<
>
CONTENIDO EXCLUSIVO
Obtén ESPN+

¿Qué conclusiones deja el primer mes de Francisco Lindor con los Mets?

play
El contrato de Lindor es la primera piedra de los Mets para construir una nueva generación que los lleve a Serie Mundial (1:46)

Carlos Nava comenta sobre el nuevo contrato que firmó Francisco Lindor con los Mets de $341 millones por 10 años. (1:46)

Los neoyorquinos pueden ser un grupo difícil. Exigen victorias y esperan excelencia.

Incluso Derek Jeter no siempre escapó de la ira de los fanáticos de los Yankees. A fines de abril de 2004, en medio de una derrota por 11-2 ante los Red Sox, Jeter se tambaleó débilmente ante un lanzamiento en dos strikes de Derek Lowe para ver su promedio caer a .197. Los fanáticos le dejaron escuchar con un coro de abucheos.

Mike Piazza, ahora uno de los Mets más queridos de todos los tiempos, también escuchó esos abucheos. Cuando los Mets lo adquirieron de los Marlins en 1998, la relación inicial entre los fanáticos de Piazza y los Mets era incómoda. De cara a la agencia libre, muchos creían que Piazza prefería firmar en otro lugar. "Me gusta estar aquí", dijo, pero nadie le creyó. Un par de meses después de su tiempo con los Mets, un grupo de fanáticos todavía le permitía escucharlos.

Él siguió bateando. Los abucheos se convirtieron en vítores. Piazza nunca llegó a la agencia libre, firmando un contrato a largo plazo antes de fines de octubre, un contrato de $91 millones que fue el más grande en la historia del béisbol en ese momento.

Entonces, Francisco Lindor, estás en buena compañía, y ya has aprendido que estás muy lejos de Cleveland.

Lindor firmó una extensión de 10 años y $341 millones con los Mets antes de jugar su primer partido de temporada regular con el club. Pasaron menos de cuatro semanas antes de que los fanáticos del Citi Field le dieran una serenata con abucheos a principios de la semana pasada. Solo asistieron 8,000 fanáticos, pero el mensaje fue alto y claro: es hora de comenzar a producir.

"Es interesante y divertido, y a la vez apesta", dijo Lindor al día siguiente en una llamada con los reporteros. "No se siente bien, seguro. Interesante porque es la primera vez que sucede en mi carrera. Y divertido porque me abuchean y la gente piensa que me voy a ir a casa y solo piensa, oh, ¿por qué estoy siendo abucheado? Lo entiendo. Están abucheando porque no hay resultados. Eso es todo".

Cuando los fanáticos de los Yankees abuchearon a Jeter, él respondió diciendo: "No los culpo. Nos hubiéramos abucheado a nosotros mismos esta noche". Esa fue siempre una de las fortalezas de Jeter, que Piazza llegó a comprender también: esto es parte del trabajo cuando juegas en New York, pero si rindes, ninguna ciudad te animará más.

Lindor también llegará a aprender esto.

"La gente espera resultados y abuchean porque no hay resultados", dijo Lindor. "Solo espero que animen y salten el estadio cuando empiece a conectar jonrones y empiece a ayudar al equipo a diario mucho más de lo que estoy haciendo ahora".

Lindor está bateando .182 / .297 / .234 con un jonrón, un doble y tres carreras impulsadas en 21 juegos antes del partido del domingo por la noche de los New York Mets por ESPN contra los Philadelphia Phillies en Citizens Bank Park. No es el único bateador de los Mets que ha tenido un comienzo lento, ya que la ofensiva ocupa el último lugar en las mayores en carreras por juego, pero dado el gran canje de temporada baja, el gran contrato y las grandes expectativas para los Mets en 2021, su comienzo es el más visible.

Entonces, ¿qué está pasando? Hay tres escenarios a considerar detrás de sus primeras luchas: