<
>

"Mi 2018 fue fantástico": Varane

play
Varane no imaginaba que iban a ser campeones del mundo (0:22)

El seleccionado francés declaró que trajeron mucha felicidad a los seguidores de 'Les Bleus' (0:22)

El defensa del Real Madrid, Raphael Varane, rechazó estar decepcionado por no haber estado ni en la terna final por el Balón de Oro, pese a que en 2018 ganó la Champions League y fue Campeón del Mundo con Francia.

“Lo ganó Modric, un amigo, así que solo puedo estar muy feliz por él. Solo hay grandes jugadores en la carrera para ganarlo. Si hace unos años me dijeran que me decepcionaría si no tuviera el Balón de Oro, lo firmaría de inmediato (risas).

“No, francamente, no puedo estar decepcionado porque mi año 2018 fue fantástico. Y para mí, la recompensa más bella son los comentarios que dijeron sobre mí algunas personas del mundo del futbol”, dijo el zaguero en una entrevista con el diario francés ‘La voix du nord’.

Varane resaltó que el reconocimiento a su trabajo llegó como forma de premio, pues fue valorado su papel tanto en el conjunto merengue, como en la selección francesa que obtuvo su segunda Copa del Mundo, por gente como el propio Luka Modric o Diego Simeone.

“Estoy muy agradecido y no sólo a ellos, también a todos los que los hicieron, por ejemplo Michel Platini. No quiero enumerarlos pero es bueno que haya muchos. Y lo más importante, lo que dijeron, me conmovió mucho. Este es un hermoso reconocimiento para mí”.

Raphael describió las sensaciones que tuvo al ganar la Champions League y el Mundial…

“Es diferente, antes de vivirlo no lo sabía. Pensaba que son dos sensaciones diferentes pero equivalentes y no, el Mundial es más fuerte porque es lo más grande”.

Finalmente, el francés explicó la importancia que han tenido en su carrera las ‘Orejonas’ que ha levantado vistiendo la camiseta del Real Madrid.

“Las cuatro que he ganado son comparables en el terreno deportivo, pero a nivel emocional, la primera y la cuarta son más importantes. No es que las otras dos no sean importantes, pero la última es la tercera consecutiva y nadie creyó que se pudiera hacer.

“Al principio del temporada decían ‘está bien, ya han ganado dos seguidas, pueden perderla’, pero ahí está nuestro éxito, porque era un desafío. La primera, la de Lisboa es especial porque fue la primera que gané”.