<
>

La historia del Uruguay 1-0 Brasil del 1° de julio del 2001

La Selección Uruguaya de fútbol obtuvo su última victoria ante Brasil el 1° de julio del 2001, jugando por la fecha 13 de las Eliminatorias rumbo al Mundial de Corea – Japón, campeonato del Mundo que la Verdeamarela obtendría el 30 de junio del 2002 al vencer en la final a Alemania por 2 a 0 en Yokohama.

Se cumple el minuto 32 de la primera mitad en una tarde fría en el Centenario y la devolución del capitán visitante Romario no es la mejor, el Gaucho De Los Santos recupera y recibe la infracción, pero el árbitro escocés Hugh Dallas da ley de ventaja. Le queda la pelota al Pelusa Federico Magallanes que toca de primera con Álvaro Recoba.

El Chino acelera para que Roque Júnior no lo alcance y con un movimiento maradoneano supera fácilmente a Antonio Carlos; engancha de zurda para superar a Cris y cuando ingresa al área protege el balón y Cafú le comete penal. “Nenhum dúvida”, aseguró el comentarista de Globo sobre la infracción.

Es casi imposible saber cuándo uno está ante una última vez; si uno llegase a pensar en la poca probabilidad de repetir una determinada situación, podría regodearse en la característica irrepetible de esa circunstancia y/o comenzar a “nostalgiar” anticipadamente. Cualquiera sea el caso, estar en el fútbol ante la chance de ganarle a Brasil tal vez podría sentirse como experiencia cercana a una última vez, ¿cuántos equipos le pueden ganar de forma consecutiva al Scratch?

En julio del 2001, la Selección Uruguaya no atravesaba un gran momento. El 20 de febrero de ese año Daniel Passarella había renunciado al combinado y Víctor Púa ya se hacía cargo del plantel principal (como lo hizo en la Copa América de 1999), enfrentando ocho días más tarde a Eslovenia en un amistoso disputado en Koper y que terminó con triunfo celeste con goles del Nico Olivera y Marcelo Zalayeta, los mismos que en el Mundial sub20 de 1997 habían brillado bajo las órdenes de Púa.

El nuevo entrenador debutaría oficialmente por Eliminatorias en marzo ante Paraguay con derrota en el Centenario, luego triunfo en Santiago ante Chile y en julio tocaba la fecha 13 de las Eliminatorias antes de que se iniciase la Copa América de Colombia.

En la cancha, Magallanes habla con Recoba y el Chino parece aceptar que sea el Pelusa quien remate ese penal al minuto 33 sobre el arco de la Colombes. En la Tribuna América, un Ronaldo de 24 años y aún sin flequillo observa el partido esperando recuperarse de una lesión cara a la Copa América. Las 61.249 personas que colmaron el Centenario esperan confirmar con ese remate las leyendas y mitos que aseguran que los brasileños “nos tienen miedo”.

Según consta en la página oficial de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), la Celeste ha enfrentado a la Verdeamarela en 77 oportunidades. La primera de ellas fue en la Copa América de 1916, partido que terminó con triunfo celeste por 2 a 1 en el estadio del Club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires.

En el historial, Brasil ha ganado en 37 ocasiones y Uruguay en 20. Claro que las estadísticas así presentadas emparejan erróneamente el valor de cada uno de esos partidos. Y así esos triunfos celestes valen mucho más que veinte, yendo fácilmente al último partido por el Mundial de 1950 disputado en Maracaná, a la final ganada por penales de la Copa América de 1995 (en la estadística se contabiliza como empate), al partido definitivo por el Mundialito del ´80 o a la ida en la final de la Copa América de 1983.

Magallanes engaña al golero Marcos y define al palo izquierdo para gritar el gol junto al repleto Centenario y levantarse la camiseta en el banderín de la esquina que forman las tribunas Olímpica y Colombes. En la remera que llevaba abajo (Recoba tenía una igual) está la imagen de Bob Marley, y entonces el Pelusa también celebra haciendo pasos de reggae para saludar al Nico Olivera que en esos momentos se encontraba internado.

Fabián Carini festeja con los puños apretados, el técnico asistente Polilla Da Silva le indica un detalle a Víctor Púa, Luis Felipe Scolari se frustra por el gol recibido y los hinchas locales deliran porque le están ganando a Brasil. No es que piensan que están en una “última vez” que si no es definitiva por lo menos durará veinte años, muchos ni siquiera se detienen en cuán importante pueden ser estos tres puntos en la tabla.

Es que Uruguay, cuyo último triunfo en los 90´ ante Brasil había sido en 1992, fue eliminado en el camino rumbo al Mundial de Estados Unidos de 1994, y para Francia 1998 también varios futboleros se habían quedado huérfanos de selección y debieron vivir el mundial pensando por quién debían simpatizar.

