<
>

Anthony Pettis reflexiona sobre su decisión de dejar UFC por la PFL

play
El cambio de formato de la PFL en 2021 (1:36)

Hacemos un repaso de cómo se desarrollará el torneo de la PFL de la temporada 2021 y sus nuevos cambios de reglas. (1:36)

Anthony Pettis es un ex campeón de UFC y WEC y uno de los artistas marciales mixtos más populares y conocidos de la última década.

El peleador de 34 años apodado 'Showtime' hizo las primeras planas a fines de 2020, cuando terminó su contrato con UFC y luego firmó un acuerdo exclusivo con PFL. La movida puso fin a una travesía de nueve años en UFC para Pettis. Tenía solo 26 años cuando capturó el campeonato de peso ligero de UFC contra Benson Henderson en su ciudad natal de Milwaukee.

Pettis (24-10) hará su debut en la PFL el viernes, cuando se enfrente a Clay Collard en el inicio de la temporada regular de la PFL en 2021. La pelea tiene lugar en Atlantic City, y Pettis ha estado en cuarentena durante más de dos semanas como parte de los protocolos COVID-19 de la promoción.

De cara a este nuevo capítulo en su carrera, Pettis, quien agradeció a UFC, al presidente Dana White y a los ex propietarios Lorenzo y Frank Fertitta por su tiempo en la empresa, reflexionó sobre su carrera, su decisión de pelear para la PFL y lo que depara el futuro.

Nota: El relato de Pettis, compartido con Brett Okamoto de ESPN, fue editado para mayor claridad y brevedad.


Disfruté de la cuarentena, de hecho, porque pude concentrarme en la tarea que tengo entre manos. Es mi primera pelea con una nueva organización y me brinda una nueva mentalidad.

Una de las mayores diferencias es que no tengo estrés. Estoy literalmente sentado en esta habitación de hotel con la menor cantidad de estrés que he sentido en mi vida. No digo que el estrés que he sentido a lo largo de mi carrera sea malo. Tuve buenas peleas en UFC. Conseguí pelear contra nombres grandes y me pagaron decentemente por lo que hice, pero di un paso atrás y reestructuré las cosas.

De alguna manera manifesté esto. Quería estar en un lugar donde supiera cuánto dinero voy a ganar. Tengo fijadas las fechas de mi pelea. Están reservando viajes para mi próxima pelea, y ni siquiera he peleado en esta todavía. Se siente bien tener esa estructura. No hay llamadas telefónicas esporádicas de un casamentero, preguntando si puedo hacer las 155 libras en tres semanas. Es increíble no tener que pensar en eso. Yo era un peleador de peleadores en UFC. Yo era un peleador organizacional. Me ofreces un lugar y yo digo: "Sí, configúralo".

He seguido ese camino y no siempre fue lo mejor. Ahora, saber el dinero que voy a hacer y con quién voy a pelear, es una bendición.

Todo este viaje comenzó cuando perdí a mi papá a los 16 años. Lo mataron en el robo de una casa, todo el mundo conoce la historia. Fue entonces cuando encontré a las MMA y mi entrenador Duke Roufus. Al aparecer en la escena local, la rompí. Peleando en los concesionarios de Harley Davidson y en la feria estatal, tuve a toda la ciudad de Milwaukee saliendo, viendo mis peleas. Luego ir al WEC y querer tanto el oro, pelear cinco veces en 12 meses para obtener una oportunidad por el título.

Al ingresar a la UFC y perder ante Clay Guida, aprendí mucho de esa pelea. Ganar el cinturón de UFC en mi ciudad natal, ni siquiera puedo describir cómo se sintió eso. Pero cuando luché contra Rafael dos Anjos en 2015, mi forma de pensar cambió. No quería hacer el trabajo para ganar esa pelea. Trabajé duro, pero mi mente no estaba conectada al trabajo. Mi cuerpo pasó por los movimientos, pero yo no estaba allí en ese proceso y se notaba. Me pateó mi trasero. Puedo decir eso ahora y aceptarlo. Sufrí algunas lesiones después de eso, y he estado tratando de encontrar el camino de regreso desde entonces, honestamente.

play
0:42

Brutal cierre de Pettis que sumo gran triunfo

El excampeón de WEC y UFC se recuperó de un comienzo difícil y superó a Alex Morono por decisión unánime, en la pelea principal de las preliminares.

En mi carrera en UFC, obtuve el oro tan rápido, y el resto era yo tratando de encontrarme a mí mismo. Y creo que en esta etapa de mi vida, a los 34 años, me he encontrado a mí mismo.

Cuando era joven y tenía hambre, ganaba un dinero decente, pero no tomé las decisiones más inteligentes. Estaba peleando contra los mejores del mundo en poco tiempo, reduciendo de 190 libras a 155 libras. Si pudiera echar para atrás, diría: "¿Cuál es nuestro objetivo aquí? Obviamente, queremos ser los mejores del mundo, pero ¿qué pasa con la vida después de pelear?" Quiero poder sentarme y relajarme y no buscar un trabajo cuando esto termine. Entonces, lo estoy viendo de esa manera ahora. Un negocio.

Mira a Ben Askren. Mira lo que hizo [en dinero] por pelear contra Jake Paul. Lo máximo que ganó como atleta de combate fue boxeando con un YouTuber. El dinero está ahí fuera. Podría haber vuelto a firmar con UFC y seguir buscando un cinturón, pero cuando eso se dice y se hace, tengo una esposa con un bebé en camino. Ya tengo una hija.

Esas son las cosas que estoy considerando ahora cuando tomo decisiones sobre mi legado. Gané el cinturón de UFC en mi ciudad natal. Conecté el "Showtime Kick" para ganar el cinturón del WEC.

Sé lo que me pagaron por esas peleas y sé cuánto me costó llegar a esa posición, y esas dos cosas no siempre coincidían. Ahora, eso está sucediendo.

Lo más importante que he aprendido con este cambio de mentalidad es que me importa un car--- lo que la gente piense de mí. Esa es la razón por la que este cambio de UFC a PFL fue tan fácil para mí. Estoy en un lugar donde los pensamientos de la gente no pagan mis facturas. No saben por lo que he pasado, por lo que he hecho pasar mi cuerpo en estas peleas. Cuando voy a casa y veo el cinturón WEC y el cinturón UFC en mi casa, esas cosas no valen nada [en este momento]. No puedo ir diciendo: "Oye, soy el campeón de UFC".

Una vez que se fue, se fue. La población en general pone mucho énfasis en quién es el campeón de UFC, que es cómo debería ser. UFC ha existido por más tiempo. Pero si eres un luchador que cree que UFC es la única forma, no es cierto. Estas otras organizaciones están pagando. Hay otras oportunidades.

Con la PFL, esta fue una oportunidad para asociarse con la promoción. Estos tipos, por la forma en que lo abordan, me preguntan: '¿Qué estás buscando hacer? Más allá del torneo, ¿qué más estás tratando de hacer?’ Están haciendo preguntas que quería escuchar, y siento que voy a tener la oportunidad de hacer muchas otras cosas aquí. Eso es lo que más estoy deseando.

Ahora tengo la oportunidad de ser un campeón en tres organizaciones. Siento que mi estilo de lucha, la forma en que me represento como artista marcial, es un momento perfecto para salir y explorar algo nuevo.