<
>

Vistazo al viaje improbable de 8 días de Jorge Masvidal desde una barbacoa en el sur de Florida hasta Fight Island

play
Masvidal: 'Me le quito el sombrero a Usman… espero tener una revancha' (1:37)

Jorge Masvidal no tiene excusas por su derrota ante Kamaru Usman, y espera recibir otra oportunidad con un campamento de entrenamiento completo. (1:37)

El viaje de Jorge Masvidal a Fight Island comenzó de la misma manera que su carrera en las peleas: en un patio trasero del sur de Florida.

El 4 de julio, Masvidal asistió a una barbacoa en la casa de Miami de su manager, Malki Kawa de First Round Management. Gilbert Burns, quien tenía programado desafiar al campeón de peso wélter Kamaru Usman en el evento estelar de UFC 251, fue descartado la noche anterior debido a una prueba positiva a COVID-19. Cuando Masvidal llegó a la fiesta del Día de la Independencia, le preguntó a Kawa cuáles eran las posibilidades de que peleara con Usman una semana después.

"No hay ninguna posibilidad de que eso ocurra", dijo Kawa a Masvidal.

Cómo Masvidal llegó desde ese momento a pelear en Yas Island en Abu Dhabi por su primer título mundial exactamente una semana después es una historia de perseverancia, personalidad e incluso una porción de pizza.

Kawa y el vicepresidente ejecutivo y director comercial de UFC, Hunter Campbell, hablaron la noche del 3 de julio, pero no pudieron llegar a un acuerdo. El problema era el mismo que cuando se interrumpieron las conversaciones entre Masvidal y UFC menos de dos meses antes: dinero.

El plan original para el evento estelar de UFC 251 el 11 de julio era Usman vs. Masvidal. El presidente de UFC, Dana White, dijo durante la semana del Super Bowl que iba a suceder, y el exagerado tren de promoción ganó impulso cuando Usman y Masvidal tuvieron un pequeño altercado verbal frente a los medios de comunicación reunidos esa semana para el juego.

Pero Masvidal quería un mayor porcentaje de los ingresos de PPV que UFC estaba dispuesto a ofrecer, indicó Kawa. Cuando se rompieron las negociaciones, Masvidal recurrió a las redes sociales para criticar la estructura salarial de UFC.

Parecía que el peleador más candente de UFC en 2019 se perdería su oportunidad por el título cuando White anunció el 9 de junio que Burns desafiaría a Usman.

Entonces, parecía que no habría pelea por el título de peso wélter en absoluto cuando Burns dio positivo. Después de que se supo la noticia el 3 de julio, Usman no entró en el vuelo de UFC a Abu Dhabi porque no creía que tuviera una pelea. En cambio, Usman voló a Dallas para ver a sus padres y comenzar a comer normalmente nuevamente después de bajar de peso durante el campamento.

Incluso con el evento estelar del debut de Fight Island en peligro, y el tiempo en contra, UFC no cedió mientras negociaba con el campamento de Masvidal el 3 de julio.

Pero cuando Masvidal llegó a la casa de Kawa el 4 de julio y el manager vio lo mucho que Masvidal quería la pelea, Kawa pensó que lo intentaría por última vez. Entonces llamó a Campbell.

En el transcurso de 10 llamadas telefónicas en dos horas, las dos partes avanzaron un poco. Kawa dijo que Masvidal, quien describe los nocauts como "bautizar" a sus oponentes, tomó el teléfono en un momento y descongeló las heladas negociaciones. Campbell hizo un comentario sobre cómo suele ser las personas educadas de Ivy League las que calculan cuántas compras genera un PPV de UFC. Masvidal le dijo que es un "asesino educado de Ivy League especializado en bautizos, y si quieres ver a uno el 11 de julio, hagamos esto". Todos rieron.

"Antes de eso, estaba tenso", dijo Kawa. "Eso aflojó las cosas. Todos estaban firmes en sus posturas ... Siempre es más fácil cuando todos están felices de hacer algo. Si Jorge hubiera estado enojado todo el tiempo o si Hunter hubiera estado enojado todo el tiempo, este acuerdo probablemente no se haría".