En el 2001 no había ningún proyecto a largo plazo y lo que importaba en esa tarde de domingo era que el capitán Paolo Montero pudiera ordenar lo suficiente y demostrar por qué también era uno de los líderes de la Juventus de Italia. Lo que valía era que el Canario García y el Gaucho De Los Santos se hicieran fuertes en el medio campo y que Darío Silva, Recoba y Magallanes colaboraran en defensa y siguieran generando peligro en ataque.

Lo único relevante para los uruguayos era mantener el cero en el arco propio y que no se escapara el triunfo como había sucedido el 28 de junio del 2000, también por esas Eliminatorias rumbo al Mundial de Asia. Aquella noche en el mítico Maracaná, Silva había puesto el 1 a 0 a los 5´, pero Óscar Ruiz pitó penal a los 85´ y Rivaldo marcó el definitivo 1 a 1.

Entre 1916 y 1967, estas selecciones se habían enfrentado en 43 veces, con 15 triunfos orientales, diez empates y 18 victorias brasileñas. Luego, el Scratch ganó siete veces de forma consecutiva, racha que se cortó en la final del Mundialito jugado en Montevideo. Igualmente, es claro que en la segunda mitad del siglo XX, la Canarinha torció el historial a su favor y también contó con triunfos más significativos que tres puntos, como la semifinal de la Copa del Mundo de México ´70 o el partido definitivo de la Copa América de 1989.

La Celeste de Víctor Púa lograría aguantar el 1 a 0 ese primero de julio de hace más de veinte años despejando ese último córner levantado por Juninho Paulista, e incluso meses después obtendría ajustadamente la clasificación al Mundial de Corea - Japón tras superar en el repechaje a Australia. Al año siguiente, Uruguay quedó eliminado en la fase de grupos de la Copa del Mundo que Brasil ganaría para alcanzar los cinco títulos, siendo al momento la última selección sudamericana en consagrarse como la mejor del planeta.

Después del Mundial del 2002, el combinado charrúa quedaría eliminado en el camino rumbo a Alemania 2006 y luego llegaría el histórico proceso del Maestro Óscar Tabárez, que le brindó infinitas alegrías al pueblo futbolero del Uruguay, aunque curiosamente no pudo cortar esa nueva racha adversa ante Brasil que comenzó tras aquel triunfo con gol de Magallanes.

Entre los once partidos que hubo después del de julio del 2001, está el 3 a 3 en Curitiba del 2003 con Juan Ramón Carrasco como técnico celeste, las eliminaciones uruguayas por penales en semifinales de Copa América (primero en Perú y después en Venezuela), el partidazo y derrota en Sao Paulo en el 2007, y el 4-0 brasileño y visitante desatado con el error de Seba Viera en el 2009 camino al Mundial de Sudáfrica.

Las Confederaciones 2013, el 2 a 2 en Recife en el 2016 que estuvo cerca de ser remontada histórica, el show de Neymar y el hat-trick de Paulinho en Montevideo en el 2017, y el 2 a 0 con goles de Arthur y Richarlison de noviembre del 2020 ya rumbo a Qatar.

Todos partidos que aumentaron el calificativo de “último” de aquel triunfo celeste ante Brasil del primero de julio del 2001, con aquella corrida de Recoba y el gol de penal de Magallanes.

FICHA DEL PARTIDO:

Estadio Centenario.
Domingo primero de julio del 2001.
Árbitros: Hugh Dallas, James McBride, Wilson Irvine y Stuart Dougal (árbitros de Escocia). Público: 61.249

URUGUAY: Fabián Carini; Gustavo Méndez, Gonzalo Sorondo, Paolo Montero (capitán) y Gianni Guigou; Marcelo Romero, Gonzalo De Los Santos, Pablo García y Álvaro Recoba (75´ Alejandro Lembo); Darío Silva (63´ Mario Regueiro) y Federico Magallanes (71´ Guillermo Giacomazzi). DT: Víctor Púa. Suplentes: Gustavo Munúa, Gustavo Varela, Marcelo Zalayeta y Javier Chevantón.

BRASIL: Marcos; Cafú, Cris, Antonio Carlos (74´ Jardel), y Roberto Carlos; Émerson, Roque Junior, Juninho Paulista; Rivaldo, Élber (61´ Euller) y Romário (capitán). DT: Luiz Felipe Scolari. Suplentes: Dida, Beletti, Lúcio, Alex y Geovanni.

Gol: 33´ Magallanes de penal.

Amarillas: 8´ Montero, 52´ Magallanes, 55´ García, 61´ Antonio Carlos y 78´ Roque Júnior.