<
>

'Les dije que Islam Makhachev es el mejor': las palabras de Khabib resultan proféticas en UFC 280

play
Islam abraza a Khabib después de convertirse en campeón de peso ligero (0:25)

Islam Makhachev abraza a Khabib Nurmagomedov después de derrotar a Charles Oliveira para convertirse en campeón de peso ligero. (0:25)

Al convertirse el sábado en campeón de peso ligero de UFC, Islam Makhachev cumplió una profecía.

Tal vez en realidad era solo un amigo de toda la vida que expresaba fe y hermandad, pero cuando Khabib Nurmagomedov interrumpió brevemente una conferencia de prensa de Makhachev hace tres años, se sintió como algo mucho más importante. Llamémoslo una coronación en espera.

Suscríbete y ten acceso a todos los eventos de UFC en exclusiva

Nurmagomedov todavía era el campeón en ese momento, ya que acababa de defender su cinturón de 155 libras esa noche en UFC 242 con un final dominante de Dustin Poirier. Makhachev había competido más temprano esa noche en Abu Dhabi, escenario de la cartelera de este fin de semana, y también tuvo una actuación aplastante. Otra actuación aplastante. Después de vencer a Davi Ramos para llevar su récord a 18-1, Makhachev estaba sentado en el podio tras la pelea explicando a los reporteros cómo lo había logrado.

Hasta que entró en escena Nurmagomedov. El campeón llevaba su cinturón de UFC y lo colocó sobre la mesa frente a Makhachev, luego se alejó después de decir solo dos palabras.

"Futuro campeón".

El énfasis de Nurmagomedov estaba en "campeón", pero la palabra esencial aquí era la otra. Eso es algo que Makhachev dejó claro de inmediato.

"Ya estaré esperando cuando se retire", dijo un sonriente Makhachev mientras miraba la correa brillante. "Quiero pelear por este cinturón. Este es mi sueño".

Ese sueño se hizo realidad el sábado en el evento principal de UFC 280, cuando Makhachev eclipsó a una cartelera repleta de estrellas con una impresionante sumisión en el segundo asalto de Charles Oliveira. Fue un logro que de alguna manera se volvió aún más significativo cuando el codiciado cinturón fue envuelto alrededor de la cintura del nuevo campeón por un sonriente Nurmagomedov, quien cargó a su amigo sobre sus hombros y lo desfiló alrededor del octágono.

Luego, Makhachev intentó entregarle a Nurmagomedov el cinturón que cargó hasta su repentino retiro hace dos años, lo que cumplió una promesa que Khabib le había hecho a su madre tras la muerte de su padre, Abdulmanap. De vuelta en su Daguestán natal, el padre Nurmagomedov había entrenado no solo a su hijo sino también a Makhachev, y el nuevo campeón quería honrar a su entrenador de toda la vida con un gesto conmovedor para Khabib, quien ahora se desempeña como su entrenador y esquinero.

"Mi cinturón para mi entrenador, Abdulmanap Nurmagomedov", dijo Makhachev. “Hace muchos años, me dijo: 'Solo entrena duro y serás campeón'. Y quiero darle [a Khabib] este cinturón. Su padre me hizo, lo sé".

Nurmagomedov no aceptónada de eso. "Tuya", dijo mientras colocaba la correa sobre el hombro de Makhachev.

Este momento y todo lo que condujo a él es un ejemplo de la hermandad entre estos dos peleadores. Durante las presentaciones para el evento principal, Nurmagomedov parecía más nervioso que Makhachev, más nervioso que nunca antes de una de sus propias peleas. Y cuando su amigo terminó con Oliveira, el líder de todos los tiempos de UFC en sumisiones, con un estrangulamiento de cabeza y brazo a los 3:16 del segundo asalto, el típicamente estoico Nurmagomedov corrió dentro del Octágono con una sonrisa de oreja a oreja para levantar a Makhachev con un abrazo de oso que podría haber exprimido la vida de un hombre menor.

Pero Makhachev estuvo a la altura del momento, al igual que lo hizo con todo lo que le arrojaron durante la pelea. Desde el inicio no dudó en atacar a Oliveira, que venía de finales consecutivos de Justin Gaethje, Poirier y Michael Chandler. Y aunque el título estaba vacante antes de esta pelea porque Oliveira había sido despojado después de fallar el peso antes de su pelea de mayo con Gaethje, casi todo el mundo de MMA consideraba al brasileño como el campeón de facto.

Y, sin embargo, este resultado se sintió predestinado. ¿Fue por el respaldo de Nurmagomedov, quien nunca ha sido conocido exagerar? Si Khabib dijo que Makhachev era un futuro campeón, muchos en el deporte parecían creer que sería cierto. Khabib había demostrado repetidamente que podía hacerlo todo dentro de la jaula. Entonces, ¿por qué dudar de que pudiera adivinar el futuro?

Claro, Makhachev hizo su parte para mostrarse digno de los elogios. Ha sido una fuerza dominante desde que ingresó al UFC en 2015, ganando 10 peleas seguidas hasta el sábado. Pero ciertamente no tenía el currículum para igualar a Oliveira, ya que nunca se había enfrentado a nadie al nivel de Gaethje, Poirier, Chandler o Tony Ferguson. Sin embargo, Makhachev entró en la jaula este fin de semana como un favorito de las apuestas de casi 2 a 1.

Y luego mostró por qué.

Es tentador etiquetar a Makhachev como Khabib 2.0, aunque eso es una simplificación excesiva basada en su amistad, herencia compartida, habilidades de lucha libre y confianza ilimitada. Pero Makhachev tiene un conjunto completo de habilidades que lo distinguen de todos los demás en su división. Y también tiene algo de fuerza promocional extra en su esquina.

Eso fue evidente durante la entrevista posterior a la pelea de Makhachev dentro del octágono. Después de que él y Nurmagomedov se pasaron el cinturón del título, Nurmagomedov intervino para poner el logro de su amigo en contexto y construir inmediatamente sobre eso.

"El último par de años, les dije que Islam Makhachev es el mejor peleador", dijo Nurmagomedov. "No en peso ligero, es el peleador número uno libra por libra en este momento, hoy".

Número 1 libra por libra, ¿ya? Ese es un lugar sagrado que, en el ranking de ESPN y en los ojos de muchos otros, está ocupado en este momento por el campeón de peso pluma de UFC Alexander Volkanovski, quien estaba sentado junto a la jaula en el Etihad Arena. Nurmagomedov lo sabía. Quería iniciar una pelea, una pelea masiva, para su amigo.

"Ahora es nuestro plan: volar hasta Australia y pelear con el rey libra por libra, Volkanovski", dijo Nurmagomedov.

"¿Dónde está el bajito?" dijo Makhachev. "¿Dónde?"

Volkanovski fue rápidamente escoltado a la jaula y en teoría se hizo una súper pelea global en el acto.

Sin duda fueron dos actuaciones brillantes en una noche para Team Makhachev.