<
>

Cómo se ve el trabajo detrás del cambio político para LeBron James y las estrellas deportivas

play
Las voces que resonaron en la burbuja (2:46)

Los recuerdos que nos llevamos de esta inusual temporada de la NBA son las voces de los jugadores que mantuvieron firme su objetivo por la lucha contra la injusticia social en Estados Unidos. (2:46)

Nota del Editor: Esta nota de parte de una serie que muestra cómo los propietarios de deportes profesionales en Estados Unidos contribuyen a las campañas políticas, por qué gastan millones y qué significa ese poder financiero a medida que los atletas de todos los deportes continúan adoptando su propio activismo.

EN EL PRIMER día de votación temprana en el State Farm Arena en Atlanta este mes, un rostro familiar se asomó detrás de una máscara. No todos los votantes que pasaron cerca de Lloyd Pierce, el entrenador en jefe de los Atlanta Hawks, lo reconocieron de inmediato.

"Recibí un montón de comentarios 'pensé que eras tú' al salir", dijo Pierce, bromeando.

Además de la máscara, que cubría su barba y bigote, el contexto estaba completamente fuera de lugar. En cualquier otro año, los Hawks abrirían una nueva temporada de la NBA a medida que se acerca el día de las elecciones. La arena estaría llena de fanáticos y vendedores, no de votantes, o en el caso de Pierce, personas que recibirían como voluntarios a los votantes para ayudar a dirigir a las personas a través de esta experiencia de votación tan inusual.

“Mi primer día, hubo un hombre que trajo a su hijo a votar por primera vez”, dijo Pierce. “Fue un momento genial, ver que el derecho al voto se transmite de generación en generación”.

"¿Y pensar que la primera vez que alguien vota es en un estadio de la NBA? Qué gran experiencia".

Pero Pierce no estaba allí solo por la experiencia.

Cinco meses antes, Pierce había hablado en una marcha de la NAACP y había prometido hacer más mientras su comunidad y su país intentaban enfrentar los problemas de justicia social que quedaron al descubierto con el asesinato de George Floyd, un hombre negro desarmado que murió en mayo mientras estaba bajo custodia de la policía de Minneapolis.

A Pierce se le unieron en el escenario varios de sus jugadores, incluyendo John Collins, Kevin Huerter, Damian Jones y Vince Carter. Y no estaban solos. En todo el país, decenas de atletas profesionales se unieron a las manifestaciones esta primavera, pidiendo un cambio. Cuando sus deportes se reanudaron este verano, la WNBA y la NBA dedicaron sus temporadas a promover la justicia social.

Pero pedir un cambio y crear un cambio son cosas muy diferentes, y este momento - con malestar social generalizado, inseguridad económica causada por la pandemia de COVID-19 y un ciclo electoral con carga racial - creó un desafío completamente nuevo: ¿Cómo podrían los atletas canalizar el poder de su voz colectiva a la acción política? ¿Y cómo podrían ayudar sus ligas y franquicias?

"¿Qué más podríamos hacer además de tuitear o hacer un anuncio de servicio público?" dijo Pierce. "Cuanto más se investiga, más nos damos cuenta de que hay cosas que todos podemos hacer, y votar fue el primer paso".

MÁS: Historia de donaciones políticas de propietarios deportivos


EN EL OTRO EXTREMO DEL PAÍS en Los Ángeles, el alero de los Lakers, LeBron James, estaba haciendo el mismo tipo de preguntas a sus asesores de toda la vida, Maverick Carter y Adam Mendelsohn.

A lo largo de su carrera, James se había aventurado en la política en numerosas ocasiones. En 2016, incluso hizo campaña a favor de la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton en su estado natal de Ohio.

Pero esta vez, respaldar a un candidato se sintió limitado. El momento requería un cambio sistémico.

"Realmente queríamos unir una coalición de atletas y artistas y construir una organización que luchara contra la supresión de votantes, específicamente en nuestras comunidades negras y marrones", dijo Carter. "Queríamos presentar iniciativas que realmente cambiaran las cosas, y no solo publicar en las redes sociales, porque cuando se estudia la historia de la supresión de votantes negros, es algo real".

Carter y Mendelsohn habían trabajado con James el tiempo suficiente para saber que cuando pone su nombre y su voz detrás de una causa, requiere una estrategia completamente desarrollada. Entonces, en enero, se pusieron en contacto con Addisu Demissie, el ex gerente de campaña presidencial del senador Cory Booker, para ver si estaría interesado en encabezar una organización a la que llamarían More Than a Vote (Más Que un Voto).

