<
>

La muestra de fair play de Estados Unidos ante Irán; Ezatolahi encarnó la desesperación del rival

play
Con gol de Pulisic, EE.UU. le ganó a Irán y avanzó a octavos de final (1:10)

La selección de las barras y las estrellas logra pasar de la fase de grupos por primera vez desde el 2014. Enfrentará a Países Bajos. (1:10)

DOHA, Qatar -- Fue una noche de decepción para Irán. Eso es lo que sucede cuando sales de una Copa Mundial de la FIFA.

Duele. Todo ese asunto de "la cabeza en alto/nos enorgulleció" puede proporcionar un bálsamo en algún momento, pero no en el pitido final. Y a veces nunca.

Cuando el árbitro español Antonio Mateu Lahoz pitó el final, Estados Unidos había derrotado a Irán 1-0. El conjunto asiático estaba fuera. Muchos iraníes simplemente colapsaron en la cancha, en función del agotamiento físico y mental. Saied Ezatolahi, el líder emocional del Equipo Melli, permaneció en el suelo más tiempo que nadie.

Ezatolahi es un centrocampista defensivo cuyo cometido principal es correr, correr, correr y luego ganar el balón y dárselo a los jugadores con estilo. Suya no es la posición de gloria; es el papel del guerrero anónimo. Tiene 26 años y ha jugado en nueve clubes de siete países. De Dinamarca a Doha, de Rostov a Reading, de Madrid a Makhachkala, es el emblema.

Y, sin embargo, allí estaba. Porque no hay nada como jugar por tu país y darlo todo por él. Las otras 10 camisetas que ha vestido fueron temporales; la camiseta Team Melli, también puede estar tatuada en su cuerpo. Y mientras yacía allí, desplomado en el suelo, con el pecho agitado, lo que te llamó la atención fue la conexión tan evidente con los oponentes que acababan de infligirle la derrota.

Josh Sargent, cojeando, se inclinó sobre él, tocándole el hombro, luego la cabeza, susurrándole. Momentos después, era Brenden Aaronson. Honraban al oponente caído. Timothy Weah se acercó, se agachó con ambas manos y lo ayudó a levantarse. Weston McKennie se dirigió a Ezatolahi y lo abrazó.

Dudas en atribuir demasiado poder a los deportes. En parte porque es trillado, en parte porque es cursi, en parte porque el mantra "el fútbol une al mundo" ha sido repetido con demasiada frecuencia por los villanos del deporte. Y, sin embargo, en ese momento, particularmente en su interacción con Sargent, tendrías que tener el corazón de piedra para no conmoverte.

play
3:11
"Estados Unidos hizo un partido muy maduro"

Nico Estévez, quien fue parte del cuerpo técnico de Gregg Berhalter, destacó la madurez frente a Irán.

Por supuesto, en su caso, al igual que con todos los jugadores de Irán, el telón de fondo solo sirvió para hacer las cosas más agotadoras y emocionalmente castigadoras. Su país está sacudido por protestas -- por los derechos de las mujeres, por los derechos de los trabajadores, por los derechos étnicos -- y las protestas han sido reprimidas violentamente. Múltiples medios informaron que los jugadores y sus familias habían sido amenazados si mostraban solidaridad con los manifestantes, acusación que ha sido negada.

El entrenador de Irán, Carlos Queiroz dijo que, si bien el "sueño terminó", nunca había visto "un grupo de jugadores que dieron tanto y recibieron tan poco a cambio". Sospechas que no solo se refería al esfuerzo en la cancha, sino al yugo sofocante bajo el que trabajaron durante las últimas tres semanas.

Ezatolahi lo plasmó sobre el césped, tanto durante el partido como en el pitido final. Después de sollozar en los brazos de un entrenador asistente, caminó obedientemente hacia las cámaras de televisión para la entrevista relámpago posterior al partido, incluso cuando el DJ del estadio sonaba música atronadora de fondo.

El guerrero ya puede descansar. El guerrero ahora puede sanar. Y tal vez incluso encuentre consuelo en la compasión y empatía mostrada por sus oponentes, desde Sargent a Aaronson, Weah a McKennie. Es el tipo de solidaridad que a veces solo puede existir entre guerreros en lados opuestos del campo de batalla, guerreros que saben que, en otro día, podrían haber sido ellos.