Es totalmente inadecuado suponer que Tigres le pasará por encima a Chivas en la gran final del futbol mexicano. Ningún antecedente de las últimas semanas es valido para pensar en esa hipótesis. Chivas sabe jugar al futbol y ha mostrado algunas de las mejores condiciones del torneo para alcanzar esta final. Y Tigres es un equipo muy bien armado que ha venido de menos a más y a mucho más en el semestre. Nos espera, pienso yo, un escenario fantástico de dos equipos a lo que les gusta tener el balón y le gusta también tomar riesgos. Veremos qué ocurre al final. Lo que me parece que está garantizado es la competitividad de ambos.

Tigres
Imago7

LOS ANGELES, CA.- Lo que más temen algunos aficionados de Chivas no puede ni debe ocurrir. Tigres no pasará como un "vendaval" sobre el Guadalajara. La Final del futbol mexicano debe ser un escenario de lucha, de competitividad, de emoción y quizá hasta de un marco de espectacularidad. Ninguno de los últimos antecedentes de Tigres es valido para comparar a Chivas. Es verdad que el equipo de Ferretti ha cerrado de manera impetuosa la temporada y que ha detonado a sus rivales en la liguilla, pero ni el número 1 del torneo, Tijuana, ni el número 2, Monterrey, ambos de vacaciones por cortesía de Tigres, alcanzaron el nivel futbolístico que Chivas mostró en la mayor parte del campeonato. Bajo ese fundamento, un fundamento futbolístico, está puesta la garantía de que tendremos una batalla por el título cerrada y competitiva. Chivas tiene algunos jugadores y sobre todo un estilo grupal en su futbol que puede hacerle daño a Tigres. El tener el balón, circularlo, atacar por las bandas y sobre todo, hacerlo con una velocidad y un ritmo que ningún otro conjunto del futbol mexicano tiene. Si Chivas se concentra en sus virtudes más que en las del rival, tendrá una magnífica oportunidad de contender por el campeonato. Futbolistas como Orbelín Pineda y Rodolfo Pizarro le dan una cuota de calidad de medio campo hacia el frente que cualquier equipo del futbol mexicano desearía. Parte del "secreto" de estos Tigres es generar "temor" en sus rivales, un temor muchas veces verdadero, real, palpable en la cancha, pero otras veces como parte de una casi "leyenda urbana" que habla de equipos invencibles. Esos no existen. Tigres es un muy buen equipo de futbol, con estrellas en cada posición y con un entrenador que está por encima del resto. Lo tiene todo, pero es humano, tiene defectos, buenas y malas tardes como cualquier otros equipo del mundo. Tigres entra como favorito y se sabe favorito, pero también entiende que enfrente tiene un cuadro al que le gusta jugar al futbol de manera ligera, abierta y que está dispuesto a tomar riesgos. El tema que pocos quieren tocar se refiere una batalla de dos fórmulas diferentes que, sin duda, es un distintivo del futbol mexicano de esta época. Un equipo que juega con un gran inversión y con futbolistas extranjeros en la mayor parte de sus líneas y el otro que, también invierte mucho, pero que lo hace con futbolistas nativos. Para mi sí es importante este rubro y de ninguna manera pido clemencia o alguna consideración especial para las Chivas, pero sí apuntar que en tiempo donde el jugador mexicano no parece ser el elemento especial, un equipo de 11 mexicanos en la cancha ha sido capaz de competir. Tendrá que demostrarlo este jueves en San Nicolás y el domingo en Guadalajara. Yo espero una gran final. Un partido de ida y vuelta, con oportunidades para ambos, con algunos goles, con la capacidad individual de los futbolistas que presumen ambos clubes y con la presencia innegable de dos entrenadores que saben hacer su trabajo. Que sea una buena final. Hay elementos para suponer que así será, porque Tigres es un equipo de alto potencial y porque a Chivas le gusta jugar al futbol.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Get ADOBE® FLASH® PLAYER
El Real Madrid con "sangre" tipo Champions
VIDEOS RELACIONADOS video

El Real Madrid ha arribado a su decimoquinta final de la Liga de Campeones de Europa, una cifra impresionante y que demuestra su gran habilidad para competir en el evento futbolístico más prestigioso del mundo. El Madrid está otra vez en el escenario de una final y lo hará, en lo que supone ser una gran batalla ante la Juventus, como favorito para buscar su decimosegunda orejona de la historia. El Madrid de Zidane, de Cristiano y de Ramos ha vuelto a mostrarnos que tiene un ADN especial para jugar esta clase de torneos...

LOS ANGELES, CA.- El Real Madrid tiene el tipo de sangre apropiado para la Champions League. Su futbol es capaz de aparecer en cualquier momento y cuando no es así, acude a un sentido común, a una genialidad como la que propuso hoy Benzema, a un nivel futbolístico que de pronto adquieren jugadores como Isco y Modric o a una aparición bendita como las que suele tener en Cristiano Ronaldo. El Madrid está hecho para la Champions.

Tifo Santiago Bernabéu
Getty ImagesEl cuadro merengue alcanzó su tercera final en los últimos cuatro certámenes de Champions

Hoy, sobre el Calderón y tras 15, 16 minutos de cierto apremio, volvió al control de sus propias emociones y de las emociones del partido: puso hielo en la cancha justo cuando lo necesitaba y no desesperó, porque sabía que un gol provocaría que el incansable Atlético tuviera que volver a empezar. Y luego controló, puso el "piloto automático" y voló rumbo a una nueva final del torneo futbolístico más prestigioso del mundo.

