<
>

Los retos de Quique Setién en el Barcelona

play
Setién cumplió el sueño de todos: jugar un loco con Messi en Barcelona (0:25)

El flamante entrenador blaugrana tiró unos pases con la Pulga y cuando perdió tuvo que correr para recuperar la pelota. (0:25)

BARCELONA -- Seis entrenamientos desde martes a sábado y una ligera sesión táctica el domingo marcarán la primera gran decisión de Quique Setién como entrenador del Barcelona, que debutará en el banquillo frente al Granada en un partido especialmente señalado para conocer las claves de su proyecto, sus ideas... Y su desarrollo.

Apuntalar la defensa, recuperar el juego de posición y combinación en el centro del campo, juntar al equipo, ocupar el vacío de Luis Suárez y descubrir el protagonismo que pueda tener la cantera se aventuran los grandes retos por los que será examinado el veterano técnico, recibido con elogios y optimismo desde el entorno del club pero consciente de que las buenas palabras solo se confirmarán con hechos.

EL SISTEMA
Si en Las Palmas puso en órbita un planteamiento con un solo punta arropado por cuatro mediocampistas de diferentes características por delante de un mediocentro, en el Barça no parece, de entrada, que vaya a repetir ese dibujo, sospechándose más el mantenimiento del 4-3-3, con variantes se juegue en ataque o defensa, o, más aún, el 3-5-2 por el que se conoció su trabajo en el Betis.

Atrevido y hasta se diría arriesgado cuando no se mantiene la concentración al máximo, este dibujo juntaría a Piqué, Lenglet y Umtiti, convirtiendo los teóricos laterales (Sergi Roberto y Jordi Alba se supone) en carrileros y acompañados de un medio centro, y dos interiores de toque. ¿Quiénes? Uno pudiera ser Leo Messi, retrasando su posición, junto a De Jong para dejar en punta a Griezmann y su acompañante sustituto de Suárez, se supone que con Ansu Fati como mayor aspirante.

LA DEFENSA
Uno de los grandes males del Barcelona esta temporada ha sido la defensa. En los primeros 26 partidos oficiales ha encajado 30 goles, una circunstancia que ha empañado de mala manera sus resultados y rendimiento. La comparación con la temporada 2017-18, la primera de Valverde en el banquillo, es especialmente dolorosa puesto que en idéntico número de partidos había encajado apenas 8 goles, que habían sido 5 en los dos primeros de Supercopa ante el Real Madrid, por lo que en los siguientes 24 solamente le marcaron 3. Y acabó el curso encajando 39 dianas en 59 partidos oficiales.

Para Quique Setién, más ocupado en atacar que en defender, el reto es mayúsculo si se tiene en cuenta que sus dos años en el Betis no destacaron, precisamente, por la seguridad defensiva. La temporada 2017-18 la cerró encajando 67 goles en 40 partidos oficiales, acabando la Liga en sexta posición. Y siendo el tercer equipo más goleado (61 dianas) de Primera División; el curso 2018-19 fue algo mejor: 65 goles en 54 partidos y cerrando la Liga en décimo lugar fue (52 goles) el quinto peor equipo defensivamente.

Mantener una defensa de 4 hombres se antoja, de entrada, el plan establecido. Pero los antecedentes de Setién ponen en el escenario la posible defensa con tres centrales, con el riesgo que ello puede suponer. Habrá que ver qué idea prevalece con la necesidad, obvia, de mejorar el rendimiento de la zaga.

EL BALÓN
Tocar, combinar, seducir a través del balón se antoja la principal razón de ser del Barça inmediato. Los nombres de Busquets, De Jong, Arthur o, incluso, Riqui Puig se catapultan al plano como principales socios de Leo Messi, quedando en duda el protagonismo que pueda mantener Rakitic y, más aún, el papel de Arturo Vidal... A quien el entrenador, de acuerdo con la secretaría técnica, ha pedido mantener en la plantilla, cerrando la puerta a un traspaso en este mercado de invierno.

Entre tres y cinco jugadores se sospechan habituales en una zona que variará en función de los partidos y los esquemas, sistemas o dibujos del nuevo entrenador azulgrana, que en el Betis utilizó a menudo a dos laterales convertidos en carrileros, con especial protagonismo para Junior Firpo.

play
0:25

Setién cumplió el sueño de todos: jugar un loco con Messi en Barcelona

El flamante entrenador blaugrana tiró unos pases con la Pulga y cuando perdió tuvo que correr para recuperar la pelota.

Juntar líneas y que sea el balón el que se mueva con mayor velocidad y soltura es una máxima que tuvo el Barça en el pasado y que, se entiende, deberá tener a partir de este mismo domingo.

EL SUSTITUTO DE SUÁREZ
¿Fichará el Barça un ‘9’ o se arreglará Quique Setién con lo que tiene en la plantilla y la cantera para acabar el curso? Tiene entre dos y tres partidos para decidirlo. Granada, Ibiza (Copa) y Valencia serán los rivales que le convencerán al entrenador en uno u otro sentido.

Puede recuperar costumbres pasadas de Guardiola y su gran mentor Johan Cruyff formando un equipo sin un delantero centro al uso, con Messi o Griezmann de falso 9, o apostar por ocupar esa posición en momentos determinados.

También podría darse la circunstancia que Antoine Griezmann fuera el llamado a convertirse en el punta… Aunque los precedentes en el Atlético de Madrid no son los más positivos, recordando que cuando el francés, sin Diego Costa, se convirtió en la referencia ofensiva de Simeone su rendimiento no fue el mejor.

Volverá al plano Ansu Fati, crecerá el protagonismo de Carles Pérez y adquirirá un papel otra vez destacado Leo Messi como enganche y líder providencial de un equipo que, de entrada, se entiende, echará en falta el olfato de Luis Suárez, autor de 14 goles en el primer tramo del curso y a quien no se espera hasta los últimos días de la temporada.