<
>

Derrick Henry pone el tono para Mike Vrabel en las prácticas de Titans

play
VIDEO: ¿Cómo pinta la temporada para Titans? (2:51)

Luego de conocer su calendario, la mesa de NFL Live analiza el camino de Tennessee para la temporada. (2:51)

NASHVILLE -- El head coach de los Tennessee Titans, Mike Vrabel, tiende a multiplicarse por todos lados durante una práctica, pero eso es algo bueno.

Vrabel distribuye su energía e intensidad a los distintos grupos posicionales. Su rutina va desde detenerse con los linieros ofensivos para cerciorarse de las técnicas apropiadas de bloqueo, hasta pasar con los receptores abiertos para precisar sus rutas, y todo lo que hay en medio.

El amorío de Vrabel con el fútbol americano eleva la intensidad. No es coincidencia que muchos de los jugadores de los Titans comparten su pasión.

"Queremos a chicos que amen al fútbol americano", dijo Vrabel. "Queremos a chicos que sean apasionados por venir a trabajar y disfruten venir a trabajar todos los días y disfruten el proceso. Les digo, 'Todos podríamos conseguir empleos de verdad y seríamos muy miserables', pero podemos hacer algo que amamos, podemos practicar un deporte que amamos, dirigir un deporte que amamos, y tenemos a muchos chicos así".

Vrabel a menudo trabaja con el coach de corredores, Tony Dews, para ayudar al líder corredor de la NFL en el 2019, Derrick Henry, ajustar ese famoso brazo rígido. El trío recorre de lado a lado el campo, con un coach impulsando un casco que está fijado al palo de una escoba en diferentes direcciones para que Henry apunte el brazo, al tiempo que el otro intenta zafarle el ovoide.

Henry se ha convertido en una especie de catalizador para el esfuerzo e intensidad que Vrabel desea ver en los entrenamientos del equipo. El corredor de 6 pies con 3 pulgadas y 247 libras se cerciora de correr algunas yardas adicionales hacia las diagonales después de que silban muertas las jugadas en las prácticas. Para Henry, es preparación en su papel de cerrador para los Titans en los días de juego. La idea también es contagiar al resto de los jugadores sobre el campo.

"Todos entienden su ética de trabajo, el modo en que finaliza sus carreras", señaló Vrabel. "De nuevo, no estamos derribando a nadie. Simplemente que trabaja en el acondicionamiento mientras jugamos. Todos trabajan en su propio acondicionamiento para el fútbol americano, para permitirnos finalizar mejor. Nuestros linieros ofensivos corren campo abajo en busca de bloqueos adicionales. Nuestros jugadores defensivos van a máxima sin taclear, tratando de zafar el ovoide. Intentamos aprender a entrenar como profesionales".

Agregó Henry, "Si pones el tono en la práctica, eso fija el estándar de lo que debe ser el entrenamiento de principio a fin. Es lo que intento hacer, y es lo que el coach Vrabel predica".

Las prácticas se han vuelto todavía más importantes este año, dado que la pandemia de coronavirus eliminó las actividades de receso de temporada, minicampamento y los partidos de pretemporada. Los equipos tienen un total de 14 prácticas equipadas durante el campamento de entrenamiento. Los Titans abren la temporada regular de gira ante los Denver Broncos en "Monday Night Football".

Aunque los equipos frecuentemente no tienen periodos donde taclean hasta el suelo, esta temporada podría ser diferente. Probablemente habrá más simulaciones de partido durante el campamento, en que los jugadores pueden elegir un lado y colocarse en situaciones más intensas, competitivas.

Periodos de equipo de 11 contra 11 son una oportunidad ideal para fomentar la competitividad sobre el campo. No existe ningún bloqueo de corte por parte de los linieros ofensivos, incluso en situaciones en que normalmente deberían hacerlo, pero pueden estar seguros de que hay golpes en las trincheras.

"Debes estar emocionado como corredor, porque esos tipos están listos...", reveló Henry. "Así que simplemente vas con la mentalidad de que aportas esa intensidad y estás listo para atacar fuerte y finalizar esas carreras".

Vrabel dijo que los Titans podrían necesitar incluir a algunos de los jugadores más jóvenes, como el corredor novato Darrynton Evans, en periodos donde sean tacleados hasta el suelo. Sin partidos de pretemporada, es un modo para ver cómo responderán al nivel físico de un día de juego.

"Probablemente, en algún punto del campamento de entrenamiento, Darrynton necesita ser derribado, porque el 15 de septiembre va a ser golpeado y derribado con mucha fuerza; con tanta fuerza como juegan legalmente los Broncos y el resto de los equipos a quienes nos enfrentamos".

Existe una sensación de urgencia en las prácticas de los Titans porque saben que el tiempo se agota. Los coaches desean que los jugadores reciban tantas repeticiones como sea posible sobre el campo, después de solamente poder repasar detalles en el aula durante el receso de campaña.

Cada ejercicio se ejecuta con esfuerzo. Eso es lo que más destaca para el novato Kristian Fulton.

"El mayor salto es que todo es a alta intensidad", admitió Fulton. "Digo, todo lo hacíamos a alta intensidad en LSU, pero todavía es mayor. Esperan que saltes, que te muevas en todos los ejercicios".

Vrabel incorpora a los equipos especiales en periodos que son casi a máxima; no están derribando a los especialistas en regresos de patada de salida o despeje, pero otras partes de las unidades de cobertura van con todo. Vrabel y sus asistentes quieren que los jugadores se acostumbren a tener que bloquear a alguien corriendo a toda velocidad en jugadas de regresos, y que se acostumbren a cubrir patadas de kickoff o de despeje.

El linebacker interno Nick Dzubnar fue adquirido primordialmente para cubrir un puesto de equipos especiales para los Titans. El veterano de sexto año ha visto su cuota de campamentos de entrenamiento en la liga, pero su primer año con los Titans ha sido diferente.

"El ritmo es bastante rápido, pero hay mucha emoción", dijo Dzubnar. "Auk [Craig Aukerman] aporta muy buena energía. Es vamos, vamos, vamos, lo que obviamente enciende a todos, y es el modo en que debemos jugar. Así que la energía es realmente alta, pero es grandioso. Todos están emocionados de estar aquí jugando al fútbol americano, porque hemos estado fuera por tanto tiempo".