<
>

Aficionados festejaron afuera del hotel del Tri

play
'Tata' espera que Guardado tenga como meta llegar a Catar 2022 (0:50)

El técnico de la Selección Mexicana elogió el trabajo del capitán mexicano ante Canadá y no le cerró las puertas pese a su veteranía rumbo a la justa mundialista. (0:50)

DENVER -- Una veintena de patrullas y varias decenas de aficionados acordonaron el hotel de la selección mexicana la noche de este miércoles y las primeras horas de este jueves.

Una escolta de seis patrullas llevó al autobús que transportaba a la selección mexicana y a la camioneta con la utilería, del Estadio de los Broncos a su hotel en Westminster.

Apercibidos de la multitud que les aguardaba en el hotel y la preocupación de la policía por evitar cualquier mal entendido, obligó a que la caravana del Tri se enfilara a la entrada posterior del hotel, a unos 200 metros de donde aguardaba la muchedumbre.

Al darse cuenta de la maniobra, los aficionados empezaron a correr desesperadamente por la zona de jardines y estacionamiento del hotel, en busca de alcanzar a ver a sus jugadores, además de la esperanza siempre vigente de un autógrafo, una fotografía o un video.

Pero la distancia les jugó la mala pasada. Cuando llegaron a la zona de acceso, custodiada por la policía, sólo unos cuantos alcanzaron a ver a los seleccionados mexicanos, mientras que el resto se lamentaba, aunque decidieron permanecer en los alrededores del hotel hasta alrededor de de la una de la mañana de este jueves.

La logística de la Copa Oro, por seguridad, es la que impide hasta donde sea posible el contacto de los aficionados con los jugadores, especialmente los de la selección mexicana.

Es un protocolo que rebasa incluso la eventual disposición del plantel de jugadores, pues en el interior del hotel se aleja a los seguidores de las áreas de tránsito de los futbolistas.

“Deben atendernos. Ellos saben que es por nosotros, por la afición que ellos están aquí en Denver y que son famosos”, dijo una mujer molesta.

Afuera del hotel permanecieron una veintena de patrullas y los policías, aunque en realidad no hubo ningún comportamiento incorrecto de parte de los seguidores.

Los aficionados mexicanos celebraban con cierta prudencia la victoria del Tri por 3-1 sobre Canadá, la noche del miércoles en el Estadio de los Broncos, dentro de la fase de grupos de la Copa Oro, triunfo que envió a México a los cuartos de final de la competencia.

México viaja este jueves al mediodía a Charlotte, donde enfrentará a Martinica.