El Madrid ha jugado hoy su séptima semifinal consecutiva, ha llegado a su decimoquinta final de Champions y al mismo tiempo, ante la Juventus, el 3 de junio en Cardiff, estará en su tercera final en los últimos cuatro años. Todo ello lo ha hecho en medio de la época de Messi y quizá de unos de los Barcelona más poderosos de todos los tiempos. Lo ha logrado también entre los caprichos de Mourinho, los titubeos de Ancelotti, la incertidumbre de Benítez y el riesgo que significaba darle la responsabilidad del club y del vestidor a un entrenador novato como Zinedine Zidane.

Para sus críticos, que son muchos y que se basan en algunas jornadas de poca profundidad futbolística, está la demostración ante el Bayern Múnich, uno de los clubes más potentes del mundo, en la fase de los cuartos de final y está también lo que enseñó en el partido de ida en esta semifinal ante el Atlético de Madrid. Si en la campaña del año pasado se hizo énfasis en la calidad de los rivales para alcanzar la final, esta vez el Madrid pasó por encima del Bayern y del Atlético, dos equipos de primer nivel en el parámetro europeo del futbol mundial.

El factor Cristiano Ronaldo ha estado presente en cada momento de la campaña de este Real Madrid que intenta convertirse en el primer equipo que repite en la Champions desde el cambio de formato de la competición. El portugués ha estado sublime justo cuando muchos expertos creían que la curva descendente de su carrera había comenzado. Es y sigue siendo un elemento vital, un arma que es propiedad del Madrid y que ningún rival puede equiparar.

El Real Madrid es el mejor club de futbol del mundo. No hacen falta más pruebas, aunque tendrá una jornada complicada en unas cuantas semanas en tierras galesas cuando deba enfrentar, como gran favorito, a la Juventus, un partido que promete ser espectacular, que sacará "chispas" y que volverá a llevar al futbol a niveles extraordinarios.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Más allá de los poderosos planteles de Tigres y de Rayados, del liderato de Xolos, del Centenario del Toluca y hasta de la temporada de Santos que sólo perdió un juego, es Chivas, es, sin duda, Chivas el más necesitado de todos los participantes en la liguilla por el título. El Guadalajara parte arrastrando un ayuno de más de una década sin títulos, demasiado tiempo para un club de esos tamaños emocionales e históricos en el futbol mexicano. Chivas es el obligado, lo pide a gritos, sus aficionados, su leyenda, su legado, sus niños y sus viejos…

LOS ANGELES, CA.- El término “obligación” no debería existir en el deporte o en el futbol, pero cuando se trata de un equipo de los tamaños y de la trascendencia pasional de Chivas, las interpretaciones adquieren, indudablemente, otro matiz.

Imago7Titulares de Chivas en la Jornada 17 del Clausura 2017.

La liguilla por el título del futbol mexicano arranca este miércoles, con el Guadalajara, como siempre, urgido y necesitado de blasones que alimenten su insaciable historia. Entre los ocho finalistas, además de Chivas, aparecen el líder Tijuana -que encabezó la tabla general por segundo torneo consecutivo- y dos equipos de Monterrey -el campeón Tigres y los Rayados- con dos de las nóminas más poderosas de todos los tiempos en el futbol de México. Toluca, que esta festejando su centenario, Atlas, que tiene más de 60 años sin levantar un trofeo, Santos, que empató 11 de 17 juegos y perdió sólo un partido y el Morelia, que se salvó del descenso en la última fecha y se metió a la liguilla, completan a los “invitados” de las finales.

Liguilla
ESPN Digital

Pero nadie tiene la presión de Chivas en esta lucha por el campeonato. 

Aunque ganó la Copa MX hace algunas semanas, el Guadalajara necesita romper el prolongado ayuno de casi 11 años desde que levantó el último trofeo de Liga. Ha jugado mejor que nadie por algunos parajes del campeonato y Matías Almeyda, el entrenador y cada uno de los futbolistas esta consciente de la necesidad que tiene el club. Las lesiones mermaron sus condiciones en la parte final del campeonato -Pizarro y Zaldívar- dos jugadores elementales cayeron lastimados y aunque mantuvo su volumen de futbol y de llegadas a portería, el equipo terminó con poca producción de goles.

Chivas vs León
Imago 7

Chivas es el sostén pasional de esta liguilla luego de que otros clubes grandes como América, Cruz Azul y Pumas fracasaron rotundamente en sus aspiraciones de alcanzar la fase final del torneo. Ese punto puede ser una presión, pero también es un aliciente. La serie de los cuartos de final es un “Clásico” ante el rival de la ciudad, el Atlas, desde donde pueden crecer futbolística y emocionalmente.

La liguilla está por comenzar y Tigres parece levantar la mano tras una temporada difícil en la que logró meterse a la instancia definitiva en la última fecha. El Campeón defensor viene de menos a más y tiene a un jugador como André-Pierre Gignac. Monterrey tiene otra de las nóminas más caras en la historia del futbol mexicano. Jugadores como Cardona, Pabón, Funes Mori, Gargano y Sánchez deben marcar la diferencia, pero el duelo ante Tigres, el siempre “caliente” encuentro entre equipos norteños es una batalla de pronóstico reservado. Cualquiera puede ganar. El que lo haga, levantará la mano como protagonista.