Inicialmente, la organización se vio como una extensión de la otra empresa de James, More Than an Athlete (Más Que un Atleta), y el alcance del nuevo proyecto se limitó a producir contenido durante y alrededor de las elecciones de 2020.

Pero todo cambió después de que mataron a George Floyd. James quería hacer algo a mayor escala. Quería construir una organización política que aprovechara no solo su plataforma de 122 millones de seguidores en las redes sociales, sino también algunas de las celebridades y nombres más importantes del deporte: Patrick Mahomes, Alvin Kamara, Jack Flaherty, Allyson Felix, Ben Simmons, Trae Young, Mo Bamba, Kevin Hart, Toni Braxton, Sloane Stephens y Draymond Green.

La organización se enfocaría en combatir la supresión de votantes, particularmente en la comunidad negra. Según Pew Research, las elecciones de 2016 fueron la primera vez que la participación de votantes negros disminuyó en una elección presidencial en los últimos 20 años.

Luego, el grupo emitió una carta, que decía en parte: No somos políticos ni líderes de política y no intentamos serlo. Nuestra organización no está aquí para decirte por quién votar. Como individuos, podemos optar por hablar sobre políticas o candidatos específicos, pero como equipo nos unimos para enfocarnos en un tema este año: el impacto del racismo sistémico en nuestro derecho al voto.

Mendelsohn se había desempeñado como subjefe de gabinete del gobernador de California Arnold Schwarzenegger antes de comenzar a trabajar con James. Por lo general, prefiere quedarse detrás de escena, pero ayudar a los atletas a aprovechar su poder en la acción política se ha vuelto muy importante para él.

"Los atletas están tan calificados, y a menudo más calificados, para participar en política y activismo que un director ejecutivo", dijo Mendelsohn. "¿Por qué un líder empresarial con poca experiencia en la vida llega a cuestionar los problemas de nuestro país, pero un líder cultural que enfrentó una adversidad increíble no lo hace?"

Mendelsohn, Carter y Demissie luego reclutaron a Michael Tyler, quien anteriormente había dirigido el personal de comunicaciones de Booker.

"Estas son voces conocidas y de confianza en sus comunidades", dijo Tyler sobre los atletas con los que trabajaría. "Entonces, ¿cómo se les arma con las herramientas para que puedan salir y ser embajadores bien informados?"

A principios de junio, James organizó una llamada de Zoom con decenas de atletas y artistas. Había voluntad y deseo entre los que estaban en la convocatoria de involucrarse más políticamente, pero también había una sensación de inseguridad por no estar tan comprometidos políticamente o bien versados en cuestiones clave.

Por ejemplo, el ala-pívot de los Warriors, Draymond Green, dijo que no había votado desde 2008. Entonces, ¿cómo podía decirles a otros que votaran cuando no siempre lo había hecho?

"Al principio se mostró un poco tímido", dijo Demissie. "Y recuerdo que Michael y yo intercambiamos mensajes de texto que decían, 'Esta es exactamente la historia que queremos publicar'".

La Secretaria de Estado de Michigan, Jocelyn Benson, también estuvo en esa primera llamada, ya que fue incorporada al grupo asesor no partidista del grupo. "Muchos de los jugadores involucrados comenzaron a compartir sus historias con vacilación", explicó Benson. "Y yo dije, 'Esta es la pieza que falta. Esto es lo que los votantes necesitan escuchar. Esto es lo que nadie más puede compartir, y si estás dispuesto a hacer eso, podrías ser el que cambie las reglas del juego este año. Tú puedes ser el catalizador que haga de esta una victoria histórica para la democracia’. Y el hecho de que todos hayan dado un paso al frente de manera inequívoca e incondicional, nos beneficia a todos".

MÁS: The Undefeated - Cómo los jugadores de la NBA tuvieron más influencia, no menos, desde la burbuja en Orlando


CUANDO LOS MILWAUKEE BUCKS decidieron no acudir a la cancha el 26 de agosto, a raíz del tiroteo de Jacob Blake por la policía en Kenosha, Wisconsin, el gerente general de los Bucks, Jon Horst, les dijo a los jugadores que la oficina principal apoyaría su decisión, pero que volver al hotel sin una acción no era una opción. Después de consultar con los líderes estatales, el equipo decidió apoyar un proyecto de ley de reforma policial propuesto por el gobernador de Wisconsin, Tony Evers.

