en el club azulgrana.

"Tiene mucho margen de mejora porque aún es muy joven, pero su concentración y su trabajo son sus puntos fuertes para tener los minutos que tiene. A mi no me preocupa la edad, sino el rendimiento", avisó el entrenador holandés, que, de pronto, ha convertido a una promesa en feliz realidad para los barcelonistas.

DESTINO

Pedri, culé de cuna, de ascendente indiscutible por parte de su propio abuelo que en Las Palmas fundó en su día la peña barcelonista de Tegueste, pudo tener, sin embargo, un futuro deportivo muy distinto. Alertado por Pepe Mel, ex futbolista y entrenador con pasado merengue, el Real Madrid aprobó hacerle una prueba en Valdebebas en febrero de 2019.

La casualidad quiso que coincidiera su viaje a Madrid con una tormenta de nieve que limitó su presencia a dos partidos de entrenamiento con la cantera blanca y que quienes le siguieron de cerca no vieran en ese chaval de limitadas capacidades físicas el nivel suficiente como para quedarse... Y se volvió a Las Palmas.

Fue a partir de ahí cuando ojeadores relacionados con el Barça llamaron con urgencia al Camp Nou y cuando, con calma y discreción, pero convencimiento, el club azulgrana empezó a seguirle de cerca y se acabó decidiendo por el fichaje, por más que el Sevilla, con su director deportivo Monchi a la cabeza, entrase en el escenario para llevárselo al Pizjuán.

Pedri, como toda su familia, ya había decidido en azulgrana y Las Palmas, acuciado por necesidades económicas, negoció un traspaso en las mejores condiciones posibles. Unas condiciones, de entrada, vistas muy atrevidas y que en apenas tres meses de competición se han comprobado un chollo de primer nivel.