Imago7

Sería una sorpresa que Tijuana, Toluca o Santos, cuadros que vivieron en la inconsistencia, terminaran como campeones. Hay pocas posibilidades para Morelia y para el Atlas.

Es Chivas, tiene que ser Chivas el gran candidato, por el futbol que estableció en alguna parte del certamen, por el plantel que ha logrado conjuntar y por el gran acoplamiento que ha tenido Almeyda y por la impetuosa necesidad de su gran pueblo.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


La "muerte" del América en el torneo no ocurrió a partir de un accidente o de causas meramente naturales. El América fracasó gracias a los graves errores que cometió en su dirigencia, en su lucha interna por el poder, en la consecuencia de los golpes bajos, las traiciones, las envidias. El América comenzó a hundirse cuando los problemas se presentaron lejos de la cancha. Hoy, ha terminado el torneo sin Peláez, sin La Volpe, sin futbol, sin estilo, sin espíritu y sin Liguilla.

Liguilla
Mexsport

LOS ANGELES, CA.- El reporte del forense dirá: "Muerte por suicidio". El América no se murió de causas naturales ni de un accidente. El América atentó contra su propia vida. El América dejó de respirar por sus propios errores.

El América fue "traicionado" por sus propios dirigentes: en un mundo marcado por la codicia, la lucha por el poder, la envidia, los golpes bajos y los intereses, el equipo termino a la deriva, víctima, de sus propios errores. Sea como sea, el fracaso del América no tiene nombre. Terminó el torneo sin Peláez, sin La Volpe, sin futbol, sin estilo, sin alma, sin espíritu y sin nada. Falló, además, a uno de los grandes preceptos o mandatos del americanismo: jugar las liguillas. Y todo ocurrió a partir del desorden interno, de la lucha de intereses y del deseo de amasar poder ¿Cuántas historias de empresas exitosas concluyen de la misma forma en que lo hizo el todavía sub-campeón del futbol mexicano? No hay pretexto que valga: para un equipo de las condiciones e historia del América, y más allá de las lesiones, del precipitado inicio del campeonato tras jugar la final, de las suspensiones por indisciplina, de la baja de juego de algunos elementos, no llamarle fracaso a esto es inevitable. Si bien los partidos los ganan y los pierden los futbolistas en la cancha, la debacle americanista comenzó en las oficinas, justo cuando José Romano, el presidente operativo y Ricardo Peláez, el presidente deportivo, empezaron a tomar decisiones que no tenían nada que ver con la unidad y la coherencia que requiere una organización de futbol. Al momento en que se interfirió directamente en el trabajo de Peláez, los problemas del América comenzaron a acentuarse. A La Volpe lo dejaron mutilado tras la caída en la final del 25 de diciembre en Monterrey. Un equipo mal armado y mal estructurado que navegó por los mediocres niveles de competencia del torneo mexicano. Cuando parecía que le alcanzaba para, al menos, "salvar" la participación en la liguilla, el América volvió a las miserias de su futbol y no había nada, ni a simple vista, ni de fondo, o de trasfondo. El América no tenía el equipo de futbol para poder meterse a la lucha por el campeonato. Vivía de sus "rentas", de un equipo echado hacia atrás, alejado de su estilo tradicional, con jugadores de oficio y un entrenador experimentado que trataba de mantenerlo a flote aunque él sabía, mejor que nadie, que el barco se hundía sin remedio. El América se volvió un equipo del "casi": casi fue campeón, casi compitió ante el Real Madrid, casi clasificó a la liguilla...El "casi" no basta en un equipo que más allá de sus bajas y subidas de juego, requiere siempre competir por el campeonato. El América se mete ahora a una delicada reestructuración. Está buscando un director deportivo que llene "las botas" de Peláez, lo cual es un reto difícil, por no llamarle imposible de conseguir. Necesita, también, un entrenador. Tiene ya apalabrado a Miguel Herrera. Si nada extraño ocurre, el hoy entrenador de Xolos volverá a Coapa en el incipiente verano. El América intenta, con ello, recuperar la fórmula ganadora que tuvo en la ultima época. El problema es que estará incompleta. Peláez, evidentemente, ejercía un control sobre "El Piojo". Sin él, nadie sabe quien le pondrá límites a Herrera para sostener la calma en el vestidor, en la cancha y en el siempre enmarañado entorno americanista. No hay forma de tapar el estrepitoso fracaso del América. Y lo peor de todo es que aunque ocurrió en la cancha, en realidad se gestó desde una oficina, a partir de la lucha por el poder, los golpes bajos, los intereses particulares, las traiciones, las envidias, las dobles caras, las mentiras y sobre todo, la prepotencia.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Julio César Chávez Junior debe aprovechar la noche del sábado para mostrar que aún, con sus virtudes y sus defectos, tiene la capacidad y la personalidad para ser un gran boxeador. En una madurez que se ha retardado, debe deprenderse de todos los complejos y enredos que ha tenido a lo largo de su vida. Tal parece que la delicada y extraña relación con el padre lo ha frenado en sus posibilidades de transformarse en el pugilista que quiere y puede ser. Llegó el momento de hacerlo. No hay marcha hacia atrás.

LAS VEGAS, Nevada.- El "parricidio" tenía que haber ocurrido hace ya algún tiempo. Era algo que Julio César Chávez Junior había postergado una y otra vez. Llegó el momento de "cometerlo".

"No soy más el hijo de Julio César Chávez. Soy el nuevo Julio César Chávez...". La declaración ha ocurrido justo unos segundos antes del inicio de la última comparecencia de los boxeadores para la pelea del sábado en la T-Mobile Arena de esta ciudad.