Había otro problema: nadie podía encontrar papel en la casa para anotar los números. Todo el acuerdo del lado de Masvidal fue escrito en servilletas y toallas de papel.

play
2:26

Masvidal contó cómo finalmente se concretó la pelea ante Usman

Jorge Masvidal dijo que no consiguió exactamente lo que deseaba, pero que sí se acercaron y por eso cedió para concretar la pelea ante Kamaru Usman.

En la tarde del 4 de julio, aproximadamente ocho horas después de la primera llamada, UFC y Masvidal llegaron a un acuerdo que agradó a ambas partes.

La pelea estaba en marcha.

"Eso fue lo más loco", mencionó Kawa. "Le dije a Jorge: 'Cuando ganes este cinturón, la enmarcaré con las servilletas y la colgaré en la oficina'".

Sin embargo, todavía había obstáculos. Masvidal tuvo que volar de Miami a Las Vegas, donde lo examinarían para detectar COVID-19 y luego estaría en cuarentena antes de partir hacia Abu Dhabi. Los Kawas, incluyendo el hermano de Malki, Abe, quien también es uno de los managers de Masvidal, aseguraron un jet privado para cada tramo del viaje.

Masvidal pasó sus pruebas de coronavirus en Las Vegas, pero su entrenador en jefe, Mike Brown, no lo hizo. Masvidal tuvo que seguir adelante sin él.

View this post on Instagram

#theresurrection

A post shared by Jorge Masvidal (@gamebredfighter) on

"Fue una noticia devastadora cuando descubrí que Mike Brown no iba a estar en mi esquina", dijo Masvidal en el día de los medios de comunicación de UFC 251. "Pero el espectáculo debe continuar, y Mike estará allí en espíritu".

Masvidal abordó el vuelo privado a Abu Dhabi aproximadamente a las 11:30 a.m., hora local, el 6 de julio. El avión se detuvo para cargar combustible en Bangor, Maine, y se suponía que debía hacer otra parada en Londres. En cambio, Masvidal le pidió al piloto que se desviara a Roma: quería comer pizza. No importa que pesó 192 libras dos días antes y que tenía que pesar 170 libras para el pesaje en cuatro días. Pero Masvidal dijo en SportsCenter que resistió la tentación y solo le dio un mordisco.

A partir de ahí, fue bastante suave. Masvidal aterrizó en Abu Dhabi y estuvo en cuarentena durante 48 horas, y sus pruebas de COVID-19 resultaron negativas. Masvidal dijo que el corte de peso fue "duro", pero lo logró.

Brown no solo estaba allí en espíritu. Abe Kawa llamó al entrenador a través de FaceTime mientras Kawa estaba en la esquina de Masvidal para que Brown pudiera ver la pelea desde su casa y dictar instrucciones.

"No tuve el pop para darle a Mike lo que quería, pero estaba dando buenos consejos", comentó Masvidal.

Después de la pelea, Masvidal se sentó en el podio en el Flash Forum y suspiró. Después de noquear a tres bueno peleadores, Darren Till, Ben Askren y Nate Díaz, en un tramo que lo catapultó al estrellato en 2019, la racha ganadora de Masvidal había terminado.

Masvidal salió disparando, lanzando patadas fuertes a las piernas y el cuerpo de Usman. Durante unos minutos, parecía que Masvidal podría llevar la pelea a Usman y meterlo en problemas. Pero no duró. El cardio de Masvidal vaciló, y Usman usó un estilo de molienda, empujando a Masvidal contra la cerca durante las siguientes cuatro rondas en camino hacia una decisión unánime.

"Siento que decepcioné a mucha gente", declaró Masvidal en la conferencia de prensa tras la pelea. "Fue una actuación de mie---".

Masvidal dijo que su cuerpo no estaba realmente reaccionando, comenzando en el segundo asalto. La falta de un campo de entrenamiento y el fuerte corte de peso obviamente jugaron un papel, aunque Usman está invicto en 12 peleas de UFC y, por alguna razón, es considerado uno de los mejores peleadores del planeta. Usman fue el "mejor hombre", admitió Masvidal.

Después de disculparse con sus seguidores, Masvidal comenzó el largo viaje de regreso al sur de Florida. En el vuelo, sacó un poco de mezcal por una marca en la que invierte.

"No voy a desaparecer del deporte sin ese cinturón alrededor de mi cintura, de una forma u otra", enfatizó Masvidal. "No fue mi mejor actuación esta noche, pero todos pudieron ver que tengo un perro en mí. Ese perro no se calla ni se quita por nadie".