Pero el lunes después de que los Bucks decidieran no jugar, el Senado y la Asamblea del Estado de Wisconsin entraron y salieron de lo que se suponía sería una sesión especial sobre brutalidad policial en menos de 30 segundos. Al día siguiente, el alero de los Bucks, Kyle Korver, dijo que la breve reunión, donde no hubo senadores presentes, fue "decepcionante".

"El deporte siempre ha tenido la oportunidad de ser un puente en la vida de muchas maneras", dijo Korver. "Y eso es lo que estamos tratando de hacer como equipo. Estamos tratando de ser un puente, estamos tratando de estar en el medio".

La protesta de los Bucks pudo haber sido un poderoso momento de ajuste de cuentas en los deportes profesionales, pero finalmente resultó ineficaz para crear un cambio político directo en Wisconsin. Sin embargo, logró amplificar la voz colectiva de los atletas que pedían un cambio sistémico. Después de que el resto de la NBA y la WNBA se unieron a la protesta de Milwaukee, James y el presidente de la Asociación Nacional de Jugadores de Baloncesto, Chris Paul, hablaron con el ex presidente Barack Obama, quien les aconsejó que usaran el poder del momento para extraer compromisos sustanciales de la liga y los equipos.

Como resultado, la NBA anunció que formaría una coalición de justicia social, convertiría las arenas de la liga en lugares de votación y promovería el "compromiso cívico en las elecciones nacionales y locales" con publicidad en el juego.

SI BIEN LA EXPERIENCIA de los Bucks con la legislatura estatal de Wisconsin subrayó la dificultad de traducir la pasión y la protesta en acción política, la misma reforzó el beneficio de armar a los entrenadores y atletas con información sobre temas que les preocupan antes de dirigirse a la mesa de negociaciones.

Por ejemplo, es bueno poder hablar sobre la supresión de votantes negros y cómo combatirla abriendo estadios deportivos y salas de conciertos como lugares de votación. O cómo More Than a Vote ha reclutado a unos 40,000 nuevos voluntarios como trabajadores electorales.

Pero es mucho más poderoso traer oradores invitados como la ex candidata a gobernador de Georgia, Stacey Abrams, quien se ha convertido en una activista por el derecho al voto.

Y es aún mejor cuando sucedáneos como Pierce estudian la historia de los derechos de voto hasta el punto en que pueden citar directamente de la histórica decisión de 2013 de la Corte Suprema Shelby County vs. Holder, que revirtió partes clave de la Ley de Derechos Electorales al permitir que los estados cambien sus procedimientos de votación sin ninguna supervisión externa o "autorización previa" del Departamento de Justicia.

"No voy a hablar sobre algo en lo que no estoy muy versado", dijo Pierce. "Tampoco voy a actuar como si conociera cada parte de la Constitución o todas las leyes. Pero conozco el caso Holder porque es una enmienda muy importante a la Ley de Derechos Electorales".

MÁS: ¿Qué motiva a los dueños de equipos a donar a campañas políticas?

El presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, escribió en la opinión de la mayoría que la "plaga de la discriminación racial en las votaciones" había mejorado en 2013 y que las "autorizaciones previas" ya no eran necesarias.

En una opinión disidente, la jueza Ruth Bader Ginsburg escribió que "deshacerse de la autorización previa cuando ha funcionado y sigue funcionando para detener los cambios discriminatorios es como tirar el paraguas durante una tormenta porque no se está mojando".

Pierce hizo referencia a la analogía de la tormenta de Ginsburg y luego dijo: "Estamos tratando de volver a algo que era básicamente nuestro derecho y que nos han quitado. Ni siquiera podemos centrarnos en las elecciones reales y las políticas y cosas de esa naturaleza. Solo estamos tratando de que la gente vote para que podamos mantener nuestros derechos intactos".

Ese nivel de participación es más valioso que casi cualquier cosa que un político experimentado pueda lanzarle a un votante, dijo Tyler, debido a la reputación que Pierce y otros entrenadores y atletas tienen en sus comunidades.

