<
>

Luis Carlos Martínez: "Que esto sirva como parámetro para las nuevas generaciones"

play
¡Hasta las lágrimas! La emotiva llamada de Luis Carlos Martínez y su familia (1:10)

Solo instantes después de haber conseguido un histórico lugar en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, Luis Carlos Martínez llamó a su familia en la Ciudad de Guatemala. (1:10)

El nadador guatemalteco alcanzó el séptimo lugar en la prueba de 100 metros mariposa de los Juegos Olímpicos

TOKIO, JAPÓN -- ¡Emoción a flor de piel! En el hogar de Luis Carlos Martínez hubo gritos, abrazos, lágrimas y un sentimiento de orgullo que contagiaba a cualquiera. La familia y amigos se reunieron para observar al ‘Tritón’ guatemalteco en la gran final de los 100 metros mariposa de la natación en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020.

Luis Carlos consiguió un histórico séptimo lugar y, tras salir de la piscina en el Centro Acuático de Tokio, lo primero que hizo fue comunicarse con su familia en la Ciudad de Guatemala. Después del saludo, el joven nadador conversó con ESPN Digital ahí presente.

“Pensar que un nadador guatemalteco podría llegar a una final olímpica era algo de reírse y ya se comprobó que es mentira. Que esto sirva como un nuevo parámetro para las nuevas generaciones”, afirmó Martínez.

Además, se refirió al apoyo de los guatemaltecos. “El apoyo ha sido incondicional, ha sido muchísimo el apoyo de Guatemala. Las palabras de aliento han sido muy positivas. Eso es lo que necesitamos nosotros los atletas. Que se sienta ese apoyo y está vez si se sintió”.

En diciembre del 2020, Luis Carlos afirmó que ese año había sido el más difícil de su vida. Durante la pandemia estuvo en Estados Unidos, alejado de su familia y amigos. Pasó muchas cosas, pero supo reponerse para hacer historia.

“Yo creo que fue sentarme a hablar con las personas que forman parte de mi vida, como mis papás, mis amigos, mi psicólogo, que me hicieron ver las cosas distintas. Tomarme este tiempo y verlo como un tiempo de recapacitación mental y ver realmente lo que era importante en mi vida”, contó el guatemalteco.

“Yo creo que eso me dio dividendos este año, es tener una madurez emocional que a lo mejor no tenía antes. Probablemente tenía la madurez física, pero para estar en una final olímpica todo tiene que estar en orden, no solo físicamente. Fue tomarme ese tiempo de descanso y transformarlo en algo positivo”, concluyó Luis Carlos Martínez.