<
>

La historia de cómo Yunus Musah eligió representar a Estados Unidos por encima de Inglaterra

play
La única verdad: "A esta selección de Estados Unidos la sobrevaloraron" (2:26)

Álvaro Morales comparte su análisis sobre la selección de las barras y las estrellas (2:26)

AL RAYYAN, Qatar -- Yunus Musah será una pieza central para el equipo nacional masculino de EE. UU. cuando enfrente a Inglaterra en un partido crítico de la fase de grupos de la Copa Mundial el viernes. Pero estuvo cerca, muy, muy cerca, de jugar para el otro lado.

De hecho, si no fuera por la pandemia, Musah, quien pasó su adolescencia en Londres y representando a los equipos nacionales juveniles de Inglaterra, probablemente se hubiese presentado para los Tres Leones.

"Hablamos mucho de eso porque había sentimientos envuelto", dijo a ESPN el hermano mayor de Musah, Abdul. "Mirando hacia atrás, la situación era tan inusual. Pero recuerdo recoger a Yunus en el aeropuerto después de que regresó de su primera vez en los EE. UU. y le dije: '¿Cómo estuvo?' y me miró y me dijo: 'No voy a ir a ningún otro lado'".

Esa conclusión parece bastante simple, pero llegar a ella fue bastante complicado. El tiempo inicial de Musah con los EE. UU. llegó en noviembre de 2020, una ventana de partido que normalmente habría organizado las eliminatorias de la Copa Mundial, pero solo consistió en amistosos debido al caos mundial de viajes en medio de la pandemia. Esto resultó ser un desarrollo clave para Musah porque, por regla, un jugador con elegibilidad para varias naciones se compromete con un país una vez que juega en un juego oficial de alto nivel para ese país. Los amistosos no cuentan.

Entonces, si hubiera habido clasificatorios programados regularmente en lugar de exhibiciones, Musah, quien nació en la ciudad de Nueva York de padres ghaneses (su madre estaba de vacaciones en ese momento) y se crió en Italia e Inglaterra, probablemente habría rechazado la Invitación estadounidense al campamento. "No creo que se hubiera ido si hubiera sabido que ir habría tomado la decisión", dijo Abdul, y agregó que él y Musah fueron "muy honestos" con los funcionarios de la federación de Inglaterra sobre las intenciones de Musah.

"Hablamos de eso en casa. Teníamos que estar muy agradecidos con ellos", dijo Abdul, refiriéndose a que su hermano jugó más de 30 partidos para Inglaterra en el nivel juvenil. "Pero en última instancia, la decisión se reduce a: ¿Puedes elegirlos por lo que han hecho?".

"Obviamente intentaron convencernos de que nos quedáramos. Algunos pueden argumentar que podrían haber hecho más. Pero Yunus quería intentarlo".

La conexión de Musah con las otras jóvenes estrellas en ascenso del equipo estadounidense fue inmediata. Obviamente, el tiempo de juego y un lugar más central dentro de un equipo siempre son factores, pero a pesar de la conexión de la familia con Londres, Abdul dijo que pudo sentir la pasión de su hermano por los EE. UU. inmediatamente después de esas primeras exhibiciones contra Gales y Panamá.

EE. UU. inicialmente se puso en contacto con Musah a través de Nico Estévez, un asistente de EE. UU. que tenía conexiones en el club de Musah, el Valencia de LaLiga española. Las conversaciones de Musah con el seleccionador de EE. UU., Gregg Berhalter, fueron sin duda positivas, pero fue el ambiente que sintió entre los jugadores en el campamento lo que realmente lo intrigó.

"Fue como si nos hubiéramos visto o conocido antes", dijo Musah a ESPN después de finalizar su decisión. "Y eso me ayuda porque soy nuevo y me recibieron muy bien. Al final, jugamos dos partidos muy bien y también nos divertimos".

Aunque es menos conocido entre los aficionados estadounidenses casuales que Christian Pulisic, por ejemplo, Musah, que cumplirá 20 años el 29 de noviembre, el día en que Estados Unidos se enfrenta a Irán en su último partido de la fase de grupos. Ha sido el elegido de muchos 'observadores' para ser la próxima superestrella estadounidense.

Su presencia en el mediocampo y su habilidad para mover el balón hacia adelante en posiciones peligrosas pueden cambiar un juego, mientras que su personalidad (extraoficialmente tiene la sonrisa más amplia del equipo de EE. UU.) es implacablemente optimista.

Abdul dice que su hermano siempre ha sido así y agrega que toda su familia fue criada para ser humilde y agradecida por lo que tienen. De hecho, cuando Musah estaba considerando a qué equipo de una academia inglesa unirse, estuvo a punto de firmar con el Chelsea, pero se unió al Arsenal en el último minuto porque estaba más cerca de su casa en el este de Londres. "En el momento en que entré, me sentí como en casa", dijo Abdul.

Con raíces ghanesas, inglesas, italianas y estadounidenses, la vida entera de Musah se siente como una mezcla única. El único musulmán en el equipo de EE. UU. ha sido muy consciente de las diferencias que conlleva estar en Qatar (el llamado a la oración a menudo se puede escuchar durante el entrenamiento de EE. UU.), pero la verdad es que su rutina diaria siempre ha sido una mezcla de culturas.

play
1:27

Es Así y Punto: Estados Unidos y un empate ante Gales que trae mucha incertidumbre

Hernán Pereyra y su reacción inmediata al partido que la selección de las barras y las estrellas no pudo definir a su favor.

En su hogar en España, Musah y Abdul, que vive con él, hablan varios idiomas, a veces hablan italiano, pero luego cambian al inglés si están hablando, por ejemplo, de la Premier League. Les encanta la comida ghanesa, como el arroz jollof, pero también son muy peculiares con la preparación de la pasta al estilo del norte de Italia, ya que allí vivieron hasta que Musah cumplió nueve años. Su humor puede ser más británico, sostuvo Abdul, mientras que los gustos musicales y de entretenimiento de Musah son estadounidenses. Si se resfría, recurren a los remedios herbales ghaneses.

Para Musah, la comodidad que siente al ser todas esas cosas nunca es un problema cuando está con sus compañeros estadounidenses. Puede expresarse, tanto como persona como como jugador. Y esa habilidad le inspira una felicidad que hace que toda su familia se sienta agradecida.

"Desde esa primera vez, sintió que pertenecía ahí", dijo Abdul. "Inglaterra fue increíble para él. Pero se siente muy orgulloso de representar a los EE. UU. Es donde quiere estar", sentenció.