<
>

Los posibles movimientos dentro de un mercado que sería dominado por cesiones y transferencias gratuitas

play
Agüero: "Nosotros queremos jugar, pero hay que buscar un buen lugar" (2:01)

El Kun, la sede que eligió CONMEBOL para la Copa América y las dificultades que trae la pandemia. (2:01)

Hasta los momentos, no hemos visto muchos indicios de que se producirá un verano de grandes inversiones entre los clubes de elite de Europa. Si algo nos demostró el intento secesionista fallido de la Superliga europea, es que la economía del negocio del fútbol no se encuentra en una buena posición. Más de un año después de su inicio, los efectos de la pandemia del COVID-19 se siguen sintiendo, proyectando y contabilizando, con el futuro financiero de este deporte manteniéndose en un clima de incertidumbre. Los clubes tendrán presupuestos menores para trabajar, mientras que los préstamos y transferencias gratuitas volverán a ocupar un sitial destacado en las agendas de los equipos.

Sin embargo, el importante relevo de directores técnicos producido recientemente en las grandes ligas europeas debería dar lugar a que algunos jugadores cambien de equipo. ¿Qué forma querrá darle Massimiliano Allegri a su plantilla de la Juventus? ¿Qué le espera al Real Madrid luego de la partida de Zinedine Zidane y la llegada de Carlo Ancelotti? Y cuesta creer que Jose Mourinho se haya incorporado a la Roma sin promesas de fichajes de por medio. También tenemos al siempre dispendioso Paris Saint-Germain, quien podría dar por terminada la era de Mauricio Pochettino si le permiten volver al Tottenham Hotspur.

Todos estos cambios en la silla caliente podrían desatar movimientos en el mercado de transferencias. Es probable que los tiempos de operaciones que superan los €100 millones hayan llegado a su fin; sin embargo, todavía se pueden conseguir algunas gangas en el camino.

La captura hecha por el Liverpool del defensa del RB Leipzig Ibrahima Konate, en una operación valorada en €41.5 millones y el inminente fichaje por parte del Leicester City del mediocampista Boubakary Soumare, actualmente propiedad del Lille, por €25 millones (el último fichaje aparenta ser una contratación particularmente astuta), nos demuestra que todavía hay oportunidades para cazar.

El director ejecutivo de un club mediano de primera división de una liga en Europa continental expresó a ESPN: "Vamos a incorporar piezas a nuestra plantilla este verano. Puedo asegurar esto: quienes fichemos no se convertirán en nuestros mejores jugadores. Los sueldos deben bajar, no hay otra opción. Muchos clubes están desesperados por desprenderse de sus jugadores mejor pagados, pero es difícil. Muy difícil. Incluso cedidos".

Para la mayoría de los clubes, el plan radica en reducir costos. En enero, vimos ejemplos de lo anterior cuando el Arsenal dejó ir a su jugador mejor pagado, el alemán Mesut Ozil (quien ganaba €375.000 semanales según informes periodísticos) mediante una transferencia gratuita, a pesar de que apenas le quedaban seis meses en su contrato. Sokratis Papasthathopoulos y Shkodran Mustafi le siguieron poco después y el club decidió asumir el impacto financiero a corto plazo para dejarles partir.

Las decisiones relativas a los nuevos contratos para 2022 no serán tomadas a la ligera y, tal como lo afirma el director ejecutivo, los futbolistas que cambien de club tendrán que aceptar salarios inferiores y contratos con vigencias más reducidas.

Las cesiones y transferencias gratuitas volverán a ser clave

Los clubes que conforman las cinco grandes ligas de Europa completaron 1.422 transacciones con un valor de €3.000 millones durante el verano de 2020, una disminución con respecto a los €5.500 millones del verano de 2019. El Chelsea invirtió una cifra cercana a los €240 millones para fichar a seis jugadores, incluyendo a Kai Havertz y Timo Werner; el Arsenal se hizo con los servicios de Thomas Partey, proveniente del Atletico Madrid por €40 millones; y por su parte, el Napoli desembolsó €70 millones para fichar a Victor Osimhen. No obstante, es posible que la cifra vuelva a bajar este año.

En años recientes, una transacción importante puede generar que el dinero se filtre a otros clubes. Así ocurrió cuando el Barcelona invirtió €160 millones para fichar a Philippe Coutinho proveniente del Liverpool en 2018, lo que ayudó a los Reds a tener recursos para contratar al defensa del Southampton Virgil van Dijk (€80 millones) y al portero de la Roma Alisson (€75 millones). Actualmente, la crisis financiera del COVID-19 significa que los clubes no cuentan con la capacidad de despachar a jugadores de jerarquía y reinvertir de forma similar.

