<
>

UFC 253: ¿El próximo campeón de peso semipesado de UFC forjará una nueva era posterior a Jon Jones?

play
Espectacular cartelera el 26 de septiembre comandada por el mejor peso mediano de la Tierra (0:30)

Adesanya enfrentará a Costa y Reyes a Blachowicz en UFC 253 el próximo 26 de septiembre por ESPN. (0:30)

Por primera vez en casi una década, la división de peso semipesado de UFC está a punto de tener un nuevo rey. Tanto Dominick Reyes como Jan Blachowicz se han ganado este momento, sus lugares en el centro del escenario bajo el foco de atención, cada uno listo para lanzar su era como campeón.

Sin embargo, será surrealista ver a uno de ellos salir tarde del Octágono el sábado por la noche como ‘El Hombre’ en una de las divisiones de glamour de UFC. Eso es porque el evento coprincipal de UFC 253 no tendrá la presencia imponente que hizo de la división de las 205 libras una división glamorosa.

Jon Jones ha sido el rostro de la clase de peso semipesado desde el 19 de marzo de 2011, cuando ganó el campeonato como un chico prodigio de MMA de 23 años. Desde que aplastó a Mauricio "Shogun" Rua esa noche para convertirse en el más joven en tener oro de UFC, Jones está invicto en 14 combates, incluyendo un récord de 11 defensas del título, cinco de ellas contra campeones.

Incluso cuando las fechorías de Jones fuera de la jaula resultaron en que lo despojaran de su título varias veces, la narrativa general seguía siendo que la única persona que podía detener a Jon Jones era Jon Jones. Al ganar cada vez que pelea, y hacerlo con estilo, Jones ha fortalecido continuamente las afirmaciones de muchos de que él es el más grande de todos los tiempos en MMA.

¿Recuerdas el día en que un héroe se apoderó de UFC?

Sucedió el día en que Jones destronó sorprendentemente a Rua. El peleador brasileño tenía la reputación de ser un agresor intimidante, viniendo de nocauts del campeón defensor Lyoto Machida y, antes que él, del ex campeón Chuck Liddell. Y, sin embargo, para Jones, entrar en una jaula con "Shogun" mirándolo fue solo la segunda tarea más aterradora que asumió ese día.

Temprano en la mañana de UFC 128, como era su costumbre en los días de pelea, Jones y sus entrenadores salieron de su hotel en Newark, Nueva Jersey, en búsqueda de un lugar en la naturaleza para meditar. Terminaron en un parque con una cascada en las cercanías de Paterson, pero lo que descubrieron allí no fue serenidad. Se toparon con un crimen en curso y Jones terminó persiguiendo a un hombre que acababa de robar a una pareja de ancianos, tumbándolo y manteniéndolo en el suelo hasta que llegó la policía.

Horas antes de su histórica oportunidad por convertirse en un luchador de campeonato, Jones se había convertido en un luchador contra el crimen.

La leyenda de "Jonny Bones" solo creció a partir de ahí, aunque muchas de las historias que siguieron fueron considerablemente menos positivas. Su creatividad y dominio sereno en medio del bullicio de una pelea no conocían límites, y su comportamiento defectuoso fuera de la jaula no nos paralizó menos que lo que hizo dentro del Octágono. A través de grandes momentos y lo más bajo de lo bajo, Jones siempre nos mantuvo con los ojos abiertos de asombro mientras intentábamos mantenernos al día con cualquier espectáculo que nos presentaría a continuación.

Qué acto más difícil de seguir.

Reyes y Blachowicz aceptarán ese desafío cuando se enfrenten este fin de semana por el campeonato de peso semipesado que Jones dejó vacante el mes pasado para pasar al peso pesado. Es tentador tener una vista de vaso medio vacío sobre esta pelea por el título, que ayudará a iniciar el segundo tramo de "Fight Island" de UFC en el Flash Forum en Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos. Pero sería miope permitir que la ausencia de Jones eclipse por completo este tentador enfrentamiento de dos luchadores en racha.

Reyes tiene marca de 12-1, su única derrota en su pelea más reciente. Ese fue un desafío de Jones en febrero que llegó a la distancia y que muchos observadores, pero no los tres sentados junto a la jaula con tarjetas de puntuación, pensaron que Reyes ganó. Sin desanimarse al ver que le devolvieron el cinturón a Jones esa noche, el californiano de 30 años le dijo a ESPN: "Soy el rey sin corona en este momento".

