<
>

Messi vs Neymar: El duelo del morbo

play
¿Qué nos dejó el sorteo de los octavos de final en la UEFA Champions League? (2:08)

Andrés Agulla analiza quiénes pueden ser considerados candidatos para ganar los enfrentamientos de octavos de final en la UEFA Champions League y quiénes avanzarían a la siguiente instancia. (2:08)

El Paris Saint-Germain será el rival del FC Barcelona en los octavos de final de la Champions, resultado de un sorteo durísimo para el club azulgrana y en el que el morbo estará presente tanto por la presencia de Neymar en el club francés, cuatro años después de la histórica remontada del Camp Nou con el delantero brasileño en aquel entonces en el bando barcelonista, como por las especulaciones que han crecido en los últimos tiempos respecto a un posible fichaje de Lionel Messi por el equipo que dirige Thomas Tuchel. El fichaje, inesperado y a última hora, de Rafinha por el PSG fue el último capítulo inaudito en la relación de dos clubs largamente enemistados... Y que protagonizarán un duelo explosivo.

Por primera vez, que se recuerde, el Barcelona acudirá a una eliminatoria de octavos de final de Champions sin la etiqueta de favorito. Presente en los cuartos de final de manera ininterrumpida desde 2008, el Liverpool fue, en la temporada 2006-07, el último equipo que eliminó a los azulgranas en este primer cruce directo tras la fase de grupos.

El partido de ida se disputará en el Camp Nou el 16 de febrero y el de vuelta tendrá como escenario el Parque de los Príncipes el 9 de marzo. Muy probablemente en Barcelona se jugará todavía sin público a causa del COVID19, no sabiéndose aún si en París podría entrar una pequeña cifra de aficionados. Quienes no se espera estén en la eliminatoria son Gerard Piqué, con toda seguridad, y Ansu Fati, cuya recuperación se prolongará hasta el mes de marzo y altamente improbable que pueda estar en condiciones de jugar el partido de vuelta.

Compacto pero no imbatible

Clasificado para los octavos como campeón del grupo H, el PSG, actual subcampeón del torneo y cuyo reto máximo es alcanzar el trofeo, no tuvo una trayectoria especialmente fácil en la fase de grupos, llegando a verse contra las cuerdas al llegar al ecuador de la misma y dando el golpe con su victoria en Old Trafford en la quinta jornada para solventar el pase como primero en el accidentado cierre que protagonizó frente al Basaksehir en el Parque de los Príncipes.

Sempiterno campeón de Liga en Francia, aunque ahora atraviese una complicada situación después de la derrota sufrida este domingo ante el Lyon, en París el nombre de Neymar acude al primer plano, después de la lesión en el tobillo que sufriera, aunque una vez confirmado que el brasileño no sufre ninguna fractura se confía que pueda llegar en plenas condiciones al cruce contra su ex equipo dentro de dos meses.

Con Keylor Navas intocable en la portería y la pareja KylianMbappé-Neymar como grandes estrellas ofensivas, el PSG de Tuchel se quedó a un paso de conquistar el título continental en agosto, batido en la final por el Bayern Munich que había pasado por encima del Barça en los cuartos, pero mantiene una estructura tan fiable como compacta... En la que, sin embargo, se adivina al guna grieta de la que pueda aprovecharse el equipo de Koeman.

Pablo Sarabia, Idrisa Gueye y Angel Di Maria suele ser el centro del campo más utilizado por Tuchel, con Ander Herrera, Leandro Paredes, Marco Verratti y Rafinha como secundarios de lujo, mientras que a la pareja insustituible de ataque suele acompañarle el joven Moise Kean, por delante de Mauro Icardi.

Es la defensa la zona en la que más suele padecer el PSG. Alessandro Florenzi, Abdou Diallo, Marquinhos, Mitchel Bakker y Presnel Kimpembe se reparten los puestos, con Colin Dagba y Layvin Kurzawa como secundarios en un equipo que en solo nueve de los veinte partidos disputados hasta hoy ha logrado mantener la portería a cero, que por su carácter ofensivo suele sufrir en tareas defensivas y del que deberá sacar máximo provecho el Barça.

Enemigos íntimos

Si deportivamente puede entenderse que el PSG sea uno de los rivales más difíciles que le podía tocar al Barça, históricamente el balance de sus duelos en eliminatorias directas es favorable al equipo azulgrana. Excepto en su primer cara a cara, en los cuartos de final de la Champions de la temporada 1994-95 que venció el conjunto galo, las tres últimas veces que se vieron en el torneo sonrió la clasificación al club español.

Los cuartos de final de la temporada 2012-13 (sentenciada gracias al doble valor de los goles en campo contrario), los cuartos de la temporada 2014-15 y los octavos de la 2016-17, inolvidable con la remontada del 6-1 en el Camp Nou con el postrero gol de Sergi Roberto y la actuación genial del entonces azulgrana Neymar, se saldaron de manera favorable. Además de la final de la Recopa de la temporada 1996-97, que venció el Barça en Rotterdam gracias a un solitario gol, de penalti, anotado por Ronaldo.

El morbo estará también en el escenario, tanto por la relación entre los dos clubs por los intentos siempre fallidos por parte del Barça de fichar a jugadores del PSG (desde Thiago Silva y hasta Verratti, pasando por Marquinhos), como por el golpe que supuso la fuga de Neymar con destino a París en el verano de 2017 en lo que fue, y sigue siendo, el trasvase más caro del fútbol mundial.

A todo ello se añade el factor Messi, de quien el futuro en el Camp Nou está más en duda que nunca y cuyo nombre ha sido relacionado de manera insistente en la última semana con el PSG, a partir de unas declaraciones de Ney en que dio cuenta de su intención de volver a jugar con el argentino