<
>

Deschamps, Luis Enrique, Mancini y Martínez son entrenadores de primera, pero los clubes de elite siguen ignorando a los técnicos internacionales

play
¿Cuál fue la clave del triunfo de Francia ante España? (5:01)

Los expertos de Futbol Center analizan la conquista del título en la Nations League de la UEFA. (5:01)

Didier Deschamps ganó el séptimo gran honor de su carrera como entrenador tras conducir a Francia al éxito en la UEFA Nations League el domingo, con un triunfo por 2-1 sobre España. De este modo, el ex entrenador de AS Mónaco, Juventus y Marsella le negó al español Luis Enrique su noveno trofeo como DT.

Si a eso le sumamos los 11 grandes títulos conquistados por el italiano Roberto Mancini -incluido el título de la Eurocopa 2020- y el hecho de que Roberto Martínez ha mantenido a Bélgica en la punta del Ranking FIFA durante los últimos tres años (además de haber ganado la FA Cup con Wigan Athletic en 2013), cabe sugerir que la fase final de la Liga de las Naciones 2021 mostró a algunos de los mejores entrenadores del mundo, además de a los mejores jugadores.

Sin embargo, si echamos un vistazo a las probabilidades de las casas de apuestas para el próximo entrenador de Newcastle United tras la adquisición del fondo de inversión de Arabia Saudita la semana pasada -Steve Bruce sigue en el cargo en St. James' Park, por ahora- Martínez es el único del cuarteto que se encuentra entre los 10 primeros, a pesar de tener el currículum más débil de los cuatro.

La historia es similar a la de Manchester United, donde el entrenador Ole Gunnar Solskjaer mantiene el apoyo de los propietarios del club, la familia Glazer, pero le sigue costando convencer a los demás de su capacidad de convertir al equipo en un conjunto ganador nuevamente.

A pesar de haber conducido a Barcelona al triplete de LaLiga, la Copa del Rey y la Liga de Campeones en 2015, Luis Enrique es la apuesta menos atractiva para reemplazar a Solskjaer, mientras que los ex jugadores de United -Michael Carrick y Laurent Blanc- lo superan en las apuestas. Tal como Frank Lampard, Eddie Howe y Ralph Hassenhuttl. Las probabilidades de Luis Enrique son de 33 a 1. En 50 a 1, se considera que Deschamps tiene tantas probabilidades como Pep Guardiola y Arsene Wenger de ser el próximo entrenador de Old Trafford. Martínez está en 66/1, y no hay precio para el ex DT de City, Mancini.

Ahora bien, las listas de candidatos de las casas de apuestas sólo deben tomarse como una guía y no como una evaluación definitiva de los nombramientos más probables, pero de todas maneras es indicativa de la tendencia a contratar a entrenadores del fútbol de clubes o a aquellos que han perdido sus puestos recientemente, como Lampard en Chelsea y Howe, ex entrenador de Bournemouth.

No es sólo un problema de la Premier League. En España, Italia, Alemania y Francia, los principales clubes tienden a ignorar por completo el fútbol internacional a la hora de contratar a un nuevo entrenador. Desde 2010, sólo en tres ocasiones un club de elite ha contratado a un entrenador directamente desde su función en el fútbol internacional.

United llegó a un acuerdo para contratar a Louis van Gaal durante las semanas previas a su paso por las semifinales del Mundial 2014 con la selección de los Países Bajos, mientras que Julen Lopetegui perdió su puesto como seleccionador de España pocos días antes del inicio del Mundial 2018 tras conocerse que había aceptado firmar con Real Madrid. Ronald Koeman sigue al frente de Barcelona tras dejar su puesto en los Países Bajos en agosto del año pasado, pero sería un eufemismo decir que su reinado en el Camp Nou no va particularmente bien.

Lopetegui, por su parte, fue despedido luego de apenas 14 partidos al frente de Madrid, mientras que Van Gaal perdió su puesto en United tras dos temporadas, a pesar de haber ganado la FA Cup en el que fue su último partido.

Si retrocedemos otros 10 años, sigue habiendo muy pocos ejemplos de entrenadores internacionales contratados por los mejores clubes. Luiz Felipe Scolari dejó el cargo de Portugal para pasar a Chelsea en julio de 2008 y fue despedido en febrero de 2009, mientras que Barcelona despidió a Van Gaal sólo seis meses después de llevárselo de la selección neerlandesa en 2002.

Los ejemplos de Koeman, Van Gaal (en dos ocasiones), Lopetegui y Scolari quizá sean la razón por la que los grandes clubes son reacios a contratar DTs internacionales.

Una fuente le dijo a ESPN que hay dos razones claves por las que los directores deportivos o los directores ejecutivos son reacios a contratar a alguien del fútbol internacional; la primera es la desvinculación del entrenador con el mercado de pases y el conocimiento de los representantes y el talento mundial, y la segunda es la falta de intensidad y las exigencias diarias que tiene un entrenador internacional.

Ambos son factores válidos a tener en cuenta, pero dado que los entrenadores más reconocidos del fútbol de clubes -Guardiola, Jürgen Klopp, Thomas Tuchel, Mauricio Pochettino y Julian Nagelsmann- están todos contratados en este momento, parece haber una escasez de talento emergente con las credenciales y el carácter necesario para dirigir a los clubes más grandes.

Ciertamente, no hay candidatos disponibles en el fútbol de clubes que puedan igualar las marcas de Deschamps, Mancini, Luis Enrique y Martínez.

Deschamps ganó trofeos en cada uno de los clubes que dirigió antes de tomar el cargo de Francia en 2012, e incluso condujo a un modesto conjunto de Mónaco a la final de la Champions League en 2004.

El técnico de 52 años, campeón del mundo en 2018, divide opiniones y es considerado como obstinado en términos de selección y táctica, pero su capacidad de sacar lo mejor de Paul Pogba con la camiseta de Francia destaca su capacidad a la hora de trabajar con grandes talentos.

Mancini ha ganado títulos de liga con Internazionale y Manchester City, así como copas nacionales con Fiorentina, Lazio y Galatasaray, y aunque su enfoque abrasivo en City le hizo caer en desgracia entre los jugadores de alto perfil, el éxito del club en la última década fue impulsado por el impacto del técnico de 56 años en el Etihad.

El éxito de Luis Enrique en Barcelona ahora parece aún más impresionante teniendo en cuenta los repetidos fracasos de sus sucesores en el Camp Nou, mientras que Martínez ha convertido a Bélgica en una de las mejores selecciones del mundo tras demostrar su valía en el fútbol de clubes.

Luis Enrique y Martínez estarán muy arriba en la lista de Barcelona si se separan de Koeman en virtud de su conexión con el club y la ciudad -- Martínez es catalán, nacido a 160 kilómetros de Barcelona.

Sin embargo, las conexiones emocionales deberían ser consideraciones insignificantes. Luis Enrique y Martínez, al igual que Deschamps y Mancini, deberían ser juzgados por su trayectoria.

Y los clubes que estén considerando dónde buscar a su próximo entrenador deberían empezar a prestarles más atención a las principales figuras del fútbol internacional.