"De hecho, redactamos un plan de estudios completo", dijo Tyler. "Completo con recursos, artículos de opinión, videos, cosas de esa naturaleza que puedan ... realmente pueden ir a la escuela en este trabajo".

play
1:25

LeBron y una mirada profunda sobre Black Lives Matter

El Rey analizó lo que sucede en torno a la consigna y opinó que la misma no debe ser considerada un movimiento (Fuente: YT/MLG Highlights).

UN MARTES POR LA NOCHE de octubre, el escolta de Utah Donovan Mitchell, el alero de Filadelfia, Tobias Harris y el escolta de Portland Trail Blazers, CJ McCollum, entraron en un hangar de avión vacío, se sentaron en lujosas sillas de cuero, con sus máscaras puestas e hicieron una serie de preguntas sobre la brutalidad policial, la reforma educativa y la importancia de votar a su invitada, la senadora Kamala Harris. La entrevista fue parte del nuevo programa de McCollum y se publicó en el canal de YouTube de la campaña de Biden/Harris.

En ninguna parte del video, ninguno de los jugadores dijo explícitamente si votarían por Biden y Harris. Pero en una entrevista posterior, McCollum dijo que no tenía ningún problema en revelar por quién estaba votando.

"Cualquiera que me conozca sabe que no voy a votar por Donald Trump", dijo McCollum. "Voy a votar por la senadora Harris y Joe Biden, al 100 por ciento”.

"Ciertas causas en las que creo y defiendo son las que apoyó con palabras. Y realmente no me importan las consecuencias. Realmente no me importa si a la gente no le agrado. Así es como me siento. Esto es en lo que creo ... Creo que desde un punto de vista empresarial, si ciertas personas no pueden respetar mis pensamientos y opiniones sobre la igualdad, mis pensamientos y opiniones sobre cómo se puede tratar a las personas, entonces no quiero hacer negocios con ellos de todos modos".

Otros, como Pierce, prefieren centrarse en los derechos de voto en lugar de respaldos.

"Avalar a una persona significa, desde el punto de vista de la percepción, que apoyas todo lo que hablan y defienden con respecto a la política", dijo Pierce. "Puedo ayudar a la ciudad de Atlanta antes de las elecciones y puedo ayudar a la ciudad de Atlanta después de las elecciones. Y ese es realmente mi enfoque".

En contraste, las jugadoras de la WNBA generalmente han estado más dispuestas a expresar opiniones políticas fuertes o respaldar a candidatos específicos. Esta temporada, las jugadoras de los 12 equipos de la WNBA usaron camisetas que respaldaban al Rev. Raphael Warnock, un candidato demócrata al senado en Georgia, en los juegos televisados a nivel nacional. Warnock corre contra la actual senadora republicana Kelly Loeffler, la copropietaria del Atlanta Dream que reprendió públicamente a la WNBA por dedicar su temporada a causas de justicia social, incluyendo el movimiento Black Lives Matter.

El respaldo de las jugadoras de la WNBA ayudó a Warnock a recaudar fondos y codificar el apoyo demócrata en la primaria abierta, en la que 21 candidatos compiten por el escaño de Loeffler.

"Desde el impacto que tuvimos en la campaña del reverendo Warnock, hasta simplemente decirle a la gente que votara, creo al 100% que ayudamos a crear un cambio", dijo la base del Seattle Storm, Sue Bird, a quien se le ocurrió la idea de que las jugadoras de la WNBA respaldaran a Warnock.

"¡Votar necesita convertirse en algo cool! Los niños necesitan ver a sus modelos a seguir hablando sobre votar y ejercer su derecho al voto, independientemente de sus creencias políticas. Lo único de la WNBA, posiblemente diferente de la NBA, es que nuestros seguidores siempre han sabido de lo que tratamos. Un gran porcentaje de nuestra base de fans probablemente está de acuerdo con nosotras políticamente. Así que estoy segura de que los motivamos a salir y votar. Siempre que puedes hacer eso, estás ayudando a crear un cambio".

Josh Kalla, un profesor asistente en Yale que se especializa en persuasión política y toma de decisiones, dijo que la movilización puede ser tan importante como respaldar a candidatos o temas específicos.

"No se trata de intentar convencer a alguien de que se preocupe por la igualdad racial y, por lo tanto, vote por el candidato demócrata", dijo Kalla. "Se trata más de, 'Oye, ya te preocupas por la igualdad racial, pero no estás votando. Votar es una buena manera de actuar sobre tus valores de igualdad racial'".

