<
>

Dembélé estaría tres semanas de baja

play
Barcelona solo salió para el Pasillo (1:20)

El VAR anuló un gol del mexicano Néstor Araujo, por fuera de lugar. (1:20)

BARCELONA -- Ousmane Dembélé podría no volver a jugar esta temporada, después de que las pruebas médicas a las que fue sometido este domingo confirmasen que sufre una rotura en el bíceps femoral de la pierna derecha que le mantendrá alejado de los terrenos de juego no menos de tres semanas, lo que le apartaría de la final de la Copa del Rey que disputará el Barcelona ante el Valencia y dejaría su presencia en una hipotética final de la Champions muy en el aire.

Aunque el parte médico oficial ofrecido por el club azulgrana solo refirió que el jugador “es baja y la evolución marcará su disponibilidad”, la preocupación de puertas adentro es evidente y por más que el deseo del futbolista sería forzar su recuperación para jugar en Sevilla el 25 de mayo, sus opciones, pudo saber ESPN, son muy escasas.

Desde su llegada procedente del Borussia Dortmund Dembélé se ha perdido por lesión 35 partidos oficiales, cuya razón oscila entre una mala preparación física, un incorrecto calentamiento previo a los partidos o una desordenada vida privada, con una mala alimentación, que desde el Camp Nou se intenta sacar del plano.

Esta es la quinta lesión que sufre Dembélé desde que fichó por el Barça en el verano de 2017, cuarta muscular y que ha provocado que nunca llegue a alcanzar una regularidad con la que mantener el potencial que demostró durante su estancia en Dortmund, donde solamente permaneció de baja durante diez días por una dolencia en la cadera… Después de que no se le conociera ninguna lesión durante sus dos temporadas en el Rennes.

Su primer percance como azulgrana fue el más grave y lo sufrió el 17 de septiembre de 2017 en el campo del Getafe. El francés forzó para salvar un balón con un taconazo y se rompió el tendón del bíceps femoral izquierdo, una rotura que le mantuvo de baja durante 106 días.

Dembélé reapareció en la Copa, el 4 de enero de 2018, en Vigo y frente al Celta y tres partidos después, el 14 del mismo mes, cayó lesionado en Anoeta, durante el partido frente a la Real Sociedad y sufriendo una rotura fibrilar del músculo semitendinoso del muslo izquierdo que le dejó fuera durante siete partidos en un periodo de 26 días, reapareciendo ante el Getafe en el Camp Nou y pudiendo acabar la temporada, aunque solamente jugó completos dos partidos y no ofreció todo el potencial esperado.

CRUZ, CARA… Y CRUZ

Después de un paso sin brillo en el Mundial de Rusia, en el que comenzó como titular y acabó despidiéndose jugando tres minutos en los cuartos de final frente a Uruguay, su segundo curso en el Camp Nou debía convertirse en el de la consolidación…

Pero en esta nueva temporada la situación del exterior francés ha vivido una auténtica montaña rusa. Dispuesto a mostrar su mejor imagen, un par de capítulos de impuntualidad, en entrenamientos e incluso en un partido disputado en el Camp Nou al que llegó tarde, le colocaron en el escenario y provocaron tantas críticas desde el exterior como un toque de atención desde el vestuario que tuvo el efecto deseado, dando paso a la mejor versión de su juego.

Tras enlazar ocho titularidades en nueve partidos en los que marcó seis goles y recibió elogios indisimulados por parte de todo el mundo, el 20 de enero, frente al Leganés sufrió un esguince en el tobillo izquierdo que le apartó, en su mejor momento, del escenario durante cinco partidos, hasta que el 10 de febrero reapareció en San Mamés ante el Athletic de Bilbao.

Tras enlazar un mes de competición sin más contratiempos pero, igualmente, sin alcanzar su momento de forma ideal, el 13 de marzo, en el partido de vuelta de Champions contra el Olympique de Lyon, acabó el partido con gesto sombrío, confirmándose que sufría una nueva rotura en el bíceps femoral del muslo izquierdo, ya adivinado tres días antes frente al Rayo y confirmado al forzar su presencia en el partido ante el equipo galo.

Fuera del equipo durante cuatro partidos más, regresó a la convocatoria, aunque no jugó, en Old Trafford y fue utilizado en los siguientes seis partidos, cinco de ellos como titular y confiando Valverde en recuperar su mejor versión… Sin acabar de concretar esas sensaciones y volviéndose a romper en Vigo.