<
>

Cuando el futbol es un 'circo'...

play
Mirada de Faitelson: "El futbol en México se maneja como un circo" (2:25)

David Faitelson analiza la desaparición oficial de Monarcas Morelia para convertirse en un nuevo equipo, en Mazatlán. (2:25)

Lejos de ser un juego de pertenencia, de identidad, de arraigo, de pasión, del barrio, de la tierra, el futbol en México solo obedece a impulsos del negocio. No puedes arrancar algo que nació aquí y llevártelo a otro lugar porque simplemente existe una mejor oferta económica. La tradición futbolística de 70 años en Morelia se esfumó de la noche a la mañana porque los intereses indicaban que era mejor mudarse a Mazatlán. ¿Y el aficionado? Sean pocos o muchos, el valor más importante del juego-espectáculo se queda sin explicación alguna… El futbol, en México, muchas veces da la idea de que se maneja como si fuese un 'circo'…

SAN DIEGO, California.- Puede que el romántico anticuado sea yo, pero bajo mi filosofía, los equipos de futbol no se mudan, no se venden ni cambian de nombre y de colores de la noche a la mañana.

No hay ni una sola condición futbolística o deportiva que ampare la decisión de trasladar la franquicia de Monarcas desde la ciudad de Morelia a la de Mazatlán. Lo que hay son negocios, intereses y dinero. El futbol en Morelia sobrevivió durante 70 años y ahora se marcha abruptamente a una nueva plaza. Nadie se ha detenido para observar el daño, en algunos casos irreparable, que ello puede ocasionar en la fibra más sensible y más trascendente que tiene el espectáculo profesional: los aficionados.

“El futbol encontró una oportunidad maravillosa de nuevo y moderno estadio”, dice el presidente de la Federación Mexicana de Futbol, Yon de Luisa. “Lo demás, depende del club. Nosotros no estamos al tanto de los detalles económicos”.

A diferencia de otras naciones como España, Inglaterra, Argentina o Uruguay, el futbol en México se maneja, muchas veces, como 'un circo'. Un día estás aquí y al otro, levantas la carpa, las subes al camión y te encaminas hacia un nuevo pueblo que te ofrecerá otro tipo de condiciones económicas. El arraigo y la tradición de un equipo que juega en una ciudad y que representa a los aficionados de esa ciudad no existe. Este modelo es mucho más parecido al de los deportes de los Estados Unidos, donde una franquicia utiliza el mote como distintivo antes que la ciudad. Los Raiders, de la NFL, fueron Raiders en Los Angeles, en Oakland y próximamente en Las Vegas. Hace algunos años, al Atlético Morelia se agregó el sobrenombre de 'Monarcas', con la idea fiel de que, si alguna vez la economía del club decaía en Morelia, podrían mudarse a otra entidad. Ese 'alguna vez' y 'ese día' han llegado, sin importar lo que dejan atrás.

Mazatlán tiene la oferta de un estadio nuevo, moderno y lleno de ventajas tecnológicas y una ciudad con una economía pujante que incluye una gran oferta turística. “Nosotros somos facilitadores”, me dice el gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel. “Buscamos que nuestros pobladores encuentren en el futbol una identidad y también que se conozca más la ciudad a través del futbol”.

El problema llegará cuando ocurra un cambio de gobierno y los nuevos gobernantes tengan la decisión de seguir apoyando o no el futbol. Entonces, el futbol en Mazatlán entrará en el eterno dilema político. Veremos si podrá sobrevivir o terminará hundiéndose, como ocurrió con otros clubes y entidades en la historia misma del futbol mexicano.

Para mí, el futbol es un juego de pertenencia, de identidad, de arraigo, de pasión, del barrio, de la tierra. No puedes arrancar algo que nació aquí y llevártelo a otro lugar porque simplemente existe una mejor oferta económica. Pero, los nuevos tiempos parecen indicar hacia otra dirección. Hoy, el futbol se asemeja más a un circo, que una vez agotado económicamente en el lugar, baja el telón y la carpa, sube a los actores y 'animalitos' y se marcha a otro pueblo en busca de la gloria.

@Faitelson_ESPN