PARA UN MOVIMIENTO que comenzó con atletas y entrenadores que querían hacer más que simplemente tuitear o hablar sobre la importancia de votar, el poder de un tuit de LeBron James no se puede subestimar.

En mayo, la oficina de Benson comenzó a escuchar a personas en Detroit que recibieron una llamada automática de una mujer que se presentó como Tamika Taylor del Proyecto 1599 y sugirió que la policía usaría la información de la votación por correo para localizar a los votantes, las compañías de tarjetas de crédito entonces usarían esa información personal para cobrar las deudas pendientes y el CDC la usaría para administrar las vacunas obligatorias.

"No se deje engañar por dar su información privada al hombre", decía la llamada. "Quédese en casa a salvo y tenga cuidado con el voto por correo".

El 27 de agosto, Benson tuiteó que la llamada automática "tenía como objetivo a los votantes de Detroit, utilizando estereotipos con carga racial e información falsa para disuadir el voto por correo" y la calificó como "un intento desmedido, indefendible y descarado de mentir a los ciudadanos sobre su derecho al voto".

James retuiteó a Benson y una publicación de More Than a Vote, que decía: "Usarán todos los trucos del libro para tratar de evitar que votemos, pero no vamos a caer en la trampa. Si estás en Detroit, contraataque e informe un desastre como este a elections@michigan.gov".

MÁS: Barack Obama detalla la llamada clave con LeBron, CP3

Pronto, la oficina de Benson se inundó de llamadas y correos electrónicos de personas que habían sido blanco de la falsa llamada automática. Al final, comprobó que se habían realizado 85,000 llamadas en todo el país.

"La gente sabía que era falso. Sabían que estaban siendo atacados. Y pudimos correr la voz rápidamente", dijo. "Así que no hubo conversación sobre, '¿De verdad está sucediendo? ¿Es solo una hipérbole?' Porque contamos con el respaldo de nuestros atletas más influyentes que nos respaldan y dicen a la gente qué hacer si reciben una llamada telefónica".

El procurador general de Michigan inició una investigación en varios estados, que llevó a que se presentaran cargos por delitos graves contra dos agentes republicanos, Jack Burkman y Jacob Wohl, sobre leyes electorales y delitos de conspiración que podrían acarrear hasta 24 años de prisión si son condenados.

El martes, un gran jurado en Cleveland acusó a Burkman y Wohl de ocho cargos de fraude de telecomunicaciones y siete cargos de soborno en relación con 8,000 llamadas realizadas a residentes en Cleveland y East Cleveland.

Para una agente de campaña experimentada como Jonae Wartel, ese tipo de influencia cambia las reglas del juego. Ella ayudó a lanzar la campaña electoral de More Than a Vote con el Fondo de Defensa Legal a mediados de septiembre. Cuando James lo retuiteó, el efecto fue exponencial. Más de 40,000 personas se inscribieron para servir como trabajadores electorales en las seis semanas desde el lanzamiento de la campaña.

"LeBron dice que inscribirse como trabajador electoral es lo más impactante que puedes hacer", dijo. "Inmediatamente veía a mis amigos tuiteando, retuiteando, compartiendo en Facebook. Vi a uno de mis asociados de la universidad tuitear que se iba a registrar para ser trabajador electoral en Carolina del Norte".

Wartel ha trabajado en tres ciclos de campañas presidenciales, incluido este. Normalmente el trabajo consiste en organizar a los voluntarios, hacer llamadas a los votantes, salir al campo, tocar puertas, registrar votantes, ayudarles a hacer un plan para votar.

No es un trabajo glamoroso. Es un trabajo duro.

Y, sin embargo, ahí estaba Lloyd Pierce parado frente al State Farm Arena, asomándose detrás de su máscara, saludando a los votantes cuando entraban al edificio donde debería estar entrenando para los juegos de la NBA.

Más de 30,000 personas ya votaron en el estadio local de los Hawks. Los funcionarios esperan que ese número se duplique el día de las elecciones. Hay otros 20 estadios de la NBA, salas de conciertos y estadios de béisbol de la MLB que se utilizan como lugares de votación este año.

Pierce dijo que se ofrecerá como voluntario para dar la bienvenida una o dos veces más antes del 3 de noviembre.

"Sabes", dijo, "volví a casa ese primer día y fue una especie de experiencia emocional. Solo viendo ese poder. Ese poder del derecho al voto que se ejerce".