El Barcelona es buen ejemplo de ello. Luego de registrar deudas que suman €1.200 millones, el club se ha visto obligado a frenar sus gastos dispendiosos. La directiva blaugrana ha reducido salarios, incluyendo el de Lionel Messi si finalmente se queda con el club y firma un nuevo contrato. Asimismo, las transferencias prometidas por el recién encargado presidente del Barça Joan Laporta llegarán sin desembolsar monto alguno: se espera que la dupla de exjugadores del Manchester City conformada por Eric Garcia y Sergio Aguero, el volante del Liverpool Georginio Wijnaldum y el artillero Memphis Depay del Lyon arriben todos al Camp Nou (El "Kun" estampó su rúbrica el lunes, mientras que García oficializó en la jornada del miércoles). Excelentes transferencias gratuitas, pero transferencias gratuitas de todos modos.

Qué más les gustaría a los eternos rivales del Barça en el Real Madrid que fichar a Erling Haaland o Kylian Mbappe; no obstante, su actual situación financiera implica que su transferencia gratuita por el ex zaguero del Bayern Munich David Alaba quizás sea su transacción de mayor perfil para este verano. Y las cuentas solo se equilibrarían si dejan de pagar el sueldo de Raphael Varane o Sergio Ramos. No nos equivoquemos: Alaba es un fichaje de calidad; pero el Madrid sigue cargando el pesado fardo que representan los cuantiosos salarios de Gareth Bale, Isco Alarcón y Eden Hazard. Por ello, necesitan desprenderse de algunas fichas antes de contratar a alguien.

Evidentemente, Messi sigue siendo el jugador de más alto perfil disponible a cambio de nada, siendo Manchester City y PSG los destinos más probables si éste decide dejar el Barcelona; aunque podría argumentarse que el portero del AC Milan Gianluigi Donnarumma tiene mayor demanda, ya que apenas tiene 22 años y toda su carrera por delante. Todos los grandes clubes de Europa sondearán al internacional de la selección de Italia antes de que tome su decisión final.

Asimismo, entre los contratos a vencerse este 2021 se incluyen los del delantero madridista Lucas Vazquez, el centrocampista del Milan Hakan Calhanoglu y el defensa del Napoli Elseid Hysaj. Esperen ver interés en el trio de jugadores de Premier League conformado por Olivier Giroud (Chelsea), Ryan Bertrand (Southampton) y Juan Mata (Manchester United).

Utilizar bien el mercado de cesiones también será clave. Un jugador de la talla del mediocampista del Real Madrid Martin Odegaard podría ser de gran interés si Ancelotti, recién designado para reemplazar a Zidane, decide que el joven noruego no formará parte del proceso de reconstrucción; y el club con sede en el Santiago Bernabéu podría volver a ofrecer fichas de la talla de Bale, Luka Jovic y Brahim Diaz.

Aunque siempre habrá mercado para jugadores que deseen volver a jugar con un primer equipo, también puede producirse otra clase de cesión: diseñada para liberarse del pasivo salarial de un jugador hasta tanto ceda la crisis financiera en aproximadamente un año.

Por ejemplo, el Manchester United podría sopesar ceder a su portero David de Gea (quien ganaría €400.000 semanales, según informes periodísticos) por la vía del préstamo, ya que cuentan con Dean Henderson listo para asumir como su ‘1’ establecido. Por su parte, el Arsenal ha prometido dejar ir al lateral derecho Arsenal Hector Bellerin; aunque quizás el club no puede ofrecerle más que una cesión al Real Betis, mientras que el volante blaugrana Miralem Pjanic podría ser otro en salir por la vía del préstamo, tras una decepcionante temporada en el Camp Nou y faltando tres años de vigencia en su contrato.

La esperanza sería que el valor de transferencia de un jugador se incremente con algunas buenas actuaciones durante su cesión (tal como lo logró hacer el United con Jesse Lingard en su paso por el West Ham), ahorrándole dinero en el corto plazo. Aunque dicha propuesta no se encuentra libre de riesgos.

Fuera de la norma

En épocas de crisis, tener un equipo de evaluadores de talento con creatividad y experiencia rinde sus frutos. Hallar jugadores que devengan una fracción de los salarios típicos de una Premier League o Serie A es una sana medida económica. Hasta un jugador poco usado de una plantilla de Premier League devenga cifras superiores a las que se exigen o esperan dentro de una liga "de desarrollo".