Julio César Chávez padre e hijo
MexsportLas comparaciones con su padre no han cesado desde que el Junior hizo su debut profesional

La comparación entre una condición boxística y otra y una relación delicada entre padre e hijo podrían haber sido uno de los grandes obstáculos en el desarrollo definitivo de Chávez Junior como boxeador. Tal parece que las cosas han cambiado esta vez. Que la madurez ha alcanzado al ex campeón mediano del Consejo Mundial de Boxeo y que Chávez padre ha entendido que debe darle su espacio, su respeto y su lugar a su descendiente.

"Yo me he alejado en los últimos días", me asegura Chávez padre. "Él tiene su forma de ser, me entiendes. Si yo digo negro, él dice blanco, si yo digo boxea cuatro rounds, él hace ocho...".

Chávez padre me asegura que tratará de alejarse de la esquina de su hijo el sábado. "Yo le dije lo que pensaba. El trabajo está en manos suyas y de Ignacio Beristain. No hay nada que yo pueda hacer para mejorarlo".

Desde el mismo día en que debutó en el boxeo profesional, la gente pagaba un boleto a la arena o encendía la televisión para buscar algún tipo de seña de que Chávez Junior había heredado las bondades boxísticas del padre. Enseguida, empezó a surgir la decepción y también la presión y la frustración sobre él, porque aún con sus virtudes y con sus defectos, no se acercaba, obviamente, al fenómeno --casi irrepetible-- que Chávez padre significó en la historia del boxeo mexicano y mundial.

Saúl Álvarez mostró una imagen seria durante toda la conferencia de prensa. En ocasiones, fruncía el ceño, parecía cansado y aburrido. En cambio, Chávez Jr. se presentó con unos extraños lentes para el sol que le cubrían los ojos y parte de la cara. Movía nerviosamente las manos y los pies sobre el estrado del teatro KA del MGM.

Está claro que la personalidad de uno y de otro es diametralmente opuesta. "El Canelo" muestra una seguridad a prueba de todo. Chávez parece estar luchando contra sus emociones, pero ningún boxeador en la historia de este deporte ha sido noqueado antes de que suene la campana. Los dos parecen bien preparados y listos para afrontar el reto de un "peso pactado" (164.5 libras), donde Álvarez tiene que subir y Chávez que bajar. El que mejor se adapte tras el pesaje del viernes tendrá más posibilidades de dominar la pelea.

El impostergable "parricidio" de Chávez. Ha llegado el momento de hacerlo. ¿Se atreverá?

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Nombrarla ya como una gran pelea sería una mentira rotunda. Existe la esperanza de que eso ocurra cuando la campana suene este sábado aquí en la T-Mobile Arena, pero los dos boxeadores, tanto Saúl Álvarez como Julio César Chávez Junior abren grandes dudas sobre sus capacidades reales y su sitio en la historia del boxeo mexicano y mundial. Da la impresión de que, hoy en día, la pelea obedece más a una cuestión mediática, a una necesidad comercial que a una realidad deportiva. Veremos si ambos púgiles aprovechan la noche del 6 de mayo para detonar sus carrera a este el sitio en que aparentemente les corresponde.

LAS VEGAS, Nevada.- Y aquí vamos, otra vez... Floyd Mayweather está retirado y Manny Pacquiao ha buscado otro continente para pelear, pero con lo que hay y hasta con lo que no hay, el "show", en medio de las marquesinas de Las Vegas Boulevard (El Strip) debe continuar...

Por ahora es sólo una cita mediática. Una batalla llena de expectación que surge como una necesidad de la industria y de un negocio llamado boxeo. Sólo cuando la campana suene y el tiempo avance sobre el ring de la T-Mobile Arena, sabremos si se trata de la gran pelea que los boxeadores, los promotores, los aficionados y los expertos creen que puede ser. La "Canelo"-Chávez vive, por ahora, de la expectativa.

Canelo vs. Chávez Jr
Getty Images
Hemos vuelto a esta emblemática ciudad para el boxeo y hemos confirmado que la fecha alrededor del 5 de mayo se ha instituido, prácticamente, como el "día nacional del boxeo", atendiendo a una necesidad propia del mercado. Los boxeadores mexicanos son fundamentales para el florecimiento de esta industria. Y no importa que tan buenos o profundos sean en la historia del boxeo mundial y del mexicano, están aquí porque significan dinero y el dinero es el motor principal de la ciudad de Las Vegas.

Oscar de la Hoya, el promotor, camina por los pasillos del MGM recordándoles a todos que las peleas entre mexicanos no suelen tener desperdicio. Aviva el recuerdo de su dos combates ante Julio Cesar Chávez padre para tratar de alentar también la venta del "Pago por Evento", sin duda, el termómetro ideal para medir la trascendencia de una pelea y de su negocio. De la Hoya cree que puede superar el millón de casas vendidas y romper en México todos los récords de teleaudiencia para un evento deportivo. Las localidades para la arena esta ya agotadas y quedan pocos sitios para seguir el combate en una pantalla de circuito cerrado. El éxito económico está asegurado. No así el deportivo, el boxístico.

"Tiene que ser una gran pelea", explica De la Hoya. "Todos sabemos de los alcances del 'Canelo' y he visto a Chávez Junior enfocado y trabajando con mucha fuerza".