MÁS: Cómo ver Adesanya vs. Costa en el regreso a 'Fight Island'

La coronación llega este fin de semana, pero podría ser o no la de Reyes. Blachowicz también ha tenido una racha majestuosa últimamente, ganando sus últimas tres peleas y siete de sus últimas ocho. Y, sin embargo, caracterizar al polaco de 37 años como una historia de éxito sería sólo contar la mitad de la historia. Más que nada, Blachowicz es un testimonio de perseverancia. Ha tenido 34 peleas en su carrera y ha estado en UFC desde 2014. Perdió 4 de 5 dentro del Octágono en un momento. Pero ese pasado parece muy, muy lejano, y Blachowicz ahora está justo donde pertenece.

El sábado por la noche será el final de una era, y quizás el comienzo de una nueva. Algo perdido y algo ganado.

¿Qué se pierde con la ausencia de Jones? Estabilidad. ¿Qué se gana con su partida? Estabilidad.

La estabilidad perdida es el conocimiento firme de que había una Estrella del Norte en el universo de peso semipesado. Todo giraba en torno a Jones. Incluso cuando sus enfrentamientos con la ley y las comisiones atléticas dieron como resultado que le quitaron el campeonato, sucedió un récord en tres ocasiones, Jones siguió siendo El Hombre.

Por supuesto, la división de las 205 libras no extrañará el peso de las fechorías crónicas de Jones que ahogaba a la división. Nadie sabe si Reyes o Blachowicz serán buenos ciudadanos en la cima de la montaña, pero por ahora, hay borrón y cuenta nueva allí. Y hay una gran estabilidad en eso.

Sin embargo, eso impulsará al nuevo campeón solo hasta cierto punto, ante los ojos de los fanáticos. Durante los últimos nueve años, Jones ha sido un artista imperdible, y UFC ha capitalizado al convertirlo en un protagonista de PPV cada vez que compite. Reyes y Blachowicz, entre ellos, han estado en solo un evento principal de PPV, y esa fue la pelea de Reyes con Jones en febrero, con el retador como el lado B. ¿Pueden Reyes o Blachowicz convertirse en una estrella alrededor de la cual UFC construirá sus eventos más importantes?

Cualquiera que gane el campeonato el sábado, no tendrá el beneficio de la ventaja tradicional para un reinado de campeonato: el gran revuelo que conlleva haber noqueado a un monarca de alto perfil de su pedestal. Reyes podría estar alimentándose del sentimiento entre muchos fanáticos de que superó a Jones hace siete meses, pero las victorias morales no tienen la gravedad de un momento de "¡Y nuevo campeón ...!" experimentado bajo las luces brillantes mientras está de pie junto al monarca destronado.

En 2013, el estatus de Chris Weidman subió como espuma cuando derrotó al invencible Anderson Silva. Henry Cejudo se convirtió en un protagonista de la narrativa de MMA en la noche de 2018 cuando puso fin al reinado eterno de Demetrious Johnson. ¿Y Conor McGregor sería la superestrella que es si no hubiera tenido su momento, su momento de 13 segundos, contra José Aldo en 2015?

Por el contrario, considere la carrera de Johny Hendricks. En 2013, sometió al campeón de peso wélter Georges St-Pierre a un desafío por el título tan brutal que, aunque GSP salió con la mano en alto, se alejó del deporte inmediatamente después. Hendricks ganó el título vacante en su siguiente pelea, pero lo perdió en su primera defensa. Y a partir de ahí, la carrera de Hendricks se desvaneció con una débil racha de cinco derrotas en seis peleas.

Ese no tiene por qué ser el destino de Reyes o Blachowicz. Ambos hombres entrarán en el Octágono el sábado por la noche con un impulso ganado con esfuerzo y grandes esperanzas. Y el hombre que salga con el cinturón también llevará un lienzo vacío sobre el que salpicar su propia pintura. Tal vez se sienta inspirado para crear una obra maestra. Tal vez solo arruine las cosas.

Sin embargo, durante todo, será examinado por el simple hecho de que nunca logró dispersar la sombra que persistía sobre él: el legado y el arte de Jon Jones.