Al igual que el West Ham tuvo éxito al buscar joyas en la República Checa (con los €26 millones invertidos en total para fichar a Tomas Soucek y Vladimir Coufal, cifra que representa un valor insuperable), también existen países menos sonoros que vale la pena estudiar.

Un jefe evaluador de talentos de uno de los cinco grandes clubes de Europa comentó a ESPN: "Hemos atacado Dinamarca y Polonia, como mercados particularmente interesantes. Los jugadores de las ligas de dichos países suelen adaptarse bien al estilo futbolístico con el que jugamos. Polonia cuenta con algunos jugadores juveniles realmente interesantes en surgimiento; y actualmente, debido a la complicada situación financiera del fútbol polaco, comienzan a sumar minutos con equipos de mayores. Y no cuestan una fortuna".

En el caso de Dinamarca, el ejecutivo agregó: "vean su selección sub-21, es una de las mejores de Europa. Clasificaron a la final del Campeonato Europeo sub-21 en junio pasado con récord de 100% [en fase de grupos], superando incluso a ese excelente combinado de Francia. Eso dice mucho. En la liga doméstica, a nadie parece molestarle mucho dar tiempo de juego a chicos de 17 y 18 años. El FC Nordsjaelland llega a desplegar primeros equipos con edad promedio inferior a 20 años. Es increíble".

Por supuesto que las restricciones a los permisos de trabajo impuestas tras el Brexit implican que algunos de estos mercados se encuentran fuera del alcance de la Premier League. No obstante, diversos clubes de otros países del continente (y que se mantienen en la Unión Europea) ya han visto una oportunidad. Al rastrear ligas más pequeñas en busca de talentos, pueden ofrecer un trampolín para estos jugadores y eventualmente dar el salto a la Premier League.

El director deportivo agregó: "Ya estamos sintiendo cierta especie de ‘efecto Brexit’. Los jugadores oriundos de Escandinavia, Europa Oriental y más allá, siempre nos han visto como un trampolín a Inglaterra. No obstante, después del Brexit se convierten en una oportunidad de negocios aún más interesante para nosotros".

play
1:00

Eric García fue presentado por el Barcelona

El defensor, proveniente del Manchester City, llegó al equipo culé tras una gran temporada bajo el mando de Pep Guardiola.

¿Qué jugadores podrían cambiar de equipo?

Claro que todos los clubes de Europa quisieran fichar a figuras de la talla de Haaland, sensación del Borussia Dortmund (€180 millones); Mbappé, pieza clave del PSG (€150 millones) y al artillero del Tottenham Harry Kane (€150 millones); sin embargo, las probabilidades de que algún club sea capaz de costear un pase tan cuantioso son muy bajas. Por ende, los clubes deberán ver peldaños más bajos en la pirámide de futbolistas.

Con los recursos obtenidos por la partida de jugadores y quizás, gracias a los bolsillos llenos de un propietario, algunos clubes podrían invertir cifras relativamente cuantiosas en pases, aunque probablemente debamos limitar la inversión a un rango entre €80 millones-€50 millones.

Jadon Sancho, Dortmund - €80m: El extremo inglés disfrutó de una excelente segunda mitad de temporada, jugando un papel clave en la clasificación del BVB a Champions League y la victoria en la final de Copa de Alemania. El Dortmund parece estar más dispuesto a escuchar ofertas este verano, siendo el Manchester United el más interesado. Sancho, con 21 años, es uno de los pocos jugadores capaces de justificar una cifra tan importante.

Declan Rice, West Ham - €70m: El internacional con la selección de Inglaterra sigue haciendo lo que hace mejor: proteger a la defensiva y aportar estabilidad en el centro del mediocampo. Existen pocos jugadores capaces de efectuar tareas defensivas con la calidad de este joven de 21 años, razón por la cual United y Chelsea se encuentran muy interesados en él.

Jules Kounde, Sevilla - €70m: Uno de los mejores jóvenes centrales del fútbol mundial. Kounde es una pieza que encaja excelentemente bien en clubes de jerarquía que arman jugadas desde la zaga. Su contrato expirará en 2024 y el Sevilla exigirá un pase importante para dejarle ir.

Jack Grealish, Aston Villa - €70m: Creativo y entretenido, con un toque de arrogancia. Grealish está comprometido con el club de su infancia por otros cuatro años; sin embargo, cuenta con un potencial maravilloso y el Manchester City ha sido objeto de rumores sobre un presunto interés.