El optimismo del promotor y la certeza de que ambos boxeadores se han preparado a consciencia no alcanzan para ser una garantía de que tendremos un gran espectáculo el próximo sábado aquí.

Saúl Álvarez ha abierto dudas sobre su capacidad real para ser el boxeador que él cree que es y el sitio en el que algunos expertos le han colocado. A pesar de su gran record (48-1-1/34 KOS) y su reinado en las divisiones superwelter y mediano, "El Canelo" ha esparcido dudas sobre el ring en cuanto a la calidad de sus rivales, a pesar de que incluyen a Floyd Mayweather y a Miguel Cotto, y ante sus propias condiciones boxísticas, más allá de que resaltan nocauts sobre James Kirkland, Amir Khan y Liam Smith. Álvarez no ha terminado convencer a cierto sector de la crítica que cree que es más un producto de la publicidad y de la necesidad de la industria, que una realidad tajante y concreta en la historia del boxeo mexicano y mundial. Hay más preguntas que respuestas en la carrera del "Canelo".

Canelo Alvarez, Julio Cesar Chavez
Omar Vega/LatinContent/Getty Images
Julio César Chávez Junior ha convertido en un problema lo que muchos creían que era una ventaja: su apellido, parte del legado de uno de los más grandes boxeadores de todos los tiempos. Desde que el día mismo de su debut profesional, el aficionado compraba un boleto para la arena o encendía la televisión, porque desde el inicio su peleas contaban con transmisión en vivo en televisión abierta, para tratar de encontrar alguna señal de la continuación de una leyenda. Ellos, los aficionados a boxeo seguían a Chávez Junior, con la firme intención de encontrar algo que les uniera al pasado glorioso de su padre.

Pronto se desilusionaron, porque, para empezar, como Chávez padre hubo un sólo, irrepetible e intocable. Eso no que decir que Chávez Junior sea un mal boxeador, pero yo creo que la eterna comparación con su progenitor, más una vida nada sencilla, a pesar de las ventajas materiales que siempre tuvo, terminó presionándole y afectándole para desarrollar sus mejores condiciones sobre el cuadrilátero. A ello, habrá que agregar la poca disciplina que ha mostrado en una profesión que no permite esa clase de desavenencias o distracciones. Chávez Junior, sin embargo, ha logrado forjarse una carrera que le han conducido a algunos momentos importantes: el primer campeón de peso mediano en la historia del boxeo mexicano, sus triunfos antes Sebastian Zbik, Andy Lee y la demostración del último round ante el argentino Sergio "La Maravilla" Martínez. Pero la realidad es la realidad: Chávez ha desperdiciado su facultades, que sin llegar al nivel de las del padre, pueden y deben ubicarlo en un nivel de trascendencia dentro de las llamadas "Grandes Ligas" del boxeo.

Comparar a esta pelea con las grandes batallas entre boxeadores mexicanos de todos los tiempos podría ser un sacrilegio. En la Olivares-Castillo, Zárate-Zamora, Zárate-Pintor, Morales-Barrera, Chávez-"Azabache" Martínez o Chávez-De la Hoya había y prevalecía siempre una cuota innegable de calidad, de talento y de un estilo qe dignificaba al boxeo mexicano. En la "Canelo"-Chávez prevalecen las dudas, la incógnita y arrasa la expectativa, la esperanza, el sueño de que sea una gran pelea.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


A una fecha del final, seis equipos aspiran al liderato general, ocho están aún buscando su clasificación y ninguno, ninguno de los 18 ha dado la certeza de que podemos apostar por él, sin contemplaciones, para ser el Campeón del Clausura 2017. La pregunta es: ¿Qué hay detrás de esa inconsistencia que muchos podrían traducir en mediocridad? La respuesta la deben conocer los futbolistas y los entrenadores. La realidad es que es fácil emocionarnos, confundirnos, dejarnos llevar por la adrenalina que proponen los últimos puntos y la posibilidad de que ocurra cualquier cosa. Para volverse locos, así esta el futbol mexicano.

LOS ANGELES, CA.- Para volverse “locos”. Así ha vuelto a ser el futbol mexicano. De lo que no estoy completamente seguro es si es para bien o para mal. 

Balón Liga MX
Mexsport

El torneo mexicano ha vuelto a mostrar sólo un parte de su realidad. Puede que sea una competencia emocionante, pero también tiene amplias y profundas lagunas de irregularidad e inconsistencia que nos conducen directamente a un diagnóstico: mediocridad.

Hagamos matemáticas para ver si las cuentas terminan saliéndonos: a falta de sólo tres puntos por disputarse, ocho equipos están todavía buscando la posibilidad de una clasificación. El campeón (Tigres) y el subcampeón (América), octavo y séptimo actualmente no están asegurados en la batalla final. Seis equipos, por otra parte, aspiran a ser líderes generales y el tema del descenso se define entre Chiapas, que ha caído último en la fecha 16, Morelia y Veracruz, estos dos, incluso, con aspiraciones de meterse a la lucha por el titulo. Qué bonito panorama, por no decir, “qué bonito desmadre”.

Busquemos, hurguemos en la tabla general para ver si encontramos alguna pista de una condición real, auténtica, que nos pueda indicar el rumbo del campeonato y del trofeo.

Tijuana es líder general, con 28 puntos. Ha hecho una temporada por encima de sus posibilidades. El plantel no corresponde a lo que dictan sus números. Es el equipo más goleador con 29 tantos, pero su defensa recibe 22. Miguel Herrera ha vuelto a conducir al club fronterizo hasta los primeros sitios. El año pasado, apenas en su debut de liguilla, se llevó 3 en León de los que jamás pudo recuperarse. ¿Quién asegura que no pasará lo mismo esta vez?

