<
>

Gobierna Yon de Luisa, pero manda Fidel Kuri

play
Si los jugadores aceptan, estamos dispuestos a cooperar (1:07)

Álvaro Ortíz agregó que no está peleado con Yon de Luisa ni con Bonilla pero apoya la causa de los futbolistas. (1:07)

LOS ÁNGELES -- Nos queda muy claro: el poder sin autoridad no es poder, pero la autoridad sin poder no es autoridad.

En el surrealismo del futbol mexicano, Yon de Luisa tiene la autoridad, pero Fidel Kuri tiene el poder. Y en el caos de esa anarquía, lamentablemente, el poder supera a la autoridad.

Hoy, Kuri sigue invulnerable, impune, inmune, intocable. Hoy, Yon de Luis se ha vuelto vulnerable, frágil, expuesto, sensible. El poder sobrevive a la autoridad.

Desde ese aposento fastuoso, desde donde se permite delinquir, el dueño del Veracruz controló, sin aspavientos, ni conferencias de prensa, ni amagues, ni viajes exprés, el mismo caos que él generó.

Kuri se convirtió en el perverso alfa y omega del drama jarocho. Epítome de la avaricia, síndrome del multimillonario bajo sospecha, ha decidido no pagarles a varios de sus futbolistas de las diferentes divisiones por varios meses.

Ojo: no es que Kuri no tenga dinero, es que simplemente no quiere pagar a aquellos que siente que no le han servido y que no lo han servido. Ejerce un abuso plural entre la explotación y la esclavitud.

Recordemos: habría recibido de sus ocultos mecenas (políticos y empresarios) 602 millones de pesos (30mdd) hace meses para que saliera de sus problemas económicos.

Y él mismo ha confirmado que el mismísimo gobierno veracruzano (MORENA) le entregó los 120 millones de pesos (6mdd) para permanecer en Primera División.

Con una exquisitez que habría hecho babear de envidia a Maquiavelo y a Richelieu, manipuló las circunstancias.

1.- Orilló a sus jugadores y jugadoras a quejarse de que no les pagaba.

2.- Los hizo montar el drama de que estarían dispuestos a no jugar ante Tigres, si no se les pagaba, al menos, una parte del adeudo.

3.- Como magnifico titiritero, hizo caer a Álvaro Ortiz en un drama con tintes de comedia, atiborrándolo a través de terceros de información que el líder de la AMFpro nunca verificó, y que después desmintió Raúl Arias, directivo de Veracruz.

4.- Consiguió que, totalmente engañado, Ortiz anunciara el paro oficial de jugadores ante Tigres, para que la amenaza de una huelga pululara con riesgo de hacerse a nivel nacional.

5.- Manteniéndose siempre en silencio, llevando la situación al borde del precipicio, con suspenso y misterio en la intriga, Kuri logró su fin: que los dueños de la industria del futbol –como le llama Yon de Luisa—salvaran su propio changarrito.

6.- Ahora son la propia FMF y la Liga Mx las que aportan 18 millones de pesos para tratar de saldar parte de los adeudos y evitar el paro de futbolistas. Kuri consigue así un dinero que él no pidió, del que no se hace responsable y que no pretende pagar.

7.- Además, urdió una colisión donde había una coalición. En un lavadero público auténtico, se pelean las comadres y se dicen sus verdades: Ortiz contra De Luisa y Bonilla. Kuri, sale indemne, inmune, incólume.

8.- El ardid fue perfecto. De Luisa y Bonilla se debilitan ante los dueños de equipos, por la forma en que Kuri, los ha manipulado, y el enojo incluye a Emilio Azcárraga Jean, porque el dueño del juguete detesta que alguien más haya jugueteado con su industria.

¿Y ahora? Kuri sigue invulnerable, impune, inmune, intocable.

Y aún tiene por delante otras cuatro fechas más para extorsionar de igual manera, con la misma rústica e impúdica frialdad a la FMF, a la Liga Mx y a la AMFpro.

Porque, ojo, a Kuri, hasta hoy, al comparecer Bonilla y De Luisa ante los medios, no ha recibido ningún ultimátum. Le quedó claro que no tiene la autoridad, pero tiene el poder.

Bienvenidos al Teatro Guiñol de Fidel y sus marionetas…