<
>

Riqui Puig se queda en el Barcelona, pese a que Koeman no cuenta con él

play
¿Cómo encajaría Luis Suárez en el Atlético de Madrid? Manu Martín responde (1:54)

El jugador uruguayo sigue buscando su salida del Barcelona y está cerca de llegar al Atlético de Madrid del Cholo Simeone. (1:54)

BARCELONA -- Riqui Puig comenzará la temporada en el Barcelona. El joven centrocampista, a quien Ronald Koeman aconsejó su salida como cedido después de no convocarle para el partido del sábado frente al Elche advirtiéndole que no tendría muchos minutos en el equipo, solventó desoir al entrenador y decidió este lunes, a pesar de todo, permanecer en el club.

El canterano se reunió este lunes a primera hora de la tarde con el secretario técnico azulgrana, Ramon Planes, en compañía de su padre y le trasladó su intención de revertir su inicial situación, convencido de estar en disposición de convencer al técnico en los entrenamientos de que, contra lo anunciado, sí puede ganarse un puesto en el equipo.

Riqui, de momento, mantiene ficha del filial y a pesar de que en meses pasados se dio por hecho que, junto a Ansu Fati y Araújo, sería ascendido oficialmente al primer equipo, ahora mismo este ascenso queda muy en entredicho, atendiendo a que solo pueden haber un máximo de 25 fichas y la idea del club, por expreso deseo del entrenador, es utilizarlas con otros jugadores antes que el centrocampista.

"Hasta que no se cierre el mercado y se tengan fijas todas las fichas del primer equipo no se sabrá", explicó a ESPN Deportes una fuente del club, admitiendo que es probable que mantenga dorsal del segundo equipo por más que esté totalmente decidido que no entrará en la dinámica del filial que entrena García Pimienta.

A pesar del golpe moral que supuso la charla del último viernes con Koeman, Riqui argumentó ante Planes su determinación a permanecer en el club en que el técnico holandés le aseguró que en caso de quedarse sería tratado como un jugador más de la plantilla, por más que, de entrada, sus opciones de jugar serían más limitadas.

En este sentido, la idea del jugador, y de su padre y representante, es permancer a la expectativa durante los primeros tres meses de competición e intentar revertir la situación. Bajo contrato hasta junio de 2021 y conocedor de que el Barça tiene la intención de hacer efectiva la opción unilateral de renovación que tiene por dos temporadas más, si al llegarse a diciembre comprobase que sigue sin ser tenido en cuenta por Koeman volvería a valorar su situación, quizá abriendo la puerta a una cesión en la segunda mitad de temporada.

Hoy por hoy, sin embargo, Riqui tiene clara su apuesta: siempre quiso jugar en el Barça y, de momento, no se va a dar por vencido.