Imago7Miguel Herrera en el Estadio Universitario.

El Monterrey aparece como número 2. Mohamed tiene un plantel lleno de grandes figuras -Pabón, Funes Mori, Carlos Sánchez, Cardona- y quizá uno de los cuadros más equilibrados en cuanto a lo que produce y lo que defiende. El problema es que los Rayados muchas veces dan la idea ser poco arriesgados -por no llamarle tímidos o timoratos en su juego. ¿Usted apostaría por ellos para el campeonato?

El tercero es el Atlas, que tras dos años y un gran trabajo del “Profe” Cruz, esta de vuelta en una liguilla. El equipo rojinegro juega bien por momentos y se ha vuelto un cuadro efectivo, que pelea y corre a buen ritmo, pero su último titulo ocurrió hace 66 años (en 1951, para ser exactos). Ese dato dice demasiadas cosas.

El cuarto de hoy en la tabla general es Chivas, tal vez el equipo que mejores condiciones de futbol ha mostrado a lo largo del campeonato, pero ha sido victima de la inconsistencia. Las lesiones, el trajín físico (jugaron y ganaron la Copa MX) ha mermado al equipo de Almeyda. Un cuadro sin gol no es garantía de nada.

Imago7Matías Almeyda consiguió el pase a la liguilla por tercer torneo consecutivo.

El quinto es el Toluca. Hernán Cristante, en su segunda temporada, la primera completa, ha hecho un trabajo asombroso, pero ha tenido que luchar ante la indisciplina -perdió a Sambueza y a Triverio por decisiones de la disciplinaria- y a las bajas de juego de su propio plantel. El Toluca ha perdido cuatro juegos como local. Y cuando “La Bombonera" no tiene certeza, tampoco lo tiene el futuro de sus “Diablos Rojos”.

El “electro” del número 6 en la tabla lo dice todo: Diez juegos empatados (de 16 jugados), 23 goles a favor, 18 en contra. “El Chepo” de la Torre se las ha ingeniado para que él y Santos vuelvan a la liguilla, pero no existe la certeza de nada. Con empates, no se llega a un campeonato.

“El América depende de sí mismo”, me sostiene, casi retándome, un entusiasta y apasionado aficionado de ese equipo de cara a lo que será la última a fecha del campeonato regular . Y sí, estoy seguro de que ése podría ser el gran y complejo “problema” del futbol mexicano: que algunos equipos dependen de sí mismos.

América
Mexsport

América y Tigres están en las posiciones 7 y 8 y sí, en efecto, dependen de sí mismos, y ese el problema. Los dos equipos que protagonizaron una de las finales más emotivas en diciembre del año pasado, no ofrecen, hoy, seguridad de nada.

Y enseguida, Morelia, Pachuca, Veracruz, León y Necaxa que no deberían tener “cara” para aspirar a una liguilla por el campeonato.

Las razones son difíciles de comprender. Puede que el formato del torneo genere cierta confianza en el entrenador o en el futbolista que les haga jugar de alguna manera en el campeonato y que ello provoque una irregularidad asombrosa de una jornada a otra. Puede, también, explicarse, en que existe un paridad entre la mayor parte de los cuadros, cosa que no puede presumir la mayor parte de las ligas más desarrolladas en el mundo futbolístico. Puede muchas cosas, la verdad, es que este es el futbol mexicano. Para algunos, cerrado, enigmático, emotivo y cardíaco hasta el último momento, Para otros, yo levanto la mano, medio, diríamos, mediocre.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


David Faitelson
No parece justo que Ricardo Peláez deje así al América, a un club al que él convirtió en los últimos 5 años en un equipo ganador, campeón y protagonista. Una pena, que tan sólo demuestra el caos directivo, los golpes bajos y la traiciones que existen en el mando dirigencial del América y que, sin duda, se han traducido en malas decisiones que han terminado afectando la cancha. Peláez se va por la puerta de atrás en Coapa y se quedan ejecutivos de la televisión que de futbol cancha conocen poco y cuyo único merito podría ser la gran relación que tienen con el dueño de la empresa.

Por David Faitelson

LOS ANGELES, CA.- Todo el orden que el América tiene en la cancha con Ricardo  La Volpe lo tiene como desorden y casi caos a nivel directivo.

Ricardo Peláez ha salido por la 'puerta de atrás' en Coapa, con una declaración que raya en lo soez -de Yon de Luisa- y un boletín que se asemeja a una vergüenza -de un club grande, con historia y tradición-. Así se fue Peláez, el personaje que aglutinó los sueños y las esperanzas del americanismo, que ganó 4 títulos en 5 años, que le dio al América una condición ganadora en el campo de juego y en los titulares de la prensa. Así se fue Peláez, como suelen irse los hombres que le dan lustre y gloria el América: con 'una patada por el cul…'.

Ricardo Peláez
Mexsport

El desenlace de la historia de Peláez nos devela, al mismo tiempo, el gran desorden que el América vive a nivel directriz. Peláez ha sido presionado y traicionado por los mismos ejecutivos de la empresa, situación que no ocurrió en las últimas horas, sino que ha sido parte de las decisiones e indecisiones que lamentablemente se han manifestado en el plantel y en sus resultados de cancha. Las diferencias entre Peláez y José Romano, el presidente operativo del club, llegaron a un nivel dramático en los últimos meses. Esta semana, ante la filtración de la noticia de que Peláez dejaría su puesto al finalizar la temporada, las cosas se pusieron peores.

