<
>

Gregg Berhalter: "Los jugadores deben sentir una conexión con Estados Unidos"

play
¡Pepi hace la diferencia en los penales! (0:36)

La MLS se lleva el All-Star de la MLS (0:36)

LOS ÁNGELES -- En el mundo globalizado del futbol actual, vemos un mayor número de jugadores con distintas posibilidades de representar a más de un país a nivel de selecciones. Estados Unidos, siendo el país con más población de inmigrantes en el mundo, tiene a su disposición a futbolistas de diversas raíces que cuentan con dobles nacionalidades. Entre ellos, muchos mexicoamericanos que representan un nuevo episodio en la rivalidad futbolística entre ambos países.

“Yo creo que la conexión es muy importante. Los jugadores tienen que sentir una conexión a Estados Unidos, a nuestro equipo, a nuestro personal. Y eso hace que todo sea más fácil”, señaló el técnico de la selección de Estados Unidos Gregg Berhalter al respecto.

“Para nosotros, se trata de crear esas conexiones, y después evaluar cómo se sienten en cuanto vienen a jugar para Estados Unidos y lo que Estados Unidos significa para ellos. Todo eso es sumamente importante”, agregó.

El delantero de FC Dallas, Ricardo Pepi, fue la última novedad en la lista del seleccionador de las barras y las estrellas para la presente fecha FIFA. Es otro de los jugadores con doble nacionalidad que optó por defender los colores de Estados Unidos y no de México.

“La herencia de un jugador es algo que respetamos. Y cuando un jugador es de doble nacionalidad, respetamos completamente el hecho de que tienen conexiones a ambos países, y eso también es importante”, dijo Berhalter.

Ante la polémica sobre un posible llamado de Pepi con la Selección Mexicana, el mismo joven delantero utilizó las redes sociales para enviar un mensaje sobre su decisión.

“Crecí en una parte muy única de Estados Unidos viviendo en El Paso, pero con familia en Ciudad Juárez (…) Crecí inmerso en mi herencia mexicana, amo todo sobre mi cultura, mi gente, mi comida y estoy orgulloso de ser mexicoamericano. Al mismo tiempo, nací y crecí en Estados Unidos y este país nos ha brindado a mí y mi familia infinitas posibilidades de cumplir nuestros sueños”, se lee un fragmento del texto publicado por Pepi.

Caso contrario a Pepi, jugadores mexicoamericanos como Efraín Álvarez y David Ochoa optaron por cambiarse a representar a México, pese a que también habían defendido en algún momento a la selección estadounidense en categorías inferiores.

“Para nosotros se trata de crear un ambiente en el cual los jugadores quieren estar. Es hablar con ellos de nuestro ambiente, y en algunos casos es enseñárselos. Y luego, ultimadamente, el jugador elige por sí mismo”, dijo Berhalter.

“A veces van a elegir representar a otro país, y a veces van a elegir representarnos a nosotros. Y tenemos que aceptar eso. Pero siempre intentaremos dar la mejor impresión y dejar que nuestro ambiente y los jugadores en nuestro grupo hablen por sí mismos”.

Julian Araujo es otro jugador manzana de la discordia entre México y Estados Unidos. El lateral de LA Galaxy, pidió no ser convocado a la pasada Copa Oro, pues no se sentía listo para tomar una decisión.

La rivalidad histórica entre México y Estados Unidos continuará en la cancha, aunque ahora, tiene un nuevo tinte con la búsqueda del mejor talento que pueda reforzar a cada selección en ambos lados de la frontera.

“Intentamos hacer un buen trabajo con nuestros jugadores en concentración. Y para nosotros no se trata de lo que México está haciendo, si no de lo que nosotros estamos haciendo”, finalizó Berhalter.

Por lo pronto, Estados Unidos arranca actividad en las eliminatorias mundialistas rumbo a Catar 2022 este jueves en El Salvador, mientras que México recibe a Jamaica este mismo día.