Eduardo Camavinga, Rennes - €60m: El desarrollo del centrocampista de 18 años lo ha llevado a ser objeto de interés por parte de todos los clubes que pueden costear su fichaje, siendo Real Madrid el gran favorito. Sin embargo, se ha informado que Camavinga le habría dicho al Rennes que no firmará un nuevo contrato (su actual pacto vence en 2022) y está dispuesto a permanecer en la Ligue 1, posiblemente vistiendo la camiseta del PSG.

play
2:36

Con Ancelotti, Real Madrid tratará de recuperar su pasado pensando a futuro

Manu Martín cuenta detalles del regreso de Carlo Ancelotti al banquillo del Real Madrid.

El segundo nivel de fichajes podría oscilar entre €50 millones - €25 millones

Raphael Varane, Real Madrid - €50m: El internacional de la selección de Francia no ha sido tan dominante con el Real Madrid, comparado con el nivel al que nos teníamos acostumbrados. Faltando un año de vigencia en su contrato actual, los merengues podrían sacrificarle para obtener recursos para su proceso de reconstrucción.

Houssem Aouar, Lyon - €45m: A pesar de tener una temporada con resultados diversos con el Lyon, Aouar sigue siendo un volante ofensivo de talento excepcional. Un jugador con las cualidades y personalidad que le harían encajar de inmediato con un gigante de Europa.

Max Aarons, Norwich - €40m: El enérgico lateral derecho tiene un mal partido en raras ocasiones; y si bien el recién ascendido Norwich sigue ofreciendo una plataforma respetable para jugar fútbol de alto nivel, quizás no sea suficiente para ahuyentar el interés de los grandes clubes tradicionales.

Nikola Milenkovic, Fiorentina - €35m: Un dominante central que es particularmente fuerte en el juego aéreo, defiende y ataca muy bien en situaciones a balón parado. El contrato del internacional de la selección de Serbia vencerá en 2022 y apenas tiene 23 años; por ello, cuenta con mucho espacio para seguir madurando su juego.

Yves Bissouma, Brighton - €30m: El mediocampista tuvo una temporada excepcional con el Brigton y está dentro del radar de una cantidad de clubes grandes, incluyendo Arsenal y Liverpool. Cubre mucho terreno, gana quites y es buen transportador del balón.

Las verdaderas gangas podrían llegar hasta por €25 millones y serán las más difíciles de conseguir.

Remo Freuler, Atalanta - €25m: Quizás no sea el internacional de la selección de Suiza quien reciba mayor mérito por el ascenso gradual del Atalanta en años recientes; sin embargo, pocos volantes centrales defensivos ofrecen más en cuanto a energía, oficio y presión eficaz. Faltando apenas un año en su actual contrato, el mediocampista de 29 años podría estar disponible por una cifra significativamente inferior a la que un jugador de su categoría atraería normalmente. Una buena Eurocopa podría hacer que el valor de su acción ascienda aún más.

Sergio Roberto, Barcelona - €25m: A pesar de ser ignorado por Ronald Koeman durante la mayor parte del torneo recién concluido, el versátil volante/lateral derecho podría aportar a alto nivel con otro equipo. El español de 29 años se encuentra a una aparición en liga de sumar 200 con la camiseta del Barcelona, lo que cuenta una historia por sí sola.

Jonathan Bamba, Lille - €25m: El éxodo del Lille, flamante campeón de Ligue 1, ya ha comenzado, y el altamente influyente Jonathan Bamba podría ser el próximo en partir. Como extremo izquierdo que le gusta incursionar con su diestra, es excelente a la hora de desbordar a sus rivales. Sin embargo, con 25 años, quizás no consiga obtener por su pase la cifra a la que aspiraría el Lille en un principio.

Joachim Andersen, Lyon - €20m: Uno de los pocos jugadores del Fulham que puede mirar en retrospectiva a una temporada sumamente respetable en lo individual. A pesar de que su ciclo en préstamo terminó con el descenso de su equipo, Andersen mostró buenas habilidades defensivas y en la "construcción" de jugadas, especialmente a la hora de incursionar desde la zaga. Considerando el estado actual del mercado de transferencias y la percepción generalizada de que el club francés parece dar prioridad a otros centrales, es poco probable que el Lyon pueda aspirar a obtener una cifra superior a los €24 millones que pagaron para fichar al jugador en 2019, a pesar de los rumores que hablan de un interés del Tottenham.

Federico Bernardeschi, Juventus - €15m: Un extremo que juega a nivel internacional con la selección de Italia, que nunca ha logrado adaptarse de la mejor forma al XI de la Juventus tras su controversial pase proveniente de la Fiorentina hace cuatro años. Sigue siendo un buen jugador de combinaciones en el tercio final y con la confianza restablecida, volverá a marcar goles deslumbrantes con su zurda.