El América no sólo pierde a Presidente Deportivo, también a un dirigente que conoce la cancha, los secretos de ella, y lo que es aún más importante, conoce la camiseta, el escudo del América y sus necesidades. El América se queda con ejecutivos de la televisión cuyo único merito podría ser su gran relación con el dueño de la empresa, pero que de futbol, saben poco o no alcanzan los niveles de Peláez.

Ricardo Peláez
Mexsport

Por otro lado, el comportamiento de hoy ha sido típico del América. Desde la década de los ochenta, en la época de Emilio Diez Barroso, el América suele alejarse de los parámetros diplomáticos que ejercía Don Guillermo Cañedo de la Bárcena junto a Panchito Hernández. El América se ha convertido en un club de rudeza y de prepotencia para tratar a aquellos que le dan triunfo y gloria a su camiseta. Una pena. Esta historia tenia que haber terminado de otra forma.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El Pachuca volvió a una de sus tradicionales noches de pódium, de papelitos en el aire y trofeo sostenido sobre el brazo. El flamante campeón de Concacaf es también un ejemplo perfecto de crecimiento de un club pequeño o mediano que hace poco menos 30 años no tenia nada, ni a nadie. Apareció un hombre audaz con ideas brillantes y muchas ilusiones, su nombre: Jesús Martínez, y a partir de ahí el equipo ha crecido hasta alcanzar una estabilidad y una imagen ganadora que muchos aprecian y otros envidian en el futbol mexicano. Los Tuzos, a su fiel estilo, sin ser favoritos, ante el monarca reinante y una de las nominas más poderosas en la historia del futbol mexicano, son, otra vez, dignos campeones...

Imago7Pachuca festejando el campeonato del Clausura 2016.

LOS ANGELES, CA.- Siempre que veo al Pachuca en el pódium, con el trofeo en los brazos y el grito en el cielo, recuerdo el viejo Estadio Revolución, las tribunas tubulares, los aficionados sentados en el pequeño monte que se asomaba sobre la portería sur, el polvo y los arenales y un club que no tenía ni rumbo, ni estructura, ni infraestructura, ni estabilidad, ni sueños, ni ilusiones, ni nada de nada.

No hay que buscarle demasiado: el modelo de desarrollo a seguir para cualquier club del futbol mexicano que aspire a la grandeza y a la gloria se llama Pachuca.

Los Tuzos volvieron a arremeter en la historia moderna de nuestro futbol justo con el escenario que más agrada a su camiseta y a sus raíces: un panorama donde no eran totalmente favoritos, enfrentaban al campeón reinante y a una de las nóminas más poderosas de todos los tiempos en el futbol mexicano, y lo hicieron bien, muy bien, sin mucho brillo o espectacularidad, pero tomando riesgos y mostrando algunas de las grandes bondades que su futbol ha establecido en la última época.

El Pachuca, Campeón de la Concacaf, es un club perfectamente estructurado. Desde la cabeza, Jesús Martínez, pasando por Andrés Fassi, Marco Garcés y hasta llegar al entrenador Diego Alonso y a sus futbolistas. El Pachuca volvió a utilizar la “vieja fórmula de casa”: jugadores producidos en su cantera, dotados de grandes habilidades técnicas y extranjeros que rinden y dejan todo en el campo de juego.

En medio de esa gran organización, que les ha llevado incluso a tener dominio sobre clubes en el futbol de Chile y en el de Argentina, sobresale la última “joya” producida en la Universidad del Futbol: Hirving “El Chucky” Lozano. Cuando el partido se vuelve tenso, cuando faltan las ideas, cuando no hay demasiada profundidad, Lozano, lleno de patadas y golpes que le dan los rivales, gracias, en parte a su gran habilidad y velocidad, aparece para darle un toque distinto al equipo. Lozano está viviendo sus últimas horas en los Tuzos. Se presume que Jesús Martínez habría llegado ya a un acuerdo con el club español Celta de Vigo para transferir al futbolista en la cantidad más alta jamás registrada en la historia del futbol mexicano. Lozano tendrá que continuar con su desarrollo como futbolista en las ligas europeas, lo cual, seguramente se traducirá en un futbolista de muchas más condiciones que podrá deberá aprovechar la selección mexicana.

Pachuca es un digno y justo Campeón de la Concacaf. Tendrá que preparase a consciencia para tratar de lograr en diciembre el Mundial de Clubes que nunca ha hecho una representación mexicana. Si alguien lo puede hacer, ellos son los Tuzos, porque para cualquier equipo pequeño o mediano, que aspire a crecer y a soñar, los invito a ver la historia de un club forjado en medio del arenal y de las llanuras, donde no había absolutamente nada más que la ilusión y la ambición de uno de unos cuantos emprendedores.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


No tengo duda de ello. Peláez le dio estabilidad al América. Él era la constancia en el club a pesar de la llegada y salida de entrenadores. Le dio, además, un nivel deportivo ganador que le significó cuatro trofeos y 10 liguillas consecutivas. Sera difícil, por no decir imposible, que el América encuentre a alguien con sus condiciones. Es y será mas fácil suplir a La Volpe que a Peláez en el América.

Imago7

LOS ANGELES, CA.- Formal o informalmente, el América ha comenzado la búsqueda del sustituto de Ricardo Peláez, labor que promete ser nada sencilla.

