<
>

Sergio Ramos buscaría una hazaña en Tokio 2020

play
Valverde: "Sergio Ramos tiene picardía de sudamericano" (0:33)

El volante uruguayo destacó la personalidad del capitán de Real Madrid. (0:33)

MADRID -- La intención de Sergio Ramos de disputar los próximos Juegos Olímpicos, desvelada por el diario El Mundo, colocaría al capitán de la selección española ante la posibilidad de añadir a su currículum el título que le falta y lograr lo que nadie ha conseguido desde 1938, ser campeón del mundo y olímpico.

Tan sólo veinte jugadores en toda la historia (16 uruguayos y cuatro italianos) lograron coronarse campeones olímpicos y del mundo con su selección.

En el caso de los uruguayos, el título mundial de 1930, en el primer campeonato del mundo, no fue sino la continuación del éxito de la selección olímpica que se había coronado en los Juegos de París 1924 -donde en Colombes inventaron "la vuelta olímpica"- y cuatro años después en Ámsterdam.

Aquellos torneos olímpicos hacían las veces de Copas del Mundo y permitieron consagrarse a históricos como José Leandro Andrade, José Nasazzi, Héctor "el Manco" Castro, Héctor Scarone o Pedro Petrone.

El "Negro" Andrade o el "Gran Capitán" Nasazzi son espejos en los que se puede mirar Ramos. Defensas centrales y, asimismo, campeones continentales (de la Copa América) con su selección.

Italia, por su parte, dos años después de proclamarse campeona en el "Mundial de Mussolini", presentó un equipo plagado de "estudiantes" para participar en el torneo olímpico de Berlín 1936, al que sólo podían acudir deportistas amateurs.

De aquel conjunto italiano que se proclamó campeón en la final ante Austria (2-1) cuatro jugadores dieron un exitoso salto a la selección mayor que volvió a proclamarse vencedora en el Mundial de Francia 1938, los defensas Pietro Rava y Alfredo Foni, el centrocampista Ugo Locatelli y el delantero Sergio Bertoni.

Rava, central y capitán como Ramos, fue el encargado de desmentir la leyenda de que los jugadores italianos habían sido amenazados por Mussolini antes de la final (Vincere o Morire). El defensa sí admitió que recibieron un telegrama del dictador antes del partido contra Hungría, pero afirmó que era para darles ánimos. Nadie le creyó.

Entre los que se quedaron cerca de lograr ambos títulos está Lionel Messi, ganador de la medalla de oro olímpica en los Juegos de Pekín, tras imponerse a Nigeria en la final con el 15 a la espalda (el 10 era de Riquelme).

Seis años después, se quedó a un paso de ser campeón del mundo, pero la Albiceleste fue derrotada en la prórroga por Alemania y a Messi no le consoló, siquiera, ser elegido mejor jugador del torneo.

De igual forma, los brasileños Ronaldo, Roberto Carlos, Rivaldo, Kaká o Juninho Paulista, campeones del mundo en 2002, se quedaron a las puertas de la gloria olímpica en 1996. Perdieron una increíble semifinal ante Nigeria (a la que ganaban con claridad 1-3 hasta el minuto 77), que logró empatar en los diez últimos minutos y se impuso por un gol de oro de Kanu en la prórroga.