<
>

Hanke, el único checo que ha jugado en el Barcelona

play
Mapa, jungla y las palabras con las que Guardiola define a Messi (1:00)

El DT del Manchester City, quién supo ganarlo todo en el Barcelona junto al crack argentino, describió como nunca antes visto al eterno 10 argentino. (1:00)

PRAGA -- El Barcelona se enfrentará este miércoles por primera vez al Slavia de Praga, equipo en el que militó el único futbolista checo de toda la historia del club azulgrana. Jiri Hanke, un corpulento defensa que llegó al equipo azulgrana en 1952, procedente del Lens francés tras una curiosa carrera.

Nacido en Dolni Bucice en 1924 comenzó su carrera en el Slavia de Praga a principios de los años 40 del pasado siglo, en plena Segunda Guerra Mundial. En 1945 llegó a luchar contra el ejército alemán y permaneció en el Slavia hasta 1949, cuando decidió escapar del país con destino a Alemania, donde fichó por el Sankt Pauli, con el que no llegaría a debutar y enrolándose entonces en el Hungaria, equipo de refugiados en el que destacaba Ladislao Kubala, que dos años después convenció a su cuñado, y entrenador azulgrana Ferdinand Daucick, para incorporarlo al Barça.

Hanke llegó al Barcelona en 1952 después de haber militado una temporada en el Deportivo Samarios de Colombia y otra en el Lens de Francia. Incorporado al famoso Barça de las Cinco Copas, el checo permaneció durante cuatro temporadas en el equipo, sumando 66 partidos y conquistando tres títulos al lado de figuras míticas como el propio Kubala, Basora, Ramallets, Biosca o Segarra.

Una lesión le apartó del primer plano, jugando solo cuatro partidos en la temporada 1955-56, pero la estima que se había granjeado en el club provocó que se quedase para jugar la siguiente temporada en el filial Condal, que había ascendido a Primera División, aunque sus problemas físicos no le permitieron jugar más que un partido, marchándose en 1957 a Suiza, donde acabaría su carrera en el Bienne.

Fallecido en 2006 en Lausanne, Hanke tiene el honor de haber sido campeón de Liga en Checoslovaquia con el Slavia en 1947 y en España, con el Barça, en 1953, la temporada de su debut con el equipo azulgrana en que se alineó en 13 partidos y marcó cinco goles.