Para el América supone ser más “simple” el proceso para encontrar un sucesor de Ricardo La Volpe, ”crónica de una muerte anunciada” en Coapa,  que un director o presidente deportivo con las características necesarias para tomar decisiones de cancha.

La era de Ricardo Peláez, que aparentemente termina por decisión propia, aunque está claro que existen fuertes presiones internas, se caracterizó, primordialmente, por dos aspectos: el de un América ganador y el de un personaje que entendía la filosofía del club, de la empresa y del americanismo.

No se trata de que caiga bien o caiga mal. Ricardo Peláez hacía bien su trabajo. El Presidente Deportivo del América necesita, para empezar, sentir y pensar como americanista. Encontrar alguien con esas “virtudes” en el mercado no será nada sencillo. Peláez le dio, a su modo, la estabilidad al América. Él era parte esencial de esa constancia, aunque los entrenadores iban y venían, el equipo mantenía un ritmo y un sentido ganador.

Miguel Herrera está “arreglado” para volver a Coapa en el verano. Él mismo ha recomendado que el equipo mueva las piezas hacia el interior de la Federación, cosa que sólo el América puede hacer, y que le signifique la llegada de Santiago Baños, antiguo auxiliar de Herrera y hoy director de las selecciones nacionales. Será difícil que Baños “llene las botas” de Peláez.

También, está claro, que el puesto de Director Deportivo de un club de futbol podría estar en vías de extinción. Chivas puso el ejemplo. Matías Almeyda es entrenador y dirigente. Él toma todas las decisiones de futbol. ¿Estaría el América dispuesto a hacer lo mismo?

Creo que el América va a extrañar a Peláez. No tengo duda de eso. Para bien o para mal, él era el personaje indicado. Encontrar alguien con su perfil será prácticamente imposible.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Yo diría que no, que sería un terrible y costoso error en el presente y el futuro del club. Pero el América depende de los caprichos, las traiciones y los "golpes bajos" que siempre son parte de las grandes empresas. Y los rumores indican que se aproximan los cambios. El regreso de Yon de Luisa abriría la puerta para un eventual regreso de Miguel Herrera. En medio de ellos, se asoma el nombre de Santiago Baños y la posibilidad de que Ricardo La Volpe pase a un puesto gerencial en el área de desarrollo de talentos. El América y su nuevo organigrama, una estructura que se supone tendría que sufrir cualquier cambio menos el de Ricardo Peláez.

Imago7

LOS ANGELES, CA.- Es difícil adivinar si Ricardo Peláez la está pasando "bien" o "mal" dentro de la extraña actualidad del América. Su semblante es el mismo siempre, lo cual no permite descubrir si alrededor suyo empiezan a tejerse historias tenebrosas que suelen ser una condición casi normal en la vida de las grandes empresas.

Los rumores indican que Peláez sería removido de su puesto junto con José Romano, el actual presidente del club. Los nombres de Yon de Luisa y de Santiago Baños aparecen en el horizonte en un "paquete" que, además, incluiría el regreso de Miguel Herrera como entrenador. Al mismo tiempo, Ricardo La Volpe pasaría de ser entrenador del primer equipo a un gerente de fuerzas básicas y desarrollo de futbolistas. El nuevo organigrama del América no luce mal, pero sigue faltándole al respeto al personaje más importante del América en la última época.

Deportivamente hablando, el América cometería un error desprendiéndose de Peláez. Bien o mal, le ha dado certeza, orden y una imagen ganadora al club. El problema podría radicar en la compleja relación que suele tener Peláez con los entrenadores. Los ejemplos de Antonio Mohamed y de Gustavo Matosas pesan rotundamente en las partes negativas de su currículum.

En Tijuana, mientras tanto, la dirigencia de Xolos, líder general del campeonato, guarda silencio sobre la renovación de Herrera. "No tengo nada que comentar al respecto", me respondió Ignacio Palou, el director deportivo de la entidad fronteriza. La realidad es que Herrera debió extender su contrato desde hace algunas semanas, cuando en el receso de la Fecha FIFA, tuvo una plática con Jorgealberto Hank, el dueño del equipo. Eso no ocurrió. Herrera no ha negado su deseo de volver a Coapa.

Nadie duda del protagonismo que Peláez ha podido darle a este América desde que llegó al puesto de presidente operativo de futbol en el torneo Apertura 2011. Con sus altas y sus bajas, logró imprimirle al América un sello ganador, que incluyo dos campeonatos de Liga y dos más de Concacaf. El principal éxito de Peláez, de inicio, significó el arribo de Miguel Herrera como entrenador, situación que se descompuso -en deterioro del América y del propio Peláez- cuando surgió la urgente necesidad de la Selección Mexicana de futbol.

Los "vientos de cambio" soplan ya desde hace algunos meses sobre la empresa que es dueña del club América. El futbol es una unidad de negocio de la televisora como lo pueden ser las novelas, las series de entretenimiento y hasta los noticiarios, pero es una industria -la de futbol- que involucra pasión y que suele provocar diferencias y recelos. Las grandes empresas atraviesan casi siempre por un sendero caprichoso y voluble. Lo que hoy es una realidad, mañana no lo es tanto. Lo que ahora está seguro, en un abrir y cerrar de ojos, se transforma por completo.

¿Puede el América "vivir" sin Peláez? Yo diría que sí, pero que no debería hacerlo. Perdería algo que difícilmente se lo podría dar otro personaje.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO